Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Crónica

El Spotify del futuro y otras curiosidades del Sónar

 
20
JUN 2016
Iker Morán | Barcelona

Hace ya años que el Sónar, el festival de música electrónica y avanzada que cada año se da cita en Barcelona, trasciende más allá del ámbito musical y artístico para asomarse al mundo de la tecnología. Y es que más allá de los conciertos y los recurrentes chistes sobre los modernos más modernos, la innovación también tiene su dosis de protagonismo en este evento.

Sonar+D es el espacio reservado para que empresas y startups muestren sus propuestas en este festival paralelo que se ha convertido ya en un clásico del Sónar de Día que se celebra en Montjuïc. Según los datos de la organización, esta cuarta edición se ha saldado con la presencia de 2.600 empresas de 60 países y más de 4.500 profesionales de lo que por aquí se denomina “comunidades creativas digitales”.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un concepto de lo más variado que engloba desde firmas tan potentes como Spotify hasta pequeños proyectos patrios que aspiran a hacerse un hueco en sectores como la impresión 3D o la realidad virtual, auténticos protagonistas de esta cita.

Time Keeper es posiblemente la propuesta más espectacular de esta edición. Se trata de un proyecto desarrollado por Domestic Data Streamers para Spotify ante el que resulta difícil saber si uno siente más fascinación o miedo. Atención a la idea: ¿y si se pudiera establecer una conexión entre un momento futuro y una canción que todavía desconocemos?

Mediante los datos del perfil personal almacenados en la aplicación y un test realizado allí mismo, esta máquina asegura ser capaz de saber qué canción querremos escuchar dentro de unos días o semanas en un determinado momento. Asusta, ¿verdad?

sónar 2016
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
sónar 2016
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Si le sumamos una máquina con bolas transparentes que van cayendo –los parecidos con “Inside Out” de Pixar posiblemente no son casuales- y generando sonidos vinculados con los tonos de nuestras canciones más escuchadas así como complejas explicaciones sobre sintetizadores y sonido mecánico, la sensación al salir de allí va de un wow a un “saben demasiado de nosotros”.

Todo es cuestión de algoritmos. O de Algorritmos, como proponen desde el Barcelona Supercomputing Center, un experimento con el que buscan crear una canción a partir del movimiento y las opiniones de los visitantes de este espacio durante el Sónar+D a base de un algoritmo de inteligencia artificial que aprende y es capaz de ir continuamente cambiando la composición.

sónar 2016
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
sónar 2016
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
sónar 2016
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Para volver a la realidad o a un futuro que asuste menos, nada como descubrir que la mesa Reactable –auténtica revolución musical en su momento- planea aterrizar en el iPad a través de la aplicación Rotor, o que ahora las guitarras también se pueden imprimir, como demuestran desde EntresD.

Pero no se trata solo de música, claro. La impresión 3D también llega a las gafas de sol de la mano de Wlasses, la primera empresa española que se anima con este nuevo sistema de producción y que ya comercializa cuatro diseños en tres tamaños de estas gafas impresas en polvo de nilón.

sónar 2016
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
sónar 2016
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Es una de las 30 propuestas que compartían el espacio Garden by Ricoh, dedicado a nuevas empresas e ideas y donde era posible encontrar desde plantillas impresas en 3D hasta el casco de bicicleta plegable de Overade. Más terrenal y posiblemente más real y práctico que muchas de las ideas que se dejan ve por aquí.

Y la Ricoh Theta y sus imágenes de 360 grados, ¿no están por aquí? Pues sorprendentemente no. Y es que las cámaras GoPro –con estand propio ya dentro de la zona de Sónar y personal animando a la gente a tirar de selfie con su cámara- han sido lo más cercano al sector de la imagen y la fotografía en este Sónar. Cuestión de público, presupuesto o modernidad, claro.

sónar 2016
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
sónar 2016
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Lo que sí triunfan son las gafas de realidad virtual. Las Gear VR de Samsung, las HTC Vive y el sistema Oculus Rift comparten espacio y experiencias VR en Realities+D. La foto imprescindible con la que nos vamos de allí: el singular casco creado por Marshmallow Laser Feast para poder ver y escuchar la naturaleza como lo haría una libélula o un búho, entre otros animales.

Y es que estamos en el Sónar y aquí lo que se lleva es el futuro, no lo vintage.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar