• Nikon D7200: análisis
  • Canon EOS M3: primeras muestras
Prueba de producto
Foto: Quesabesde

Duelo de 24-105 milímetros: ¿Sigma o Canon?

5
14
MAY 2015

Hablar de la nueva gama Art de Sigma es, la mayoría de las veces, hablar de excelentes ópticas fijas. Ópticas que en poco tiempo han conseguido ganarse un merecido prestigio y que no tienen ningún miedo a plantar cara a algunos de los mejores objetivos de las marcas tradicionales.

Pero el 24-105 mm f4 DG OS HSM Art que se presentó a finales de 2013 y al que por fin hemos podido dedicarle unos días es algo diferente. De entrada hablamos de un zoom todoterreno pensado para aquellos que buscan cubrir todas las focales con una sola óptica y de paso adentrarse en el mundo del formato completo sin una gran inversión.

Foto: Dani Garcia

Pero, sobre todo, hablamos de un segmento en el que tanto Nikon como Canon hace ya años que tienen muy bien colocadas sus respectivas propuestas: el 24-120 mm f4 en el caso de los primeros y el también veterano 24-105 mm f4 EF L IS USM canonista. Y puesto que la versión del Sigma que estamos probando es para Canon, la pregunta es obligada: ¿consigue este zoom superar al modelo oficial, que va camino de cumplir una década?

Para salir de dudas y ver si el sello Art de Sigma también hace honor a su nombre en los objetivos de tipo zoom, hemos pasado unos cuantos días con estos dos zooms en la mochila acompañados de una Canon EOS 5D Mark III para repetir las mismas fotos y comparar resultados.

Construcción Art

Este 24-105 mm f4 de Sigma sigue la línea de otras ópticas de la serie Art. Algo que sin duda es una gran noticia en cuanto a calidad general, acabados y sensación entre las manos. Salta a la vista la diferencia de tamaño, a la que hay que sumar un mayor peso para el Sigma (800 frente a 675 gramos) y un diámetro superior de la rosca frontal (82 milímetros respecto a los 77 de Canon).

Más allá de que ese mayor diámetro implique filtros algo más caros y que el peso superior tampoco gustará a los que prefieren ir ligeros (para eso se apuesta por un solo zoom, la verdad), hay que reconocer que el Sigma transmite una mayor sensación de seguridad y contundencia entre las manos. Los elegantes acabados mates y el suave giro de las gomas de los dos anillos también contribuyen a esta buena sensación.

sigma 24-105 mm f4 dg os hsm artsigma 24-105 mm f4 dg os hsm artsigma 24-105 mm f4 dg os hsm artsigma 24-105 mm f4 dg os hsm artsigma 24-105 mm f4 dg os hsm artsigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Sigma 24-105 mm f4 Art

Más grande y más pesado (800 frente a 675 gramos) que el objetivo de Canon, el modelo de Sigma no está sin embargo sellado contra el agua y el polvo

sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Sigma 24-105 mm f4 DG OS HSM Art
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Sigma 24-105 mm f4 DG OS HSM Art
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Sigma 24-105 mm f4 DG OS HSM Art
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Sigma 24-105 mm f4 DG OS HSM Art
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Sigma 24-105 mm f4 DG OS HSM Art
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Sigma 24-105 mm f4 DG OS HSM Art
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero más allá de las diferencias estéticas, los usuarios no tardarán en descubrir que, frente a la configuración de los anillos del objetivo canonista, en este caso el dedicado al enfoque está más cerca de la bayoneta, mientras que el mecanismo del zoom ocupa el más alejado de la cámara. Justo al contrario que lo que ocurre en el modelo de Canon, con lo que posiblemente los usuarios de aquel necesitarán un tiempo de adaptación. En todo caso, y como siempre, cuestión de gustos y de acostumbrarse.

Menos discutible es la victoria de Canon si nos fijamos en el sellado de las ópticas. Y es que este zoom de Sigma no es, a diferencia de su rival, resistente al agua y el polvo. Un asunto que, como repetimos cada vez que probamos una óptica Art de Sigma, la firma debería revisar en futuras versiones.

Enfoque y estabilización

Con una gama focal de 24 a 105 milímetros con la que se abarca un alto porcentaje de las escenas a las que se enfrenta un fotógrafo, el estabilizador de imagen es parte elemental de las prestaciones de este tipo de zooms. Canon ya lo tenía claro hace diez años, y Sigma no ha dudado a la hora de incluir su mecanismo OS en este modelo.

Según las pruebas que hemos realizado con las diferentes focales del zoom, trabajando a pulso podemos obtener una mejora en la velocidad de disparo de entre tres y cuatro pasos gracias al estabilizador.

sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Sigma 24-105 mm f4 DG OS HSM Art
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)
canon 24-105 mm f4 is l
Canon 24-105 mm f4 IS L
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)

Pese a ser menos sigiloso, el mecanismo de enfoque del zoom de Canon es -como cabía esperar- algo más rápido

Si queremos asegurar el disparo al 100%, mejor contar con una velocidad tres pasos por debajo de lo normal, aunque si la situación es tranquila y el agarre y la posición de disparo son favorables, es muy posible que un alto número de fotos capturadas con velocidades cuatro veces por debajo estén libres de trepidación. Eso significa poder trabajar a pulso a 105 milímetros y con una velocidades de 1/6 de segundo. No está nada mal.

En el caso de Canon los resultados también son excelentes, sobre todo si tenemos en cuenta que hablamos de una óptica con muchos años a sus espaldas. En este caso la media es de unos tres pasos de mejora, así que hay que concederle a Sigma un punto en este terreno. Cosas de la edad, claro.

Al hablar del enfoque automático la cosa está menos clara. El modelo de Sigma usa un motor de enfoque ultrasónico HSM con un rendimiento excelente y muy silencioso. Aunque nos temíamos que a la hora de realizar seguimientos flaquearía, la verdad es que su comportamiento es muy digno en todas las situaciones.

24-105 mm f4 is l24-105 mm f4 is l24-105 mm f4 is l24-105 mm f4 is l24-105 mm f4 is l
Canon 24-105 mm f4 L IS

Diez años después de su presentación, el zoom de Canon sigue siendo un referente entre los usuarios de cuerpos de formato completo

Álvaro Méndez
24-105 mm f4 is l
24-105 mm f4 IS L
Álvaro Méndez
24-105 mm f4 is l
24-105 mm f4 IS L
Álvaro Méndez
24-105 mm f4 is l
24-105 mm f4 IS L
Álvaro Méndez
24-105 mm f4 is l
24-105 mm f4 IS L
Álvaro Méndez
24-105 mm f4 is l
24-105 mm f4 IS L
Álvaro Méndez

Al menos hasta que lo comparamos con el zoom de 24-105 milímetros de Canon, que lejos de ser tan sigiloso –un detalle importante para quienes quieran grabar vídeo- es algo más rápido en general que el de Sigma. No debemos olvidar que al hablar del enfoque hay que considerar la relación entre el cuerpo y la óptica, y en este sentido –claro- Canon juega con ventaja.

Otro detalle interesante es que Sigma permite realizar microajustes más precisos que los que se pueden hacer con la EOS 5D Mark III en el modelo de Canon, pudiendo por ejemplo afinarlo para cada focal. Para ello, eso sí, hace falta el USB Dock de Sigma, un accesorio opcional de algo más de 60 euros que habrá que sumar a la factura.

Los resultados

Una vez más, las expectativas creadas alrededor de un Sigma Art no iban mal encaminadas. El rendimiento general de este zoom es excelente siempre y cuando tengamos en cuenta que estamos hablando de eso: un zoom todoterreno en el que la clave es el equilibrio entre precio, tamaño, luminosidad y calidad.

Pese a que evidentemente no estamos ante un familiar cercano del excelente 35 mm f1.4 (por citar un ejemplo conocido), este objetivo de 24-105 milímetros responde con solvencia y da lo que se espera de él en todo el rango focal, incluso con cámaras tan exigentes como la EOS 5D Mark III.

Muestras: Sigma 24-105 mm f4 OS Art
Fotografías realizadas con un Sigma 24-105 mm f4 DG OS HSM Art sobre una Canon EOS 5D Mark III

A la vista de los resultados, los parecidos entre ambos objetivos son mayores que las diferencias

A 24 milímetros el nivel de detalle y nitidez es muy alto ya a máxima apertura, aunque a f5.6 conseguiremos unos resultados aún mejores. Una tendencia que se mantiene a lo largo del recorrido focal, aunque los más atentos descubrirán -lupa en mano- que esa rabiosa nitidez que ofrece la óptica decae un poco a 105 milímetros.

El viñeteo es claramente visible a 24 milímetros con la máxima apertura, y aunque es algo más suave al usar focales más largas, sigue siendo apreciable a lo largo de todo el recorrido del zoom. En este caso los sistemas de corrección automática de las EOS con los objetivos fabricados por Canon juegan a favor de la oficialidad de este modelo de 24-105 milímetros, con lo que los usuarios del objetivo de Sigma tendrán que corregir este pequeño problema en la posproducción.

Muestras: Canon 24-105 mm f4 IS
Fotografías realizadas con un Canon 24-105 mm f4 EF L IS USM sobre una Canon EOS 5D Mark III

Algo parecido ocurre con la distorsión a 24 milímetros, que sin ser exagerada se aprecia con bastante claridad. Las aberraciones cromáticas solo resultan visibles al trabajar a 105 milímetros, aunque se trata de nuevo de algo muy fácil de corregir frente a la pantalla del ordenador. Buena nota en lo que respecta al bokeh que ofrece su diafragma de 9 palas, y también para el control de reflejos y luces parásitas incluso en condiciones de iluminación complicadas.

Pero más allá de los resultados del Sigma, en realidad lo que interesa es ver su comportamiento en comparación con el modelo de Canon. En este sentido las imágenes similares disparadas con una y otra óptica dejan claro que los parecidos son mayores que las diferencias.

canon 24-105 mm f4 is l sigma 24-105 mm f4 dg os hsm artcanon 24-105 mm f4 is l sigma 24-105 mm f4 dg os hsm artcanon 24-105 mm f4 is l sigma 24-105 mm f4 dg os hsm artcanon 24-105 mm f4 is l sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art

El zoom de Sigma consigue algo más de nitidez en la mayoría de tomas y parece ofrecer unos colores algo más contrastados y saturados que el de Canon, que tiene algo más de control sobre el viñeteo y la distorsión

canon 24-105 mm f4 is l sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Álvaro Méndez
canon 24-105 mm f4 is l sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Álvaro Méndez
canon 24-105 mm f4 is l sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Álvaro Méndez
canon 24-105 mm f4 is l sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Álvaro Méndez

El objetivo de Sigma consigue algo más de nitidez en la mayoría de tomas (excepto a 105 milímetros y usando la apertura máxima), y parece ofrecer unos colores algo más contrastados y saturados frente a la imagen algo más plana y fría de Canon. En cualquier caso, nada que no pueda ajustarse al gusto de cada fotógrafo desde los perfiles de la propia cámara o ya en el ordenador.

¿Con cuál nos quedamos?

Posiblemente no hay nada peor para una comparativa que lo que se perfila como un empate técnico. Días disparando decenas de imágenes y revisando con lupa los resultados para acabar descubriendo que lo que uno pierde en un área lo recupera en la otra.

Nos guste o no, eso es lo que está ocurriendo aquí. Definir un claro vencedor en cuanto a calidad de imagen resulta imposible a no ser para un usuario que tenga muy definidas las focales que va a usar y las que no. Los que planeen moverse por toda la gama –como sería lógico pensar- se encontrarán con unos resultados generales casi idénticos.

Respecto al enfoque, Canon gana en velocidad pero Sigma en discreción. La victoria en el terreno del estabilizador –por poco- y la construcción es para Sigma, pero Canon se toma la revancha con un detalle que puede que para muchos sea decisivo: su objetivo sí está sellado.

sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Sigma 24-105 mm f4 DG OS HSM Art
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)
canon 24-105 mm f4 is l
Canon 24-105 mm f4 IS L
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)

Será el uso que cada uno le vaya a dar al objetivo lo que determine la importancia de los puntos débiles y fuertes que presentan ambos

El control sobre la distorsión y el viñeteo en el objetivo canonista, al menos en formato JPEG y con las correcciones activadas, es algo mejor, pero en ningún caso se trata de diferencias tan notables como para que afecten al cómputo general.

Así que, llegados a este punto, solo queda reconocer el mérito de Sigma por ofrecer un excelente nivel de calidad y sacar la calculadora para hablar de precios. El zoom de Sigma ya puede encontrarse por poco menos de 800 euros, y el modelo de Canon –con las consiguientes diferencias de precio según donde se mire- se sitúa cerca de esa cifra tras todos estos años.

Lo que pensábamos que iba a ser una elección difícil ha acabado por ser muy difícil. Tanto, que será el uso que cada uno le vaya a dar al objetivo lo que determine el nivel de importancia de los puntos débiles y fuertes de esta pareja. Los fotógrafos de naturaleza, por ejemplo, tienen poco que pensar teniendo en cuenta que el modelo de Canon está sellado.

Pese a la difícil elección, pensando también en el vídeo, la construcción y los excelentes resultados nos quedamos con el modelo de Sigma

sigma 24-105 mm f4 dg os hsm art
Sigma 24-105 mm f4 DG OS HSM Art
Foto: Dani Garcia (Quesabesde)

El resto lo tienen más complicado, porque también habría que tener en cuenta otros factores de la inversión, como la edad del zoom de Canon (no sería extraño que una renovación llegue a corto o medio plazo, con la consiguiente depreciación del modelo antiguo) o la compatibilidad de terceras marcas con futuras cámaras a las que todos sabemos que los fabricantes no siempre les ponen las cosas fáciles.

En todo caso, y pensando también en el vídeo, la construcción y los excelentes resultados, nosotros nos quedamos con el modelo de Sigma. Aunque sea solo por dar un palmada en la espalda a las nuevas generaciones frente a los veteranos más consolidados.

5
Comentarios
Cargando comentarios