• Sigma dp2 Quattro: prueba de campo
  • LG G3: análisis
Prueba de producto
Sony A6000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony A6000: análisis

10
22
JUL 2014
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Compacta, rápida, competitiva en precio y con un sensor APS-C de 24 megapíxeles que a estas alturas ya es de sobra conocido. Así se presenta esta Sony A6000, una cámara que tiene todo de NEX menos el nombre y que presume de una velocidad de enfoque que poco tiene que envidiar a las réflex. Aunque el zoom motorizado de 16-50 milímetros le sienta muy bien para mantener la línea, acaba resultando el factor más débil de una ecuación en la que el visor integrado tampoco se lleva la mejor parte.

Ya lo dijimos el mismo día en que fue presentada: por mucho que la estrategia de marketing de Sony pase por olvidarse de las NEX, la nueva denominación que estrena la A6000 supone un auténtico caos a la hora de intentar ordenar mentalmente de dónde viene esta cámara y hacia dónde se supone que va.

Sony A6000
Sony A6000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que la A6000 es ni más ni menos que una puesta al día de la NEX-6 y el nuevo modelo de referencia de la compañía -hasta que se demuestre lo contrario- dentro de su gama de cuerpos con sensor APS-C. En formato de bolsillo, claro, porque la A77 II también reclama aquí su espacio. Lo dicho: un lío.

Una puesta al día que, eso sí, va mucho más allá del nombre. El diseño ha mejorado, los menús de pantalla son ahora más manejables, las especificaciones en cuanto a sensor, velocidad y enfoque también se ponen al día… y por el camino, el visor integrado pierde algún punto respecto a la generación anterior. A cambio, eso sí, el precio se ajusta hasta unos muy razonables 700 euros con el zoom de serie.

No es una NEX, pero lo parece

Colocada junto a la NEX-6, los parecidos entre ambas, más que razonables, son evidentes. Puesto que ya hablamos en su momento del remodelado diseño de esta A6000, no tiene mucho sentido volver a repasar ahora al detalle los cambios que ésta ha experimentado respecto a la generación anterior.

A grandes rasgos, nos gustan esa empuñadura más consistente y la construcción del cuerpo en general, con acabados mejor rematados que transmiten una sensación de mayor robustez. El dial de modos está situado ahora en una posición más cómoda, separado de la rueda de control, que se desplaza hacia un lado, al alcance del pulgar y cerca de un minúsculo botón para la grabación de vídeo.

sony a6000sony a6000sony a6000sony a6000sony a6000sony a6000
Más robusta

La A6000 hereda el diseño de la NEX-6 pero cuenta con una empuñadura más consistente y un cuerpo mejor rematado que transmite una sensación de mayor robustez. Las opciones de configuración son notables, destacando en este sentido el botón situado junto al disparador

sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Echamos de menos, como siempre, una segunda rueda, pero nos podemos apañar bastante bien con el dial trasero usado como tal. Las opciones de configuración personal de los mandos son también notables, y entre ellas destaca el botón de función situado junto al disparador.

Pero, puestos a destacar algo en esta remodelación, nos quedamos con los menús de pantalla. Algo que podría parecer un detalle menor, pero que los usuarios de algunas NEX de gama alta seguramente entenderán bien. Y es que aquellos menús que vimos en las NEX-6 y NEX-7 estaban totalmente fuera de lugar en unas cámaras que apuntaban alto.

sony a6000
Sony A6000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Empeora el visor, más pequeño y casi con la mitad de resolución (un total de 1,44 millones de píxeles) que en la NEX-6

Ahora se ha apuesta por una estructura y una estética de menús que están en línea con la gama de compactas RX y con el resto de modelos de la saga Alpha. Que al menos el caos de nombres sirva para algo.

¿Son todo buenas noticias en este ligero rediseño? Pues no, porque curiosamente el visor electrónico ha salido mal parado en esta puesta al día, que por lo visto también ha conllevado la reducción de costes en algunos detalles. Así, la A6000 cuenta con un visor de menor resolución (1,44 millones de puntos frente a los 2,66 de la NEX-6) y tamaño.

El dial de modos está situado ahora en una posición más cómoda y separado de la rueda de control, que se desplaza hacia un lado, al alcance del pulgar y cerca de un minúsculo botón para la grabación de vídeo

sony a6000
Sony A6000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un paso atrás que, si bien no lo convierte en un mal visor ni supondrá un problema terrible para la mayoría de usuarios, sí lo sitúa un escalón por debajo de los visores integrados en otros modelos de la casa y la competencia. Ejemplo de ello es la Olympus OM-D E-M10, con un precio similar al de esta NEX y un visor electrónico que le da un buen repaso tanto en resolución como en calidad.

24 megapíxeles
Tras ese aspecto tan similar al de la NEX-6 en realidad se esconden unas entrañas totalmente remodeladas. Empezando por el sensor: un CMOS de tamaño APS-C que eleva su resolución hasta los 24 megapíxeles desde los 16 de la generación anterior.

Más importante que la cifra por sí sola es la compañía del procesador Bionz X de última generación y la promesa de Sony de moderar su clásico procesamiento, tradicionalmente pasado de vueltas y que se lleva por delante parte del detalle de la imagen al trabajar en JPEG.

Muestras: 24 MP
Fotografías realizadas con una Sony A6000 y un objetivo Sony E 16-50 mm f3.5-5.6 OSS PZ
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz

El sensor aumenta su resolución hasta los 24 megapíxeles y el tratamiento de las fotos es ahora menos agresivo y mejor en cuanto a color, nitidez y detalle

Una promesa que, según puede apreciarse en las galerías de muestras adjuntas, se cumple, con unos archivos directos de cámara mejor tratados en cuanto a color y sobre todo nitidez y detalle. Aunque son perfectamente válidos, en realidad será al trabajar en RAW y revelar esos archivos cuando descubriremos el potencial de este CMOS, sobre todo en cuanto a rango dinámico y capacidad de recuperar información de luces y sombras.

Con ajustes situados entre 100 y 25.600 ISO –incluyendo los valores forzados-, el control del ruido es otro de los puntos fuertes de esta A6000 pese a la elevada resolución de su captor. Sin ser tampoco una referencia en este terreno, hasta 6.400 ISO podemos trabajar sin problemas, y más si disparamos en RAW y controlamos nosotros mismos los niveles de reducción de ruido y nitidez.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Sony A6000 y un objetivo Sony E 16-50 mm f3.5-5.6 OSS PZ

Pese a que el zoom motorizado que se incluye en el kit básico no ayuda, la calidad de imagen es uno de los mejores argumentos de esta cámara

La calidad de imagen es, por tanto, uno de los mejores argumentos de esta cámara. Sobre todo si tenemos en cuenta el precio y el hecho de que estamos hablando de un modelo diminuto. Eso sí, el zoom motorizado 16-50 mm f3.5-5.6 OSS PZ no ayuda demasiado en este sentido, con un rendimiento bastante pobre en las esquinas de la imagen.

También hay que tener en cuenta que Sony no ha optado por eliminar el filtro de paso bajo de su sensor, lo que hace que la cámara tenga cierta desventaja en cuanto a nitidez de imagen si se combina este dato con el rendimiento del mencionado sencillo zoom de serie.

Muestras: sensibilidad
Fotografías realizadas con una Sony A6000 y un objetivo Sony E 16-50 mm f3.5-5.6 OSS PZ
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
100 ISO
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
200 ISO
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
400 ISO
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
800 ISO
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
1.600 ISO
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
3.200 ISO
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
6.400 ISO
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
12.800 ISO
fotografías realizadas con una sony a6000 y un objetivo sony e 16-50 mm f3.5-5.6 oss pz
25.600 ISO
Enfoque híbrido

Aunque el sistema de enfoque híbrido –el sensor de imagen incluye células dedicadas al autofoco- no es ninguna novedad, la A6000 llega con mejoras en este mecanismo, que sirve de ayuda al sistema de enfoque por contraste que usan las cámaras sin espejo.

La clave está en los 179 puntos de enfoque que ofrece el sistema de detección de fase y que ocupan prácticamente toda la escena. Algo que se nota sobre todo a la hora de realizar el seguimiento de objetos, un terreno en el que (pese a las limitaciones del zoom de 16-50 milímetros) la A6000 se sitúa a la cabeza entre los modelos de óptica intercambiable y sin espejo, tradicionalmente más limitados en este apartado.

sony a6000sony a6000sony a6000sony a6000sony a6000sony a6000
Menús decentes

Sony ha puesto el día los menús de pantalla en su A6000, mejor estructurados y estéticamente más agradables que en la NEX-6

sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony a6000
Sony A6000
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Velocidad de enfoque –tanto en el modo de seguimiento como a la hora de ponerse en marcha- y también de ráfaga, con hasta 11 disparos por segundo tanto en JPEG como en RAW. En el segundo caso, esta cadencia dura unos 20 disparos consecutivos –que no está nada mal- o algo más del doble si trabajamos en JPEG.

Eso sí, la grabación en tarjeta, incluso con una de máxima velocidad, no es demasiado rápida si agotamos el buffer, teniendo que esperar más de 10 segundos con la cámara prácticamente bloqueada hasta que termina la grabación.

Además de conexión Wi-Fi con NFC y de la posibilidad de controlar remotamente la cámara desde un móvil o tablet, la A6000 tampoco descuida la grabación de vídeo. Al menos no en lo tocante a calidad, controles manuales y formatos (1920 x 1080 píxeles a 60p y 24p con un flujo de 28 Mbps), pero sí en el apartado de las conexiones: la A6000 no dispone ni de salida de audio ni tampoco de conexión estándar para micrófonos externos, más allá de la zapata propia de la compañía.

Nueva familia, viejos conocidos

Con un precio que en el momento de escribir estas líneas anda por debajo de los 600 euros para el cuerpo y cerca de los 700 para el kit con el zoom 16-50 mm f3.5-5.6, la Sony A6000 mantiene viva esa filosofía de las NEX de ofrecer mucho en un formato muy compacto y por no demasiado dinero.

Más asequible que las anteriores NEX-6 y NEX-7 y con mejoras en cuanto a calidad de imagen, menús, ergonomía y velocidad, el paso atrás dado por el visor electrónico y la falta de conexiones en el apartado del vídeo son las únicas pegas que se le pueden poner a esta pequeña gran cámara.

sony a6000
Sony A6000
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una opción muy a tener en cuenta para quienes busquen una cámara pequeña, ligera, rápida, de calidad y económica

Quienes puedan prescindir del visor integrado seguro que se sienten tentados por la A5000, su precio de derribo y una calidad que tampoco desmerece. Eso sí, hay que tener claro que la construcción y el enfoque también marcan diferencias entre ambos modelos.

La Olympus E-M10, con una calidad muy competitiva y un diseño más clásico y robusto, estaría también en la lista de modelos competidores. Todo ello sin olvidar a las réflex, que se perfilan también como las opciones más obvias para muchos, con modelos como la Nikon D5200 o la Canon EOS 700D. El peso, en estos dos últimos casos, sería su punto en contra. O a favor, claro, dependiendo del usuario.

Con todo, la A6000 conjuga a la perfección lo que se espera de una cámara de este tipo: pequeña, ligera, rápida, de calidad y a buen precio. Quienes busquen algo así, deberían situarla entre sus opciones prioritarias.

10
Comentarios
Cargando comentarios