COMPARTIR
  • Olympus E-P3: análisis
  • Pentax Q: toma de contacto
Prueba de producto
EL úLTIMO ESPEJO EN MOVIMIENTO

Sony A580: análisis

 
7
JUL 2011

Pocos sensores han dado tanto que hablar como el CMOS de 16,2 megapíxeles que alberga esta Sony A580. Aunque los buenos resultados obtenidos por modelos de la competencia con este mismo captor son una excelente carta de presentación, lo cierto es que argumentos no le faltan a esta SLR. Algunos son ya conocidos, como la pantalla abatible, y otros han mejorado, como el enfoque automático de 15 puntos. Incluso los hay que, como la grabación de vídeo, se han hecho esperar más de la cuenta. Además, su veloz ráfaga y su generoso buffer marcan las distancias -y de qué manera- frente a sus rivales más directas, mientras que el sistema de previsualización, basado en un segundo sensor, facilita el enfoque incluso al encuadrar con la pantalla. Curiosamente, y como suele ocurrir en un escaparate tan masificado como el de Sony, el mayor enemigo de la A580 está en casa: la A55V, que ha conseguido relegar esta réflex a un segundo plano.

Aunque ha pasado casi un año desde que la A580 fuera anunciada, nunca es tarde para acercarse a la que a día de hoy sigue siendo la cámara réflex más completa de Sony. Con la futurible A77 asomándose en el horizonte y las contemporáneas A55V y A33 centrando toda la atención, sería injusto pasar por alto la que posiblemente sea la última SLR de la saga Alpha.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que, como ya adelantó este medio hace unos meses, los planes de Sony pasan por apostar por las cámaras con espejo translúcido (SLT) y abandonar las SLR tradicionales. Así pues, los más fieles usuarios de la marca japonesa que sean adictos al sonido del golpe del espejo en cada disparo tienen en este modelo su última oportunidad para disfrutar de ello antes de que las réflex desaparezcan del catálogo Alpha.

Hechas las aclaraciones temporales pertinentes, tampoco está de más recordar que la A580 tampoco llegó sola. Si el presupuesto es un poco justo y podemos conformarnos con un CMOS de 14,2 megapíxeles, la A560 ofrece un diseño y unas prestaciones muy similares a las del modelo probado.

Opciones escasas

Si bien a primera vista la cámara puede sorprender un poco por la aparente complejidad de sus mandos, lo cierto es que en su diseño no hay muchas diferencias respecto a su predecesora, la A550.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con dimensiones parecidas y un peso algo inferior (en torno a los 600 gramos), lo que sí es cierto es que se mejora claramente la sensación de robustez frente la A390, modelo que también pasó por nuestras manos hace tiempo. El agarre más profundo y su mayor peso permiten, por tanto, sujetar sin miedo y firmeza objetivos más grandes y pesados, algo que echábamos de menos en los modelos más sencillos.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Igual que su antecesora, la A580 equipa una pantalla LCD abatible con una resolución de 921.000 píxeles y una proporción de 4:3. A diferencia de otros modelos, en este caso la movilidad del monitor está limitada, ofreciendo sólo un juego horizontal de 90 grados.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque en su construcción abunda el plástico -lo habitual en este segmento-, sus acabados son más que correctos, y tanto la distribución como el número de botones son bastante numerosos. Lástima que, tal y como descubrimos en la citada A390, la cámara sigue careciendo de opciones de configuración a medida de los botones. Un detalle que penaliza a una cámara que se supone que rivaliza con la EOS 600D o la Nikon D5100.

Las conexiones de la A580 son numerosas y están bien protegidas. A mano izquierda encontramos la entrada para micrófonos externos de 3,5 milímetros, el puerto USB, la conexión HDMI y, finalmente, el conector para un mando remoto. A la derecha, la doble ranura para tarjetas de los estándares SD Card y MemoryStick.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La compuerta que permite acceder a la batería de 1.600 mAh está situada en la parte inferior del cuerpo. Según hemos podido comprobar en nuestras pruebas, usando la grabación de vídeo eventualmente y la pantalla trasera para revisar las fotografías, tras realizar unos 350 disparos aún quedaba una cuarta parte de la carga.

15 puntos de enfoque

Entre las novedades de la A580 también figura un sistema de enfoque de 15 puntos, idéntico al visto en las A33 y A55V. Curiosamente, encuadrando con el visor sólo podremos usar 11 de los citados 15 puntos, que sólo están disponibles en su totalidad a través del modo de previsualización en pantalla.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La velocidad del sistema de autofoco es realmente notable, si bien como suele ocurrir en situaciones de poca luz o con elementos de poco contraste, habrá que olvidarse de los puntos periféricos y recurrir a los puntos en cruz, situados en el centro del visor.

Como todas las Alpha, la A580 dispone de un estabilizador integrado en el cuerpo (SteadyShot Inside), lo que permite aprovechar este mecanismo con todas las ópticas que se utilicen con la cámara, excepto los objetivos manuales montados mediante adaptador o los que no tengan contactos manuales. Es una pena que en estos casos no pueda introducirse la focal de la óptica de forma manual, tal y como sí permiten hacer algunas cámaras de Olympus.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La eficacia que demuestra este sistema vuelve a estar por debajo de lo visto en los sistemas de estabilización óptica empleados en algunos objetivos, aunque los dos o tres pasos de mejora conseguidos tampoco están nada mal. Otro detalle interesante es el pequeño gráfico de barras -visible tanto en el visor óptico como en la pantalla- que informa del nivel de trepidación que en ese momento sufre la cámara.

Acompaña a esta cámara en su kit básico el veterano y archiconocido Sony SAL 18-55 mm f3.5-5.6, del que ya hemos comentado en otras ocasiones que resulta bastante equilibrado en cuanto a los resultados que ofrece (siempre y cuando tengamos presente su vocación y precio, claro). En este caso, eso sí, el exigente sensor de 16 megapíxeles deja un poco más al descubierto algunas de sus carencias.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, el rendimiento que ofrece esta óptica bajo ciertas condiciones flojea ligeramente en las esquinas de la imagen, pero mejora bastante cerrando un par de pasos de diafragma. Las aberraciones cromáticas resultan moderadas, y cuando aparecen son relativamente fáciles de corregir. La distorsión es sin duda su punto flaco, dando unos valores en su extremo angular bastante mejorables.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También hemos detectado problemas ocasionales con el enfoque automático en capturas en las que la cámara daba confirmación de foco y que luego estaban ligeramente desenfocadas.

Live View rápido y eficaz

Siguiendo el esquema que en su día propuso Olympus y que luego olvidó, esta Sony sigue la senda de modelos anteriores e incorpora un segundo sensor encargado únicamente de alimentar la imagen en pantalla. Esta estructura permite combinar el modo Live View con el sistema de enfoque por detección de fase, más rápido que el enfoque por contraste que de otro modo habría que utilizar.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que, como era de prever, poco hay que objetar de esta previsualización que funciona a la perfección y que puede presumir de una envidiable agilidad de enfoque en todo momento. En el lado contrario, la cobertura de la pantalla (de sólo un 90% de la escena) y el visor algo más oscuro de lo deseable y con una cobertura del 95% (lo habitual en este segmento) serían los puntos más negativos de esta propuesta.

Ráfaga con truco

Cierto: los 7 fotogramas por segundo que ofrece esta cámara son sencillamente imbatibles en su categoría. Pero hay un pequeño truco: si seleccionamos esta modalidad de disparo de alta velocidad, tanto el foco como la medición permanecen fijos durante la ráfaga.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por tanto, es posible que en ciertas situaciones sea preferible bajar la velocidad para ganar en precisión y calidad, reduciendo la tasa de disparo a la respetable cifra de 5 fotogramas por segundo (3 con el modo Live View activado) y con un "buffer" nada desdeñable de 22 imágenes en formato RAW (recordemos, por ejemplo, los 6 archivos RAW consecutivos que es capaz de capturar la EOS 600D).

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Donde no hay cambios es en los datos relacionados con el flash. En este sentido, se mantienen invariables la unidad incorporada con un número guía de 12, la posibilidad de controlar flashes inalámbricos y una velocidad de sincronización máxima de 1/160 de segundo.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de para plantar cara a la competencia en lo que respecta a la velocidad de disparo, la A580 también aprovecha este dato para ofrecer el típico surtido de prestaciones que ya se ha convertido en un clásico en muchos de sus modelos: panorámicas (incluso en 3D) y el llamado "crepúsculo manual", consistente en la fusión de varias fotos para evitar la trepidación al utilizar velocidades lentas.

Rango dinámico sin parangón

Sin duda, el plato fuerte de esta Alpha se halla indiscutiblemente en su sensor CMOS de 16,2 megapíxeles, el mismo captor que está también presente en un amplio elenco de modelos propios (la citada A55V o la reciente NEX-C3) y ajenos (las Nikon D7000 y D5100 y la Pentax K-5).

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que, a estas alturas, poco se puede decir de este sensor que no haya sido repetido ya decenas de veces. Los niveles de ruido que genera se muestran a la altura de sus rivales más directas, con un claro avance frente la A550. Su riqueza tonal también es excelente, mostrándose rica y precisa incluso en valores realmente altos.

Es difícil saber en qué punto debemos frenarnos a la hora de aumentar el valor ISO, dado que con una buena medición y dependiendo del uso que le vayamos a dar a la imagen éste puede variar ostensiblemente. Aun así, creemos que las imágenes realizadas con esmero a 6.400 ISO son perfectamente válidas, dejando los valores superiores para copias de tamaño muy pequeño y para ciertas aplicaciones on-line.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Sony A580 y un objetivo Sony SAL 18-55 mm f3.5-5.6 DT: Haz clic en las imágenes para ver un recorte a tamaño real.
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt: haz clic en las imágenes para ver un recorte a tamaño real.
100 ISO
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt: haz clic en las imágenes para ver un recorte a tamaño real.
200 ISO
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt: haz clic en las imágenes para ver un recorte a tamaño real.
400 ISO
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt: haz clic en las imágenes para ver un recorte a tamaño real.
800 ISO
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt: haz clic en las imágenes para ver un recorte a tamaño real.
1600 ISO
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt: haz clic en las imágenes para ver un recorte a tamaño real.
3200 ISO
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt: haz clic en las imágenes para ver un recorte a tamaño real.
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt: haz clic en las imágenes para ver un recorte a tamaño real.
12.800 ISO

Puestos a buscar alguna pega, el procesamiento que se aplica a la imagen al trabajar con los ajustes más elevados de sensibilidad (a 3.200 ISO sus efectos ya son bastante visibles) nos ha parecido un poco excesivo. Sobre todo teniendo en cuenta que sólo disponemos de dos niveles para gestionar la reducción del ruido en la imagen. Evidentemente, quienes trabajen en formato RAW no tendrán este problema.

RAW
Las fotografías se han realizado con una Sony A580 y un objetivo Sony SAL 18-55 mm f3.5-5.6 DT. Fotografías tomadas en RAW y procesadas con Adobe Lightroom 3.2. Pulsa bajo cada imagen para descargar el archivo RAW original.

Pero, aunque el control del ruido suele ser uno de los datos que más expectativas despierta, no podemos olvidarnos del excelente rango dinámico que también ofrece esta cámara gracias al citado sensor. Esa capacidad para captar un gran nivel de detalle tanto en las luces altas como en las sombras supone una gran ventaja para los usuarios menos experimentados y pacientes, que no tendrán que preocuparse demasiado por la medición (se pueden hacer maravillas después), y también para los fotógrafos más expertos, que sin duda aprovecharán esta característica para optimizar el rango dinámico de sus tomas con un único disparo.

Muestras: 16 MP
Las fotografías se han realizado con una Sony A580 y un objetivo Sony SAL 18-55 mm f3.5-5.6 DT.
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt.
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt.
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt.
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt.
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt.
las fotografías se han realizado con una sony a580 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt.

En cualquier caso, un detalle a tener en cuenta es que el sistema de medición tiende a subexponer ligeramente cuando la cámara se enfrenta a escenas de alto contraste, por lo que es recomendable sobreexponer manualmente medio paso o un paso para conseguir los resultados óptimos. El balance de blancos automático tampoco se muestra muy acertado, con una preocupante tendencia hacia los tonos fríos que puede convertirse en un problema para aquellos que disparen en formato JPEG.

Vídeo, al fin

Tras un largo letargo, por fin una SLR de Sony ha dado un paso al frente atreviéndose con una prestación ampliamente extendida en este segmento: la grabación de vídeo. Así, junto a la A560, esta A580 añade una opción de captura que -querámoslo o no- se ha convertido en poco menos que una obligación en la hoja de especificaciones de cualquier réflex que se precie.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tanto en sus especificaciones como en la falta de controles manuales (sólo podemos jugar con la compensación de la exposición) el vídeo es idéntico al de la A55V, pero hay una gran diferencia: frente al excelente enfoque continuo de esta última, la A580 no dispone de enfoque automático durante la grabación. Así las cosas, la única opción será fijar el enfoque antes de pulsar el botón para empezar a grabar, aunque también podemos jugar con el enfoque manual durante la grabación.

Muestras: vídeo

Varias secuencias de vídeo grabadas con una Sony A580, editadas y sometidas a un proceso optimizado de compresión. Puedes reproducir el vídeo a pantalla completa y en alta definición haciendo clic en el rótulo "HD".

Salvo esta limitación -que lo será más para los usuarios ocasionales de vídeo que para los más duchos en la materia-, los resultados son muy correctos en lo que respecta a nitidez y color de la imagen. Y es que aquí también se nota el buen hacer del excelente sensor en lo que respecta sobre todo al rango dinámico.

¿A55V o A580?

Con un abanico de cámaras cada vez más diversificado y un futuro en el que las SLR están llamadas a desparecer del catálogo de Sony en favor de los modelos SLT de espejo translúcido, la A580 bien podría representar el fin de una era.

Una especie de despedida en el seno de la familia Alpha que, eso sí, se realiza por todo lo alto. Y es que la A580 es una réflex muy completa, bien concebida y que ofrece unos excelentes resultados por algo más de 600 euros. Además, su sistema Live View con un segundo sensor y las ráfagas de hasta 7 fotogramas por segundo la sitúan un paso por delante de la competencia en algunos aspectos.

Sony A580
Sony A580
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es precisamente la fertilidad de Sony a la hora de colocar nuevos modelos en el escaparate lo que hace que la sombra de la A55V sea uno de los mayores problemas para esta A580. Aunque el GPS integrado, su tamaño más comedido o la mayor velocidad de disparo parecen situar a la primera de ellas en una posición privilegiada, hay muchos usuarios que todavía no están preparados para cambiar un visor réflex por uno en el que mandan los píxeles.

Para todos ellos, la A580 representa una excelente opción. Y es además una de las últimas oportunidades que tendrán para dar con algo parecido entre la oferta de Sony.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Artículos relacionados (2)
Prueba de producto
17 / SEP 2010
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar