Actualidad

Sony reta a las réflex digitales con la nueva DSC-R1

 
8
SEP 2005

Sensor de tamaño APS-C y 10 millones de píxeles. Con estos dos potentes argumentos llega la Sony Cyber-shot DSC-R1, dispuesta a plantar batalla a las SLR de gama baja. La óptica angular Zeiss 24-120 mm es otro de los atractivos de este nuevo buque insignia de Sony, que tendrá un precio de unos 1000 dólares en el mercado norteamericano.

La carrera por encontrar un producto intermedio entre las compactas y las réflex digitales acaba de dar un paso significativo con la presentación de la nueva Cyber-shot DSC-R1 de Sony. Heredera de la conocida F828, la resolución de 10 millones de píxeles y, sobre todo, el tamaño APS-C del sensor sitúan a la última Cyber-shot como una de las novedades más interesantes del mercado y como posible competidora de los modelos SLR.

En efecto, el CMOS es el protagonista indiscutible de la cámara. Tal vez a causa de las polémicas suscitadas en torno al ruido de sus últimos sensores de dimensiones reducidas y 8 millones de puntos, en esta ocasión Sony ha dotado a la DSC-R1 de un captor más propio de una réflex que de una cámara compacta.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1

Así, el CMOS cuenta con unas dimensiones de 21,5 x 14,4 milímetros, que casi igualan al tamaño empleado en las SLR, cuyo factor de multiplicación focal es de 1,6x . No obstante, no hay que olvidar que la tecnología empleada no es la misma y que, por tanto, en este caso sí es posible la previsualización de la escena a través de la pantalla o del visor electrónico.

Evidentemente, la cámara no cuenta con visor ni espejo réflex, por lo que Sony presume de haber podido diseñar un cuerpo más compacto que el de las citadas réflex. En este sentido, también destaca la mayor discreción de la cámara a la hora de disparar -no hay movimiento del espejo- y la ausencia de vibraciones.

10 millones de píxeles
El tamaño del sensor ha colocado en segundo plano lo que en circunstancias normales hubiera sido el dato más significativo: el CMOS ofrece una resolución de 10,3 megapíxeles, es decir, la más alta mostrada hasta ahora por una cámara de objetivos no intercambiables.

Esta resolución se traduce en archivos con un tamaño máximo de 3888 x 2592 píxeles. El formato RAW, cómo no, sigue presente en una cámara que aspira a satisfacer a los usuarios más exigentes. Sin embargo, han desaparecidos los archivos TIFF que la F828 sí permitía grabar.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1

Dentro de la generosa lista de novedades destacables, la lente es otro de los cambios más importantes. Carl Zeiss sigue siendo el responsable de su fabricación, pero, en este caso, se ha optado por un zoom óptico de 5x, más corto que el de 7x del modelo anterior.

Más significativo que este dato es, sin duda, las focales ofrecidas por la DSC-R1. Con su 24-120 mm f.28-4.8 se coloca como uno de los modelos que más cobertura angular ofrece del mercado.

La gama de sensibilidades del modelo también sale beneficiada con la llegada del nuevo sensor. Mientras que hasta ahora el rango de la F828 sólo llegaba a 800 ISO, la nueva R1 se atreve desde 160 a 3200 ISO.

Pantalla oculta y abatible
La pantalla es otro de los detalles curiosos del cuerpo de la R1, más abultado y menos alargado que el de su predecesora, y con un contundente peso de casi 1 kilo. Así, el monitor LCD de 2 pulgadas es abatible y giratorio y se localiza originalmente en la parte superior de la cámara, cerca del flash integrado.

Gracias a sus amplias posibilidades de movimiento, la pantalla puede permanecer oculta o visible en esta posición, o bien situarse en diferentes ángulos para aquellas tomas que requieran posiciones más complejas.

La zapata para el flash externo se ha desplazado del centro -ocupado por la citada pantalla- a un lateral, junto a la empuñadura y el disparador. Desaparece también de esta zona el dial principal de control aunque, evidentemente, la cámara no renuncia a ninguno de los habituales modos de disparo, tanto automáticos como manuales.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1

Respecto al almacenamiento de imágenes, tal y como viene ocurriendo con los últimos modelos avanzados de la marca, la nueva DSC-R1 cuenta con una doble ranura para tarjetas CompactFlash y MemoryStick.

Según las informaciones proporcionadas por Sony Estados Unidos, la cámara estará disponible para su venta a mediados de noviembre, con un precio que rondará los 1.000 dólares en aquel mercado.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar