• Logitech Tablet Keyboard: análisis
  • Panasonic Lumix G3: análisis
Prueba de producto
CUIDADO CON ELLA

Sony A77: primeras impresiones y muestras

 
25
AGO 2011
Iker Morán   |  Atenas

Contundente entre las manos, con una cantidad de mandos que asusta a primera vista y unas prestaciones sin igual en este segmento. Así es la Sony A77 que la firma presentó ayer y que QUESABESDE.COM ya ha podido probar durante unas horas por tierras griegas. Aunque para diseccionar todos los detalles de un cuerpo de estas características requiere de mucho más tiempo, sirva este primer acercamiento para catar -galería de muestras mediante- el nuevo captor de 24 megapíxeles y hacernos una idea preliminar de cuán elevadas son las pretensiones de esta SLT.

Probar una cámara en apenas 24 horas es bastante absurdo. Y más todavía si se trata de un modelo tan completo como la nueva Sony A77. Sólo la configuración de los parámetros básicos, la personalización de los mandos y hacerse con los controles para exprimir al máximo su potencial ya requiere de una inversión de tiempo considerable.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De todos modos, y como nos encontramos ante una de las cámaras del año -no es para menos, teniendo en cuenta que el relevo de la A700 se ha estado gestando durante mucho tiempo-, hemos optado por responder de forma muy concisa algunas de las preguntas que suponemos se estarán haciendo los potenciales usuarios de esta Alpha.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A la espera de poder disponer a corto plazo de un modelo de producción final durante más tiempo, dar respuesta a las preguntas más perentorias y publicar varias galerías de muestras obtenidas con la A77 pueden constituir un buen aperitivo.

¿Qué tal el diseño y el manejo?

La A77 llega con unas pretensiones muy elevadas, y eso se nota a primera vista y al tacto. Más allá de su sólida construcción, lo cierto es que la cámara tiene todo lo que se espera de ella y justo en el sitio donde nuestros dedos van instintivamente a buscarlo.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pesada y contundente (sobre todo si le colocamos el nuevo zoom Sony SAL 16-50 mm f2.8), la gran cantidad de botones que salpican su cuerpo obliga a tomarse las cosas con calma para acostumbrarse a su manejo. Además de los accesos directos, es posible personalizar las funciones de muchos de los botones y, como en otras Alpha, acceder a un menú rápido en pantalla pulsando el botón "Fn".

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Opcionalmente, se le puede colocar a la A77 una empuñadura vertical. Además de darle aún más presencia al cuerpo y mejorar notablemente su agarre, resulta interesante poder usar dos baterías de forma simultánea para ampliar la autonomía.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La nueva pantalla de la zona superior (la A700 carecía de ella) no sólo es un signo más del nivel en el que se mueve la cámara, sino que resultará muy útil para aquellos fotógrafos que prefieran no tener que mirar continuamente el monitor trasero.

¿Qué aporta la nueva pantalla móvil?

Efectivamente, las pantallas articuladas no son ya ninguna novedad a estas alturas. De hecho, Sony ha incorporado monitores basculantes en buena parte de sus cámaras SLR y SLT. La A77 va un paso más allá, y añade un tercer eje de movimiento al mecanismo que ya vimos -por ejemplo- en la A55V.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De este modo, la pantalla trasera de 3 pulgadas ofrece ahora una combinación interminable de posiciones para poder realizar con comodidad disparos desde puntos elevados o utilizando la cámara a la altura de la cintura. Puestos a pedir, parece lógico pensar que el siguiente paso sea, directamente, poder separar la pantalla de la cámara.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Por cierto, igual que la citada A55V, también esta A77 integra un módulo GPS. Entonces, ¿por qué no se la ha bautizado como A77V? He aquí una gran pregunta que se topa de bruces con la implacable incongruencia con que tradicionalmente algunas marcas nombran a sus productos.

¿Y el visor electrónico OLED?

Más allá de esta capacidad de movimiento de la pantalla, lo realmente interesante es el salto dado por el visor electrónico de esta A77. De entrada, hay que recordar que, igual que todas las SLT (cámaras con un espejo fijo semitransparente), este modelo prescinde del tradicional visor réflex y utiliza en su lugar uno electrónico.

En este caso, la novedad es por partida doble: la resolución crece hasta más allá de los 2 millones de puntos y la tecnología OLED se estrena en este tipo de dispositivos. Pero, teoría al margen, ¿se nota a la hora de la verdad?

