• Canon EOS 7D: toma de contacto
  • Canon PowerShot G11: toma de contacto
Prueba de producto
FULL-FRAME PARA (CASI) TODOS

Sony A850: primer acercamiento

 
8
SEP 2009
Iker Morán   |  Berlín / Barcelona

Cuando llega el momento de concebir una nueva cámara, la fórmula de partir de un modelo de probada solvencia para remozar pequeños detalles y dejar el resto prácticamente intacto puede ser una opción plausible. Y más cuando uno de los cambios afecta al precio y lo hace a la baja. Fiel a esta filosofía, Sony se ha sacado de la manga una A850 prácticamente igual a la A900, pero 1.000 euros más barata. ¿Merece la pena renunciar a algunas prestaciones para rebajar la factura de esta SLR de formato completo?

Si las también nuevas A500 y A550 ponen el acento en las novedades, con la A850 pasa exactamente todo lo contrario. En este caso, es la continuidad respecto a la A900 y las similitudes entre estas dos Alpha lo que hace ganar puntos a esta réflex de formato completo, que llega dispuesta a acercar este exclusivo mundo a un público más amplio.

Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El trato es bastante sencillo, y a primera vista, interesante: a cambio de renunciar a algo de cobertura del visor y velocidad de disparo, el precio cae desde los 3.000 euros de la A900 hasta los 2.000 de la nueva A850.

Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque predispuestos a firmar ese acuerdo, nada mejor que tener la cámara entre las manos antes de tomar la decisión final.

Idéntica contundencia
La A850 calca punto por punto el diseño y las contundentes formas de su hermana mayor. Sin duda, una excelente noticia para quienes buscan un cuerpo pesado y robusto entre las manos y con unas formas que a nadie dejarán indiferente.

Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trasladan a este modelo, por tanto, todos los beneficios y las pocas pegas que en su momento ya desgranamos al probar la A900.

Esta fidelidad de Sony al modelo original también se ha llevado por delante cualquier posibilidad de introducir alguna mejora en la A850. Se nos ocurre, por ejemplo, que tal y como sucede en las nuevas A500 y A550, esta réflex perfectamente podría haber adoptado el sistema Manual Focus Check Live View.

Y es que la función Inteligent Preview que hereda de la A900 sigue sin parecernos suficientemente práctica como para sustituir al Live View tradicional.

Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Claro que, si de lo que se trata es de reducir al máximo los costes para ajustar el precio del producto, pocos peros cabe poner a este continuismo.

Ligeros cambios internos
Si por fuera nada ha cambiado respecto a la A900, por dentro la A850 también hace suyas la inmensa mayoría de las prestaciones de su hermana mayor, empezando -claro está- por su punto fuerte: el CMOS de 24 x 36 milímetros y 24 megapíxeles que convierte a esta cámara en una de las réflex de formato completo más asequibles del momento.

Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo mismo ocurre con el sistema de estabilización mecánica empleado, el enfoque de 9 puntos o los ajustes de sensibilidad máxima a 3200 ISO, que pueden forzarse hasta 6400 ISO.

¿Dónde están entonces esos recortes? El primero de ellos afecta al visor réflex de la cámara, que aunque sigue coronado por un pentaprisma de generosas dimensiones, ahora se conforma con una cobertura del 98%.

Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque evidentemente ese 2% supone una ligera diferencia entre lo que encuadramos y lo que realmente capta la cámara, es cierto que la luminosidad del visor y el tamaño (0,74x) siguen siendo excepcionales.

Incluso en el entorno oscuro en el que tuvimos que probar la cámara, el visor de la A850 demostró su superioridad respecto a la mayoría de réflex de segmento medio.

Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algo parecido ocurre con la velocidad de disparo, que pasa de 5 a 3 fotogramas por segundo, aunque sigue luciendo un contundente sonido del obturador y del espejo.

¿Son suficientes esos 3 disparos por segundo? Para la inmensa mayoría de usuarios, sin duda que lo son, más aún si tenemos en cuenta que estamos hablando de 24 millones de píxeles y -por tanto- de gestionar archivos de un tamaño considerable.

Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Resulta curioso, eso sí, que la A850 siga empleando dos procesadores Bionz pese a ese recorte en la cadencia de disparo. Nos preguntamos si se trata de una reducción real motivada por un buffer más pequeño o una limitación que Sony ha impuesto para no enfadar demasiado a quienes en su día ya se compraron una A900 y pagaron la factura al completo.

Un buen acuerdo
Poco más se puede decir de una réflex en la que las sorpresas brillan por su ausencia. Casi todo lo dicho sobre la A900 es perfectamente aplicable a este modelo, así que no hace falta esperar para deducir cuáles serán sus puntos fuertes y débiles en cuanto a rendimiento y calidad de imagen.

Confirmado que tan sólo tenemos que renunciar a 2 fotogramas por segundo y a un 2% de cobertura del visor, sobran los comentarios. Excepto para aquellos contados profesionales para quienes esos detalles sean vitales, el resto de los fotógrafos no durarán en descartar la A900 de su lista de compra y apostar ahora por la A850.

Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A850
Sony A850
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esos 1.000 euros de ahorro serán un excelente recurso a la hora de hacerse con ópticas de calidad para este cuerpo. Y es que aunque Sony también ha pensado en ello al presentar junto a la cámara el SAL 28-75 mm f2.8 SAM (mostrado tras una vitrina en el stand que la compañía tiene en la feria IFA de Berlín), ya se sabe que la factura de las ópticas de formato completo no es para nada baladí.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar