• Canon EOS 500D, Olympus E-620 y Nikon D5000: frente a frente
  • Sigma EM 140 DG, Pentax AF 160 FC y Metz 15 MS-1 Digital: frente a frente
Prueba de producto
NACIDOS EN 1080

Sony Bravia KDL-32V5500 y LG BD370: toma de contacto

 
1
MAY 2009

Resolución Full HD, buenas prestaciones y un precio inferior a los 1.000 euros. Ésas son algunas de las opciones más buscadas a la hora de comprar un televisor y coinciden precisamente con la carta de presentación del Bravia KDL-32V5500 de Sony. QUESABESDE.COM ha probado el LCD de la firma nipona junto con el LG BD370, un excelente reproductor de discos Blu-ray compatible con BD-Live.

Comprar un buen televisor es más fácil de lo que parece. Basta con sacar el talonario o la tarjeta de crédito y elegir el producto más caro del escaparate. Pero claro, eso sabría hacerlo todo el mundo si todo el mundo pudiera hacerlo.

La clave reside en buscar aquel producto que no nos deje el bolsillo en dique seco y que satisfaga nuestras necesidades en el terreno de lo audiovisual. En otras palabras: un buen televisor a un precio razonable. Eso es lo que algunos encontrarán en el KDL-32V5500, el nuevo Bravia de Sony presentadohace unas semanas.

Sony Bravia KDL-32V5500
Sony Bravia KDL-32V5500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V5500
Sony Bravia KDL-32V5500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Pese a que su precio oficial ronda los 1.000 euros, puede encontrarse por menos de 700 si buscamos por Internet. Se trata de un producto de gama media, y aunque incorpora el Bravia Engine 3 y varias tecnologías de procesamiento de imagen, no estamos ante un televisor de los que deslumbran.

LG BD370
LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
LG BD370
LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Por su parte, el BD370 de LG es un muy buen reproductor de discos Blu-ray que ya está disponible por 200 euros, aunque la firma surcoreana situabasu precio oficial en 300.

Aunque lo mejor de estos dos productos es la pareja que forman: una pantalla de 32 pulgadas con resolución Full HD y material en alta definición por menos de 1.000 euros. Y todos sabemos que el precio es, hoy en día, más importante que nunca.

Estilo y conectividad
El diseño del 32V5500 no aporta nada nuevo al panorama televisivo: líneas definidas, colores planos y botones de controles básicos en uno de los laterales. Se agradece el cambio de posición con respecto a otros televisores de la firma nipona que incluyen los botones en la parte superior de la pantalla.

Sony Bravia KDL-32V5500
Sony Bravia KDL-32V5500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

La estética se completa con el característico marco transparente en la parte inferior, lugar que comparte con los altavoces, de potencia decente.

Sony Bravia KDL-32V5500
Sony Bravia KDL-32V5500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

El BD370 de LG tampoco difiere mucho de otros reproductores Blu-ray que pueblan el mercado en la actualidad. Presenta pequeños detalles elegantes, como el botón de encendido, que se ilumina, y el hecho de que los botones básicos de control -como los de reproducción o apertura y cierre de la bandeja- estén agrupados en el centro de la parte frontal.

LG BD370
LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
LG BD370
LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Las conexiones del reproductor Blu-ray de LG están en la parte posterior, al igual que en el Bravia de Sony. Aunque, como suele ser habitual, el LCD también incorpora varios puertos y entradas en la parte lateral de la pantalla.

Sony Bravia KDL-32V5500, control remoto
Sony Bravia KDL-32V5500, control remoto
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
LG BD370, control remoto
LG BD370, control remoto
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Tanto el 32V5500 como el BD370 andan bien surtidos de conexiones. A las analógicas entradas y salidas de vídeo por componentes hay que añadir, tanto en un producto como en otro, sendos puertos Ethernet y USB.

Sony Bravia KDL-32V5500
Sony Bravia KDL-32V5500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

En el BD370 la conexión Ethernet permite acceder a las funciones BD-Live y disfrutar de servicios como el portal YouTube para ver vídeos directamente en el televisor sin tener que pasar por un ordenador.

Sony Bravia KDL-32V5500
Sony Bravia KDL-32V5500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

En el caso del 32V5500, el puerto Ethernet es necesario para que la tecnología DLNA pueda desplegar todo su potencial y podamos acceder a contenidos multimedia almacenados en un ordenador con el que compartimos la red interna.

LG BD370
LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
LG BD370
LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Tanto el BD370 como el LCD de Sony incorporan conexión HDMI, una en el reproductor Blu-ray y tres en el televisor. Un abanico de puertos más que suficiente para conectar los varios dispositivos de los que podamos disponer en nuestra casa.

Calidad y funcionalidad
La nitidez de imagen que ofrece un disco Blu-ray está fuera de toda duda y el BD370 de LG reafirma una vez más que la alta definición es un auténtico placer para la vista (siempre y cuando vaya acompañada de un panel capaz de lidiar con soltura con esas 1080 líneas progresivas).

LG BD370
LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

La pantalla del 32V5500 ofrece una buena calidad. Aceptable, pero para nada sorprendente. Colores naturales y vivos que podemos modificar a nuestro antojo mediante los menús de Xross Media Bar; un contraste satisfactorio que también requiere ciertos retoques (especialmente en el valor de la iluminación trasera) y un brillo que probablemente es su mejor baza.

Sony Bravia KDL-32V5500
Sony Bravia KDL-32V5500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V5500
Sony Bravia KDL-32V5500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Si le conectamos una fuente de vídeo estándar, la calidad ofrecida depende de la calidad original del vídeo, aunque realza con soltura los colores y los movimientos en pantalla. En cualquier caso, no hay que esperar maravillas en el reescalado de este tipo de contenidos.

Sin duda alguna, donde el televisor puede mostrar todo su potencial es cuando lo emparejamos con un producto como el BD370, un reproductor Blu-ray rápido y de prestaciones notables.

LG BD370
LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

La carga de los discos es rápida, los menús son coloristas y fáciles de manejar y las opciones de configuración -como suele ser habitual en los productos de LG- son numerosas.

Molesta sobremanera, no obstante, que cuando paramos la reproducción de una película y volvemos a pulsar "play", el disco se reinicia y no continúa en el punto donde lo habíamos dejado. Hace años que los reproductores DVD solucionaron este problema.

LG BD370
LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
LG BD370
LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

En cuanto al 32V5500 de Sony, presenta algunos problemas de efecto fantasma; el contraste no se acerca ni de lejos a lo que vemos en una sala de cine, y el efecto "judder" es demasiado visible en algunos contenidos audiovisuales. En ocasiones, parece ir falto de capacidad para enfrentarse a las famosas 1080 líneas progresivas de un disco Blu-ray.

No obstante, y como apuntábamos al principio, nos encontramos ante un televisor Full HD que puede comprarse actualmente por 700 euros, y lo que ofrece por ese precio no está nada mal, pese a que hay opciones mucho más asequibles si estamos dispuestos a rebajar un poco más el nivel de calidad exigido.

Sony Bravia KDL-32V5500
Sony Bravia KDL-32V5500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Por el contrario, el BD370 ofrece lo mismo que otros, pero a un precio menor: 200 euros por ver películas en formato Blu-ray y tener acceso a las funciones BD-Live y al portal YouTube, prestación todavía poco prodigada.

En cuanto al audio, el BD370 es compatible con los nuevos sistemas DTS HD y Dolby TrueHD, tecnologías que completan sobradamente la experiencia de ver una película en casa en alta definición, tanto en imagen como en sonido.

LG BD370
LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Para no romper con la tradición, recomendamos encarecidamente disponer de un equipo de audio dedicado para disfrutar de la experiencia del cine en casa y dejar de lado los altavoces del 32V5500.

Éstos cumplen con su cometido si vemos las noticias, pero se quedan cortos para hacer retumbar el salón con las explosiones y los chirridos de los coches en una buena persecución de una película de acción al más puro estilo hollywoodense.

El precio manda
Lo decíamos al principio. Con los bolsillos llenos, es muy fácil ir de compras. Lo difícil es conseguir un buen producto que nos satisfaga y no nos provoque quebraderos de cabeza a fin de mes.

El Sony Bravia KDL-32V5500 es un buen televisor que tiene sus ventajas y sus puntos débiles. No ofrece la calidad de productos superiores por el simple hecho de que juega en una liga inferior. Se trata de un producto de gama media, dimensiones aceptables y prestaciones correctas. Pero su precio es interesante.

El BD370 es otro cantar. Por 200 euros ofrece lo mismo que otros reproductores que valen mucho más, y su rendimiento y sus extras son de lo mejor que hemos visto en tecnología de láser azul. La relación calidad-precio de este producto está fuera de toda duda.

Sony Bravia KDL-32V5500 y LG BD370
Sony Bravia KDL-32V5500 y LG BD370
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Los dos productos juntos no llegan a sumar ni 900 euros. Si tenemos en cuenta que por menos de esa cifra podemos disfrutar de un buen film en plena alta definición a un nivel más que aceptable, la oferta es más que tentadora.

Pero no hay que olvidar el apartado sonoro. La experiencia no es completa si nos apoyamos en el sistema acústico del Bravia de Sony y debemos invertir unos 300 euros en un buen equipo de audio.

Calidad aceptable a un precio razonable. Ésa podría ser la frase que resume el rendimiento y lo que podemos esperar de este Bravia KDL-32V5500. En cuanto al BD370 de LG, cambiamos aceptable por excelente y razonable por casi irrisorio.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar