• HTC One S: análisis
  • Motorola Xoom 2 Media Edition: análisis
Prueba de producto
LAS NEX YA NO ESTáN TAN SOLAS

Sigma 30 mm f2.8 EX DN para Sony E: análisis

 
5
JUN 2012

Ha habido que esperar un tiempo, pero los fabricantes independientes de ópticas han decidido acercarse por fin a ese nuevo segmento de cámaras sin espejo. Sigma lo hace por duplicado, con versiones para Micro Cuatro Tercios y NEX de sus nuevos 19 mm f1.8 y 30 mm f2.8. Montado en una Sony NEX-7 y pese al exigente sensor de 24 megapíxeles que esta cámara utiliza, el Sigma de 30 milímetros para montura Sony E ha demostrado combinar a la perfección un buen rendimiento con un precio asequible. Sólo el rendimiento del enfoque automático y la presencia de alguna que otra aberración cromática empañan -muy ligeramente- el buen expediente de esta óptica fija.

La limitada oferta de ópticas figura casi siempre en la lista de los puntos menos favorables a la hora de analizar algunos de los cuerpos de la familia NEX de Sony. Y es que la compañía parece que ha querido poner más el acento en el desarrollo de cámaras que en configurar un parque de objetivos suficientemente amplio como para llegar a todos los públicos.

Una posible solución es abrir su montura a terceros fabricantes. Así lo hizo hace ya tiempo, y Sigma ha sido una de las primeras en acudir a esta llamada con los nuevos 19 mm f2.8 y 30 mm f2.8 DN EX, dos objetivos fijos y de precio comedido que casan perfectamente con la filosofía de estas cámaras.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El Sigma 30 mm f2.8 EX DN junto a la Sony NEX-7, la cámara con la que hemos realizado esta prueba.

Y es que si el tamaño del cuerpo de la cámara se ha reducido, nada mejor que pensar en objetivos que encajen con esta idea de equipo ligero. Unas ópticas que sintonizan a la perfección con esa filosofía del "street photography" que tan de moda está últimamente: pequeñas, discretas y -al ser de focal fija- con un nivel de calidad que se presupone elevado.

Veamos si este Sigma 30 mm f2.8 cumple con los requisitos para incluirlo en la selección de objetivos con las tres bes: bueno, bonito y barato.

La primera impresión

Al abrir la caja encontramos una funda acolchada de buena factura -habitual en Sigma- junto a una óptica que recuerda irremediablemente a aquellos objetivos de 50 milímetros que formaban pareja con las antiguas réflex de película.

Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, tiene un tamaño similar, con un diámetro de 60,6 milímetros, una longitud de 38,6 milímetros y un peso de 135 gramos. La rosca para filtros es de 46 milímetros, una medida muy común en tiempos pasados. Otro detalle a tener en cuenta: a diferencia del también nuevo Sigma 19 mm f2.8, en este caso el objetivo no incorpora un parasol.

Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El diseño es muy austero. El aro de enfoque es generoso y estriado, y no hay en toda su superficie un solo interruptor (no dispone de estabilizador, por ejemplo) ni una escala de profundidad de campo. Por supuesto, tampoco hay anillo mecánico para controlar los diafragmas.

Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de la distancia mínima de enfoque (30 centímetros) y el nombre del modelo, sí destaca la inscripción "Made in Japan", que invita a pensar en una construcción de calidad (al menos en teoría, claro).

Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Montado en la Sony NEX-7 que se ha utilizado para la ocasión, este 30 milímetros no desentona ni por tamaño ni por diseño. Quizá la palabra que mejor define su aspecto es discreción. Todo lo anterior, unido a un precio de alrededor de 200 euros, parece confirmar que cumple al menos con lo de barato y bonito. Busquemos la otra be.

Construcción

Nada más sujetar el objetivo en la mano sorprende el inquietante traqueteo interior debido al movimiento del grupo de lentes de enfoque. Al no estar el objetivo acoplado en la cámara, estas lentes se desplazan ligeramente, cosa que desaparece cuando lo colocamos en la montura del cuerpo. Así que no hay de qué preocuparse.

Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La bayoneta es metálica y de buena factura, y el interior del objetivo está perfectamente cubierto de negro mate para evitar reflejos. Dentro hay siete elementos ópticos -con un par de lentes asféricas entre ellos- que se distribuyen en cinco grupos.

Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque es interno, con lo cual no cambia la longitud del objetivo al enfocar ni gira la parte frontal, cosa deseable para el uso de filtros polarizadores. El diafragma se aprecia de construcción cuidada y consta de siete palas que dejan un orificio central redondeado.

Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Montado en cualquier cuerpo de la saga NEX ofrece una focal equivalente a 45 milímetros con un ángulo de visión de casi 40 grados.

Enfoque no muy rápido

El autofoco de este Sigma con buenas condiciones de luz es correcto, aunque no especialmente ágil. Si la escena se complica, habrá que recurrir necesariamente a la luz de ayuda para evitar dudas o incluso confirmaciones erróneas mientras la cámara busca un punto de foco.

Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En todo caso, el comportamiento tampoco dista demasiado del visto en el zoom estándar 18-55 mm f3.5-5.6 de Sony, por lo que puestos a repartir responsabilidades cabe suponer que la cámara también merece su parte.

Si trabajamos con el enfoque manual, hace falta algo más de una vuelta completa del anillo para pasar de un extremo a otro de su recorrido. La distancia mínima es de 30 centímetros, suficiente para atreverse con algún retrato corto, pero escasa si se pretende hacer fotografía macro de objetos o animales pequeños.

Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un punto que tal vez Sigma debería haber cuidado más teniendo en cuenta que Sony también dispone de un 30 milímetros fijo que, en este caso, sí es macro. Aunque también es justo recordar que, en ese caso, la luminosidad es de f3.5.

A juzgar por las pruebas que hemos realizado, aprovechando el visor electrónico de la cámara y el plus de estabilidad que aporta en la sujeción es posible conseguir tomas libres de trepidación a velocidades de hasta 1/10 de segundo. Una cifra más que correcta que nos hace pasar por alto la ausencia de un estabilizador integrado en el objetivo.

Buen rendimiento y correcciones

A la hora de evaluar el rendimiento de una óptica no hay que perder de vista que la cámara aplicará correcciones que compensen las presumibles carencias que ésta pueda tener. Se trata de un sistema que suele funcionar muy bien, al menos con los objetivos propios de cada firma. ¿Ocurrirá lo mismo si a una Sony le colocamos una óptica Sigma?

Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los resultados parecen dejar claro que así es, y bien puede decirse que la NEX-7 y el 30 mm f2.8 forman un muy buen tándem. La distorsión en forma de barrilete es muy leve, en absoluto molesta y fácil de corregir si trabajamos con el formato RAW.

Muestras: 30 mm f2.8 DN EX
Las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 EX DN montado en una Sony NEX-7.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7.

Las aberraciones cromáticas son algo más evidentes, sobre todo si nos fijamos en las esquinas de la imagen. De todos modos, la corrección automática que esta cámara de Sony aplica a los JPEG funciona perfectamente, mientras que en los archivos RAW, en los que dichas aberraciones sí son visibles, pueden atenuarse sin mayores dificultades.

Muestras: 30 mm f2.8 EX DN
Las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 EX DN montado en una Sony NEX-7. Imágenes realizadas en formato RAW y procesadas con Adobe Photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.
las fotografías se han realizado con un objetivo 30 mm f2.8 ex dn montado en una sony nex-7. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con adobe photoshop.

El nivel de detalle y nitidez que ofrece la óptica es excelente, incluso en las esquinas y con el diafragma a f2.8. A partir de f16, este parámetro se resiente debido a los efectos de la difracción, y la pérdida de nitidez es evidente a f22, si bien los resultados nos siguen pareciendo utilizables. Sea como fuere, trabajar a f5.6 es un buen consejo para optimizar el rendimiento óptico en este apartado.

Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con un Sigma 30 mm f2.8 DN EX montado en una Sony NEX-7 y usando distintas aperturas de diafragama.

Por su parte, el efecto de viñeteo es evidente a f2.8, pero ya a f4 está muy bien controlado. En todo caso, los más exigentes comprobarán -lupa en mano- que con una apertura de f5.6 todavía da señales de vida.

Enfocar y desenfocar

Teniendo en cuenta que el CMOS de 24 megapíxeles de la Sony NEX-7 es uno de los mejores y más exigentes del momento, este objetivo de Sigma consigue salir muy airoso. La combinación de una focal de 30 milímetros con una apertura de f2.8 y un diafragma de 7 aspas permite desenfocar el fondo de una forma muy elegante cuando trabajamos cerca del sujeto. Del mismo modo, disparando a f5.6 o f8 también podemos conseguir que todos los elementos que aparecen dentro de un plano más abierto estén enfocados.

Esa versatilidad nos permite hacer retratos o fotografía de calle -por ejemplo- sin tener que cambiar de objetivo. El "bokeh" que brinda este Sigma es armonioso y sin estridencias. Los puntos de altas luces están muy bien controlados, sin halos ni "flares" extraños, tanto en fotografía nocturna como con el sol dentro del encuadre.

Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Sigma 30 mm f2.8 EX DN
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una focal bastante polivalente, un precio comedido y una luminosidad de f2.8 bien equilibrada. Una receta que nos parece acertada, pues la misma óptica con un f2 o un f1.4 seguramente doblaría su precio y volumen sin que la calidad de imagen ganara necesariamente muchos enteros.

Dejando a un lado la falta de macro, el enfoque automático un poco renqueante y la alargada sombra del citado Sony E 30 mm f3.5, este Sigma 30 mm f2.8 E DC es una excelente alternativa para formar pareja con cualquiera de las Sony sin espejo, incluida la NEX-7. Es bueno, bonito y barato. Sin duda, un gran estreno el de Sigma en el catálogo de objetivos con bayoneta Sony E.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar