• Panasonic PT-AE2000 y SC-BT100: de un vistazo
  • Casio Exilim EX-FH20: toma de contacto y muestras
Prueba de producto
MáS ALLá DE LOS 24 MEGAPíXELES

Sony A900: toma de contacto y muestras

 
19
SEP 2008
Iker Morán   |  Edimburgo / Barcelona

Ahora que Canon ya ha puesto sobre la mesa su nueva carta de 21 megapíxeles, la batalla del formato completo está servida. Habrá que esperar para poder ver de lo que es capaz la nueva EOS, pero por ahora, ya hemos podido echar un primer vistazo al rendimiento de la Sony A900, la única SLR que se acerca a los 25 megapíxeles. Una rápida visita a Edimburgo y varias decenas de disparos permiten ya hacerse una idea aproximada de lo que se avecina.

Era una de las más esperadas de la temporada, y por fin, ha tomado forma en esta Sony A900. La compañía nipona desembarca en el aún exclusivo segmento de sensores de formato completo con una cámara que iguala en prestaciones a lo visto hasta ahora pero reduce la factura a los 3.000 euros.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un buen comienzo que, dejando al margen el tímido posicionamiento que propuso la compañía en su presentación y que ya comentamos entonces, no disimula la intención de Sony de colarse, aunque sea con discreción, en un territorio acotado hasta ahora por Canon y Nikon.

Una función, un mando
A primera vista y entre las manos, la A900 se muestra contundente, con unas líneas en las que el gran pentaprisma se convierte en una de las características más peculiares. El agarre del cuerpo es excelente, con una empuñadura algo más profunda que la utilizada por la A700.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pocas dudas cabe tener sobre su resistencia a tenor de la sensación que transmite y los detalles de su construcción y sellado. Sólo la tapa que cubre la doble ranura para tarjetas de memoria CompactFlash y MemoryStick Duo parece salirse de esta norma al carecer -como la Nikon D700- de algún tipo de sistema de apertura más estanco.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

No es momento ahora de entrar a repasar en detalle los mandos de la cámara, pero llama la atención el abultado número de ellos, que bajo el argumento de Sony "una función, un mando", se reparten por todo el cuerpo.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Entre las buenas noticias, hay que destacar los abundantes accesos directos -la posición del destinado a la sensibilidad es algo discutible, eso sí-, la posibilidad de manejar los controles navegando por el LCD posterior o las múltiples opciones de configuración de algunos de ellos.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Menos nos han gustado los toscos interruptores que la firma insiste en utilizar, la posición del mando encargado de seleccionar el tipo de enfoque -a un lado de la bayoneta- o el hecho de que la cámara no detecte el tipo de tarjeta que se está utilizando, aunque sólo haya una.

Visor impresionante
Hacía tiempo que el visor SLR y su pentaprisma no protagonizaban una de las líneas maestras de una cámara. Sin embargo, Sony ha hecho especial hincapié en la cobertura del 100% y en la luminosidad, y ha llegado a asegurar que el visor montado por la A900 es el mejor de su clase.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Haría falta colocar al lado el de la Nikon D3 -que ostentaba, según recordamos, este título hasta ahora- para certificar esta afirmación, pero de lo que no hay ninguna duda es que la A900 puede presumir sin complejos del suyo.

Para hacerse una idea, basta referir la sensación de que no se abarca toda su superficie con una sola mirada y de que es necesario prestar especial atención para que no se escapen los bordes de la imagen.

Una auténtica maravilla que, desgraciadamente, no llega acompañada de un nivel de información a la altura de las circunstancias. Es sólo un detalle, cierto, pero una cámara de esta categoría no puede permitirse el lujo de no incluir información sobre la sensibilidad o el balance de blancos a través del visor.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A cambio, dispone -a diferencia del resto de los modelos Alpha- de un pequeño LCD superior que muestra los ajustes de la toma, aunque de nuevo la sensibilidad sólo aparece al cambiar el valor, en lugar de mostrarse en todo momento.

123 MB por segundo
La velocidad de disparo de la A900 en combinación con su elevadísima resolución es otro de sus rasgos más destacados. Es capaz de disparar 5 fotogramas por segundo, lo que según los datos de la firma, significa que el doble procesador Bionz pueda gestionar 123 MB por segundo.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El sonido del disparo es bastante suave, o como poco, menos contundente de lo que cabría esperar de una cámara de esta envergadura. Atención, eso sí, a perder el control de la ráfaga, porque si se dispara por ejemplo con la opción combinada de RAW y JPEG de máxima calidad, una tarjeta de 2 GB sólo abarca unas 40 fotos.

El enfoque también ha sido uno de los aspectos mejorados, aunque ya de entrada queda claro que sus 9 puntos en cruz -con otros 10 intermedios de apoyo- permanecen lejos de los más de 40 que emplea Nikon en su gama alta. Además, aun con el incremento de los puntos, la zona cubierta comprende un porcentaje bastante pequeño de la superficie del visor.

Respecto a su funcionamiento, harán falta pruebas más pausadas para determinarlo, pero tras las primeras horas de convivencia, es posible detectar una diferencia abismal entre el comportamiento de la cámara con el objetivo Sony SAL 50 mm f1.4 y el correspondiente al zoom Carl Zeiss Vario Sonnar T* 24-70 mm f2.8.

Si con el primero la falta de contraste o luz en la escena implica más de una intentona hasta dar con el punto de foco, trabajando con el segundo la cámara respondió estupendamente incluso cuando la luz era mínima.

6400 ISO forzado
La A900 ofrece un rango de sensibilidades de 200 a 3200 ISO y dos forzados que lo amplían hasta un abanico de 100 a 6400 ISO. A las primeras muestras publicadas inicialmente, añadimos ahora una nueva secuencia en la que la luz del día permite al sensor mostrarse algo más generoso en los ajustes extremos.
Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Sony A900 y un objetivo Sony SAL 50 mm f1.4. Pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 50 mm f1.4. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
100 ISO (forzado)
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 50 mm f1.4. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
200 ISO
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 50 mm f1.4. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
400 ISO
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 50 mm f1.4. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
800 ISO
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 50 mm f1.4. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
1600 ISO
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 50 mm f1.4. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
3200 ISO
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 50 mm f1.4. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
6400 ISO
Así, si con luz escasa ya vimos cómo en 400 ISO el ruido comenzaba a aparecer -con un cromatismo bastante fuerte además-, cuando la iluminación es mejor, la A900 parece ser capaz de trabajar hasta 1600 e incluso 3200 ISO sin mayores problemas que cierta pérdida de nitidez y detalle.
Muestras: 24,6 MP
Las capturas se han realizado con una Sony A900 y un objetivo Carl Zeiss 24-70 mm f2.8
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo carl zeiss 24-70 mm f2.8
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo carl zeiss 24-70 mm f2.8
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo carl zeiss 24-70 mm f2.8
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo carl zeiss 24-70 mm f2.8
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo carl zeiss 24-70 mm f2.8
Repasando las pruebas realizadas en su día con la A700, llama la atención descubrir que aquélla, con un sensor menor, conseguía un rendimiento muy bueno en altas sensibilidades gracias a su tecnología Exmor, sobre todo a la hora de reducir el molesto ruido de color. ¿Acaso la A900 ha preferido sacrificar esta vertiente y centrarse en la alta resolución?
Muestras: 24,6 MP
Las capturas se han realizado con una Sony A900 y un objetivo Sony SAL 50 mm f1.4
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 50 mm f1.4
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 50 mm f1.4
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 50 mm f1.4
De lo que no cabe duda es del altísimo nivel de detalle y resolución de la nueva Sony, aunque por ahora no ha sido posible conseguir un programa capaz de entenderse con sus jovencísimos RAW.
Muestras: 24,6 MP
Las capturas se han realizado con una Sony A900 y un objetivo Sony SAL 70-300 mm f4.5-5.6 G
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 70-300 mm f4.5-5.6 g
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 70-300 mm f4.5-5.6 g
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 70-300 mm f4.5-5.6 g
Habrá que tener muy presente, eso sí, que estamos hablando de una cámara de formato completo y casi 25 millones de píxeles que requiere ópticas de máxima calidad para poder mostrar todo su potencial. Un dato fundamental a la hora de calcular el presupuesto final de la apuesta.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Como ocurre con sus compañeras, también la A900 dispone de un control sobre el rango dinámico, al que ahora se le suma un cuarto ajuste manual que permite estirar esta optimización hasta 5 pasos.

Muestras: rango dinámico
Las capturas se han realizado con una Sony A900 y un objetivo Carl Zeiss 24-70 f2.8. Pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo carl zeiss 24-70 f2.8. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
DRO desactivado
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo carl zeiss 24-70 f2.8. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
DRO automático
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo carl zeiss 24-70 f2.8. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
DRO extendido
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo carl zeiss 24-70 f2.8. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
DRO manual (+5)
Tal y como puede verse en las muestras, la eficacia de esta herramienta es incuestionable. Como suele ocurrir, son las sombras las que más salen ganando en este proceso de recuperación de la información, porque las luces más altas se quedan fuera de lo que este CMOS puede abarcar.
Muestras: estabilizador
Las capturas se han realizado con una Sony A900 y un objetivo Sony SAL 70-300 mm f4.5-5.6 G. Pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 70-300 mm f4.5-5.6 g. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
1/160 s
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 70-300 mm f4.5-5.6 g. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
1/80 s
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 70-300 mm f4.5-5.6 g. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
1/40 s
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 70-300 mm f4.5-5.6 g. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
1/20 s
las capturas se han realizado con una sony a900 y un objetivo sony sal 70-300 mm f4.5-5.6 g. pulsa en la imagen para ver un recorte de 800 x 600 píxeles
1/10 s
Lógicamente, en las posiciones más extremas de este DRO (como el modo manual "+5") el ruido de la zona recuperada aumenta mucho y la escena adquiere una iluminación un tanto irreal.
Sin Live View
Entre las ausencias de la A900, además de la grabación de vídeo que a algunos les hubiera gustado ver, llama la atención la falta de previsualización en pantalla. Una función que, opiniones sobre su importancia al margen, todas las demás firmas presentes en este segmento profesional ya han ido adoptando paulatinamente.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Consciente, tal vez, de las posibles críticas por esta carencia, Sony se ha sacado de la manga una función bautizada como Inteligent Preview. Su activación recae en el mismo mando que la previsualización de la profundidad de campo, en uno de los extremos inferiores de la bayoneta.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Similar a lo empleado por Pentax en algunas de sus réflex, según la firma la ventaja es que, activándolo, es posible ver los efectos que tendrán sobre la imagen final todos los ajustes de la toma.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La A900, con su empuñadura opcional.

¿Y qué se gana respecto a realizar un disparo de prueba? Que la imagen no se guarda en la tarjeta, y por tanto, nos ahorramos el trabajo de borrarla a continuación, y sobre todo, que sobre esa imagen es posible aplicar cambios en los ajustes -exposición, balance de blancos...- y ver el resultado.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
El flash HVL-F58AM, otro accesorio casi imprescindible para la nueva réflex de Sony.

¿Cuajará esta dinámica propuesta por Sony con el ritmo de trabajo de los profesionales? En prensa es evidente que no, pero tal vez en el estudio o entre los fotógrafos de naturaleza se sepa sacarle partido a esta nueva función.

3.000 euros
Hace unos días hablábamos de timidez por parte de Sony a la hora de no plantear la A900 como lo que sus prestaciones evidencian que es: una cámara de gama profesional.

Su rendimiento -a la espera de una prueba más pausada- promete, aunque no parece ninguna locura pronosticar que haberse decantado por semejante resolución le impide ser líder en lo que a altas sensibilidades se refiere.

Sony A900
Sony A900
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

¿Será la A900 el comienzo del fin del bipolarismo en los cuerpos profesionales? Aún es pronto para saber cómo reaccionará el mercado, pero sobre el papel, parece claro que a la Sony más potente no le faltan argumentos -precio incluido- para intentarlo.

Imprescindible, eso sí, que la compañía sepa acompañar a esta cámara con un servicio técnico intachable, una garantía extendida, disponibilidad de ópticas y accesorios... Y es que, al fin y al cabo, el profesional no sólo quiere más megapíxeles.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar