Actualidad

Sony salta al ruedo de las pantallas OLED para móviles

 

El fabricante japonés se alía con Panasonic y JDI con el objetivo de crear pantallas orgánicas de elevado contraste y bajo consumo para smartphones y tablets

La tecnología OLED permitirá crear pantallas flexibles como este prototipo virtual de Samsung.
1
AGO 2014

El futuro de la tecnología OLED en el mercado de los televisores todavía es incierto, pero casi todos los analistas coinciden en que próximamente las pantallas orgánicas para teléfonos móviles y tablets dejarán de ser una rareza exclusiva de unos pocos modelos de gama alta. Samsung es posiblemente la marca que más ha apostado por esta tecnología a través de sus gamas Galaxy S y Galaxy Note, pero un nuevo coloso de la industria electrónica se suma a esta carrera tras el anuncio de que Sony también fabricará pantallas OLED para estos dispositivos.

El fabricante japonés ha hecho pública una alianza con Panasonic, INCJ (Innovation Network Corporation of Japan) y JDI (Japan Display Inc, una joint venture participada por Sony, Toshiba y Hitachi conocida por sus pantallas LCD de alta calidad) para fabricar paneles OLED de tamaños pequeño y mediano, ideales por tanto para dispositivos como smartphones, tablets y ordenadores portátiles. El nombre de este nuevo consorcio será JOLED, y ya ha mostrado su deseo de producir no solo pantallas OLED de tipo convencional, sino también flexibles.

Hasta ahora Sony se ha mantenido fiel a la tecnología LCD, por lo que este anuncio podría avanzar el lanzamiento de futuros dispositivos Xperia con pantalla orgánica. De hecho, la firma anunció hace tiempo que abandonaría sus planes para desarrollar pantallas OLED de gran formato para televisores, una decisión que no ha tenido efectos aparentes sobre su división de telefonía móvil.

Cabe señalar que Sony fue una de las compañías pioneras en el desarrollo de pantallas OLED. Ya en el año 2008 comercializó el por aquel entonces muy sofisticado XEL-1, que tuvo el honor de convertirse en el primer televisor con una pantalla de este tipo.

Un lujo que pronto dejará de serlo

Las ventajas de los paneles OLED frente a los LCD son evidentes, puesto que permiten crear pantallas más finas, con ángulos de visión muy abiertos y de un contraste extraordinario manteniendo un consumo muy reducido. Su capacidad para apagar píxeles de forma selectiva permite además conseguir negros totalmente puros, lo que no es posible con la tecnología LCD dada la necesidad de utilizar sistemas de iluminación para hacer que brille toda la pantalla.

El problema técnico más evidente con las pantallas OLED es su incapacidad para brindar un brillo tan elevado como el de las pantallas LCD más luminosas, además de ofrecer una temperatura de color poco realista. Samsung, no obstante, ha conseguido superar en gran medida estos impedimentos con sus Galaxy S5 y Galaxy Tab S, que poseen algunas de las pantallas más fidedignas de toda la industria.

En estos momentos las pantallas OLED todavía se consideran una opción premium debido a sus costes de producción, más elevados que los de las pantallas LCD. Esto se debe en gran medida al elevado número de taras que se producen durante su fabricación y al precio de los materiales, pero últimamente se han realizado avances importantes en estos aspectos. De acuerdo con un análisis realizado por NPD DisplaySearch, se prevé que el coste de producción de las pantallas AMOLED se equipare en dos años a los de las pantallas LCD.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar