• Atomos Shogun: el mejor amigo de la Sony A7S
  • Sigma 24 mm f1.4 Art: primeras muestras
Prueba de producto
Sony 24-240 mm f3.5-6.3 FE OSS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony 24-240 mm f3.5-6.3 FE OSS: prueba de campo

19
18
MAR 2015
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Moverse con un único objetivo en la bolsa es una decisión que, como todo el mundo sabe, tiene sus riesgos. La potencia de los zooms suele ser inversamente proporcional a su calidad y al tamaño moderado. Una ecuación que se complica más si la aplicamos a objetivos pensados para cubrir cámaras de formato completo.

Pese a ello, los zooms todoterreno tienen una ventaja indiscutible: son cómodos y nos evitan tener que cargar con más ópticas o sentir que nos vamos a perder alguna foto por quedarnos cortos de focales.

Sony FE 24-240 mm f3.5-6.3 OSS
Sony FE 24-240 mm f3.5-6.3 OSS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El nuevo Sony 24-240 mm f3.5-6.3 FE OSS es el primero de la firma diseñado para las Alpha de formato completo y sin espejo. Pese a tratarse de la pieza que seguramente menos suspiros ha despertado de la última tanda de novedades ópticas de Sony, hemos querido darle una oportunidad para comprobar con la ayuda de una Sony A7R si el equilibrio entre comodidad y calidad ha sido bien resuelto.

El exigente sensor de 36 megapíxeles de esta cámara será el mejor juez para dictaminar si este zoom de 10x merece o no la pena.

Grande

Que un zoom de 10 aumentos para formato completo sea grande no es ninguna noticia. Más bien al revés. De todos modos hay que reconocer que sus 780 gramos de peso y sus considerables tamaño –sobre todo desplegado- y volumen impresionan entre las manos.

De hecho, más de uno –nosotros también- se hará la misma pregunta: ¿de qué sirve reducir el tamaño de las cámaras una vez eliminado el espejo si las ópticas tienen que seguir manteniendo estas dimensiones?

sony fe 24-240 mm f3.5-6.3 oss
Sony FE 24-240 mm f3.5-6.3 OSS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony fe 24-240 mm f3.5-6.3 oss
Sony FE 24-240 mm f3.5-6.3 OSS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un zoom de 10x para formato completo tiene que ser necesariamente grande, pero este llega a desequilibrar un poco el conjunto

El resultado es un conjunto un tanto desequilibrado donde el objetivo se convierte en protagonista y centro de gravedad respecto al relativamente pequeño tamaño de la Sony A7R usada para la prueba. Al menos nos ahorramos peso en el cuerpo de la cámara, dirán los optimistas. Y algo de razón ya tienen.

Por lo demás, buenos acabados y materiales, una rosca de zoom ancha y con estriado de goma para facilitar el trabajo y otra más pequeña y cercana a la bayoneta para el enfoque manual. En el caso del mecanismo de zoom el giro es algo más duro de lo necesario, aunque seguramente eso contribuye a que no se desplace accidentalmente al llevar la cámara colgada. Habrá que ver cómo evoluciona con el tiempo respecto a las holguras. Tal vez un interruptor para bloquear el zoom –habitual en este tipo de objetivos- habría sido de agradecer.

Enfocando

Correcto pero no especialmente ágil. Esa sería la mejor definición para hablar del sistema de enfoque de este zoom de 24-240 milímetros junto a la A7R, que como es sabido tampoco es especialmente rápida en este terreno.

Su sistema de enfoque por contraste, eso sí, es realmente muy suave y silencioso, lo que puede resultar especialmente interesante para grabar vídeo. En todo caso, pensar en esta combinación para cualquier fotografía que requiera cierta velocidad de reflejos –la mencionada dureza del zoom tampoco ayuda- no es una buena idea.

sony fe 24-240 mm f3.5-6.3 osssony fe 24-240 mm f3.5-6.3 osssony fe 24-240 mm f3.5-6.3 osssony fe 24-240 mm f3.5-6.3 osssony fe 24-240 mm f3.5-6.3 osssony fe 24-240 mm f3.5-6.3 oss
Bien construido

Contundente entre las manos y bien rematado, la dureza del anillo del zoom impide que este se desplace involuntariamente al ser transportado, pero también dificulta el cambio de focal

sony fe 24-240 mm f3.5-6.3 oss
Sony FE 24-240 mm f3.5-6.3 OSS
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony fe 24-240 mm f3.5-6.3 oss
Sony FE 24-240 mm f3.5-6.3 OSS
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony fe 24-240 mm f3.5-6.3 oss
Sony FE 24-240 mm f3.5-6.3 OSS
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony fe 24-240 mm f3.5-6.3 oss
Sony FE 24-240 mm f3.5-6.3 OSS
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony fe 24-240 mm f3.5-6.3 oss
Sony FE 24-240 mm f3.5-6.3 OSS
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony fe 24-240 mm f3.5-6.3 oss
Sony FE 24-240 mm f3.5-6.3 OSS
Álvaro Méndez (Quesabesde)

A su favor también hay que destacar una correcta distancia mínima de enfoque de 50 centímetros en su posición más angular y de 80 centímetros una vez desplegado el zoom. Es precisamente aquí donde este objetivo puede permitirnos alguna toma de proximidad interesante, aunque sin que podamos llegar a hablar de macro.

Dotado de estabilizador óptico, su presencia se nota y se agradece. Y es que el volumen del conjunto hace que necesitemos cierta práctica para adaptarnos a la ergonomía de la cámara y de esta óptica para encontrar la posición de tiro más cómoda y firme.

En las pruebas realizadas hemos obtenido unos resultados que permiten hablar de entre 2 y 3 pasos de mejora respecto a la velocidad habitual. En el mejor de los casos, y afinando bien la posición de disparo, hemos llegado a obtener fotos nítidas con el zoom en su focal más larga y una velocidad de 1/15 de segundo.

Resultados equilibrados

Si ya decíamos que el considerable volumen de la óptica no era nada extraño, tampoco los resultados que pueden apreciarse en las galerías de muestras que hemos recopilado durante estos días de uso sorprenderán a nadie.

Resultados correctos y con una nitidez y resolución justa para lo esperable en un zoom de 10 aumentos capaz de cubrir un sensor de formato completo. Hay que reconocer que la prueba es de las difíciles, puesto que el sensor de la A7R es de los más exigentes del mercado. Este mismo objetivo montado en una A7 II o en una A7S posiblemente saldría mejor parado. Pero, puestos a examinarlo, mejor poner el listón bien alto.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con un objetivo Sony 24-240 mm f3.5-6.3 FE OSS montado en una Sony A7R

El rendimiento está dentro de lo esperado para su segmento: no destaca especialmente pero cumple para quienes busquen una óptica versátil

Como suele ocurrir, las posibles carencias ópticas son corregidas por la cámara de forma muy correcta, ofreciendo unos JPEG a los que no hay demasiado que reprochar en cuanto a distorsión y aberraciones. Quienes quieran hacer la comprobación verán que en los RAW se perciben más estos problemas.

El viñeteo es bastante moderado dentro de los parámetros aplicables a una óptica de este tipo. A 24 milímetros y con la máxima apertura es claramente visible, pero basta cerrar a f5.6 para que esté controlado. Una tendencia que se mantiene en el resto de focales, aunque de forma menos acusada.

Algo parecido ocurre si -lupa en mano- nos podemos a revisar las imágenes desde el centro hasta las esquinas. Evidentemente no es la óptica más nítida de Sony, pero los resultados merecen un voto de confianza. Si no queremos que las esquinas de la imagen se resientan, lo mejor será cerrar uno o dos pasos de diafragma, siendo f8 y f11 las aperturas óptimas a lo largo de todo el recorrido focal.

Muestras: Sony 24-240 mm
Fotografías realizadas con un objetivo Sony 24-240 mm f3.5-6.3 FE OSS montado en una Sony A7R
fotografías realizadas con un objetivo sony 24-240 mm f3.5-6.3 fe oss montado en una sony a7r
fotografías realizadas con un objetivo sony 24-240 mm f3.5-6.3 fe oss montado en una sony a7r
fotografías realizadas con un objetivo sony 24-240 mm f3.5-6.3 fe oss montado en una sony a7r
fotografías realizadas con un objetivo sony 24-240 mm f3.5-6.3 fe oss montado en una sony a7r
fotografías realizadas con un objetivo sony 24-240 mm f3.5-6.3 fe oss montado en una sony a7r
fotografías realizadas con un objetivo sony 24-240 mm f3.5-6.3 fe oss montado en una sony a7r
fotografías realizadas con un objetivo sony 24-240 mm f3.5-6.3 fe oss montado en una sony a7r
fotografías realizadas con un objetivo sony 24-240 mm f3.5-6.3 fe oss montado en una sony a7r
fotografías realizadas con un objetivo sony 24-240 mm f3.5-6.3 fe oss montado en una sony a7r

Aunque el objetivo cierra hasta f22, mejor no pasar de f16. Quienes quieran usarlo en su punto más dulce, 50 milímetros y f8 es una buena combinación, aunque sería bastante absurdo invertir en una óptica así para no aprovechar al máximo todo el juego que dan esos 24 y 240 milímetros.

De hecho, aunque la luminosidad no es para tirar cohetes, con la máxima focal podemos conseguir un desenfoque considerable del fondo disparando a f6.3. De nuevo, es verdad que está lejos de ser el bokeh más bello del escaparate, pero si de lo que se trata es de separar el fondo y conseguir un efecto bastante llamativo, eso sí se puede conseguir.

Un zoom para todo: esa es la clave

Es una obviedad, pero por si aún queda algún despistado insistimos en que quien quiera la máxima calidad no tiene que pensar en este ni en casi ningún otro zoom, sino en ópticas fijas. La gama de objetivos FE de Sony es limitada, pero dentro de ella se pueden encontrar piezas excelentes, a la altura del sensor de una cámara como la A7R.

Por el contrario, si lo que prima es la comodidad de montar una sola óptica y olvidarnos de todo, este zoom de 24-240 milímetros debería estar en nuestro radar. Es grande, voluminoso y cuesta unos mil euros, pero a cambio ofrece todo lo deseable en un zoom todoterreno de este calibre, con resultados decentes a lo largo de todo el recorrido, estabilizador de imagen y una buena construcción.

sony fe 24-240 mm f3.5-6.3 oss
Sony FE 24-240 mm f3.5-6.3 OSS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Comodidad frente a calidad es la clave de un objetivo que no convencerá a los más exquisitos pero tentará a los viajeros que prefieren ir ligeros de equipaje

Se trata de una de esas piezas que de entrada tendemos a mirar por encima del hombro, pero que en realidad son necesarias en todo sistema. Canon tiene su 24-105 mm f4, puerta de entrada de cantidad de usuarios que se acercan al formato completo y cuyo presupuesto es limitado. Nikon también ofrece opciones similares e incluso se atreve con un zoom de 28-300 milímetros.

Ahora Sony también tiene su propia alternativa para aquellos que no quieran complicarse la vida demasiado y saquen a pasear a su A7 –en cualquiera de sus versiones- en buena compañía.

Para una A7R tal vez no tenga demasiado sentido (se supone que si alguien la compra es porque la calidad de imagen es prioridad absoluta), pero con una A7 II o una A7S nosotros nos iríamos de viaje con este zoom adonde hiciera falta sin ningún problema. Y puede que incluso volviéramos con alguna buena foto.

Productos relacionados (2)
19
Comentarios
Cargando comentarios