Crónica
SONIMAGFOTO 2005: CRóNICA

Un paseo por Sonimagfoto 2005

 
5
OCT 2005
Iker Morán   |  Barcelona

Qué mejor plan para una mañana de miércoles que darse un paseo por la recién inaugurada octava edición de Sonimagfoto. Eso ha debido de pensar la variada fauna que ha decidido acercarse -por puro vicio u obligación- hasta la Fira de Barcelona durante estas primeras horas de la cita.

Profesionales y prensa son, sin duda, las tribus mayoritarias que han tomado posesión desde primera hora de la mañana de los stands montados por las marcas. Una práctica habitual de quienes pretenden evitar las aglomeraciones clásicas del fin de semana, cuando, ya se sabe, el deporte nacional es acarrear con un bolsa lo más grande posible llena de cientos de catálogos.

No obstante, hay que reconocer que dos circunstancias han colaborado en gran medida a dar un poco de ambiente a una jornada tradicionalmente anodina.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Los primeros -o esa es al menos la sensación al pasear por los dos pabellones- son los jubilados aficionados a la fotografía. Un grupo que, dada su presencia matutina por Sonimagfoto, las marcas deberían de tener muy en cuenta.

Pero, sin duda, los visitantes más ilustres -o por lo menos los más agasajados- de la jornada han sido los Duques de Palma, encargados un vez más de inaugurar el salón. El suyo, por cierto, sí que ha sido un paseo rentable: una cámara de regalo por stand visitado es siempre un bonito recuerdo para la muy numerosa familia.

Entre el típico revuelo de seguridad que generan este tipo de visitas protocolarias y la expectación generada entre los expositores, ansiosos por recibir la real visita, el día ha estado de lo más animado.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Respecto a lo meramente fotográfico, pocas sorpresas deparará esta edición. Con casi todas las novedades ya vistas en otras citas del sector, Sony ha conseguido colarse en los titulares con su binomio R1 -protagonista indiscutible- y N1, las nuevas Cyber-shot que lucen ante las atentas miradas de los visitantes.

Canon, parece ser, ha optado en esta ocasión por darle más protagonismo al espectáculo -bailarines y bailarinas que lucen palmito cada pocos minutos- que a mostrar sus nuevos productos. Así, las PowerShot comparten protagonismo con las impresoras de la marca, mientras que acercarse a la EOS 5D y las 1D Mark II requiere de unos minutos de espera.

A falta de novedades, parece que los recursos para atraer al público sí han diversificado su metodología. Olympus, por ejemplo, ha optado por un montaje más "fashion", mientras que Fuji sigue confiando en la clásica ecuación Porsche-chica guapa, que siempre suele funcionar.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Nikon, por el contrario, se muestra más comedida en estos asuntos y ha optado por limitarse a desplegar su gama de cámaras digitales, con especial atención a su oferta de réflex digitales. Que, dicho sea de paso, atrae a tantos curiosos como su vecino Canon.

Dividida en dos pabellones y con unas dimensiones sustancialmente reducidas en comparación con sus hermanas internacionales, Sonimagfoto también cuenta con la presencia de Agfa, que parece mantenerse firme frente a la tormenta, y Kodak, que tiene en las EasyShare P880 y P850 sus mejores bazas.

Ingredientes, como decíamos, poco novedosos pero suficientemente variados como para centrar la atención del sector durante los próximos días.

Fotografía, exposiciones, charlas... una completa agenda para una edición decidida a poner el acento sobre el tema del revelado. Y por si el espacio dedicado a los minilabs, los kioscos o las impresoras no son suficientes para hacerse un idea, echen un vistazo al cartel de este año: una cámara, un CD... y una copia en papel bien grande entre las manos.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar