• Sony Xperia Z5: el nuevo aspirante a móvil fotográfico del momento
  • Canon EOS 5DS R: prueba de campo
Prueba de producto
Sony A7R II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony A7R II: la función de vídeo a examen

54
14
SEP 2015

Teniendo en cuenta la dilatada trayectoria de Sony en el mundo audiovisual y su cada vez más relevante papel en el mercado fotográfico, era cuestión de tiempo que la compañía consiguiera ponerse a la cabeza del catálogo de cámaras de fotos de óptica intercambiable con opciones avanzadas de vídeo. Un nicho que hasta ahora parecía dominar con claridad Canon pero que Sony finalmente ha asaltado a base de insistencia.

Aunque la firma ya había demostrado buenas intenciones con sus A99 y A77 II (¿alguien se acuerda de los cuerpos SLT?), fue con la A7S y su impresionante rendimiento con sensibilidades altas cuando Sony empezó a sonar fuerte entre los aficionados al vídeo.

Sony A7R II
Sony A7R II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con la nueva A7R II la compañía japonesa ha dado otro gran salto adelante incorporando al resto de virtudes ya conocidas de esta saga la grabación interna de vídeo 4K de gran calidad y un potente estabilizador de imagen. Unas grandes credenciales que solo empañan una ergonomía discutible y ciertos aspectos poco convincentes del manejo.

Tras poner sobre la mesa la aún jovencísima A7R II, Sony conquistaba hace tres días los titulares con una A7S II que, ahora sí, se postula como esa gran herramienta para vídeo 4K que muchos estaban esperando. A la espera de poder echarle el guante, y sorprendidos -lo reconocemos- por la llegada de la nueva Sony, estos últimos días hemos estado probando a fondo la vertiente videográfica de la A7R II, hasta hace nada la única Alpha capaz de grabar vídeo 4K internamente.

Constatadas ya sus grandes aptitudes fotográficas en la extensa prueba de campo que publicábamos recientemente, toca ahora conocer la otra gran vertiente de la que pasa por ser una de las cámaras más potentes del momento. Porque aun con la llegada de esa suculenta A7S II, la A7R II sigue siendo una opción tremendamente atractiva para quienes anden buscando una cámara capaz de convencer en ambos terrenos.

Pocos cambios por fuera

Poco más se puede decir del diseño y la construcción de la A7R II que no hayamos dicho ya de todos los efectivos de la saga A7, y más concretamente de la A7 II, con la que comparte el mismo cuerpo.

Y una vez más comprobamos que la construcción de la A7R II no es precisamente la más adecuada para grabar vídeo. La ergonomía del cuerpo es bastante discutible, sobre todo cuando toca usar objetivos de gran tamaño, y la gran cantidad de mandos y diales repartidos por su pequeña superficie propicia las pulsaciones accidentales.

sony a7r iisony a7r iisony a7r iisony a7r iisony a7r iisony a7r ii
Ergonomía discutible

Al igual que sus antecesoras, la A7R II no cuenta con la ergonomía más adecuada para grabar vídeo y su menú de opciones sigue siendo algo farragoso

sony a7r ii
Sony A7R II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a7r ii
Sony A7R II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a7r ii
Sony A7R II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a7r ii
Sony A7R II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a7r ii
Sony A7R II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a7r ii
Sony A7R II
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, Sony parece seguir empeñada en no darle demasiada importancia al botón de grabación de vídeo, que una vez más es demasiado pequeño, no sobresale lo suficiente y está ubicado en un lugar poco práctico. Afortunadamente, en esta ocasión Sony sí permite asignar esta función a alguno de los botones configurables de la parte superior de la cámara.

Pocos cambios también en el menú de pantalla, más complicado y confuso de lo que debería. Sí nos ha llamado la atención la posibilidad de hacer zoom sobre la imagen durante la captura de vídeo 4K para ajustar el enfoque, una prestación aún poco extendida.

sony a7r ii
Sony A7R II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony sigue sin darle importancia al botón de grabación de vídeo, una vez más demasiado pequeño y mal situado

Por lo demás la cámara vuelve a ofrecer varias prestaciones que harán las delicias de los amantes del vídeo. Es el caso del monitor basculante, el visor electrónico (de altísima calidad), los conectores para micrófonos y auriculares, el Wi-Fi integrado y la salida de vídeo limpia a través del puerto HDMI.

Enfoque, estabilización y 4K

Otro de los aspectos en los que la A7R II parece superar a sus predecesoras es en el rendimiento del enfoque continuo durante la grabación: rápido, ágil y preciso, tal y como se puede observar en algunas secuencias del vídeo de muestra adjunto.

Buena nota también para el sistema de estabilización de cinco ejes que incorpora la cámara y que ya estaba presente en la A7 II. Un estabilizador que logra compensar la discutible ergonomía en muchas ocasiones y que se muestra muy efectivo a la hora de mitigar las vibraciones resultantes de grabar cámara en mano.

Muestras: prueba del estabilizador

Probamos la efectividad del estabilizador de imagen de la A7R II usando las dos focales más extremas del objetivo Sony 24-240 mm f3.5-6.3.

Aunque sin duda la gran novedad de esta A7R II es su capacidad para grabar vídeo 4K internamente, es decir, usando como soporte una tarjeta de memoria SD. Recordemos que la Sony A7S solo permitía la captura 4K en un dispositivo externo a través de la conexión HDMI.

Esto convierte a la A7R II en la primera cámara de fotos de Sony con objetivo intercambiable y sensor de formato completo capaz de grabar 4K internamente. Sí, puede sonar a chiste, pero para que la afirmación sea veraz requiere todos esos matices, sobre todo ahora que esa A7S II ya es una realidad.

La calidad del vídeo 4K de la Sony A7R II es realmente buena, aunque no mejora lo visto en la A7S

sony a7r ii
Sony A7R II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cámara permite grabar 4K echando mano de todo el sensor full-frame o mediante un recorte que emula el tamaño de un captor Super 35. Lamentablemente no hemos tenido tiempo de comparar a fondo ambos modos, aunque al usar todo el sensor sí hemos descubierto algo de presencia de muaré en la imagen, consecuencia sin duda del alto recuento de píxeles (42 millones) de la cámara.

Un torrente de píxeles que, por otro lado, no son necesarios para el vídeo y probablemente sean también los responsable de que el efecto rolling shutter sea algo más acusado en esta cámara que en otras.

Muestras: prueba de vídeo 4K

Vídeo grabado con una A7R II y los objetivos Zeiss Distagon 35 mm f1.4 FE y Sony 24-240 mm f3.5-6.3. La secuencias se han capturado en 4K y con el perfil de color Cinema4, y se han editado y corregido en Adobe Premiere Pro CC.

Pero al margen de estas consideraciones el rendimiento de la A7R II en el terreno del vídeo es realmente bueno, especialmente en el apartado del rango dinámico, pues la cámara puede presumir de ofrecer 14 pasos si echamos mano del perfil S-Log2. Un perfil, por cierto, que en esta ocasión obliga a disparar con una sensibilidad mínima de 800 ISO, una cifra mucho más manejable que los 3.200 ISO que exige la A7S.

Precisamente en el apartado de la sensibilidad la cámara es capaz de conseguir imágenes casi limpias hasta 6.400 ISO, todo un logro para un sensor con esa densidad de píxeles. Más allá de este ajuste, la A7R II aún conserva el tipo y produce un grano bastante orgánico y agradable. Todo esto en el modo de grabación full-frame, puesto que con el recorte el rendimiento es aún mejor.

Muestras: sensibilidad
Capturas obtenidas de varias secuencias en 4K grabadas con una Sony A7R II
capturas obtenidas de varias secuencias en 4k grabadas con una sony a7r ii
capturas obtenidas de varias secuencias en 4k grabadas con una sony a7r ii
capturas obtenidas de varias secuencias en 4k grabadas con una sony a7r ii
capturas obtenidas de varias secuencias en 4k grabadas con una sony a7r ii
capturas obtenidas de varias secuencias en 4k grabadas con una sony a7r ii
capturas obtenidas de varias secuencias en 4k grabadas con una sony a7r ii
capturas obtenidas de varias secuencias en 4k grabadas con una sony a7r ii
capturas obtenidas de varias secuencias en 4k grabadas con una sony a7r ii

La A7R II puede conseguir imágenes casi limpias a 6.400 ISO, todo un logro para un sensor de 42 megapíxeles

Meter un sensor de 42 megapíxeles en un cuerpo tan pequeño, totalmente estabilizado y que sea capaz de grabar 4K internamente no es tarea fácil. Y de eso nos acordamos cuando la cámara se calienta mucho tras un uso continuado y al comprobar que el rendimiento de la batería es bastante pobre.

Un paso más

Pese a que la novísima A7S II le ha restado enteros para los amantes del vídeo, la A7R II viene a mejorar algunas de las carencias de la A7S en este terreno (muy especialmente al hablar de grabación interna en 4K) y de paso la supera sobradamente como cámara fotográfica. Y es que estamos ante una cámara que destaca, y mucho, en los dos mundos. Quizás no sea la más brillante en cado uno de ellos por separado, pero probablemente sí lo es en ambos combinados.

Eso sí, el precio a pagar por ello son 3.500 euros (sin objetivo), demasiado para los que pretendan usarla principalmente como cámara de vídeo, que cuentan con opciones más asequibles y con alternativas más completas por algo más de dinero.

Productos relacionados (1)
54
Comentarios
Cargando comentarios