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En cierto modo, sí. El visor se ve realmente bien, es de gran tamaño y ofrece unas imágenes más vivas y contrastadas que antes. Además, disponemos de todo tipo de información sobre la exposición, guías de encuadre, nivel electrónico...

Con buena luz y en la mayoría de condiciones echaremos poco de menos un visor óptico convencional. Al menos el de las réflex de gama baja, claro, porque la comparación con un visor de una cámara de formato completo sigue siendo desventajosa para esta A77.

Buena nota, por tanto, en este apartado, si bien es cierto que el uso del visor requiere un periodo de adaptación. También hemos notado que, cuando se produce un cambio de luz brusco, el visor -exactamente igual que la pantalla- necesita unas décimas de segundo para adaptarse al nuevo entorno y mostrar la escena en condiciones.

¿Se nota el nuevo sistema de enfoque de la cámara?

Otra de las novedades más interesantes de la cámara es su mecanismo de enfoque de 19 puntos, con 11 de ellos dispuestos en forma de cruz. Se trata de un avance respecto al de 15 puntos usado en la A55V, pero en todo caso sigue quedando lejos del sistema que emplea Nikon en esta gama e incluso en modelos teóricamente inferiores, como la D7000.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Lo hemos podido probar con el nuevo zoom de 16-50 milímetros y con el teleobjetivo de 300 milímetros y f2.8 en escenas de acción acuática. El funcionamiento es muy rápido, silencioso y ágil. Además, no hay que olvidar que, gracias a la tecnología SLT, este mismo mecanismo de enfoque permanece activo en todo momento, incluido durante la grabación de vídeo.

Sí nos ha parecido mejorable el tiempo de arranque inicial del autofoco y el rendimiento del enfoque continuo en escenas muy dinámicas. En este sentido, da la sensación de que la cámara se maneja mejor con sujetos que se acercan que con escenas en las que se produce un movimiento horizontal en el mismo plano o con muy poca variación.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En cualquier caso, queda pendiente de probar un nuevo sistema de seguimiento que, heredado directamente de las cámaras compactas, promete simplificar el siempre complejo autofoco con sujetos en movimiento: pulsamos el dial trasero central, seleccionamos un objeto y el enfoque se encarga de seguirlo a lo largo y ancho del encuadre.

¿De verdad hacían falta 24 megapíxeles?

Necesarios o no, está claro que Sony se ha marcado un tanto con este nuevo CMOS de tamaño APS-C y 24,3 millones de píxeles. Un captor que, echando mano de la hemeroteca y si la historia se repite, seguramente no tardará en asomarse a modelos de otras firmas.

Muestras: 24 MP
Fotografías realizadas con una Sony A77 y un objetivo Sony SAL 18-50 mm f2.8 SSM.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.

El salto de 16 a 24 megapíxeles obliga a la cámara a mover una cantidad de datos considerable. Concretamente, unos 10 MB en el caso de los archivos JPEG y 25 MB si trabajamos en RAW. Tal vez por ello, en el modelo probado nos hemos encontrado con un mensaje ("procesando") tras cada disparo que puede robarnos unas milésimas de segundo a veces muy valiosas. Aunque podría parecer un fenómeno vinculado a la reducción de ruido, ocurre incluso con sensibilidades bajas.

Muestras: 24 MP
Fotografías realizadas con una Sony A77 y un objetivo Sony SAL 300 mm f2.8.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 300 mm f2.8.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 300 mm f2.8.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 300 mm f2.8.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 300 mm f2.8.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 300 mm f2.8.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 300 mm f2.8.

El aumento de resolución también requiere de un mayor esfuerzo por parte de la óptica. Tal vez por eso no es casual que la A77 estrene sendos sistemas de corrección automática de las aberraciones cromáticas y del viñeteo causados por el objetivo.

RAW
Fotografías realizadas con una Sony A77 y un objetivo Sony SAL 16-50 mm f2.8 SSM. Pulsa debajo de cada imagen para descargar el archivo original en formato RAW.

En cualquier caso, mejor que la teoría es echar un vistazo a las muestras recogidas durante estas primeras horas tanto en formato JPEG como RAW para que cada cual saque sus propias conclusiones. Por lo que hemos podido revisar hasta ahora, nosotros tenemos pocas quejas al respecto.

¿12 fotogramas por segundo a 24 megapíxeles?

Exacto: una docena de disparos por segundo con 24 megapixeles de resolución. Ninguna firma había conseguido hasta ahora combinar semejantes cifras, así que, de nuevo, Sony se ha colgado una medalla.

Pasada la euforia, lo cierto es que ésta es una de las prestaciones de la cámara que requiere más matices. De entrada, esos 12 disparos por segundo sólo se alcanzan en un modo determinado (prioridad a la velocidad), que debe seleccionarse a través del dial principal. Por tanto, no es combinable con el resto de modos de la cámara, incluidos los manuales.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Una nueva empuñadura vertical (de adquisición opcional) mejora la ergonomía y aumenta la autonomía de la A77.

Peor es descubrir la limitación de la ráfaga, tanto en este modo como con los ajustes convencionales que permiten disparar hasta 10 fotogramas por segundo. Según nuestras primeras pruebas con una tarjeta de alta velocidad, no es posible pasar de los 13 disparos consecutivos, ni en JPEG ni mucho menos en RAW.

Además, si apuramos al máximo la ráfaga, la consiguiente grabación de los datos en la tarjeta necesita de algo más de 10 segundos. La cámara no se bloquea durante este proceso, pero no podemos volver a disparar a máxima velocidad.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A no ser que la A77 que definitivamente llegue al mercado introduzca cambios en este apartado, no queda más remedio que entrecomillar esos 12 disparos por segundo, o al menos tomárselos simplemente como un récord más que Sony quería batir.

¿Sólo 16.000 ISO?

En una cámara tan dada a cifras astronómicas hay un dato que puede sorprender un poco por su "modestia": la sensibilidad máxima de 16.000 ISO.

Aunque lo cierto es que se trata de un ajuste más que suficiente para el 99% de las escenas, está claro que aquí también pasa factura el aumento de la resolución. Por muy bueno que sea el rendimiento del tándem formado por el captor y el procesador, meter más fotodiodos en el mismo espacio obliga a rebajar las expectativas.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De todos modos, merece la pena echar un vistazo a las muestras realizadas con sensibilidades muy altas en escenas con luz muy escasa. Quizás el control del ruido no merece estar entre lo más destacado de esta cámara -ya lo analizaremos con más calma en su momento-, pero lo cierto es que la A77 se defiende bastante bien en este terreno.

Muestras: ISO comparado
Fotografías realizadas con una Sony A77 y un objetivo Sony SAL 18-50 mm f2.8 SSM, y con una Nikon D5100 y un objetivo Nikon 18-135 mm f3.5-5.6 VR DX.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm, y con una nikon d5100 y un objetivo nikon 18-135 mm f3.5-5.6 vr dx.
Sony A77
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm, y con una nikon d5100 y un objetivo nikon 18-135 mm f3.5-5.6 vr dx.
Nikon D5100

Para completar este análisis preliminar y aprovechando que teníamos a mano una Nikon D5100 (armada con ese ya casi mítico CMOS de 16 megapíxeles de Sony que tan buenos resultados ha dado), se nos ha ocurrido improvisar un enfrentamiento con la A77 a 6.400 ISO.

Hay que tener presente que la lucha es desigual, puesto que en el caso de Sony hemos empleado una óptica teóricamente muy superior al sencillo zoom 18-135 mm f3.5-5.6 con que se defiende la D5100.

Muestras: sensibilidad alta
Fotografías realizadas con una Sony A77 y un objetivo Sony SAL 18-50 mm f2.8 SSM.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.
fotografías realizadas con una sony a77 y un objetivo sony sal 18-50 mm f2.8 ssm.

Pese a ello, y con un valor meramente anecdótico, ahí están los resultados para los que se pregunten -seguro que más de uno- si este nuevo CMOS de 24 megapíxeles es mejor o peor que el anterior de 16. Es sencillamente distinto, dirán a buen seguro los amantes de la corrección política.

¿Qué tal la autonomía?

Sorprende negativamente al revisar las especificaciones de la cámara la cifra que da Sony sobre la autonomía de su batería: en torno a los 500 disparos. Tantos disparos por segundo y tanta velocidad podrían dejarnos sin carga en muy poco tiempo.

Sony A77
Sony A77
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La buena noticia es que, durante la sesión realizada ayer, una carga nos dio para unos 750 disparos con un uso muy moderado de la pantalla trasera y casi nulo del flash y la grabación de vídeo.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar