• Nikon Df: análisis
  • Amazon Kindle Fire HDX: análisis
Prueba de producto
Sony NEX-3N
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony NEX-3N: análisis

1
17
DIC 2013
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Dejarse arrastrar por el precio no siempre es una buena idea. Pero hemos de confesar que fue el hecho de que la Sony NEX-3N pudiera encontrarse por algo más de 350 euros –óptica incluida- lo que nos llevó a acercarnos a la cuarta generación de esta familia. Con pocas novedades respecto a la NEX-F3, algunos retoques en el diseño son la principal baza de este modelo de 16 megapíxeles. Sencilla de manejar y acompañada de un zoom motorizado, es perfecta para quienes busquen algo sencillo, compacto y muy solvente, si bien entre las manos se queda pequeña para los que apunten más alto.

Resulta difícil seguirle la pista a la saga de las Sony NEX-3. El rápido ritmo de renovación y las contadas novedades que en ocasiones justifican el salto de una a otra generación nos ha obligado a tirar de hemeroteca para confirmar que esta NEX-3N es la más actual y la que se ocupa de dar el relevo a la NEX-F3 en el seno de esta familia de cámaras de óptica intercambiable desprovistas de espejo réflex.

Sony NEX-3N
Sony NEX-3N
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La NEX-3N forma el kit básico con el zoom motorizado de 16-50 milímetros.

El más que ajustado precio de la NEX-3N junto al zoom motorizado Sony E 16-50 mm f3.5-5.6 PZ OSS y unas reducidas dimensiones (es la cámara con sensor APS-C y óptica intercambiable más pequeña del momento) son su carta de presentación. Pero hay más.

Lo nuevo

Pese a que internamente no hay muchos cambios respecto a la generación anterior, a simple vista éstos son bastante evidentes: la reducción de su tamaño es notable, y la empuñadura, también mucho más pequeña, se deja notar.

¿Suficiente para asegurar una buena sujeción? Sí. O al menos sí con el pequeño zoom que Sony suministra con el kit básico, que no desequilibra el conjunto y sirve además de punto de apoyo para la sujeción.

sony nex-3nsony nex-3nsony nex-3nsony nex-3nsony nex-3nsony nex-3n
Como una compacta

Sony asegura que ésta es la cámara de óptica intercambiable con sensor APS-C más pequeña. Destaca asimismo el mando para controlar el zoom, situado junto al botón de disparo y presente también en el barril del objetivo del kit

sony nex-3n
Sony NEX-3N
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony nex-3n
Sony NEX-3N
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony nex-3n
Sony NEX-3N
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony nex-3n
Sony NEX-3N
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony nex-3n
Sony NEX-3N
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony nex-3n
Sony NEX-3N
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Vinculada precisamente a este zoom, la segunda novedad de la cámara es el mando dedicado a su control, situado -como en las compactas- junto al disparador. Sin duda un guiño a quienes estén dudando entre una compacta y esta NEX, porque hace que la experiencia de uso sea muy similar.

De hecho hemos de confesar que los días que hemos pasado con ella apenas hemos hecho caso a los otros dos mandos que incorpora el propio objetivo: el anillo principal –que sirve tanto para controlar el zoom como el enfoque manual cuando lo activamos- y un botón lateral también para el zoom que nos parece un poco redundante. Es una lástima que no se le puedan asignar otras funciones –ajustar la exposición, por ejemplo- tal y como sucede con el botón iFn de Samsung.

sony nex-3n
Sony NEX-3N
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De todos modos, no hay que perder de vista que el nuevo mando del zoom de la NEX-3N sólo será operativo al usar ópticas motorizadas. Y que el citado objetivo de 16-50 milímetros lo podemos emplear con otros cuerpos, así que esto que aquí parece redundante en otros casos puede ser útil.

Menús NEX

La pantalla abatible hasta 180 grados es otra de las peculiaridades de esta cámara. Una función que, no obstante, ya estaba presente en el modelo anterior y que resulta especialmente útil para realizar autorretratos o tomas desde un ángulo bajo, pero no para la obtención de tomas elevadas.

Aunque la cámara dispone de flash integrado, la ausencia de zapata deja claro que estamos ante un modelo sencillo, sin grandes pretensiones de crecimiento. Lo mismo ocurre con el visor electrónico: no lo incorpora (lógicamente), pero tampoco hay opción de acoplar uno externo.

La NEX-3N es una cámara realmente fácil de manejar. Los menús de pantalla, que responden a esa simplicidad de uso, siguen el criterio de sobra conocido en todas las NEX, con ilustraciones y explicaciones de ayuda

sony nex-3n
Sony NEX-3N
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los menús de pantalla siguen el criterio de sobra conocido en todas las NEX. Si en las cámaras más avanzadas de Sony nos solemos quejar de lo poco prácticos que resultan para trabajos serios, en este caso tocará reconocerles el mérito por su simplicidad. Al menos si no queremos indagar demasiado en las opciones, porque en ese caso tocará armarse de paciencia para dar con lo que buscamos entre los interminables menús.

De todos modos, la NEX-3N es una cámara realmente fácil de manejar. De hecho, ése es el espíritu con que ha sido concebida, aunque obviamente también cuenta con ajustes manuales y formato RAW.

sony nex-3n
Sony NEX-3N
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Que no sea posible colocar un flash o un visor deja claro que estamos ante un modelo sin grandes pretensiones

A falta de un dial de modos, la rueda trasera combinada con el botón central ejerce esta función en su posición estándar, si bien tanto su función como la de los dos botones traseros –no anda sobrada de mandos la cámara– pueden configurarse.

Además de modos automáticos, esta Sony cuenta también con una interminable lista de escenas, un modo para crear panorámicas y un buen surtido de filtros artísticos, si bien están algo más escondidos de lo que nos gustaría. Si trabajamos en JPEG y RAW de forma simultánea, por cierto, estos filtros quedan bloqueados.

16 megapíxeles de contrastada solvencia

Como decíamos, las novedades se limitan prácticamente al diseño de la cámara. Dentro seguimos encontrándonos con un sensor CMOS de tamaño APS-C y 16 megapíxeles cuyo rendimiento a estas alturas está más que probado.

De hecho, resulta difícil hablar de él sin que lo dicho suene a historia ya contada: excelente nivel de detalle con buena luz, un rango dinámico más que aceptable y un control del ruido que no admite quejas incluso a 3.200 ISO.

Sony NEX-3N
Sony NEX-3N
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Igual que en otros modelos que usan este mismo captor, la NEX-3N se mueve entre los 200 y los 16.000 ISO. Así que elegir la sensibilidad automática y olvidarnos de este parámetro –así lo hemos hecho nosotros- es una buena idea.

No es ésta una cámara para ponernos especialmente puntillosos o sacar la lupa, pero es que incluso aprobará con nota el examen de los más exigentes. Eso sí, como suele ocurrir los archivos JPEG están algo más procesados de lo que sería necesario, y basta con pasar unos minutos jugando con un RAW para ver que hay margen de mejora entre lo que la cámara ofrece de serie y su potencial real.

Muestras: 16 MP
Fotografías realizadas con una Sony NEX-3N y un objetivo Sony E 16-50 mm f3.5-5.6 OSS PZ
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz

Excelente nivel de detalle con buena luz, un rango dinámico más que aceptable y un control del ruido que no admite quejas incluso a 3.200 ISO

El zoom, por su parte, se defiende con dignidad. Con la máxima apertura la calidad en las esquinas de la imagen se resiente, pero cerrando un poco los resultados mejoran. En cualquier caso, y siempre sin perder de vista el precio del conjunto, el aprobado es más que merecido.

Sobre todo teniendo en cuenta el buen rendimiento del estabilizador óptico integrado y el hecho de que en la focal más angular (equivalente a 24 milímetros) la distorsión aparece bien corregida. Suponemos, claro está, que de eso se encarga la cámara y no la óptica.

Muestras: sensibilidad
Fotografías realizadas con una Sony NEX-3N y un objetivo Sony E 16-50 mm f3.5-5.6 OSS PZ
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
200 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
400 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
800 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
1.600 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
3.200 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
6.400 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
12.800 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-3n y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
16.000 ISO

Tampoco tenemos quejas en cuanto a la velocidad de encendido y disparo, o respecto al rendimiento del sistema de enfoque automático. Sin ser el más rápido del mercado, en ningún caso nos hemos encontrado con una escena frente a la cual la cámara haya sido incapaz de fijar un punto de foco.

La ráfaga, por su parte, alcanza un máximo de 4 fotogramas por segundo en su modo de prioridad a la velocidad, si bien en este caso tanto el foco como la exposición quedan fijos con el primer disparo. Para poder usar también el enfoque automático en las ráfagas habrá que conformarse con una cadencia de 2,5 fotogramas por segundo que, ciertamente, parece un poco pobre en comparación con lo visto en otros modelos similares.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Sony NEX-3N y un objetivo Sony E 16-50 mm f3.5-5.6 OSS PZ

La NEX-3N no es una cámara para los amantes de las ráfagas: con el enfoque automático se quedan en 2,5 fps, y en RAW el buffer apenas da para 6 imágenes

Aunque en formato JPEG estas dos cadencias se mantienen sin problemas (la más veloz cae un poco a partir de los 10 disparos), si trabajamos en RAW apenas será posible llegar a 6 disparos antes de que el buffer de la cámara se llene. Definitivamente la NEX-3N no es una cámara para los amantes de las ráfagas.

La batería, por su parte, ha demostrado tener un aguante más que decente, con más de 400 disparos por sesión. La carga se realiza en el propio cuerpo de la cámara a través del puerto USB, alojado en el lateral junto a la tarjeta de memoria y protegido todo ello por una tapa que se abre con demasiada facilidad.

Una pequeña ganga

Si la hemos incluido en nuestra ya clásica lista de cámaras que por unos 300 euros son una ganga, por algo será. Y es que la NEX-3N cumple al pie de la letra aquello de buena, bonita y barata. Pequeña, manejable y con unos resultados más que demostrados, lo único que hay que tener claro es que estamos ante una cámara sencilla, por mucho que el sensor que emplea sea de categoría.

La NEX-3N cumple al pie de la letra aquello de buena, bonita y barata. Pequeña, manejable y con unos resultados más que demostrados, sólo hay que tener claro que estamos ante una cámara sencilla con un sensor de categoría

sony nex-3n
Sony NEX-3N
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El tamaño, los mandos, la ausencia de zapata, los menús o las limitaciones de la ráfaga nos recuerdan que la NEX-3N es una cámara perfecta para empezar o llevar siempre encima. Si tenemos eso claro y recordamos su estupendo precio, pocas excusas podremos encontrar para no recomendarla.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y Quesabesde.

Productos relacionados (2)
1
Comentarios
Cargando comentarios