• Sigma 8-16 mm f4.5-5.6 DC: análisis
  • Panasonic HDC-SD900, TM900 y HS900: primeras impresiones
RéFLEX A PRECIO DE SALDO

Sony A390: análisis  

31
ENE 2011

Basta con echar un rápido vistazo a sus características para darse cuenta de que la A390 no es una cámara especialmente innovadora ni revolucionaria. Sus parecidos con las A330 y A380 resultan tan grandes que, comparada con esta última, incluso cuesta dar con las diferencias que justifiquen su existencia. Aun así, gracias a su precio, al buen comportamiento de su sensor de 14 megapíxeles a sensibilidades bajas y al práctico sistema de previsualización unido a la pantalla abatible, esta A390 se convierte en una referencia inevitable para todos aquellos que busquen una cámara sencilla y sin demasiadas complicaciones a la hora de iniciarse en el mundo de las réflex.

Aunque poco a poco nos vamos acostumbrando, la verdad es que no deja de ser sorprendente la capacidad de Sony para lanzar nuevos modelos réflex al mercado. Una estrategia que ha conseguido hacer de su catálogo uno de los más poblados y, de paso, de los más complicados de descifrar.

A los ya habituales parecidos entre los nuevos modelos y la generación anterior, en este caso se unen también las sutiles diferencias entre cuerpos que conviven en el mercado y comparten la mayoría de sus prestaciones. Algo común entre las compactas, pero todavía un poco extraño en el escaparate de cámaras de óptica intercambiable.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De entre todas las opciones que ofrece Sony, hemos decidido pararnos en esta A390, cuyo atractivo precio (en el momento de publicar este análisis, puede encontrarse por unos 450 euros con el zoom estándar de serie) y completas prestaciones la han convertido durante estos últimos meses en uno de los ejemplares más interesantes del catálogo de la firma. Veamos si hemos acertado con nuestra elección.

Casi idéntica
Reemplazo de la A380, esta réflex es en realidad muy similar a su predecesora. Únicamente la empuñadura ha experimentado un pequeño cambio -ahora es más pronunciada y eso se agradece en el agarre-, reubicándose de paso algunos mandos como el disparador y el interruptor general.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El tamaño tampoco ha experimentado cambios sustanciales. La A390 es ligeramente más grande que las recientes A33 y A55V, pero más pequeña que la veterana A700. Su peso es de unos 500 gramos.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte trasera el protagonista es un monitor abatible de 2,7 pulgadas y 230.000 píxeles. Datos correctos -aunque no especialmente destacables- que hacen que la citada movilidad de este LCD sea su dato más reseñable. Especialmente útil al trabajar con el modo de previsualización en pantalla y para tomas elevadas o por debajo de nuestra línea de visión, también es cierto que de poco sirve cuando toca realizar una toma vertical.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque abunda el plástico, hay que reconocer que la construcción y la sensación general son correctas para una cámara de este segmento y precio. No obstante, si nos ponemos un poco exigentes, la distribución y la funcionalidad de algunos mandos son claramente mejorables.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sería de agradecer, por ejemplo, que fuera posible personalizar algunos mandos para asignarles funciones diferentes a las que traen de serie. Sin ir más lejos, el botón encargado de ampliar la imagen en pantalla al encuadrar no sirve absolutamente para nada si trabajamos con el visor réflex tradicional.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También hemos echado en falta un control para previsualizar la profundidad de campo y otro para bloquear la exposición. Aunque se trate de una SLR sencilla, no debería prescindir de funciones que el usuario novel va a ir descubriendo y necesitando según avance en su dominio de la cámara y de la técnica fotográfica.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Además de la conexión HDMI, la A390 dispone de dos ranuras para trabajar tanto con tarjetas MemoryStick como con SD Card. Todos estos elementos se encuentran tras una compuerta situada en uno de los laterales de la cámara. Opción que, por cierto, siempre resulta más cómoda para el usuario que esconder la tarjeta en el mismo compartimento que la batería.
9 puntos de enfoque (difíciles de cambiar)
El objetivo que acompaña a esta SLR es el de sobra conocido zoom estándar Sony SAL 18-55 mm f3.5-5.6 DT. Su correcto diseño y un funcionamiento más que digno lo sitúan en la línea de las ópticas que el resto de fabricantes incluyen de serie en este segmento.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Su acabado en negro mate está bien resuelto y le confiere un aspecto agradable a primera vista. Con una distancia de enfoque mínima de 25 centímetros, incluso da cierto juego en la fotografía de aproximación.

Más allá de su correcto rendimiento general, la distorsión no es precisamente su fuerte. En su focal más corta (18 milímetros, equivalentes a unos 27 milímetros en paso universal) el efecto barril es bastante evidente en aquellas tomas donde las líneas rectas tienen cierto protagonismo.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A diferencia de otros modelos más recientes o superiores, en este caso no parece aplicarse una corrección a este fenómeno a la hora de generar los archivos JPEG, así que los más perfeccionistas harán bien en disparar en RAW y pasar por el ordenador para solventar la papeleta.

Dotada de un sistema de enfoque automático de 9 puntos -los centrales en cruz y el resto en línea-, su rendimiento en la mayoría de ocasiones y con diferente luminosidad es más que correcto. En este sentido, el zoom de 18-55 milímetros aporta también su granito de arena, con un enfoque rápido y bastante silencioso.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El elemento frontal, por cierto, no gira durante el enfoque. Un detalle que se agradece a la hora de utilizar un filtro polarizador.

¿Y el enfoque cuando trabajamos con la previsualización en pantalla? A diferencia de la mayoría de modelos, esta A390 -igual que otras cámaras de Sony- recurre a un ingenioso truco que le permite disfrutar de la misma velocidad de enfoque tanto si se trabaja a través del visor como mediante la pantalla.

Es decir, la A390 opera siempre con el llamado enfoque por detección de fase (más rápido y ágil), en lugar del enfoque por contraste al que recurren otros modelos al trabajar con el Live View. Aunque luego veremos el precio a pagar por esta peculiaridad, de entrada es un punto a favor de esta cámara.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a esta buena nota en lo que respecta al autofoco, es una lástima que haya que bucear en los menús de la cámara para poder cambiar el punto de enfoque seleccionado de entre los 9 disponibles. Es un detalle que puede parecer menor, pero que le resta puntos al manejo de la cámara.

Recuperamos el tono optimista para recordar otro de los aspectos clásicos de las SLR de Sony a los que esta A390 es fiel: el estabilizador integrado en el cuerpo. Como ya es sabido, gracias a esta tecnología, llamada SteadyShot Inside, cualquier óptica que usemos con la cámara disfrutará de las ventajas de dicho sistema de estabilización.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto a sus resultados, en las pruebas realizadas hemos conseguido una media de 2 pasos, alcanzando en algunas tomas hasta 3 pasos de mejora respecto a la velocidad de disparo habitual. Además, la cámara cuenta con un pequeño icono en el visor óptico y en la pantalla LCD para indicar el nivel de trepidación que sufre en cada momento.

Live View y OVF
Gracias a un segundo y pequeño sensor situado cerca del visor (un recurso similar al empleado por Olympus hace ya años con su E-330), la A390 permite combinar la comodidad del Live View con la velocidad de enfoque de una réflex convencional.

Lamentablemente, este sistema no está exento de inconvenientes. De entrada, la cobertura de la pantalla LCD es de sólo el 90%, menos incluso que el visor óptico, que ofrece un 95% de la escena. Un dato importante para evitar sorpresas a la hora de encuadrar y comprobar que, en realidad, estamos capturando bastante más de lo que vemos en pantalla.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El visor óptico tampoco sale indemne. Inferior a los empleados habitualmente por la competencia en aspectos como la luminosidad, el tamaño y la magnificación, está incluso por debajo del que lucen cámaras más sencillas como su hermana pequeña, la A290.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aun así, y si asumimos estas limitaciones, la propuesta de Sony puede resultar muy práctica para los amantes de encuadrar directamente en pantalla que estén cansados de encontrarse con sistemas de enfoque demasiado lentos.

Cabe recordar, por cierto, que la A390 es una de esas cada vez más contadas réflex que no ofrece grabación de vídeo. Una carencia que para algunos será imperdonable -hay modelos de óptica intercambiable y precio similar o inferior que sí lo ofrecen-, pero que seguro que incluso algunos puristas agradecen.

14 megapíxeles sin sorpresas
El sensor es un viejo conocido, ya que es el mismo que equipaba su antecesora. Y tampoco hay cambios -aparentemente- respecto al visto en la A350. Se trata, pues, de un captor de tipo CCD de 14,2 millones de píxeles y tamaño APS-C.
14 MP
Las capturas se han realizado con una Sony A390 y un objetivo Sony SAL 18-55 mm f3.5-5.6 DT
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt
A diferencia de los CMOS, este sensor no es especialmente rápido. La ráfaga ofrece una velocidad de 2,5 fotogramas por segundo usando el visor óptico y de 2 disparos por segundo con el Live View activado. Unos datos que la sitúan ligeramente por debajo de sus rivales más directas.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco este CCD es muy brillante en lo que respecta al control del ruido con sensibilidades altas. Por eso no es de extrañar que la A390 se sienta especialmente cómoda al trabajar con ajustes de ISO bajos y medios. Es en ese tipo de escenas en las que consigue entregar imágenes con un gran nivel de detalle y limpieza.

Muestras: sensibilidad
Las capturas se han realizado con una Sony A390 y un objetivo Sony SAL 18-55 mm f3.5-5.6 DT. Haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
100 ISO
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
200 ISO
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
400 ISO
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
800 ISO
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
1.600 ISO
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real
3.200 ISO
Un dato a tener en cuenta es que en escenas de alto contraste tiende a subexponer la toma. Así pues, es recomendable compensar la exposición medio punto o incluso un punto por encima de lo que indique el fotómetro para optimizar el resultado final.
RAW
Las capturas se han realizado con una Sony A390 y un objetivo Sony SAL 18-55 mm f3.5-5.6 DT. Fotografías obtenidas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom 3.3. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt. fotografías obtenidas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 3.3. haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original
RAW
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt. fotografías obtenidas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 3.3. haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original
RAW
las capturas se han realizado con una sony a390 y un objetivo sony sal 18-55 mm f3.5-5.6 dt. fotografías obtenidas en formato raw y procesadas con adobe lightroom 3.3. haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original
RAW
Respecto a la sensibilidad, aunque no puede competir con los modelos que implementan un CMOS de última generación, lo cierto es que aguanta muy bien el tipo hasta 800 ISO. Más allá de este punto, su rendimiento decae considerablemente. A cierto tamaño de impresión podremos usar sin problemas imágenes capturadas incluso a 1600 ISO, si bien en éstas el ruido cromático ya se hace muy visible.
Autonomía justa
Aunque la filosofía de la A390 está claramente orientada a los aficionados que se acerquen por primera vez a este campo -así lo atestiguan los numerosos gráficos y menús de ayuda que acompañan a casi cualquier opción de la cámara-, es grato descubrir algunos detalles que apuntan alto.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Destacamos, entre ellos, la posibilidad de controlar flashes externos de forma inalámbrica. Una función que casi nos hace pasar por alto el flash integrado en la cámara, que resulta un poco limitado por su velocidad de sincronización de 1/160 de segundo.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a la autonomía, habrá que ir con cuidado si se va a utilizar mucho la previsualización en pantalla que ofrece esta A390. Y es que en este caso hemos podido comprobar que la batería sólo soporta unos 200 disparos. Mejores noticias si optamos por la vía clásica, con el ojo pegado al ocular de la cámara a la hora de encuadrar. Así, la autonomía se alarga hasta más de 400 disparos. En cualquier caso, no estaría de más incluir en la bolsa una batería de repuesto.

Para todo el mundo
Más allá de la ligera capa de maquillaje aplicada al diseño de la cámara, las diferencias reales entre esta A390 y las anteriores A330 y A380 son tan pequeñas que no hay más remedio que preguntarse si era necesaria esta renovación de catálogo.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, resulta curioso descubrir cómo con el paso de los años Sony ha ido eliminando prestaciones de sus modelos más sencillos -la A100 original contaba con detalles como un doble dial, que hoy parecen impensables en esta gama- y los ha reservado para un segmento superior.

Una compleja y escalonada estrategia en la que, se supone, hay opciones para cualquier usuario. Sólo es cuestión de elevar un poco el presupuesto para alcanzar el siguiente peldaño.

Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A390
Sony A390
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sea como sea, y centrándonos ya en la A390, si podemos prescindir del vídeo la cámara ofrece todo lo que busca el usuario novel. Incluso un poco más, porque su sistema de enfoque, muy capaz y que no pierde fuelle al combinarse con el Live View, le permite marcar distancias.

Algo muy importante teniendo en cuenta que el precio de algunas réflex casi tan populares como veteranas (Canon EOS 1000D o Nikon D3000) y las prestaciones de otras (Pentax K-r) no le ponen las cosas demasiado fáciles a esta Alpha.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios