COMPARTIR
  • Casio Exilim EX-H20G: toma de contacto
  • Samsung Galaxy S I9000: análisis
Prueba de producto
SYMBIAN A TODO COLOR

Sony Ericsson Vivaz: análisis

 
30
SEP 2010

Equipado con una cámara de 8 megapíxeles, el Vivaz es el primer móvil con autoenfoque continuo para grabar vídeo, y además lo hace a 720p (aunque su rendimiento no es comparable, evidentemente, al de una buena videocámara). De cuerpo curvado y disponible en varios colores, Sony Ericsson lo destina a jóvenes con inquietudes multimedia y necesidades on-line, y hace con él una apuesta arriesgada al confiar las riendas de la experiencia de usuario a Symbian S60.

Anda últimamente Sony Ericsson insistiendo en la cámara como la prestación estrella de sus teléfonos. Ya lo hizo con el Satio y la historia se repite en este Vivaz, conocido como Kurara hasta que se presentó con su nombre actual el pasado mes de enero. Es uno de esos terminales que sufren de taras como la pantalla resistiva o un software algo desfasado, pero cuyas virtudes multimedia lo hacen apetecible para quienes usan el móvil para algo más que llamar.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tanto es así que las cuatro primeras operadoras españolas (Movistar, Vodafone, Orange y Yoigo) ya lo tienen en su catálogo, por lo que es relativamente fácil financiar buena parte de los 429 euros que cuesta en versión libre. Cámara aparte, el Sony Ericsson Vivaz presenta otros puntos interesantes como una conexión HSDPA capaz de descargar datos a 10,2 Mbps, pero como siempre empezaremos echándole un vistazo a su diseño.

La curva es bella
No es una regla infalible, pero los perfiles redondeados suelen resultar atractivos a la vista en los equipos de bolsillo. Sony lo hace a menudo con sus cámaras compactas Cyber-shot, y ahora ha llevado el mismo concepto a un móvil. Frente a muchos terminales de la firma que siguen a rajatabla el formato de monobloque completamente rectangular, el Vivaz presenta varias curvas, destacando la de la tapa trasera.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Gracias a ello, el equipo gana ergonomía y atractivo visual. Para rematar la faena, esta tapa posterior está disponible en cinco colores distintos que ofrecen cierto grado de personalización: negro, plata, rojo, rosa y, en el caso de la unidad que hemos probado, azul. Sus dimensiones de 107 x 52 x 12,5 milímetros y sus 97 gramos de peso le proporcionan un porte muy cómodo, y aunque se abusa del plástico para su construcción, tiene un acabado final compacto y elegante.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La mayor pega está precisamente en la tapa trasera, algo complicada de retirar y que tiende a no encajar bien cuando volvemos a colocarla. Así pues, necesitaremos algo de maña cuando queramos acceder a las ranuras SIM y microSD, que como siempre reposan debajo de la tapa. Al menos, las tarjetas de memoria se pueden extraer e insertar sin que sea necesario quitar la batería ni apagar el terminal.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El frontal del Vivaz incluye una pantalla de 3,2 pulgadas y tres botones finos y alargados a sus pies: los clásicos verde y rojo a los lados y uno en medio cuyo indicador LED se tiñe de blanco. Arriba hay un solitario pulsador para bloquear y desbloquear la pantalla, mientras que a la izquierda están la salida de audio de 3,5 mm y un puerto micro-USB tapado por una pestaña de goma.

En la derecha nos encontramos con dos botones de nuevo finos y alargados, que sirven tanto para regular el zoom de imagen como para subir o bajar el volumen. Y justo debajo hay dos botones distintos para la cámara: uno dedicado a la grabación de vídeo y otro para la toma de imágenes fijas. El objetivo de la cámara está como siempre en la parte trasera, rodeado por una franja circular de acabado metálico en la que se integra el flash LED, y sin la tapa deslizante protectora de la que sí que goza el Sony Ericsson Satio.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Quienes echen de menos la presencia de teclas físicas, siempre tienen la opción de optar por el Sony Ericsson Vivaz pro, anunciado sólo un mes después que el Vivaz "a secas", y que incluye un teclado QWERTY deslizante. Por el resto, ambos terminales tienen básicamente el mismo aspecto, aunque el Vivaz pro es algo menos desenfado y sólo dispone de acabados en blanco y negro.

Táctil pero sin alardes
Sin ser la pantalla más grande ni con más resolución del mercado, el panel de 3,2 pulgadas y 360 x 640 píxeles del Vivaz proporciona espacio suficiente para trabajar y arroja una calidad de imagen acorde a la franja de mercado en la que se encuadra el equipo. La presencia en la caja de un estilete o lápiz óptico siempre crea cierto recelo sobre sus virtudes táctiles, pero lo cierto es que son contadas las ocasiones en las que resulta indispensable usarlo.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El estilete incluido en la caja del Sony Ericsson Vivaz es un instrumento muy práctico para la aplicación de reconocimiento de escritura.

Siendo conscientes, por supuesto, de las limitaciones de la tecnología resistiva, que nos obliga a trabajar con pulsaciones bien firmes y sin posibilidades multitáctiles. El teclado QWERTY virtual es sin duda el apartado en el que más se hacen notar estas carencias, pues la necesidad de apretar bien el panel impide desarrollar velocidades de escritura muy altas.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El teclado QWERTY a pantalla completa y el teclado alfanumérico con la pantalla apaisada.

Al menos, los hispanohablantes disponemos de una tecla dedicada para la letra eñe en el Sony Ericsson Vivaz. Resulta algo extraño y decepcionante que el terminal no pueda alternar automáticamente entre teclado alfanumérico y QWERTY cuando lo giramos. El acelerómetro simplemente hace girar la disposición de los elementos, pero si queremos tener todas las letras del abecedario en la pantalla habrá que activar esta opción manualmente.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Para activar el teclado QWERTY hay que buscar la opción desde el teclado alfanumérico.

Una vez activado el QWERTY, éste se queda siempre en modo panorámico independientemente de en qué posición coloquemos el terminal, por lo que hay que desactivarlo para volver a ver el alfanumérico. Pequeños sinsentidos con los que nos vamos adentrando ya en la interfaz de usuario, que es lo que vamos a tratar a fondo en el próximo apartado.

Symbian con algo de maquillaje

Decir Symbian es casi como decir Nokia, pero otras firmas como Samsung o la propia Sony Ericsson tienen terminales que reinterpretan esta plataforma a su manera (aunque parece que esto toca a su fin, o al menos así lo dice un alto directivo de Sony Ericsson). En el caso del Vivaz, que corre sobre Symbian S60 de 5ª edición, la primera capa de la interfaz presenta un sistema de pantallas o escritorios principales que ofrecen cierto grado de personalización.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Las cinco miniaturas de la zona superior de la pantalla dan acceso a las distintas pestañas o pantallas principales de la interfaz gráfica del Vivaz.

Sony Ericsson las llama pestañas y ofrece espacio para cinco, a elegir entre siete (podemos dejarlas también vacías, pero no es lo mejor estéticamente hablando). Para moverse entre ellas se puede recurrir al clásico arrastre lateral con el dedo (gesto con el que encontraremos dos topes en las pestañas más exteriores) o pulsando en unas miniaturas identificadoras, situadas en la parte superior de la pantalla.

A través de dichas miniaturas podemos consultar también la lista de pestañas, desactivarlas o alterar su orden (lógicamente, no se pueden repetir). Lástima que esto último no pueda hacerse de forma muy intuitiva (por ejemplo, arrastrando las miniaturas a un lado u otro), sino que tengamos que elegirlas una por una, apoyándonos en un menú desplegable.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por defecto, y por este orden, el terminal tiene activadas las pestañas Contactos Favoritos (identificados con una foto si así lo queremos), Twitter, Flow (una sencilla animación Flash que responde a los movimientos que hagamos con el teléfono gracias al acelerómetro), Álbum (para ver las fotos y los vídeos de la cámara en una tira que se desliza lateralmente) y Accesos Directos (completamente personalizables).

Luego uno puede mantener las que quiera, cambiarlas de orden o añadir dos más. La primera (Imagen) no es más que un espacio para colocar el fondo de pantalla que queramos. La segunda se llama Archivo Flash, y sirve para colocar animaciones Flash (como su propio nombre indica) que reaccionen a las pulsaciones que hagamos en pantalla, como algún que otro mini-juego que viene precargado en el Vivaz.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Desde la pestaña Álbum se pueden ver las fotos y los vídeos de la cámara sin necesidad de acceder a la galería de imágenes.

Esta última es una pestaña completamente inútil, dicho sea de paso. Más que nada, porque siempre que la activamos el terminal queda colapsado a los pocos segundos, hasta el punto de que él mismo decide reiniciarse para tomar aire. Síntoma de una mala implementación o de que el dispositivo anda algo corto de memoria RAM (nos inclinamos por esta última, o de lo contrario Sony Ericsson proporcionaría información sobre la cantidad exacta en megabytes).

Cada pestaña mantiene siempre la opción de convocar una celda inferior con un reloj digital y atajos rápidos para lanzar el teclado numérico, la interfaz multimedia, el menú de mensajería y la búsqueda en Internet. Para hacerla aparecer no hay más que pulsar el botón rojo que cancela las llamadas; para que desaparezca, basta con pulsar la pantalla en cualquier zona externa a dicha celda.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Las aplicaciones abiertas pueden monitorizarse en todo momento a través de la vista multitarea típica de Symbian S60.

La tecla blanca central lanza el Menú principal de Symbian, además de convocar la vista multitarea con una pulsación prolongada. Aquí ya sí que encontramos una interfaz que le resultará muy familiar a los usuarios de Nokia, basada en iconos dispuestos en cuadrícula, mezclándose aplicaciones y carpetas que a su vez llevan a subcarpetas con más aplicaciones dentro.

Lástima que esto implique sufrir las incomodidades típicas de Symbian. Si entramos en algún menú con los iconos en cascada, uno no puede pulsar uno como punto de apoyo para arrastrar el dedo y que la lista se deslice de forma horizontal. En lugar de ello hay que recurrir a una fina barra de desplazamiento lateral, cuyo manejo se ve bastante entorpecido por la tecnología resistiva. Hay que acostumbrarse y apuntar bien.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En aquellos menús en los que la interfaz gira automáticamente con el acelerómetro, hemos notado dos fenómenos a destacar. Primero, que el proceso de auto-rotación es algo lento. Y segundo, que el acelerómetro está quizás algo mal calibrado, puesto que la visualización se cambia bastantes grados antes de llegar a tumbar el terminal del todo.

La última incomodidad la encontramos a la hora de desbloquear la pantalla, algo que requiere pulsar primero el botón de la zona superior del terminal y luego presionar la inscripción ?Aceptar? que aparece en la esquina inferior izquierda de la pantalla. Teniendo en cuenta los problemas del acelerómetro arriba citados, completar el proceso de desbloqueo puede llegar a ser en ocasiones algo complicado.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo bueno de esto es que es casi imposible que la pantalla se active accidentalmente al llevar el Vivaz en el bolsillo. No obstante, se hubiese agradecido un sistema de desbloqueo algo más cómodo. Tampoco hubiese estado de más que no hubiese que pulsar dos veces el botón superior para bloquear, quizás recurriendo a una palanca que hiciese de candado para el resto de controles físicos. Pero bueno, cosas peores se han visto.

De todo un poco
Como equipo para enviar y recibir llamadas, el Sony Ericsson Vivaz consigue el rendimiento típico de cualquier GSM cuatribanda. Y aunque no dispone de cámara frontal, sí que puede realizar videollamadas recurriendo a la principal, reduciendo lógicamente la resolución y la tasa de frames de forma drástica. Sorprende que no lleve sensor de proximidad para apagar la pantalla al acercar el teléfono a la oreja, eso sí.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Dispone del habitual binomio formado por las conexiones Wi-Fi (802.11 b/g) y HSDPA. Puede resultar un tanto exagerado que esta última tenga una velocidad máxima de bajada de 10,2 Mbps, pues lo habitual en este tipo de terminales de gama media es quedarse en 7,2 Mbps, cuando no en 3,6. Pero como suele decirse, a caballo regalado, no le observes el incisivo.

La vertiente inalámbrica se completa con Bluetooth 2.1 (con su correspondiente perfil A2DP para accesorios de sonido sin cables) y GPS integrado. Para calcular rutas y recibir indicaciones en tiempo real, el Vivaz incluye una versión de prueba de Wisepilot. Este software, desarrollado por Navteq, estaría bastante bien si fuese de licencia gratuita, pero ése es un privilegio de momento reservado a Ovi Maps y Google Maps Navegador.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Detalles de la interfaz de Wisepilot, el software GPS de pago incluido en el Vivaz.

El almacenamiento integrado es de 75 MB pero como si no existiese, ya que Sony Ericsson suministra el Vivaz con una tarjeta microSD de 8 GB dentro de su caja. Además, si conectamos el equipo a un ordenador con el cable USB, sólo se puede explorar el contenido de la tarjeta. El cable, por cierto, también hace de nexo de unión entre el puerto micro-USB y el cargador, siguiendo una tendencia por la que se van decantando cada vez más firmas del sector.

Para trabajar con archivos ofimáticos, el Vivaz recurre a la clásica solución de facilitar la lectura gratuita de los documentos (a través de la suite QuickOffice y un lector de PDF) y dejar al usuario la decisión de hacerse con algún software de pago si quiere editarlos. En cualquier caso, las condiciones de la pantalla no invitan en exceso a andar rellenando formularios de texto o modificando los campos de una base de datos.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo cierto es que nos esperábamos algo más del rendimiento del Vivaz, especialmente con aplicaciones pesadas y en multitarea. Será cuestión de RAM (volvemos a insistir), porque el procesador que lleva, un ARM Cortex A8 a a 720 MHz, tiene una potencia relativamente considerable, al menos sobre el papel.

No es para tanto
Equipada con un sensor de 8 megapíxeles de resolución, la cámara del Vivaz ofrece un rendimiento que no está nada mal, siempre y cuando las condiciones lumínicas jueguen a nuestro favor. En caso contrario, los resultados son del montón y el flash LED integrado ayuda poco. No hay protector de lente y tampoco modo Bestpic, término acuñado por Sony Ericsson para referirse a las ráfagas de toda la vida.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco hay zoom óptico, aunque ésta es una prestación ausente en prácticamente todos los móviles que presumen de buena cámara. Al menos, la alta resolución del sensor permite usar con moderación el zoom digital 4x del que dispone el Vivaz. Al estabilizador de imagen no se le pueden pedir milagros, y los detectores de rostros y sonrisas no es que mejoren mucho las cosas al realizar retratos.

Muestras: 8 MP
Fotografías realizadas con un teléfono Sony Ericsson Vivaz a máxima resolución
fotografías realizadas con un teléfono sony ericsson vivaz a máxima resolución
fotografías realizadas con un teléfono sony ericsson vivaz a máxima resolución
fotografías realizadas con un teléfono sony ericsson vivaz a máxima resolución
Sí que dispone de funciones muy de moda en los smartphones actuales, como el geoetiquetado de fotos con la ayuda del GPS o la posibilidad de alternar entre el clásico enfoque automático o elegir nosotros mismos con el dedo la zona donde éste se pondera. También hay una serie de efectos de poca utilidad, un modo panorámico para ensamblar varias imágenes en una sola y distintos formatos para el encuadre, que van bajando la resolución a medida que ?estiramos? la relación de aspecto.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Quizás se centre menos en lo fotográfico y más en el vídeo (para cuya toma disponemos de hecho de un botón independiente del disparador fotográfico). Aquí la cámara sigue dependiendo mucho de que haya una iluminación correcta (y natural, a ser posible), pero la grabación de vídeo está abonada a la alta definición (1280 x 720 píxeles a 24 fotogramas por segundo) y puede usar el mencionado autoenfoque continuo, facilitado en parte por un procesador gráfico PowerVR SGX.

Ahora bien, que nadie intente grabar el paso de una competición de ciclistas a pie de carretera y que los resultados valgan para algo. El autoenfoque continuo no da para tanto. La cámara sí que trabaja bien con elementos moviéndose a una velocidad contenida, como por ejemplo una persona caminando (que no corriendo).

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También reacciona de forma satisfactoria con elementos que, aun moviéndose de forma rápida y continua, lo hacen quedándose más o menos en el mismo sitio o sin obligarnos a mover el encuadre: alguien bailando, un barman preparando un cóctel, un malabarista lanzando bolas al aire... En este tipo de situaciones, el Vivaz está un paso por delante de otros móviles, aunque en el vídeo de muestra que tenéis más abajo se puede observar que el enfoque falla bastante en las distancias más cortas.

No se llega al nivel de una cámara compacta con cierta decencia en la grabación de vídeo, pero es normal que la implementación de funciones más o menos avanzadas en las cámaras de los móviles se haga con un margen de maniobra contenido. Siendo justos, los mayores reproches que le podemos hacer a la cámara del Vivaz están en la falta de contraste y saturación del modo automático (tanto en foto como en vídeo) y en algunas deficiencias de la interfaz de usuario.



Demostración del autofoco continuo para vídeo de la cámara del Sony Ericsson Vivaz.

En ocasiones, los elementos gráficos se quedan congelados. O tardan más de la cuenta en aparecer y desaparecer. Además, Sony Ericsson ha prescindido de un botón virtual para activar o desactivar de una sola pulsación el flash o el foco de vídeo. En lugar de ello, hay que entrar a ajustes, buscar la opción y desactivarla, añadiendo dos pulsaciones más de las deseables.

En el resto de funciones multimedia, el Vivaz cubre el expediente sin pena ni gloria. Tiene radio FM, incluye funciones marca de la casa para reconocer canciones a partir de grabaciones y tonos de llamada (TrackID y PlayNow) y reproduce música en MP3, WMA, WAV, RA, AAC y M4A con una calidad digna (la caja incluye unos auriculares de botón). La compatibilidad de vídeo se limita a WMV, RV, MP4 y 3GP, sin que hayamos notado una mejoría destacable respecto a otros terminales de gama media a la hora de reproducirlos.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El gestor multimedia del Vivaz presenta una interfaz con efectos de imágenes flotantes y cierto "look" espacial,

Teóricamente, la salida de auriculares también sirve para reproducir vídeos en una pantalla externa en resolución VGA (640 x 480 píxeles), pero el producto no incluye ningún cable adaptador para ello en la caja. El altavoz integrado arroja la potencia y calidad imprescindibles para las llamadas en modo ?manos libres?, pero trabaja en mono y tiende a ?metalizar? mucho el sonido si reproducimos música.

Teniendo en cuenta la presencia de un procesador gráfico especial, era de esperar que el Vivaz contase con algo de aceleración gráfica para juegos en 3D. Pero lo cierto es que los títulos que admite son bastante sencillos, para nada comparables a lo que se disfrutan en la actualidad en el iPhone, sin duda el móvil de referencia en este aspecto.

Internet para masoquistas
Cuando antes apuntamos que era algo excesivo dotar al Vivaz de una conexión HSDPA a 10,2 Mbps, lo decíamos por elementos como el navegador web. Es el genérico de Symbian, y como ya insinuamos al analizar el Nokia X6 16 GB, su amabilidad de uso es en ocasiones semejante a la de un dolor de muelas. Y más en el caso del Vivaz y su pantalla resistiva.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Arriba, la portada de QUESABESDE.COM tal y como la muestra por defecto el navegador web del Vivaz y con el zoom alejado al máximo; debajo, los controles adicionales del navegador web y la vista del historial de páginas visitadas durante una misma sesión.

Tanto es así que la forma más sencilla de describirlo consiste en enumerar todos sus "noes": no tiene zoom ni multigestual ni por doble pulsación (hay que convocar una barra lateral que sólo reacciona a base de pulsaciones en sus extremos), no redimensiona la anchura de los párrafos al acercar o alejar el punto de vista, no puede tener abiertas varias páginas a la vez, no soporta vídeos en flash incrustados, no puede seleccionar ni copiar texto...

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
De nuevo, nuestra portada, pero en apaisado: tal y como se carga por defecto (izquierda) y con los controles táctiles ocultos y el zoom alejado al máximo.

Es sin duda uno de los mayores inconvenientes de optar por Symbian S60 como plataforma para un teléfono. Los vídeos de YouTube, por cierto, se abren siempre aparte en una aplicación que en realidad no es tal, puesto que lo único que hace es cargar en el navegador web la versión móvil del famoso portal de vídeos. Lo mismo sucede si pulsamos el icono de YouTube situado en la carpeta de aplicaciones.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

No mejoran mucho las cosas en lo que a redes sociales se refiere. Nos hemos quedado con las ganas de probar la aplicación para Facebook, pues incluso sometiendo al terminal a un reseteo de software, éste se negaba a completar la carga de dicha aplicación. Esperemos que sólo sea un fallo de la unidad que hemos probado, y no de todas las existencias del Vivaz en general. La pestaña Twitter que citamos al hablar de la interfaz se merece una mención aparte.

Nos pide constantemente que ingresemos el nombre de usuario y la contraseña. Aunque hayamos publicado un ?tweet? hace segundos, hay que volver a hacerlo para escribir otro. Y lo peor de todo es que en esta aplicación no está disponible el teclado QWERTY a pantalla completa. Sólo podemos usar el alfanumérico en posición normal, el reconocimiento de escritura o el ridículo miniteclado QWERTY que vemos en la captura inferior.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El miniteclado QWERTY del Vivaz en la aplicación para Twitter.

El honor lo salvan el gestor de correo electrónico y las funciones para subir fotos y vídeos de la cámara a sitios como Picasa y YouTube. El primero no es demasiado complicado de configurar, tiene una amplia compatibilidad (incluyendo soporte para Exchange ActiveSync) y dispone de Push Email actualizable cada cinco minutos de forma automática. El segundo justifica en parte el tipo de conexión HSDPA del dispositivo.

Y es que el Vivaz, además de la velocidad de bajada que ya hemos señalado varias veces, puede subir datos a una velocidad máxima de 2 Mbps. Eso en teoría, porque en la práctica, y siempre que tengamos buena cobertura 3G, trabajaremos más bien a 1 Mbps. No es como usar una conexión de fibra óptica, pero para un móvil no está nada mal.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Dos partes de la página para descargar juegos y aplicaciones en el Vivaz.

En cuanto a las aplicaciones, ¿hay una tienda con un catálogo centralizado tipo AppStore o Android Market? ¿Al menos al nivel de la Ovi Store de Nokia? Pues lo cierto es que no. Lo más parecido es la página de inicio del navegador web, donde se encuentran enlaces a algo menos de un centenar de descargas entre juegos y aplicaciones. Y más de la mitad son de pago. Muy poquita cosa.

Cuidadosa autonomía
Al usuario intensivo se le queda algo corto el rendimiento que hace el Sony Ericsson Vivaz de su batería de 1200 mAh. Con el Push Email auto-actualizándose cada cinco minutos por 3G, el brillo de pantalla al máximo y el tiempo de auto-apagado colocado en un intervalo normal (el que viene por defecto apenas le deja a uno leer la primera línea de un mensaje de texto), el terminal no llega a aguantar más de 20 horas antes de necesitar una recarga.

Renunciado al correo electrónico y haciendo un uso medio de las funciones multimedia, el Vivaz puede aguantar unas tres jornadas antes de que tengamos que conectarle de nuevo el cargador. Aunque todo dependerá del volumen de llamadas, claro está. En cualquier caso, lo cierto es que hay que andarse con ojo para que la batería no nos deje tirados en el momento más inoportuno.

Sony Ericsson Vivaz
Sony Ericsson Vivaz
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Usar un nivel medio para el brillo de pantalla o evitar la acción simultánea de las conexiones Wi-Fi y HSDPA, por poner un par de ejemplos, no son malas opciones para estirar en la medida de lo posible la autonomía real del equipo.

Multimedia y poco más
El Sony Ericsson Vivaz le viene pequeño a quien busque un smartphone total. O al menos uno que brinde una experiencia de uso acorde a los tiempos que corren en la gama alta del mercado, ya que ni siquiera dispone de una verdadera tienda centralizada de aplicaciones. Se enfoca más a un usuario cuyas expectativas se centren sobre todo en la cámara, especialmente si se pretende grabar vídeos a menudo y colgarlos rápidamente en Internet.

Lógicamente, habrá a quien le llame la atención por su diseño, muy juvenil y desenfadado. Independientemente del motivo por el que uno se interese por este Vivaz, conviene tener bien presente que no es muy apto para la navegación web ni para la actividad en redes sociales. Si uno sólo busca un teléfono táctil para lucirlo y realizar llamadas, sí que da perfectamente la talla.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar