Actualidad

Un SIMO agonizante abre sus puertas sin grandes novedades

 
8
NOV 2006
Eduardo Parra   |  Madrid

El antiguo Salón Internacional de Mobiliario de Oficina y actual feria de la informática por excelencia en España abrió ayer al público profesional sus 65.000 metros cuadrados y siete pabellones. Sin ninguna gran novedad y con todo un pabellón -medio, en realidad- dedicado a Microsoft, la edición 2006 de SIMO podría ser recordada como la de las ausencias y una de las más escasas en lo que a expositores se refiere.

Del 7 al 12 de noviembre, SIMO vuelve fiel -y más exhausta que nunca- a su cita anual. Abierta al público no profesional sólo durante el sábado y el domingo, la feria informática más renombrada del país y una -según la organización- de las más importantes de Europa abrió ayer sus puertas sin ofrecer grandes novedades y con ausencias en todos los sectores.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Pasillos cada vez más anchos denotan la mala época por la que pasa el SIMO.

En efecto, esta edición de SIMO se antoja, cuando menos, más descafeinada que la anterior. Amplios pasillos entre stand y stand -algo impensable hace diez años- y bastante desidia entre los peces gordos de las marcas más importantes constatan una realidad preocupante para una de las ferias españolas con más solera.

El peso del gigante
Este año Microsoft ha reservado un pabellón para presentar a nivel europeo su nuevo Windows Vista, que los usuarios que por allí se han acercado han podido probar -sin que se colgase, por cierto.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Tampoco ha faltado el stand de Adobe y sus cursillos en vivo y en directo de -entre otros productos- Photoshop CS2, o las demostraciones de HP y sus sistemas de impresión. El resto de marcas se han limitado, casi en exclusiva, a permitir al público ver y tocar in situ los productos presentados a lo largo del último año.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Por lo demás, pocos detalles jugosos a los que hincar el diente. España aparte, 22 son los países que están representados en esta feria, en el que hay un total de 626 expositores, 146 menos que en la edición pasada. Cifras un tanto escuálidas si las comparamos con las de otra feria europea de referencia en el ámbito de la electrónica de consumo, la berlinesa IFA: 1.200 compañías provenientes de 40 países participaron el pasado mes de septiembre en aquel evento.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Como novedad, este año tendrá lugar el e-life SIMO, una feria dentro de la feria madrileña que permanecerá abierta los últimos cuatro días de la semana. En un solo pabellón, el número seis, el e-life ofrecerá propuestas de ocio digital, con la PlayStation 3 como principal atracción.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar