• Palm Treo 500: de un vistazo
  • Casio Exilim Pro EX-F1: primeras muestras
Prueba de producto
ALTA DEFINICIóN EN MINIATURA

Sony HDR-TG3: primer acercamiento

 
4
ABR 2008

La lucha por crear la cámara de alta definición más pequeña del mercado tiene visos de ser duradera. Tras los pasos de Sanyo -con su saga Xacti- y Panasonic, Sony se apuntaba ayer a la moda de las videocámaras ultracompactas de alta definición con la HDR-TG3, un dispositivo muy atractivo y de soberbio diseño? y también muy caro.

La tendencia natural tras la irrupción de una nueva tecnología suele llevar a su miniaturización. Después de dos temporadas engordando el catálogo de videocámaras de alta definición con más de una docena de modelos, Sony ha decidido tirar por esta senda.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La nueva TG3 es casi tan pequeña como un móvil.
Presentada ayer, la HDR-TG3 combina diseño y portabilidad con las últimas tecnologías de la firma. Sus cifras y prestaciones, eso sí, se presentan un poco recortadas en comparación con las de otros modelos de precio similar.
Diseño, diseño y diseño
Si por algo destaca esta videocámara en el catálogo de alta definición de Sony es, sin duda, por su diseño.

Con 119 milímetros de alto, 32 de ancho y 63 de fondo, y con tan sólo 300 gramos de peso, la TG3 se ha convertido en la videocámara de alta definición más pequeña de la firma nipona. De hecho, solamente la saga Xacti de Sanyo puede competir con ella en miniaturización y prestaciones.

Sony HDR-TG3
Sony HDR-TG3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La clave de esta reducción de tamaño vuelve a estar en el uso de tarjetas de memoria, en este caso MemoryStick. Poder prescindir del espacio que ocupa un disco duro, un DVD o una cinta y -cómo no- de sus complejos mecanismos de lectura y escritura ha permitido a Sony reducir las dimensiones de esta TG3.

Aunque más sorprendente que su tamaño es que la nueva videocámara de Sony está construida con titanio, prestación insólita en un modelo de esta índole. Y se nota: desde el primer momento en que empuñamos la cámara, se percibe un tacto muy agradable y una enorme sensación de robustez.

Sony HDR-TG3
Sony HDR-TG3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony HDR-TG3
Sony HDR-TG3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como ya hiciera en su momento con otras videocámaras de definición estándar, como la popular DCR-PC1000 o la más reciente NSC-CG1, Sony vuelve a apostar en este nuevo dispositivo por un formato de configuración horizontal en forma de pistola.

La TG3 no destaca precisamente por su ergonomía, y es que Sony sacrifica la comodidad en pos de la miniaturización. La cámara se agarra con cierta dificultad y su tamaño no ayuda a mantenerla estable.

Sony HDR-TG3
Sony HDR-TG3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aun así, hace un buen uso del poco espacio del que dispone. Los botones más importantes - grabación, manejo del zoom, captura fotográfica y dial de modos- se encuentran al alcance de la mano con la que sujetamos la cámara. El resto de opciones y ajustes se concentra -como es habitual en los modelos de Sony- en la pantalla táctil, que en la TG3 luce una diagonal de 2,7 pulgadas.

Mención aparte merece el original -por llamarlo de algún modo- control del zoom. Se trata de un mando circular y deslizante cuyo manejo nos ha parecido bastante cómodo.

El tamaño se paga
La TG3 está equipada con un sensor CMOS ClearVid de 1/5 pulgadas y 2,3 megapíxeles de resolución. Cuenta además con las últimas novedades de la saga Handycam de Sony: procesador Bionz, tecnología Exmor, estabilizador óptico y función de detección facial.

Sony HDR-TG3
Sony HDR-TG3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony HDR-TG3
Sony HDR-TG3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Puede presumir de grabar vídeo AVCHD con un tamaño de cuado de 1920 x 1080 píxeles, que en su ajuste de máxima calidad ofrece un flujo de datos de 16 Mbps.

Aunque Sony insiste en tildar a la TG3 de cámara Full HD, cabe matizar que la EICTA, la conocida organización europea de estandarización, no acepta esta denominación para dispositivos que no soporten el modo de cuadro progresivo 1080p, como es el caso.

Sony HDR-TG3
Sony HDR-TG3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony suministrará con la TG3 una tarjeta MemoryStick de 4 GB de capacidad, capaz de albergar 30 minutos de vídeo HD en la máxima calidad permitida.

La firma germana Carl Zeiss vuelve a ser la encargada de la sección óptica, que viene definida por un zoom Vario-Tessar de 10 aumentos. A pesar del pequeño diámetro de lente del que hace gala el objetivo de la TG3, su luminosidad de f1.8-2.3 es muy aceptable.

Sony HDR-TG3
Sony HDR-TG3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como ocurre con la saga Xacti de Sanyo, la TG3 centraliza gran parte de su conectividad a una base independiente. Una vez más, nos encontramos con el problema de no disponer de conexión USB en el cuerpo de la cámara, lo que nos obliga a llevar siempre encima la base para poder conectar la cámara al ordenador.

Eso sí, la TG3 da cabida en un rincón de su cuerpo a un terminal miniHDMI, una conexión a la red eléctrica para cargar la batería y una salida conjunta para vídeo compuesto, por componentes y audio.

1.000 euros
Tal y como anunció la compañía durante la presentación celebrada ayer en Barcelona, la TG3 saldrá a la venta el próximo mes de mayo por un precio estimado de 1.000 euros. Una cifra abultada que incita a comparar la nueva videocámara con otros modelos más avanzados y completos de la propia Sony.

Sony HDR-TG3
Sony HDR-TG3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una comparativa de estos atributos con -por ejemplo- los de la HDR-CX6, de precio similar, no deja en buen lugar a la TG3.

La CX6 cuenta con un sensor de mayor resolución y de dimensiones mucho más holgadas (1/2,9 pulgadas), lo que garantiza un mejor rendimiento con poca luz. Además, presume de otras prestaciones, como una zapata para accesorios.

Sony HDR-TG3
Sony HDR-TG3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, es evidente que la TG3 tiene su gran baza en sus dimensiones. A día de hoy, pocas videocámaras de alta definición caben perfectamente en un bolsillo.

Un objeto de moda
Aunque la Sony HDR-TG3 alberga en su cuerpo de titanio un atractivo surtido de prestaciones, no son éstas su principal argumento de venta. De hecho, en el propio catálogo de Sony brillan con luz propia videocámaras de precio similar mucho más completas.

Sony HDR-TG3
Sony HDR-TG3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La TG3 es un objeto de moda. Un artilugio bonito y compacto, de uso cotidiano, que siempre podemos llevar encima. Portátil, cómodo e inmediato. He aquí su razón de ser.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar