Crónica
SONIMAGFOTO 2009: CRóNICA

Oasis y espejismos

 
9
OCT 2009
Iker Morán   |  Barcelona

Que la crisis iba a azotar con fuerza esta edición de Sonimagfoto era algo que ya se sabía. Que la lista de ausentes iba a ser más larga que la de asistentes, también. De hecho, en esta casa ya informamos a principios de año sobre los problemas que la organización estaba teniendo para asegurarse de que las firmas más destacadas del sector no fallaran.

Pero una cosa es saberlo y otra enfrentarse a una entrada con apenas cola para recoger pases e invitaciones, una sala de prensa desierta, y sobre todo unos pasillos en los que sólo la presencia de nutridos grupos de estudiantes y los más fieles del sector animaban ligeramente un panorama bastante desolador.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Ni rastro de ese oasis tecnológico frente a la crisis del que hace un par de días hablaban los muchachos de El Mundo en un suplemento especial dedicado a Sonimagfoto y que ya tiene reservado un hueco en el altar de nuestro museo de los horrores.

En Sonimagfoto no hay ni rastro de ese oasis tecnológico frente a la crisis del que hablan los muchachos de El Mundo

Tal vez se tratara de un espejismo al descubrir que, en una de las esquinas del único pabellón que ocupa esta décima edición, han instalado unas jaimas y una "tetería" arabe. Una técnica muy recurrente en otras ferias internacionales cuando toca rellenar espacios libres.

Tampoco (y eso que no hay muchos metros cuadrados en los que buscar) hemos conseguido dar con la primera cámara 3D de Nikon (en Fujifilm tenían una, pero supongo que no se referían a esa en El Mundo), ni el stand de Sony o Panasonic, que de nuevo según los chicos de Pedro Jota son de lo más interesantes.

Pero como no se trata de hacer leña del árbol caído ni chistes con la prensa generalista que aterriza sin paracaídas, con prisas y por encargo en el sector tecnológico, siempre es posible aprovechar esta fugaz visita a la Fira de Barcelona para intentar arañar algún dato interesante.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
"En una de las esquinas han instalado unas jaimas y una "tetería" arabe, una técnica muy recurrente en otras ferias internacionales cuando toca rellenar espacios libres."

"Bastante triste", "descafeinado" o "desolador" han sido los calificativos más repetidos a lo largo del día al comentar con visitantes y expositores la situación de este Sonimagfoto en comparación con ediciones anteriores.

Tal vez la prueba más irrefutable de que las cosas no van bien es el planteamiento que lanzaba alguien tras pasear por los pasillos y descubrir la nutrida presencia de importadores de productos orientales formando una especie de mercadillo de gadgets y accesorios fotográficos: "La salud de una feria es inversamente proporcional al espacio que ocupan estos stands."

"Bastante triste" o "desolador" son los calificativos más repetidos entre los asistentes a este Sonimagfoto

Seguro que algo parecido debería pensar otro de los expositores, que sólo nos dejó tomar un par de instantáneas de sus productos -impresión de fotografía sobre tazas y demás cachivaches- tras jurarle, acreditación en mano, que éramos de la prensa y no espías orientales dispuestos a copiarle y chafarle el negocio. Un negocio originalísimo y nunca visto, por cierto.

Menos reticencias parecían tener muchos de los visitantes y estudiantes de fotografía que aprovechaban el paseo para hacerse con accesorios a muy buen precio. Juegos de flashes y luz continua, parasoles, baterías, empuñaduras para la cámara... Por lo visto, las de la EOS 5D Mark II se agotaron el primer día, así que igual es cierto eso de que las crisis sirve para descubrir nuevas oportunidades de negocio.

"Todo a cien", me sugiere que titule esta crónica un compañero de la Universitat Autònoma de Barcelona al ver el éxito de este nuevo sector oriental de Sonimagfoto. Por lo visto, tampoco es un mito eso de que el sector educativo -un posgrado de Fotoperiodismo, en este caso- puede salir ganando en épocas duras.

Y es que quejas y evidencias al margen, y puestos a buscar beneficiados de esta descafeinada versión, las firmas y los comercios que han decidido asistir han conseguido una presencia mucho más notoria.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El stand de Casio, que en otras circunstancias habría pasado más desapercibido, se ha convertido en la estrella de esta edición. Y lo mismo ocurre con sus cámaras compactas de alta velocidad o con la FinePix Real 3D de Fujifilm (que ya vimos hace un año en Photokina), sin duda lo más curioso y exótico de esta edición.

Quienes quieran ver la Canon EOS 7D, la Lumix DMC-GF1 de Panasonic, la Olympus E-P1 o las nuevas réflex de Sony tendrán que hacerlo en las vitrinas de Casanovafoto, Martín Iglesias o Aldana. Las grandes tiendas del país no han faltado a la cita, y de hecho, se han convertido en el único escaparate de las últimas novedades réflex y compactas. Así que, en cierto modo, ellos tampoco echan de menos los stands de Canon o Sony.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
"La FinePix Real 3D de Fujifilm es sin duda lo más curioso y exótico de esta edición."

Finicon, por el contrario, sí ha decidido llevar todo el arsenal nikonista hasta Sonimagfoto. El proyector integrado en la Coolpix S1000pj y la reciente D300s han sido dos de las novedades más buscadas, aunque alguno ya andaba preguntando por una tal D800, de la que -por lo menos nosotros- no tenemos constancia.

Pero, como suele ser habitual en estos encuentros del sector, lo más interesante es lo que se dice por lo bajo en los corrillos improvisados. A falta de jamón y grandes regalos con los que agasajar a los clientes, la conversación es siempre una buena forma de amenizar las largas sesiones de diez horas cara al público.

Confiemos en que la organización replantee el salón para 2011 o decida si ha llegado el momento de tirar la toalla

Secreto a voces es, por ejemplo, que este año los expositores han tenido que rascarse menos el bolsillo para poder estar presentes en Sonimagfoto. La crisis, las tibias expectativas y las dudas iniciales de muchos han hecho que la factura se haya moderado notablemente respecto a anteriores ediciones.

Incluso dicen las malas lenguas que algunos han plantado su stand sin pasar por caja, una estrategia para asegurar la presencia de algunas de las grandes firmas del sector durante este año. Algo que, por cierto, han negado categóricamente los susodichos mientras ponían los ojos en blanco al recordar -supongo- lo que habían tenido que pagar para estar allí y el fin de semana que les espera.

Tampoco es ningún misterio que son muchas las firmas que desde hace tiempo no creen en este tipo de eventos -ni en Sonimagfoto ni en ninguna otra feria-, pero que hasta ahora no se habían decidido a dar el primer paso por miedo al qué dirán. ¿Se acuerdan del revuelo hace dos años cuando Kodak dijo no? Seguro que ahora andan con media sonrisa dibujada al ver el panorama.

Para todos ellos la crisis ha sido el argumento o la excusa incontestable que llevaban años buscando.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que, como suele decirse, todo es cuestión de ver la botella medio llena o medio vacía. Algunos -suponemos que los que no leyeron El Mundo el miércoles- estaban encantados con la cobertura en prensa y televisión. Otros contaban las horas que quedaban hasta el domingo a las ocho de la tarde y suspiraban pensando en tiempos mejores.

Mientras los asistentes aguantan como pueden el chaparrón combinando dosis de optimismo y realismo, confiemos en que los organizadores ya estén pensando en cómo replantear la jugada para 2011 o decidiendo si ha llegado el momento de tirar la toalla.

Artículos relacionados (4)
Crónica
24 / MAR 2011
OpiniónContando píxeles
21 / MAR 2011
Agenda fotográfica
08 / OCT 2009
Más artículos relacionados
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar