• Canon EOS 5D: toma de contacto
  • Kodak EasyShare P880: toma de contacto y muestras
Prueba de producto
A EXAMEN: EL NUEVO PORTENTO DE SONY

Los secretos de la Cyber-shot DSC-R1

 
16
SEP 2005

10 megapíxeles en un sensor de medida APS, con visor electrónico, sin espejo ni prisma, con un objetivo fijo de 24-120 milímetros... Si Canon lanzó una bomba con su EOS 5D, la Sony Cyber-shot DSC-R1 es un obús. Una compacta con el sensor de una réflex; una mezcla realmente revolucionaria.

Sony vuelve a andar por la senda de la innovación. Su Cyber-shot DSC-R1 ha sido una de las novedades fotográficas más sonadas de este verano, y no en vano: es la primera cámara compacta que utiliza un sensor de tamaño APS, el más extendido entre las réflex digitales.

Veamos cuáles son los rasgos más destacables de la que es, sin duda, la nueva joya de la corona de Sony.

Sensor APS
La cámara se construye alrededor de un elemento básico, absolutamente innovador en el mundo de las compactas: un sensor CMOS de 10,3 megapíxeles, con unas dimensiones de 21,5 x 14,4 milímetros. Se trata del mismo tamaño de sensor que hasta ahora han equipado las réflex digitales, muchísimo más grande que el de las compactas de 7 y 8 megapíxeles que existen en la actualidad y que miden, como máximo, 8,8 x 6,6 milímetros.

¿Y de dónde se ha sacado Sony un sensor con esta tecnología y este tamaño? De la manga, no. Hace ya algún tiempo que Sony experimenta con sensores CMOS en sus cámaras de vídeo, y no hace demasiado que Nikon presentó su cámara profesional D2X, que para sorpresa de casi todos equipa un sensor CMOS de fabricación Sony con 12,8 megapíxeles de resolución. Sus medidas: 23,7 x 15,7 milímetros.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1

Lo que ha hecho ahora Sony, así pues, ha sido desarrollar sobre esta misma base tecnológica una versión ligeramente más pequeña para equipar la R1.

Las ventajas de un sensor grande son conocidas por cualquier usuario de una réflex digital: un mayor rango dinámico (capacidad de captar información en sombras profundas y altas luces en la misma imagen) y, sobre todo, una mayor sensibilidad, lo que permite obtener imágenes sin ruido con sensibilidades medias y altas.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1

Concretamente, los niveles de ruido en una compacta actual a 200 ISO son comparables a los de una réflex a 800 ISO, o en algún caso, a 1600 ISO.

Cabe destacar también que el sensor tiene un filtrado de color RGB tradicional y abandona el RGBE (rojo, verde, azul y esmeralda) que incorporó la Cyber-shot DSC-F828, publicitado a bombo y platillo como una mejora revolucionaria y que, paradójicamente, estaría en el origen de algunos de los problemas de captación de imagen de esta cámara.

Pero no es una réflex
Hace ahora un año, escribía en estas mismas páginas que Sony difícilmente lanzaría una réflex de corte tradicional. Especulaba por aquel entonces sobre la posibilidad de que creara una cámara de objetivos intercambiables y visor electrónico, coronada por un sensor de dimensiones más grandes que los incorporados en las compactas digitales.

No me equivoqué demasiado. La R1 no es una réflex convencional, desde luego. El sistema de espejo y pentaprisma no se ha utilizado y en su lugar tenemos una pantalla y un visor electrónico, como en cualquier compacta.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1

Es la primera vez que un sensor de este tamaño tiene salida de imagen en vivo en la pantalla de una cámara digital convencional (Canon distribuye sólo en Japón una EOS 20D especial para astrofotografía que sí lo hace, y Fuji ha dotado a su FinePix S3 Pro de un modo de reproducción en pantalla, pero en blanco y negro y de sólo 30 segundos).

Como en Sony siempre tienen que innovar, han puesto la pantalla donde no lo había hecho nadie antes: encima del cuerpo. Puede parecer un lugar extraño, pero seguro que los que tengan la Cyber-shot DSC-F828 lo entenderán perfectamente.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1

Una de las formas más cómodas de utilizarla es llevarla colgada del cuello, a la altura de la cintura, con el cuerpo rotante girado hacia arriba. Es una posición muy estable y totalmente discreta, que recuerda a la de las cámaras de formato medio (Hasselblads, Bronicas...).

El ojo
El otro punto importante de la nueva Cyber-shot es su objetivo, un 24-120 mm f2.8-4.8. Comparado con el que equipaba su antecesora, la F828, un 28-200 mm f2.0-2.8 puede parecer modesto en rango y luminosidad, pero no debemos olvidar que la medida del sensor que debe cubrir es mucho mayor y que para conseguir un zoom con esos números (¡200 mm y f2.8!) se habría tenido que construir un objetivo enorme y tremendamente caro.

Se gana en angular, con unos interesantes 24 milímetros, y desde luego se pierde en teleobjetivo, con unos modestos 120 milímetros y una abertura de f4.8. En esta ocasión, si hacemos caso de las imágenes que producen los ejemplares de preproducción que están repartidos por Europa, se han combatido los halos púrpura y las aberraciones cromáticas que tanto perjudicaban las fotos de focales extremas en la F828.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1

Si este logro se confirma en los modelos de producción, habrá que felicitar a Sony. Para que esto sea posible, un factor a tener en cuenta es que el objetivo, al no existir un espejo, puede estar muy cerca del sensor, concretamente a sólo... ¡2,1 milímetros! Esto facilita el diseño de la lente, mejora su rendimiento, incluso en las esquinas, y permite luchar mejor contra las aberraciones cromáticas. Parece que con éxito.

Desde luego, para dotar a una réflex de aficionado de un zoom que dé calidad de esquina a esquina, hay que gastarse bastante dinero, casi tanto como el que cuesta la R1 entera...

La conjunción de la nueva medida de sensor con la longitud focal del objetivo nos proporciona una característica muy especial, exclusiva hasta ahora de las réflex: una profundidad de campo reducida a diafragmas abiertos, o en otras palabras, fondos suavemente desenfocados -por ejemplo- en retratos, algo casi imposible en una compacta de sensor pequeño.

El cerebro
Por lo que respecta al procesado de la imagen, la novedad más interesante es el AGCS (Advanced Gradation Control System; cuánto odio estos nombres de marketing...), una regulación automática de la curva de luminancia, teóricamente capaz de redistribuir las gradaciones de luces, tonos medios y sombras en situaciones difíciles.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1

Se trata de algo muy parecido a las curvas manuales que se pueden cargar en algunas Nikon, como la D70, y que tan populares son entre sus usuarios para hacer los tonos medios algo más brillantes. Pues resulta que en Sony funciona solo, sin tener que cargarlo desde un ordenador.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1

Algunos otros detalles hablan de una cámara que guiña el ojo a los aficionados avanzados y que pretende de alguna manera ser una alternativa a las réflex. Por ejemplo, el histograma cuádruple (RGB más luminosidad), la alarma de sobreexposición, la posibilidad de activar una retícula ortogonal en el visor para evitar las fotos inclinadas, el modo de color Adobe RGB, etc.

Las piernas
¿Cuáles pueden ser los puntos débiles de la R1? Indudablemente, la rapidez de respuesta. Difícilmente una cámara con visor electrónico será capaz de ofrecer resultados excelentes en fotografía de acción, y la R1 parece una cámara mucho más capaz para la fotografía de paisaje y reportaje que para el deporte.

Para empezar, tiene una ráfaga de sólo 3 imágenes, una cifra decepcionante. Los sistemas de autofoco de Sony son de los más rápidos del mercado, y el de la R1 seguro que también lo será, pero habrá que ver cuán cerca queda del nivel de las réflex equivalentes.

El tercer factor es la velocidad de procesado: a qué ritmo es capaz de liberar el buffer, especialmente en las capturas en RAW, un formato que utiliza extensivamente el público al que se dirige la R1, que difícilmente tolerará bloqueos de largos segundos.

A caballo entre dos mundos
Altamente innovadora, la Cyber-shot DSC-R1 inaugura una nueva categoría, situada entre las compactas y las réflex, que aspira a recoger lo mejor de cada uno de los dos mundos. Veremos si lo consigue.

Sony Cyber-shot DSC-R1
Sony Cyber-shot DSC-R1

En cualquier caso, parece una cámara perfecta para el viaje, por su versatilidad y la teórica calidad de imagen que ofrece, una competidora tremenda para cualquier otra compacta del mercado e incluso un reclamo tentador para aquellos fotógrafos cuya atención se cierne sobre las réflex no profesionales.

Un servidor tiene ya muchas ganas de probarla.

Albert Sierra es el editor de la web Foto Imagen Digital, centrada en pruebas de cámaras digitales de gama alta y objetivos para réflex digitales.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar