• Fujifilm FinePix S100FS: toma de contacto
  • Canon EOS 450D: toma de contacto
Prueba de producto
GOLPE DE EFECTO

Sony A300 y A350: toma de contacto

 
1
FEB 2008
Iker Morán   |  Las Vegas

Han sido las últimas en llegar a la fiesta, pero son -sin duda- las estrellas de esta PMA. Con el permiso del resto de réflex de gama baja, las nuevas A300 y A350 son una especie de puñetazo sobre la mesa de Sony, que de un plumazo se sitúa a la cabeza en cuanto a resolución (y quién sabe si también respecto a tecnología de previsualización). QUESABESDE.COM ha asistido a su puesta de largo en Las Vegas.

Las novedades sobre la futura SLR de gama profesional de Sony han eclipsado parte del protagonismo que, se suponía, iban a tener las nuevas A300 y A350. Aun así, pasada la histeria inicial, las cosas han vuelto a su cauce y las recién llegadas Alpha han posado en el stand de la compañía en esta PMA 2008.

Sony A300 y A350
Sony A300 y A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, la nueva pareja se ha sumado a las ya conocidas A200 y A700 para formar el cuarteto que, a día de hoy, representa el catálogo réflex de Sony al completo. La multinacional ha sido la última en llegar, es cierto, pero ya dispone de una de las ofertas más amplias de los segmentos bajo y medio del mercado réflex digital.

Gama reforzada
Aun así, al acercarse a las nuevas Alpha uno tiene cierta sensación de clonación, sobre todo si la A200 está cerca.

Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A200
Sony A200
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que Sony ha trasladado al mundo de las ópticas intercambiables una filosofía muy arraigada en el sector de las cámaras compactas: un mismo cuerpo con ligeros cambios en sus prestaciones da lugar -voilà- a un nuevo modelo.

Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A300
Sony A300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por no alargarnos, el tema podría quedar fácilmente resumido: tanto la A300 como la A200 comparten un CCD de 10 megapíxeles, pero la primera marca distancias gracias a la previsualización Live View y a su pantalla abatible.

Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el caso de la A350, la única diferencia con la A300 reside en el sensor, puesto que la primera recurre a un nuevo CCD de 14 megapíxeles.

Enfoque en pantalla
Pese a que el cuerpo de las nuevas réflex no acaba de convencernos del todo (demasiado plástico, un flash ridículamente pequeño y unos interruptores para el encendido y la activación del Live View bastante toscos), lo cierto es que la atención en seguida se desvía hacia el nuevo sistema de previsualización.

Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Su activación, como decíamos, no tiene grandes misterios: un sencillo interruptor permite elegir entre la visualización mediante Live View o a través del visor réflex tradicional, identificado en estas cámaras como OVF.

Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Gracias al uso de un segundo sensor para alimentar la previsualización en pantalla, el sistema de enfoque de 9 puntos (1,7 veces más rápido que el de la A100, asegura Sony) actúa con normalidad, sin necesidad de tener que realizar movimientos de espejo (como ocurre con la Olympus E-3, por ejemplo) o recurrir al enfoque por contraste (como hace la Lumix DMC-L10).

La ventaja de este mecanismo (basado en la movilidad del pentaespejo para dirigir la luz hacia el visor o hacia el sensor que se encarga del Live View) frente al también cómodo enfoque por contraste la comprobamos rápidamente: en un entorno de iluminación no muy abundante, como es el stand de Sony en la PMA, el enfoque automático funciona perfectamente.

Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No obstante, también es cierto que la A300 y la A350 lucen un visor de dimensiones y luminosidad bastante reducidas. De hecho, pocos minutos después de realizar esta rápida prueba hemos tenido ocasión de toquetear la nueva EOS 450D de Canon, y la diferencia entre ambos visores es sencillamente abismal.

Ráfaga discreta
Los 3 fotogramas por segundo de la A300 o los escasos 2,5 de la A350 -unidos al débil sonido del espejo réflex- nos recuerdan que, pese a las interesantes novedades propuestas por Sony, nos encontramos ante dos SLR de gama baja. (Aunque tampoco hay que perder de vista los precios de lanzamiento de ambos cuerpos sin objetivo, de 600 y 750 euros, respectivamente.)

Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al dato de la ráfaga hay que añadir una segunda variable: trabajando con la previsualización, su velocidad decae a sólo 2 fotogramas por segundo, y pese a que la diferencia parezca menor, lo cierto es que se nota bastante.

Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En su favor hay que reconocer que, tal y como prometían los datos oficiales, la velocidad de reacción de la cámara a la hora de activar el obturador en absoluto queda dañada por el uso del Live View.

Con una sensibilidad máxima de 3200 ISO, será interesante comprobar -sobre todo- el rendimiento del nuevo CCD de 14 megapíxeles.

Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una improvisada prueba en el propio stand de Sony -un entorno, recordemos, con una luz bastante complicada- con la A350 y el zoom SAL 18-70 mm f3.5-5.6 revela claros indicios de ruido cromático ya a 800 ISO, así como los efectos del sistema de reducción.

Dudas razonables
A la espera de poder poner a prueba sendos modelos finales de la A300 y la A350, no hace falta darle muchas vueltas a la estrategia de Sony para plantearse unas cuantas preguntas.

Observando la diferencia de precio que Sony planea interponer entre cada uno de sus tres modelos de gama baja, ¿en qué lugar queda la A200?

Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony A350
Sony A350
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Renunciará alguien a los encantos de la previsualización y a una interesantísima pantalla abatible para ahorrarse los 100 euros que la separan de la A300? ¿Podrán convivir en armonía dos cuerpos idénticos -léase A300 y A350- separados sólo por 4 megapíxeles y unos pocos euros de diferencia?

Y lo que más nos inquieta: si la A700 es, en estos momentos, el modelo más avanzado de Sony, ¿no debería incorporar también las ventajas de la previsualización o la pantalla móvil? Si la respuesta es que el fotógrafo profesional no las necesita, ya podemos hacernos a la idea de que tampoco la futurible A900 (o como acabe llamándose) apostará por ello.

Etiquetas
Productos relacionados (2)
Artículos relacionados (1)
Prueba de producto
24 / MAR 2008
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar