• "Queremos potenciar el descubrimiento musical"
  • "Reivindicamos el espacio que muchos reportajes no encuentran en los medios ...
Entrevista
SILVIA OMEDES, PHOTOGRAPHIC SOCIAL VISION

"Queremos poner Barcelona en el mapa internacional de la fotografía documental"

 
17
JUN 2013

Hace doce años Silvia Omedes se embarcó en un proyecto que tiene a la fotografía documental en el punto de mira: la Fundación Photographic Social Vision, que a lo largo de este tiempo ha cosechado éxitos tan palpables como consolidar Barcelona como una de las paradas de la exposición itinerante de los premios World Press Photo. Ahora acaba de dar el tiro de salida de Circuit 2013, un festival que cuenta con 34 muestras en la ciudad condal, varias provenientes de Visa pour l'Image. Omedes nos explica la implicación de la fundación con la fotografía documental y el papel que ésta juega en un momento en que los soportes tradicionales están perdiendo peso.

¿Cómo surge la idea de crear Photographic Social Vision?

Photographic Social Vision nace hace doce años en Barcelona fruto de la voluntad de unas personas de dar más visibilidad a la fotografía documental como herramienta de concienciación social. Creemos que la fotografía tiene un gran poder, el de hablar honestamente a la gente, porque está hecha en profundidad, con rigor y desde la actitud positiva y honesta de querer interpretar nuestro entorno.

¿Qué criterios seguisteis y seguís a la hora de decantaros por un tipo determinado de fotografías?

Empezamos a detectar que los medios tradicionales ya no eran la plataforma de difusión de estos trabajos. Por tanto hacía falta ponerse a trabajar para encontrar vías alternativas que dieran salida a estos proyectos de autor que ya no tenían tanta visibilidad. Esto lo solemos hacer a través de exposiciones, de piezas audiovisuales que explican el trabajo o la vida de alguien, organizando conferencias y por ejemplo a través de Circuit 2013.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Omedes, con la guía informativa de Circuit 2013.

¿Qué tiene Circuit de continuista respecto a la ya extinta Primavera Fotográfica y de contrapunto respecto a PHotoEspaña?

Con la Primavera Fotográfica tiene en común la suma de fuerzas. Lo que tiene de diferencia es que Circuit nace de una entidad privada que aglutina a muchas entidades. No es el caso de la administración pública, de momento, aunque nos encantaría que nos apoyasen en un futuro.

En cuanto a PHotoEspaña me parece maravilloso incluso que coincidamos en fechas. Creo que está muy bien que Barcelona se posicione en un género muy concreto. No son festivales competidores, son complementarios. De hecho nuestra relación con ellos es buena. Además, Circuit cobija el Ojo de Pez Meeting.

¿Qué criterios habéis seguido para seleccionar las exposiciones que forman parte de Circuit 2013?

"Queremos romper esa idea de que fotoperiodismo y fotografía documental están sólo vinculadas a fotografía de conflicto y guerra"

Nuestra fuerza de comisariado cuando hacemos la selección de exposiciones de Visa pour l'Image [con quien Photographic Social Vision tiene un acuerdo] es que traten temáticas distintas, que sean autores interesantes y que además sean representativas de distintos géneros fotográficos. Porque también queremos romper esa idea de que fotoperiodismo y fotografía documental están sólo vinculadas a fotografía de conflicto y guerra. No. Hay grandes proyectos tranquilos, relajados, que no están hechos en situaciones de crisis geográficas ni geopolíticas, sino que son proyectos de lo que se conoce como el "backyard", el jardín de la casa de tu vecino.

Queremos que Circuit 2013 tenga representación de todos los géneros documentales: aquellos que puedan ser más subjetivos y de autor, aquellos que tengan que ver con el fotoperiodismo más radical y más puro o más clásico, como podrían ser las fotografías de nuestros chavales en situaciones de conflicto.

En una de las muestras de Circuit 2013 participan libremente quienes quieran enviar fotografías a través del teléfono móvil. ¿Con qué objetivo?

Que Circuit -y esto es importante- dé visibilidad y voz al ciudadano de Barcelona. Hemos organizado una exposición on-line que se llama "El fotómetro" y que permite enviar fotografías a través de Instagram sobre diversos temas. Este año, cómo no, hemos escogido la crisis, y la gente puede subir las fotos a "El fotómetro" a través de Instagram con dos "hashtags": #adiosbienestar y #construyendobiencomun. Porque sin duda hay crisis, pero sin duda están naciendo hoy muchos sistemas de trabajo y de cooperación, muchas iniciativas ciudadanas que es posible que cambien las cosas y el sistema en el futuro.

¿Se muestran todas las fotografías que se envían o hay algún tipo de edición?

Se muestran todas las que se envían, aunque obviamente hay un filtro para evitar que alguien suba algo que no tiene que ver con el tema. Hay un cierto control, pero no hay ningún tipo de censura.

¿Qué futuro le espera a Circuit? ¿Habrá un 2014 o un 2015?

Este año arrancamos. En julio evaluaremos, pero será una evaluación compleja porque son más de 34 exposiciones, más de 30 sedes que han unido fuerzas con Photographic y por lo tanto queremos evaluar con cada uno de ellos. Queremos críticas constructivas, detectar las posibles mejoras para el año que viene, y si esto cuaja, obviamente nos encantaría tener Circuit en 2014, 2015, 2016... y poner Barcelona en el mapa internacional, en la plaza que le toca y que creo que puede hacer muy bien, que es defendiendo la fotografía documental.

Hace un par de años, cuando la crisis se cebó especialmente con el sector, decidís invertir todavía más en vuestro proyecto.

Dicen que en épocas de crisis salen grandes oportunidades. Creo que también es un tema que va vinculado a nuestros valores y a nuestra actitud frente a los problemas. La fundación nació sabiendo que la difusión de este tipo de trabajos era problemática y nosotros llevamos doce años en crisis.

Así que era un reto, un reto que obviamente es posible gracias a la suma de esfuerzos, criterios y mucha ilusión de todas las entidades que suman este proyecto. Photographic dirige y ha ido a buscar los recursos financieros para Circuit 2013. Gracias a empresas como la Fundació Banc de Sabadell esto es posible, porque creen en los proyectos privados, creen en la voz de los ciudadanos y están potenciando el trabajo que llevamos a cabo.

¿Cómo se financia Photographic Social Vision para su labor diaria?

Photographic se nutre de las cuotas de sus socios, que básicamente son fotógrafos a los que a cambio se les da ayuda en la edición de sus fotografías, en promocionar sus trabajos, a veces intentar venderlos, en colocarlos en exposiciones colectivas o individuales. Lo que es potenciar la carrera de estos autores que, de otra manera, lo tendrían más difícil.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Photographic Social Vision presentó la semana pasada Circuit 2013 en Barcelona. En la imagen, Omedes junto a Llucià Homs, galerista y responsable del área de promoción cultural del ayuntamiento de Barcelona.

Este año será el noveno que Photographic Social Vision trae a Barcelona el World Press Photo. ¿En qué consiste vuestra apuesta y qué acuerdo tenéis con ellos?

Somos "partners" de World Press Photo, los organizadores oficiales de la muestra en Barcelona. Esto nace de las ganas de traer buenos contenidos fotográficos a la ciudad. Un objetivo es dar a conocer temas que afectan al mundo y darlos a conocer a la gente. Son mayoritariamente reportajes que no publica la prensa española. Por tanto, un 90% de lo que vemos en World Press Photo es inédito para nuestros ojos.

Y el segundo objetivo es educar visualmente, porque es cierto que hay mucha cultura visual, sobre todo entre la gente más joven, pero a todos los ciudadanos nos va muy bien ver buenos reportajes, buena fotografía. Ir educando la mirada, sobre todo para no olvidar que la fotografía es una de las grandes herramientas de sensibilización: aquella que nos habla al cerebro pero también al corazón.

¿Que el catalán Samuel Aranda recibiera el primer premio World Press Photo el año pasado hizo incrementar las visitas a la muestra o la cantidad de público interesado en el fotoperiodismo está estancada?

Nosotros llevamos ocho años y hemos consolidado una cifra de 35.000 visitantes. El año pasado se volvió a repetir, pero es cierto que el contexto de crisis afectó a muchos, muchísimos bolsillos, incluso en el consumo de una exposición tan masivamente vista como ésta. Que Samuel Aranda ganara seguro que nos ayudó. Además, él apoyó muy activamente la promoción de la expo, y además el CCCB [Centre de Cultura Contemporània de Barcelona] le dedicó una monográfica, "Después de la primavera", que también ayudó muchísimo.

Creo que cada vez más las exposiciones de fotoperiodismo son más vistas. El tema es que el contexto de crisis nos hace mantener las cifras de visitantes, pero es un elemento que hay que evaluar a la hora de sumar números.

El año pasado trajisteis a Barcelona algunas de las exposiciones de Perpiñán. ¿Qué tipo de acuerdo tenéis con Visa pour l'Image?

Ahora somos "partners" de Visa pour l'Image. Son muy buenas noticias, porque gracias a World Press Photo hemos podido afianzar una relación con el festival de más prestigio internacional, que es Visa. Mediante una pequeña aportación económica podemos traer el sello Visa a Barcelona. Ellos están muy cómodos, y además nos permiten escoger del festival lo que más nos interese traer.

En Photographic conocéis de primera mano la fotografía documental en general. ¿En qué estado de salud crees que se encuentra, sobre todo en relación con los medios de comunicación y los gobiernos? ¿Qué papel pueden o deberían tener los blogs e Internet?

La fotografía documental como tal, incluyendo el fotoperiodismo, está en buen estado de salud cuando tengo en cuenta quién la hace, cómo se hace y qué calidad consigue. Cuando tratamos el tema de la difusión, ahí es donde evidentemente ya hace muchos años que se va repitiendo que el soporte tradicional ha muerto. Y efectivamente ha muerto.

"El soporte tradicional para difundir la fotografía documental ha muerto"

Hoy los medios de comunicación no tienen aquel dinero que les llegaba a través de la publicidad para producir y publicar reportajes, y por lo tanto no lo harán. Y mi pregunta es: ¿si lo hacían antes era porque les interesaba o porque había dinero que lo podía pagar? Creo sinceramente que lo hacían porque había dinero y porque la fotografía documental y el fotoperiodismo siempre han interesado a los lectores. Los de prensa de antes y los que ahora lo consumen a través de Internet. Internet está siendo clave en la difusión de los trabajos, en la promoción de los chavales que se buscan la vida a nivel internacional, como es el caso de muchos de nuestros mejores autores.

En cuanto a los gobiernos, sabemos que usan a los medios de comunicación y por tanto cuando se trata de difundir temas que los ponen en situaciones incómodas controlan a los medios. Las administraciones y los gobiernos podrían tener más clara la política de apoyo a la gestión, creación y difusión de la fotografía. Pero no porque sean temas incómodos y tengamos que difundirlos, sino porque la fotografía y el fotoperiodismo encuentran sus canales de difusión. Y lo de las redes hoy es imparable.

Hemos de potenciar el talento, y ahí los gobiernos y las administraciones tienen mucho que hacer: potenciar los tejidos, crear unas buenas bases de datos -que ni siquiera existen- para saber quién es quién entre gestores, comisarios, directores de centros, fotógrafos... Hay que crear esa red que gestione todo el talento que tenemos y que siempre ha ido cojeando por falta de una buena gestión.

Si hoy la visibilidad de la fotografía documental está en gran parte en manos de blogs y de algunos medios independientes, ¿no tendríamos que preocuparnos por leyes que censuren en Internet?

Estos medios pueden ser objetivo de posible censura. Creo que deberemos tomar medidas, pero pienso que el sistema es incontrolable y también la voz del ciudadano. Si estas puertas se bloquean se abrirán otras, porque tenemos muchas historias que contar, mucho que compartir y la gente quiere saber.

Sería muy utópico decir que la verdad triunfa, pero cuando alguien tiene algo que decir y es importante para esa persona, encuentra siempre la manera de llegar a su audiencia.

Doce años andados por Photographic Social Vision son suficientes para hacer un bagaje.

Photographic es una maravilla de lugar, un pequeño milagro. Es lo que somos las personas que lo integramos. No tenemos grandes sueldos, pero sí unos valores que defendemos y por los cuales estamos encantados de trabajar y luchar.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar