Actualidad

Sony subraya el rango dinámico, la estabilización y el filtro antipolvo de su α100

 
6
JUN 2006

Día seis del mes seis del año dos mil seis. Tan inquietante fecha es la del nacimiento oficial -por fin- de la α100 (o A100). Sony ha confirmado las informaciones que ya habían trascendido en las últimas horas sobre su primera SLR y ha puesto el acento en la tecnología de optimización del rango dinámico, la estabilización Super SteadyShot y el mecanismo antipolvo. La α100 podrá adquirirse desde 900 euros en Europa.

El bautizo definitivo de la que se erige como la primera incursión de Sony en el sector réflex digital, la α100, se ha producido finalmente hoy tras días de especulaciones y filtraciones. Después de que la firma nipona publicase ayer las especificaciones de su nueva máquina sin aún haberla presentado, hoy ha tenido lugar su nacimiento oficial con la emisión de las correspondientes notas de prensa.

Como no podía ser de otro modo, en sus distintos comunicados Sony pone de relieve las principales peculiaridades de su α100. Dejando de lado los 10 megapíxeles de su sensor -probablemente el mismo que equipa la D200, desarrollado por la propia Sony-, la compañía se esmera en destacar la tecnología de optimización del rango dinámico de las imágenes y el procesador de nuevo cuño Bionz, entre otras características.

La importancia del rango
En palabras de Sony, la tecnología de análisis para la optimización del rango dinámico (Dynamic Range Optimizer) de la α100 genera "una calidad de imagen excepcional y una reproducción natural del color". La compañía va más allá y asegura -con el permiso de Fujifilm y su S3 Pro- que se trata de "la única SLR digital que puede optimizar el rango dinámico mediante un procesamiento de hardware".

El funcionamiento de esta tecnología se basa en el análisis de la toma antes de su compresión al formato JPEG para definir los parámetros óptimos de exposición y tonalidad.

Acompaña a esta novedad el hasta ahora inédito procesador Bionz, que permite realizar capturas en ráfagas de 3 fotogramas por segundo, a una resolución de 10 megapíxeles y en la máxima calidad de compresión JPEG.

Estabilización y limpieza del polvo
Otros dos pilares básicos de la nueva α100, según se extrae de los comunicados hechos públicos por Sony, son su sistema de estabilización Super SteadyShot, herencia directa de la conocida tecnología Anti-Shake de Konica Minolta, y el nuevo mecanismo para evitar la acumulación de polvo en el sensor, con el que se pretende hacer frente al alabado sistema SSWF de Olympus.

El primero, construido en el cuerpo de la cámara, permite disparar -asegura Sony- entre dos y tres pasos y medio por debajo de la velocidad de obturación adecuada sin riesgo de trepidaciones. Al sistema de estabilización lo complementa una sensibilidad de hasta 1600 ISO.

El mecanismo antipolvo se basa en un revestimiento metálico basado en óxido de indio estaño que inhibe la generación de electricidad estática. Al apagar la cámara, además, se activa un mecanismo que sacude las partículas de polvo remanentes.

Otras características de la α100 también reveladas ayer son su pantalla, de 2,5 pulgadas y 230.000 píxeles; una ranura para tarjetas CompactFlash y discos Microdrive (con un adaptador para MemoryStick Pro y Pro Duo), y la captura simultánea de archivos JPEG y RAW.

Sony también habla en sus comunicados de un mecanismo que activa el sistema de autofoco al acercar el ojo al visor.

Un generoso surtido de objetivos
Los datos desvelados hoy por Sony han permitido saber que finalmente serán 19 los objetivos que acompañarán a la α100 en su primera etapa. Se trata, en su mayoría, de ópticas de Konica Minolta renombradas con el sello de Sony, y sólo tres son auténticas novedades: un zoom angular Vario-Sonnar T* 16-80 mm f3.5-4.5, un Planar T* 85 mm f1.4 y un Sonnar T* 135 mm f1.8.

Colocados en la α100 debe aplicárseles el factor de multiplicación de 1,5x, inherente al sensor de formato APS-C de la cámara.

Desde 900 euros
Sony Alemania ha hecho públicos hoy los precios de la α100 en Europa. La cámara podrá adquirirse por 900 euros sin ningún objetivo; por 1.000 euros con el objetivo 18-70 mm f3.5-5.6 que Sony acaba de dar a conocer, y por 1.200 euros con este objetivo y el también nuevo 75-300 mm f4.5-5.6.

La α100, siempre según la división alemana de la compañía, estará disponible a partir de mediados de julio, únicamente en color negro.

Productos relacionados (2)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar