• Panasonic Lumix GF3: toma de contacto y muestras
  • Panasonic Lumix TZ20: análisis
Prueba de producto
SONY ERICSSON XPERIA ARC Y LG OPTIMUS BLACK: DELGADOS Y A TODA PANTALLA

Sony Ericsson Xperia Arc y LG Optimus Black: frente a frente

 
14
JUN 2011

Va cobrando fuerza la moda del smartphone de "cuerpo Danone": tanto el Sony Ericsson Xperia Arc como el LG Optimus Black lucen pantallas de unas 4 pulgadas y miden menos de un centímetro de grosor, resultando casi tan livianos como un móvil convencional. Las interfaces táctiles con las que cada uno personaliza Android adolecen, eso sí, de cierta inestabilidad gráfica. El destacable brillo de la pantalla IPS LCD del Optimus Black o el mejor comportamiento de la cámara con sensor retroiluminado de 8 megapíxeles del Xperia Arc pueden inclinar la balanza hacia un lado u otro, si bien el modelo de LG se impone en una materia tan importante como la autonomía.

Parecidos orígenes preceden a los contendientes de este duelo de smartphones: ambos fueron presentados en el salón CES del pasado mes de enero, presumiendo de delgadez y pantallas con tecnologías presuntamente propias.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la práctica, uno descubre que la llamada Reality Display del Xperia Arc es un LCD de rendimiento común y que el motor gráfico Mobile Bravia no le aporta mejoras sustanciales respecto a la reproducción de vídeo de la que es capaz el Optimus Black, cuya pantalla sí que tiene en el brillo una excusa para recurrir a su propio nombre comercial creado para la ocasión: NOVA.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Comparación entre las características principales del Xperia Arc y el Optimus Black, con los precios y las operadoras que lo financian en el mercado español.

Para cerrar el círculo, también tienen los dos un futuro próximo en el que se contemplan actualizaciones: el "upgrade" a Android 2.3 del candidato de LG (que viene de serie con la versión 2.2) y la inclusión de los últimos aportes de software de la casa en el caso del modelo de Sony Ericsson (que sí que llega directamente con Gingerbread, pero aún no posee nuevas aplicaciones como Facebook inside Xperia, encargada de integrar en el sistema los datos de la red social por excelencia).

A pesar de sus puntos en común, el uso de ambos acaba por dibujar dos estilos lo suficientemente distintos como para que un potencial comprador se identifique mejor con uno u otro en función de sus preferencias. Todo a raíz de una sucesión de matices que comienzan a aparecer desde el momento en que nos fijamos en sus diseños.

Delgados pero con curvas

Tanto LG como Sony Ericsson han querido destacar que el contenido grosor de ambos terminales se reduce todavía más en ciertos puntos de su anatomía. Así, el Optimus Black recurre a dos escalones en diagonal en los laterales de su parte trasera, de forma que los 9,2 milímetros de profundidad de la carcasa se quedan en sólo 6 milímetros en los bordes del dispositivo

LG Optimus Black
LG Optimus Black
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
LG Optimus Black
LG Optimus Black
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Xperia Arc, en cambio, posee una tapa trasera ligeramente cóncava (curvada hacia adentro), al estilo de la pantalla del Nexus S. Esto le permite reducir el grosor de su zona central a 8,7 milímetros, aunque tomando como referencia los extremos del terminal, la profundidad del conjunto es prácticamente idéntica a la del Optimus Black.

Sony Ericsson Xperia Arc
Sony Ericsson Xperia Arc
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Ericsson Xperia Arc
Sony Ericsson Xperia Arc
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero al final esto es casi lo de menos. Comparados con otros smartphones que no presumen de tanta delgadez (como el HTC Incredible S, que analizamos hace unas semanas), lo que más les distingue una vez en la mano es su reducido peso: 117 gramos para el Xperia Arc y 109 en el caso del Optimus Black (aunque ya descubrimos en la presentación de este último en España que siempre hay que añadir 3 gramos por la tarjeta SIM).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esto se debe en gran parte a que están construidos principalmente con materiales plásticos (aunque la tapa trasera del Optimus Black resulta algo más rígida), con lo que el conjunto puede transmitirle a más de un usuario cierta sensación de teléfono de juguete. Especialmente en el caso del Arc, porque su mayor altura contribuye a distribuir su peso en más espacio.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El caso es que estos mismos fenómenos no le han impedido al Samsung Galaxy S ser el androide más vendido de los últimos tiempos -y de hecho su sucesor el Galaxy S II podría convertir esta comparativa en un combate a tres bandas-, así que LG y Sony Ericsson están jugando una baza totalmente válida en el mercado actual.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Estéticamente, cada uno tiene su encanto. Quizás llame más la atención el Xperia Arc por lo caprichoso de su silueta y su acabado plateado (también hay una variante azul), que incluye detalles como un perímetro con efecto espejo. El Optimus Black tiene unas formas más convencionales (se parece más al iPhone, ¿por qué no decirlo?) y su carcasa negra le aporta sobriedad, aunque también hay una alternativa de color blanco. El modelo de LG, eso sí, es algo más cómodo de llevar en el bolsillo debido a su menor altura.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pasando a aspectos más prácticos, ambos carecen de acceso externo para la ranura de tarjetas microSD, aunque el Optimus Black permite al menos manipular esta última sin necesidad de retirar la batería.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Mientras que LG incluye una tarjeta microSD de 2 GB en la caja del Optimus Black, Sony Ericsson (en la imagen) se estira un poco más en el Xperia Arc con una de 8 GB.

Curiosamente, LG ha optado por ubicar todos los conectores arriba y tapar el puerto micro-USB con una pequeña compuerta deslizante, mientras que Sony Ericsson ha preferido colocar en dicha zona una salida micro-HDMI protegida por una pestaña y situar la salida de auriculares y el puerto micro-USB en la parte superior de los dos laterales del dispositivo.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El puerto microUSB del LG Optimus Black (arriba) y la salida micro-HDMI del Sony Ericsson Xperia Arc (que por desgracia no viene acompañada de cable adaptador alguno).

d Quienes tiendan a pulsar o rozar accidentalmente alguno de los cuatro iconos táctiles inferiores del Optimus Black apreciarán los tres botones alargados que tiene el Xperia Arc a los pies de la pantalla. Claro que el modelo de LG es el único de los dos que tiene una tecla directa para lanzar búsquedas contextuales.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Los botones físicos del Sony Ericsson Xperia Arc (arriba) y los iconos retroiluminados sensibles al tacto del LG Optimus Black.

Los surcoreanos introducen su último detalle distintivo con un botón situado en el lateral izquierdo para activar el control gestual, lo que le permite realizar curiosidades como pasar de un escritorio principal de Android a otro o cambiar de canción en el reproductor musical inclinando el teléfono hacia un lado, entre otras posibilidades.

Un duelo desigual de pantallas

Ya comentábamos al principio que el apelativo Reality Display de la pantalla de 4,2 pulgadas del Xperia Arc no trae consigo mejoras respecto al desempeño que suele ofrecer un panel convencional. Incluso se perciben unos ángulos de visión lateral más reducidos que en otros terminales con pantalla TFT, y eso que Sony Ericsson incluye una capa de retroiluminación LED en el dispositivo.

La llamada pantalla NOVA del Optimus Black, consistente en un panel de 4 pulgadas de diagonal con tecnología IPS LCD, pasa por ser la más brillante que se ha dejado caer hasta ahora por nuestro laboratorio de pruebas (700 nits, según la propia LG), además de lograr un contraste y una saturación de color bastante decentes (no llega al nivel de un panel AMOLED, pero sí mejora el comportamiento de tecnologías alternativas como la SLCD).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Aunque una fotografía no capta la realidad como el ojo humano, en esta toma se percibe cómo la pantalla de LG Optimus Black (izquierda) consigue un mayor brillo que el Sony Ericsson Xperia Arc (centro) o el mismo iPhone 4 (derecha).

Esto se nota sobre todo en los blancos realmente "puros" que ofrece, y secundariamente en su mejor visibilidad bajo la luz del sol. Ninguno de los dos se acerca a la concentración de píxeles por pulgada del iPhone 4, pero ofrecen resoluciones más que suficientes para la mayoría de mortales.

El Xperia Arc (con 480 x 854 píxeles) estira eso sí la proporción panorámica de su pantalla para dejarla en 16:9, mientras que el Optimus Black se queda con la más habitual relación de aspecto 16:10 con 480 x 800 píxeles de resolución. El teclado QWERTY virtual del smartphone de Sony Ericsson, que posee teclas algo más grandes que las del modelo de LG, es uno de los apartados que se benefician de esta diferencia.

Sony Ericsson Xperia Arc
Sony Ericsson Xperia Arc
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Teóricamente la pantalla del Xperia Arc debería destacarse por encima de la del Optimus Black a la hora de mostrar vídeos y videojuegos, que para algo ha sido equipado con un motor gráfico basado en los que Sony emplea en sus televisores Bravia (y que de hecho es la excusa para colocarle el apelativo Reality Display). Pero en la práctica, y como apuntábamos al principio, la experiencia de visionado es prácticamente idéntica.

El Optimus Black reproduce además con bastante soltura vídeos codificados en formatos "populares" como XviD, mientras que el Xperia Arc ni siquiera llega a reconocerlos. La cosa cambia si empleamos el software de conversión de Sony Ericsson (Media Go, que por cierto tarda una eternidad en instalarse y tiende a quedarse bloqueado más de lo que debiera), pero en igualdad de condiciones -añadiendo clips de 720 líneas en MPEG4 directamente a la tarjeta microSD- ambos logran un desempeño similar.

LG Optimus Black
LG Optimus Black
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tres cuartos de lo mismo sucede con los juegos. El nivel gráfico que logra el Xperia Arc -que además es el único de los dos candidatos que dispone de una salida de vídeo HD- es más que aceptable en ambas facetas, pero lo de su "Mobile Bravia Engine" parece más fruto del marketing que de otra cosa. Al final, los elementos realmente importantes son los chips que emplea cada dispositivo: un Qualcomm Snapdragon 8255 en el modelo de Sony Ericsson y un Texas Instruments OMAP 3630 en el caso del LG Optimus Black.

Los dos conjuntos emplean procesadores a 1 GHz (Texas Instrumentos opta por un ARM Cortex A8 y Qualcomm se decanta por su propio desarrollo Scorpion, aunque ambos están basados en última instancia en la arquitectura AMRv7), quedándose el primero con una unidad gráfica PowerVR SGX 530 y el segundo con una Adreno 205. Elecciones bastante decentes que, eso sí, están un paso por detrás de las que incluyen los últimos smartphones de doble núcleo.

Personalizaciones reñidas con la fluidez gráfica

Interfaces propias como la de estos dos terminales son las que le llevan a uno a preguntarse si los fabricantes no deberían optar mejor por dejar la apariencia de Android tal y como Google la concibió. Algunos modelos de gama alta de HTC y Samsung sí que resuelven esta papeleta casi a la perfección, pero a LG y a Sony Ericsson les han quedado unas interfaces algo renqueantes gráficamente hablando.

El Xperia Arc, que es el que más personalización aporta a la interfaz nativa de Android, es también el que más quejas puede generar en este sentido. La fluidez gráfica sufre muchos altibajos (a veces va como la seda, a veces un simple pase lateral de escritorio se demora un par de segundos) y varios widgets sufren en ocasiones problemas algo inexplicables.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Apartados como la pantalla de desbloqueo o la pestaña de notificaciones (donde el LG Optimus Black coloca controles adicionales ausentes en la del Sony Ericsson Xperia Arc) comienzan desde muy temprano a marcar diferencias entre las interfaces gráficas de cada uno.

Es el caso de elementos como la cascada virtual para mostrar las fotos y los vídeos de la galería del teléfono: si la retiramos de los escritorios principales y queremos volver a añadirla, el terminal suele comunicarnos de forma errónea que ya está agregada. No sucede siempre, pero en varios foros de usuarios aparece como un problema bastante común cuya solución más factible requiere pasar por el administrador de aplicaciones.

No hemos vivido problemas similares con los widgets del Optimus Black, cuya interfaz tampoco es la más fluida del planeta smartphone actual pero al menos va a piñón fijo. Los altibajos del modelo de Sony Ericsson son aquí sustituidos por un rendimiento discreto pero estable, quizás porque LG ha modificado mucho menos el guión escrito por Google.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No hay más que fijarse en la vista resumida de los escritorios principales -gesto de la pinza mediante- para darse cuenta de los dos estilos que tenemos entre manos: mientras que el Optimus Black previsualiza cada escritorio por separado en forma de tarjeta, el Xperia Arc sólo incluye aquí los widgets, ordenándolos de forma independiente a su distribución por los distintos escritorios.

También hay diferencias de este tipo en el menú de aplicaciones de cada teléfono, donde Sony Ericsson nos permite explorar los iconos a base de scroll lateral mientras que LG se decanta por el clásico desplazamiento vertical. La firma surcoreana vuelve a emplear la agrupación por categorías que ya vimos en el Optimus One, con el añadido de que ahora se pueden contraer con el gesto de la pinza (que sirve ya casi para todo) y expandir de nuevo con una pulsación sobre el encabezado.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En términos generales, y aunque luego se produzcan las citadas desaceleraciones, el Xperia Arc propone una receta algo más elaborada (con una especial insistencia en widgets que recurren a cascadas de elementos, caso de Timescape) y se beneficia de elementos introducidos en Gingerbread como el sistema de selección de texto y reubicación del cursor que conocimos al analizar el Nexus S (es de suponer que el Optimus Black también contará con este sistema cuando reciba su prometida actualización).

Especial mención se merecen los navegadores web de ambos modelos, dotados de un zoom inteligente bastante manejable y un soporte para Flash que responde a la perfección con todo tipo de contenidos basados en esta tecnología. Tanto el tamaño como la resolución de pantalla contribuyen además a proporcionar una buena experiencia de visionado, aunque siempre habrá quien pueda echar en falta la exagerada densidad de píxeles del iPhone 4.

LG Optimus Black
LG Optimus Black
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De cara a Internet, eso sí, aún falta en ambos una verdadera integración de Facebook. Como comentábamos más arriba, en el caso del Xperia Arc esta prestación vendrá incluida en una próxima actualización de firmware (ya ha comenzado a lanzarse pero la unidad libre empleada para este análisis no la ha recibido aún mientras se escriben esta líneas), mientras que en el caso del Optimus Black no hemos conseguido importar los eventos de la popular red social al calendario del teléfono, entre otras posibilidades que en teoría debería brindar la aplicación "Facebook for LG" que viene preinstalada de serie.

El Bluetooth del futuro

Todavía se pueden contar con los dedos de una mano los smartphones equipados con Wi-Fi Direct, y uno de ellos es el LG Optimus Black. Se trata de una conexión llamada a sustituir al Bluetooth como estándar para emparejar entre sí teléfonos con el objetivo de transferir archivos, ya que aunque se base en protocolos Wi-Fi no requiere que los teléfonos participantes estén conectados a la misma LAN inalámbrica, sino que la conexión es directa.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Al activar el Wi-Fi Direct en el LG Optimus Black (izquierda) éste crea una red inalámbrica llamada "DIRECT-wNLG-P970" o "DIRECT-inLG-P970" que se puede explorar desde el mismo Sony Ericsson Xperia Arc, pero la conexión se pierde poco segundos después de que este último pida acceso.

Dicho esto, y si bien la teoría dice que basta con que uno de los telefónos tenga Wi-Fi Direct para realizar estas acciones, en la práctica sólo podemos de momento emparejar así el Optimus Black con otro dispositivo equipado con el mismo estándar como el antes citado Galaxy S II. Todavía no hay aplicaciones que permitan a estos terminales relacionarse con otros no abonados al estándar.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Basta abrir la aplicación Smartshare para que el LG Optimus Black (izquierda) explore todos los terminales de una red DLNA, incluyendo invitados ocasionales como el Sony Ericsson Xperia Arc (alias LT15i).

Lo que sí que se puede hacer es recurrir al estándar DLNA. En este sentido, sólo el Optimus Black es capaz de explorar el contenido de cualquier equipo integrado en una red de este tipo a través de una aplicación llamada Smartshare. El Xperia Arc, que para estas cuestiones dispone de un apartado llamado Servidor Multimedia, puede compartir sus archivos pero no llegar a reconocer al resto de integrantes de la red.

Son dos de las diferencias más destacables entre el equipamiento de ambos smartphones, que calcan sus hojas de características en puntos como los 512 MB de RAM, las conexiones 3G con 7,2 Mbps de velocidad máxima de bajada y 5,76 Mbps de subida, el A-GPS integrado o el sintonizador de radio FM. Hasta en el apartado de los accesorios incluidos en la caja del producto los dos fabricantes han coincidido en su decisión de proporcionar unos auriculares de tipo "in-ear".

LG Optimus Black
LG Optimus Black
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Quien ande hasta ahora indeciso entre ambos, también debería tener en cuenta las capacidades de almacenamiento con las que se suministra cada dispositivo: algo menos de 300 MB internos y una tarjeta microSD con 7,4 GB efectivos en el Xperia Arc frente a 1 GB interno y 1,84 GB a través de tarjeta en el caso del Optimus Black. Claro que aún queda por ver dos factores tan importantes para según qué tipo de usuario como son la cámara y la autonomía.

Fotos y vídeos de andar por casa

Hay que dejar una cosa clara: el Nokia N8 tendrá sus imperfecciones (que son muchas), pero gana claramente a cualquier otro smartphone fotográficamente hablando. En este contexto, los dos contendientes de esta comparativa sí que ofrecen al menos unos resultados bastante decentes para lo que se estila entre los teléfonos de última generación.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Comparando las muestras que hemos tomado con ambos terminales, eso sí, el Xperia Arc está un pequeño paso por delante en lo que a la nitidez de las imágenes se refiere, logrando además unos tonos de color más cálidos que, si bien pueden a veces resultar algo pasados, le benefician en el 90% de los casos al realizar una confrontación directa entre ambos captores.

Muestras:
Sony Ericsson
LG
Sony Ericsson
LG

En cualquier caso, que nadie otorgue esta superioridad del modelo de Sony Ericsson a su mayor resolución (8 megapíxeles frente a los 5 millones de puntos del candidato de LG), sino más bien a un procesamiento de las tomas en general más acertado y que da lugar a fotos mejor detalladas y de tonalidades más agradables a la vista.

El Xperia Arc, por cierto, viene configurado por defecto para tomar las fotos a 6 megapíxeles, sacrificando varias líneas horizontales de definición con el objetivo de trabajar en proporción panorámica 16:9. Basta con entrar a los ajustes de la cámara para aprovechar todos los puntos del sensor y disparar en 4:3, pero la opción siempre está ahí para quien prefiera usar habitual u ocasionalmente una relación de aspecto más "estirada".

Muestras: 6 MP
Muestras: 5 MP

Lástima que el botón disparador que lleva el Xperia Arc en uno de sus laterales sea tan duro de pulsar: al primer nivel de presión para enfocar hay que añadirle un segundo "empujón" para disparar que, por desgracia, provoca que el teléfono se tambalee entre las manos. Como consecuencia, acabaremos instintivamente por aplicar el dedo sobre la pantalla para tomar las fotos.

Por otra parte, ni el sensor retroiluminado del Xperia Arc ni su luminosidad de f2.4 ni mucho menos su flash de tipo LED integrado (este último un punto también disponible en el Optimus Black) llegan a mejorar sustancialmente la calidad de las imágenes tomadas en condiciones de baja iluminación, sin duda el contexto en el que más flaquean las cámaras de los teléfonos móviles.

Sony Ericsson Xperia Arc
Sony Ericsson Xperia Arc
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El único apartado en el que el modelo de LG puede presumir de algo frente al del Sony Ericsson en esto de la toma de imágenes está en que es el único de los dos que cuenta con una cámara secundaria en el frontal para aprovechar aplicaciones de videollamada. Sus resultados (traducidos en fotos a 1600 x 1200 píxeles o vídeos a 640 x 480) son eso sí -y lógicamente- bastante pobres.

Con la grabación de vídeo sucede algo parecido a la captura de imágenes fijas. Ambos modelos pueden grabar secuencias a 1280 x 720 con una calidad limitada pero resultona para un móvil, destacando el Xperia Arc en materias como la tasa de fotogramas por segundo (30 frente los 20 fps del Optimus Black) y su mayor facilidad y rapidez para enfocar (lleva el mismo autoenfoque continuo que vimos en el Vivaz).

Un extra de autonomía que se agradece

Si en el apartado anterior Sony Ericsson ganaba la partida, LG se apunta el tanto de la autonomía. Esto no quiere decir que uno pueda despreocuparse por completo del cargador con el Optimus Black (aplicaciones que como Google Latitude usan ininterrumpidamente el GPS suelen dejar la duración de su batería casi en un visto y no visto), pero sí que reduce las posibilidades de que el teléfono se quede durante la noche sin la energía necesaria para hacer sonar el despertador por la mañana.

LG Optimus Black
LG Optimus Black
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por supuesto, uno siempre puede conseguir una autonomía de varias jornadas con ambos teléfonos recortando exigencias aquí y a allá, pero lo más justo es medir la duración real trazando un perfil de uso intensivo con las siguientes condiciones: brillo de pantalla al máximo, interfaz cargada con un fondo animado de Android, Wi-Fi, 3G y GPS activados, cuentas de correo electrónico y Facebook en constante sincronización y media hora de conversaciones telefónicas (las cuales se desarrollan por cierto con la calidad de recepción habitual).

Sony Ericsson Xperia Arc
Sony Ericsson Xperia Arc
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En estas condiciones, la batería de 1500 mAh del Xperia Arc queda vista para sentencia en poco más de 20 horas mientras que la del Optimus Black -que tiene la misma capacidad- roza las 30. Al final va a ser verdad eso de que la pantalla NOVA de LG consume menos que el clásico LCD, pues si bien es algo más pequeña que la del modelo de Sony Ericsson, también es cierto que su brillo es bastante superior.

Fiabilidad o singularidad

Haciendo un símil pugilístico, podríamos decir que un combate entre el Xperia Arc y el Optimus Black sería bastante disputado, pero el modelo de LG ganaría en el recuento final de puntos. Al imponerse claramente a su rival en materias como la pantalla o la autonomía, se trata por así decirlo de un boxeador algo más fiable.

Durante el transcurso de los asaltos, eso sí, el discípulo de Sony Ericsson asestaría un par de fuertes ganchos al hígado gracias a la singularidad de su diseño (que puede tener sus amantes y detractores, pero hay que admitir que es el que tiene más personalidad de los dos) y al mejor rendimiento de su cámara.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El espectador, eso sí, notará que ambos combatientes deben pulir aún su juego de piernas: la soltura de la interfaz gráfica. En este sentido, uno siempre puede hacer de improvisado preparador físico e instalarle a cualquiera de los dos alguna ROM alternativa elaborada por la comunidad de desarrolladores (Google ya ha dejado claro que no ve con malo ojos este tipo de modificaciones de Android, y los fabricantes de teléfonos se van dando cuenta de que es un fenómeno contra el que poco pueden hacer).

Si lo que a uno le preocupa es el patrocinador, conviene saber que el Xperia Arc (cuyo precio libre asciende a 550 euros) ya está financiado en España por Movistar y Vodafone, mientras que el LG Optimus Black, que inicialmente era exclusivo de Orange, ha sido recientemente añadido al catálogo de Movistar como segunda alternativa a los 440 euros que hay pagar para hacerse con una unidad no vinculada a ninguna operadora en concreto.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar