• Ricoh GR Digital: toma de contacto
  • Sony Cyber-shot DSC-N1: toma de contacto y muestras
Prueba de producto
LA PRIMERA COMPACTA CON SENSOR DE RéFLEX

Sony Cyber-shot DSC-R1: toma de contacto y muestras

 
7
OCT 2005
Iker Morán   |  Barcelona

La compacta más réflex o la réflex más compacta. Sony ha conseguido llevar a su máximo exponente ese punto intermedio entre las cámaras compactas y las de ópticas intercambiables con la nueva Cyber-shot DSC-R1. 10 megapíxeles, sensor CMOS de tamaño APS y una óptica Carls Zeiss de 24-120 mm son argumentos suficientes para convertirla en la protagonista de Sonimagfoto 2005.

Mucho se ha hablado y escrito ya sobre la nueva Cyber-shot DSC-R1 de Sony. Una cámara que si lo que pretendía era dar un golpe de efecto en el segmento de los modelos compactos más exigentes, sin duda lo ha conseguido. Llega el momento ahora de comprobar si ese impresionante listado de especificaciones técnicas cumple en la práctica las optimistas expectativas despertadas entre el público aficionado.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Grande, pero ligera
Aunque es el sensor de 10 millones de píxeles y, sobre todo, su tamaño APS la característica primordial de este modelo, el diseño juega un papel fundamental a la hora de atraer todas las miradas. En este sentido, la R1 sabe que cuenta con muchos puntos.

Tamaño considerable -más cercano al de una SLR que al de una compacta-, sensación contundente y un peso relativamente ligero para lo que parece a simple vista. Ésta podría ser una buena descripción de las primeras sensaciones que la R1 transmite entre las manos.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Resulta difícil destacar un aspecto concreto del cuerpo de la R1, repleto de guiños a quienes buscan algo similar a una réflex pero que no quieren pasar por las ópticas intercambiables. Es esta cámara la prueba más evidente de que Sony sigue tanteando el segmento de las réflex, a la espera de la llegada de las primeras máquinas SLR firmadas por la marca.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La R1 ha optado por una empuñadura de generosas dimensiones que se traduce en una excelente ergonomía entre las manos.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El disparador y el interruptor principal de encendido están allí donde el dedo espera encontrarlos, mientras que el pulgar queda reservado para una rueda cuyas funciones pueden ir variando según el modo de disparo seleccionado. Como ocurre en muchos casos, la colocación de otra rueda similar en la parte frontal simplificaría notablemente el manejo.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Junto a estos botones, se ha reservado un espacio para colocar un acceso directo al control de la sensibilidad. Una muy buena idea que permite pasar de 125 a 3200 ISO con un sencillo gesto. Otro tema son los resultados obtenidos con estas selecciones, que ya comentaremos más adelante.

Buenas ideas en pantalla
La pantalla es otro de los signos diferenciales de esta R1. No es su tamaño de 2 pulgadas el dato más llamativo, sino la ubicación que se ha escogido para ella. Así, se ha situado en la parte superior del cuerpo, en la posición natural que ocupa la zapata del flash que, por cierto, se ha trasladado a la zona de la empuñadura.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Además de esta curiosa localización, las posibilidades de movilidad de la pantalla permiten situarla en las más variadas posiciones, para aquellas tomas que requieran ángulos especiales. Pese a ello, es posible que el fotógrafo descubra el encanto del monitor en su posición plegada, con un punto de vista más bajo, realmente cómodo y con evidentes reminiscencias de los visores de cintura típicos del paso medio.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Si se quiere dar un paso más en esto del clasicismo, siempre es posible ocultar la pantalla y emplear tan sólo el visor electrónico a través del gran ocular que luce la cámara. Cómodo y con una resolución más que aceptable, sólo en las situaciones de iluminación escasa o cuando se modifica el zoom de la lente de forma muy drástica padece de algún retardo en el refresco.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por lo demás, el visor electrónico se muestra como uno de los más prácticos en este tipo de cámaras. Merece la pena destacar también la amplia información que proporciona: no falta ni la sensibilidad, ni el formato seleccionado, ni el balance de blancos. El estado de la batería -situada en la base y de considerables dimensiones- y su tiempo de duración restante en minutos son otros de los detalles que aparecen reflejados.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Respecto a la revisión de las imágenes captadas, cabe mencionar que, entre las diferentes opciones disponibles, pueden verse por separado cada uno de los histogramas de los canales de color de la fotografía.

Mandos escondidos
La peculiar ubicación del LCD deja un gran espacio libre en la parte trasera de la cámara. Pese a ello, Sony no ha querido ocupar toda esta zona con mandos y ha optado por una economía que en ciertas ocasiones requiere una pequeña búsqueda antes de dar con la función deseada.

Cierto es, por ejemplo, que situar la revisión de imágenes en un botón situado en uno de los laterales del ocular puede ser una buena idea. Pero también es verdad que la originalidad provoca que el usuario requiera un tiempo de aprendizaje mayor que el necesario para otros modelos.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Igualmente poco ortodoxa para una cámara que juega a parecer una SLR es la decisión de colocar la rueda de modos de disparo -automáticos, escenas y, naturalmente, manuales- en esta parte posterior del cuerpo.

Afortunadamente, tanto los menús de control de la cámara como el dial principal trasero -algo rústico en comparación con el empleado en otros modelos- facilitan en gran medida la mayoría de las operaciones.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Lo mismo ocurre con la selección del soporte de grabación. Esta función cuenta con un interruptor propio localizado en el lateral de la cámara, junto a la doble ranura para tarjetas MemoryStick y CompactFlash.

De angular a tele
Resulta imposible ignorar uno de los rasgos de la R1 que más saltan a la vista: su impresionante óptica. Como ya es bien sabido, se trata de un objetivo firmado por Carl Zeiss, con unas focales situadas entre los 24 y los 120 milímetros, en paso universal.

Genial idea apostar por el angular, aunque habrá quienes encuentren corto el tele ofrecido. Para ellos, Sony también ha mostrado -detrás de un vitrina- un espectacular teleconvertidor que acaba definitivamente con cualquier reminiscencia de cámara compacta que la R1 pueda tener.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Dotado de dos anillos mecánicos, el mando del zoom responde con rapidez y precisión, aunque, al menos en el modelo de preproducción que hemos podido probar, en el último tramo se muestra excesivamente duro.

El del enfoque, por su parte, se localiza más cerca del cuerpo -decir montura sería incorrecto, aunque es lo que parece- y su funcionamiento admite pocas pegas. Exactamente lo mismo que el sistema de enfoque automático de la lente, que pese a las malas condiciones de iluminación dentro de la feria, se mostró muy dócil en nuestras pruebas.

La hora de la verdad
Una vez comprobadas las bondades en cuanto a ergonomía y manejo de la cámara, llega el momento de poner a prueba sus virtudes a la hora de disparar. No obstante, hay algunas características que no requieren más demostración que apretar el botón para comprobar que algo está cambiando en este segmento del mercado.

Así, la agilidad del sensor CMOS se muestra en todo su esplendor cuando se selecciona el disparo en ráfaga. Un total de 3 fotogramas por segundo a los que sólo faltaría añadir el sonido de un espejo réflex para que la sensación de tener una SLR entre las manos fuera aún mayor.

  Muestras: 10 MP   © QUESABESDE.COM

Las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la Sony Cyber-shot DSC-R1:

Con una resolución máxima de 10 millones de puntos y dos formatos de grabación -RAW y JPEG- la respuesta del sensor a sensibilidades altas es una de las cuestiones que más preocupa a los usuarios de este tipo de cámaras. La teoría dice que un sensor de estas dimensiones -similar al montado por algunas réflex digitales- tiene que ganar por goleada a los de sus compañeras compactas.

  Muestras: focales   © QUESABESDE.COM

Las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la Sony Cyber-shot DSC-R1:


Angular (24 mm)

Tele (120 mm)

La práctica parece demostrarlo. Pese a las adversas condiciones de las tomas -dentro del propio stand de Sony en Sonimagfoto- y las altas sensibilidades seleccionadas para tomar las muestras (800, 1600 y 3200 ISO), la cámara parece desenvolverse con bastante dignidad en unos parámetros en los que también las réflex tienen sus límites.

  Muestras: sensibilidad   © QUESABESDE.COM

Las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la Sony Cyber-shot DSC-R1, a una resolución de 10 megapíxeles. Haz clic en la imagen para ver un recorte al 100% de la misma:


800 ISO

1600 ISO

3200 ISO

Todo ello sin olvidar que el modelo con el que han sido tomadas estas muestras es un cuerpo de preproducción al que todavía se le han de incorporar diversas mejoras.

En resumidas cuentas, la Cyber-shot DSC-R1 parece dispuesta a demostrar en la práctica toda la teoría que sobre ella se ha ido vertiendo durante las últimas semanas. Ahora sólo falta esperar a tener un modelo definitivo entre las manos para corroborar estas primeras impresiones.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar