• Sony DAV-F200: de un vistazo
  • Archos 605 WiFi con GPS: de un vistazo
Prueba de producto
FINURA TáCTIL

Sony Cyber-shot DSC-T700 y T77: toma de contacto

 
8
AGO 2008

Por si quedaba alguna duda de que el diseño, el colorido y las pantallas inmensas siguen teniendo tirón en el escaparate -posiblemente por delante de especificaciones más interesantes- Sony acaba de poner la guinda a su gama Cyber-shot DSC-T con las nuevas T700 y T77. 10 megapíxeles, contadas novedades y un cuerpo que seduce a primera vista son las credenciales de esta pareja.

Cuando toca renovación en la familia Cyber-shot DSC-T de Sony (es decir, cada seis o nueve meses) uno siempre tiene la impresión de que ya se ha llegado al límite en lo que a la combinación de diseño, finura y tamaño de pantalla se refiere.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La T700 y la T77 (en verde) guardan un enorme parecido.

Así, la aún joven Cyber-shot DSC-T300 parecía en su momento la cumbre de esta carrera por estilizar las cámaras compactas y ganarse al usuario a primera vista.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Las nuevas T700 y T77 (en rosa) de Sony.

Y es que por mucho que los megapíxeles, el rango dinámico o el formato RAW muevan pasiones, las compañías son conscientes de que las cámaras de diseño tienen -sin tanta complicación- mucho tirón mediático.

Sony Cyber-shot DSC-T700 y T77
Sony Cyber-shot DSC-T700 y T77
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más aún cuando, con los estudios de mercado en la mano las mujeres van escalando puestos en lo que a compra de compactas se refiere. Así nos lo explicaban los portavoces de Sony durante una breve charla hace unos días en la que QUESABESDE.COM pudo conocer las nuevas Cyber-shot DSC-T700 y T77.

Más fina
Poco más que obviedades se puede decir con las nuevas Cyber-shot entre las manos. Herederas de la longeva línea de diseño de esta familia, la tapa deslizante que hace las veces de interruptor de la cámara sigue fiel a su cometido.

Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, en la T700 se ha conseguido reducir el grosor respecto a modelos anteriores -un 30% nos comentan-, hasta concebir un cuerpo que en sus partes más finas ronda los 16 milímetros de anchura.

Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Entre las peculiaridades estéticas de la cámara, nos encontramos con un nuevo y diminuto mando para controlar el zoom, situado en la esquina superior derecha.

Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Camuflado ahora con el mismo color del cuerpo, aunque estéticamente pueda resultar muy adecuado, la verdad es que manejar el zoom de 4 aumentos (35-140 milímetros) requiere de bastante pericia o unas buenas uñas.

Control táctil
Es cierto, no obstante, que ni la T700 ni su hermana pequeña andan muy sobradas de espacio o controles. La parte posterior está totalmente ocupada por sendas pantallas de control táctil de 3,5 y 3 pulgadas de diagonal, respectivamente.

Sony Cyber-shot DSC-T77
Sony Cyber-shot DSC-T77
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-T77
Sony Cyber-shot DSC-T77
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A diferencia de lo que hemos visto en recientes compactas con pantalla de control táctil, Sony hace valer su experiencia en este campo y prescinde de casi cualquier mando accesorio o función duplicada. La T700 y la T77 -tal y como ya ocurría con sus predecesoras- se manejan totalmente a través de la pantalla.

Más discutible es que el sistema de menús y el acceso a los ajustes o a la configuración sean realmente cómodos e intuitivos. O si, en plena histeria del iPhone de Apple y su manejo "multitouch" seguimos echando en falta que también las cámaras vayan un paso más allá con sus pantallas táctiles.

Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Detalles al margen, no parece ninguna locura afirmar que, vistas las recientes propuestas de Kodak y Panasonic en este campo, Sony se mantiene en cabeza en lo que a manejabilidad, sensibilidad de la pantalla y -salta a la vista- capacidad para reducir al mínimo el grosor de estos paneles se refiere.

Sonrisas más precisas
Con 10 megapíxeles, un procesador Bionz que se atreve con los clásicos ajustes de sensibilidad desde 100 hasta 3200 ISO y la consabida optimización del rango dinámico (DRO), rebuscamos entre los menús de esta estilizada pareja alguna novedad.

Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A falta de disponer de un modelo de producción final para someterlo a prueba, aún no podemos valorar la calidad de imagen. Sin embargo, no será muy aventurado esperar idéntico resultado al visto en otras compactas de esta saga con un CCD de 10 megapíxeles. Esperaremos, no obstante.

Sony Cyber-shot DSC-T77
Sony Cyber-shot DSC-T77
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿En qué prestación pone el énfasis Sony al hablar de sus nuevas compactas? Curiosamente, en ese sistema de detección de sonrisas que, estrenado hace apenas un año, tanta gracia nos hacía.

Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal y como ocurrió con la detección facial, y dejando al margen su utilidad real, sí parece que ahora se van afinando algunos parámetros.

Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La T700 y la T77, por ejemplo, ya no esconden y complican el uso de esta función como sus predecesoras. Ahora la detección de sonrisas no es un mero modo escénico, sino que cuenta con una función propia en el menú. Además -aleluya- no hace falta pulsar el disparador para activarla y luego esperar que el sujeto a retratar sonría, como ocurría hasta ahora.

Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como colofón de estas novedades, las dos cámaras disponen de un indicador configurable que indica el grado de sonrisa del fotografiado. Sólo cuando llegue al listón que nosotros hayamos fijado previamente, la cámara disparará, por lo que ahora es posible tener un control más preciso de este peculiar automatismo.

Mucha memoria
Sonrisas al margen, una de las novedades más interesantes llega de la mano de la T700 y su memoria interna de 4GB. Una característica que toma prestada de la Cyber-shot DSC-T2, de la que también hereda -como la T77, aunque ésta carece del plus de la memoria interna- los menús destinados a visualizar y ordenar las imágenes.

Sony Cyber-shot DSC-T700 y T77
Sony Cyber-shot DSC-T700 y T77
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin cambios evidentes en este campo, nos sigue pareciendo que el camino aún está a medio hacer para aprovechar esta generosa memoria interna, que ahora queda relegada -eso sí- a un segundo plano si introducimos una tarjeta MemoryStick Pro y decidimos almacenar allí las imágenes.

Las fotografías pueden mostrarse por carpetas, ordenadas por fecha, seleccionadas como favoritas... e incluso puede usarse la T700 como un álbum portátil con el que exhibir pases automáticos de diapositivas.

Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-T700
Sony Cyber-shot DSC-T700
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Qué echamos de menos? La posibilidad, por ejemplo, de ordenar las imágenes según nuestros propios criterios o incluso colocarles etiquetas identificativas. Aunque, puestos a pedir, lo que la T700 o la T77 piden a gritos es una conexión Wi-Fi que permita subir las imágenes directamente a galerías de Internet.

Sony Cyber-shot DSC-T77
Sony Cyber-shot DSC-T77
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-T77
Sony Cyber-shot DSC-T77
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por ahora, lo que hay sobre la mesa es un aspecto impecable, colores atractivos y variados, una pantalla espectacular y funciones y automatismos capaces de mantener entretenido durante unos cuantos meses a cualquier usuario que busque una pieza de diseño que llevar en el bolsillo.

Mejorarlo -calidad de imagen al margen, insistimos- parece complicado, como siempre.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar