• 50 megapíxeles, 60 megapíxeles... ¿100 megapíxeles?
  • Y Canon volvió a temblar
OpiniónEnfoque diferencial

Ubuntu y la duda existencial

 
25
JUN 2007

Vaya por delante -y para evitar que nadie me cuelgue antes de tiempo- que yo de Ubuntu sé poco. Sé que existe, que funciona mejor -a mi juicio- que Windows y que es infinitamente más barato -es gratis- que el programa que Microsoft ha consolidado en la inmensa mayoría de los PC de todo el mundo.

No tengo mucha más idea de software libre que esas líneas que acabo de escribir. Me muevo por la simple experiencia, por el infalible método de prueba y error. Y lo que sigue son mis conclusiones.

Me pregunto qué están haciendo mal los "linuxeros" para no convencer

¿Conocen Ubuntu? Según su propia página web, es "un sistema operativo de código abierto desarrollado en torno al kernel Linux", cuya filosofía se basa en que "debe ser gratuito, que la gente debe poder usar el software en su lengua materna y debe poder hacerlo independientemente de cualquiera sean sus limitaciones".

Ubuntu es mejor -a juicio de un servidor- y más barato que Windows. Entonces, ¿por qué los aficionados a la fotografía seguimos utilizando el programa de Bill Gates?

No sólo está GIMP, sino también UFRaw o Bibble, y eso de que "no hay programas" de software libre se tambalea

Hasta hace no mucho, tenía claro que la razón era que la disponibilidad de programas fotográficos era infinitamente mayor para PC que para Linux. Pero la cosa ya no está tan clara, y cada día que pasa me pregunto qué están haciendo mal los "linuxeros" para no convencer.

Ya no es como hace cinco años, que teníamos GIMP y pare usted de contar. Ahora no sólo está GIMP, con el que podemos tratar imágenes igual que lo haríamos con Photoshop, sino también UFRaw o Bibble para trabajar con los RAW desde plataformas de software libre. La excusa de "no hay programas" se tambalea.

Los usuarios temen instalar software del que no hay una referencia física, como una tienda o un vendedor

¿Dónde está el problema, entonces? Más allá de la creencia endémica de que hay que pagar por algo para que sea bueno, está el temor de los usuarios a instalar software del que no hay una referencia física -una tienda y un vendedor- al que reclamar si algo falla. Y más allá de esto está la machacona maquinaria de marketing que nos mete a Microsoft por los ojos día tras día. Ésta es la primera razón.

Está claro que los desarrolladores de software libre no tienen recursos suficientes para contratar anuncios en El País a toda página, ni tampoco tienen capacidad para patrocinar un estreno de cine o fondos para dar un curso a escala nacional con doce fotógrafos de prestigio que usen Gimp. El software libre utiliza el boca a boca para extenderse; el marketing de pago es para otros.

El número de empresas que utilizan software libre en sus oficinas sigue siendo irrisorio

La segunda razón la encontramos en el mercado profesional. ¿Cuántas empresas utilizan software libre en sus oficinas? Aunque ahora son más que antes, el número sigue siendo irrisorio.

La consecuencia de ello es que los programas que las propias compañías diseñan para uso interno -por ejemplo, los que usamos los fotoperiodistas para enviar las fotos a las redacciones- se crean pensando en Windows, o como mucho en Mac, ya que esos son los sistemas imperantes.

El "virus" del software de pago se extiende de la cúpula a la base de la pirámide laboral

Los colaboradores de esas empresas, que no son de plantilla, instalarán en sus ordenadores el mismo sistema propietario para poder utilizar esos programas, con lo cual el "virus" del software de pago se extiende de la cúpula a la base de la pirámide laboral sin que nadie pueda evitarlo.

Y cuando los profesionales, sean fijos o no, utilizan software propietario, lo justifican diciendo que lo hacen no porque sea mejor, sino porque no conocen otro. Y claro, ¿quién va a desoír los consejos de un profesional? Y ya tenemos el negocio montado.

Si nos ceñimos a las marcas fotográficas, el caso es similar. ¡Qué buen programa es -por ejemplo- el Nikon Capture NX! Y los que no usamos Nikon no podemos emplearlo... Es una pena que el formato RAW universal aún esté en pañales.

Hagan el ejercicio práctico y pregunten a los fotógrafos que conozcan -y a ustedes mismos- si usan un sistema u otro y por qué. A ver cuántos afirman que lo usan porque es mejor. Y de esos, a ver cuántos han probado los de código libre para poder comparar. Aunque no hace falta que se tomen la molestia: ya les digo yo que no serán muchos.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar