• Adobe Photoshop Touch para iPad: análisis
  • Motorola Razr XT910: análisis
Prueba de producto
CONTINUISMO SLT

Sony A57: toma de contacto

 
14
MAR 2012
Iker Morán   |  Madrid

Pese a los insistentes rumores sobre la vuelta de Sony al segmento réflex, por ahora la compañía sigue fiel a su estrategia a dos bandas entre las NEX (desprovistas de espejo) y las SLT (con espejo translúcido). La A57 anunciada ayer mismo pertenece a estas últimas, y se convirtió en una de las protagonistas de la presentación que precisamente ayer organizó Sony en Madrid. Relevo de la A55 y con muchos guiños al diseño de la A65, QUESABESDE.COM ya ha podido pasar unos minutos con esta cámara entre las manos y descubrir sus principales novedades.

Orientarse en el abarrotado catálogo fotográfico de Sony no siempre es fácil. Por eso la llegada de cualquier nueva Alpha invita a realizar un ejercicio de ubicación -brújula en mano- entre sus vecinas y sus predecesoras. En el caso de la A57 es relativamente fácil: se trata del relevo de la A55V con el diseño de la más reciente A65. O dicho de otro modo: una versión de la A65 con 16 megapíxeles y algún que otro recorte en sus prestaciones.

Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El resultado es una nueva SLT que Sony sitúa como potencial competidora de la Canon EOS 600D (y por extensión deducimos que de la Nikon D5100), con un equilibrio entre precio y prestaciones que sobre el papel parece muy interesante.

Translúcida, claro

Exactamente igual que el resto de modelos Alpha que ahora mismo conviven en el catálogo de Sony, la A57 está basada en un sistema de espejo translúcido. A diferencia de las réflex, este espejo fijo y semitransparente no se eleva en cada disparo, permitiendo mantener siempre activo el sistema de enfoque Phase Detection, incluso cuando trabajamos con el sistema de previsualización en pantalla.

Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De hecho, desde Sony no han dudado en destacar este rasgo diferencial enfrentando el modo de enfoque por contraste de la citada EOS 600D contra el de la nueva A57. Huelga decir cuál de las dos sale ganadora.

Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La otra ventaja de este sistema es la velocidad de disparo, pues el espejo no tiene que subir y bajar con cada obturación. En el caso de la A57 esto se traduce en una ráfaga máxima de 12 fotogramas por segundo que, eso sí, tiene un poco de truco: se trata de un modo que tan sólo utiliza la parte central del sensor y aplica un recorte adicional de 1,4x.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La nueva A57 junto a la A55V (a su derecha en ambas fotos) y la A65.

En el modo de alta velocidad podemos llegar a los 10 disparos por segundo, pero renunciando a los controles manuales, así que nos quedaremos con otra cifra más real: 8 fotogramas por segundo si no queremos renunciar a ninguna de las funciones de la cámara.

Más visor

Armada con un sensor CMOS Exmor de tamaño APS-C y 16 megapíxeles que -al menos a priori- parece ser un calco del que incorpora la A55V, salta a la vista que el diseño de la cámara ha sufrido un notable proceso de puesta al día respecto a su predecesora.

Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Algo más grande y consistente entre las manos, si acercamos el ojo al visor descubriremos que también ha crecido en tamaño. No hay que olvidar, por cierto, que esto es una SLT, y que por tanto estamos hablando de un visor electrónico.

La buena noticia es que su calidad es excelente, con una resolución de 1,4 megapíxeles que en la mayoría de escenas no nos hará añorar demasiado el visor óptico de toda la vida (sobre todo los pequeños visores que tanto abundan en este segmento de cámaras). La mala noticia es que aquí se ha quedado por el camino el excelente visor OLED que emplea la A65. En algo se tenía que notar -suponemos- el contenido precio de la cámara.

Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Lo mismo ocurre con el GPS, que desaparece también de la lista de especificaciones de este nuevo modelo. Un recorte más curioso, teniendo en cuenta que su predecesora sí apostaba por esta prestación.

Fiel a la filosofía de Sony (los botones son abundantes y los menús de pantalla, bastante densos), hay detalles del diseño que podrían haber servido para marcarle un gol a la competencia. ¿Por qué no una segunda rueda de control en la parte trasera? ¿Por qué no un dial de modos un poco más grande? ¿Por qué no más opciones de configuración de los mandos?

Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pese a que la cámara va orientada principalmente a fotógrafos noveles, nunca está de más tender una mano a aquellos aficionados que tienen ganas de ir un poco más allá y no disponen de presupuesto suficiente para asomarse a categorías superiores.

Para todos los públicos

Es cierto, de todos modos, que puestos a elegir una orientación Sony parece querer enfocar esta A57 a los amantes de los automatismos. O al menos a quienes no tengan mucho problema en disponer de ellos por si un día les apetece utilizarlos.

Así, entre las novedades de esta Alpha nos encontramos con una suerte de zoom digital optimizado (Zoom Imagen Clara, lo llama Sony) que promete duplicar el alcance de la focal sin que ello incida negativamente en la calidad de imagen.

Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Sin muestras a mano para poder comprobarlo, su funcionamiento no tiene mucho misterio: basta con activarlo en el menú principal, accionar el botón del zoom (al alcance del pulgar) y aumentarlo hasta 2x con la rueda frontal.

Según nos han explicado los responsables de la firma, el "truco" de esta tecnología se halla en una enorme base de datos de imágenes y situaciones que la cámara utiliza como referencia para aplicar un procesamiento u otro a cada imagen, consiguiendo así que el proceso de interpolación afecte lo menos posible a la calidad final. En cualquier caso, será interesante comprobar los resultados.

Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Más singular es la función denominada Encuadre Automático Retrato, que podemos activar mediante los menús de pantalla. En estos casos, cuando la A57 detecta un rostro en la escena, además del clásico cuadrado verde enmarcando la cara un cuadrado blanco nos muestra una propuesta de encuadre.

Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Según hemos podido comprobar, se realizan dos tomas: la primera con toda la escena y la segunda aplicando ese recorte, que se basa en la regla de los tercios y debería permitir a cualquiera -o esa es la intención de Sony- obtener un retrato de lo más aparente. Antes de que más de uno ponga el grito en el cielo, un detalle a tener en cuenta: se puede desactivar.

Tampoco faltan en el elenco de prestaciones de esta A57 el clásico surtido de filtros creativos, una función de captura HDR, la obtención de panorámicas convencionales y en 3D... opciones más que suficientes para no aburrirse si no queremos complicarnos demasiado la vida.

Sony A57
Sony A57
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Este amplio abanico de funciones, sumado a las ventajas de la tecnología SLT y un precio moderado, es la receta con la que se presenta la Sony A57. Aunque siempre se echa de menos alguna novedad más potente, no nos engañemos: la mayoría de modelos del mercado son un cóctel consistente en mezclar el diseño y las especificaciones de otras cámaras. Nada que objetar siempre que el resultado merezca la pena.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar