COMPARTIR
  • Sony A230, A330 y A380: toma de contacto
  • Philips 42PFL8404H/12: toma de contacto
SIGMA 18-250 MM F3.5-6.3 DC OS VERSUS TAMRON 18-270 MM F3.5-6.3 DI II VC: ¿CANTIDAD O CALIDAD?

Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS y Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC: frente a frente

 
27
MAY 2009

Los ultrazooms u objetivos todo en uno tienen cada vez una aceptación mayor entre los usuarios que priman la comodidad de trabajar con una sola óptica -que abarque desde angular hasta teleobjetivo- y están dispuestos a sacrificar algo de calidad a cambio. Aunque la oferta es cada vez más amplia, los estabilizados Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS y Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC son dos claros referentes en el escaparate. Ha llegado el momento de enfrentarlos para ver cuál de los dos cumple mejor con su papel.

Es complicado plantear una prueba sabiendo de antemano que la calidad de imagen no es lo primordial para quienes se interesan por este tipo de ópticas de largo recorrido focal. En estos casos, la versatilidad gana siempre la batalla a la calidad en su sentido más estricto.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
De izquierda a derecha: los objetivos de Sigma y Tamron junto a la Canon EOS 50D con la que se ha realizado la comparativa.

Partiendo de esta premisa y puestos en la piel del comprador, tanto el Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS como el Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC no sólo son una buena opción en este campo sino que representan una alternativa mucho más interesante que algunos de los zooms que, con un rango de focales similar, ofrecen los fabricantes de los cuerpos de cámara.

Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que nada mejor que hacerse con la versión con montura para Canon de estas dos ópticas y una EOS 50D para comprobar si alguno de los dos es capaz de destacar en nuestra búsqueda de la mejor óptica todo en uno del momento.

Canon 18-200 mm f3.5-5.6 EF-S IS
Canon 18-200 mm f3.5-5.6 EF-S IS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Canon 18-200 mm f3.5-5.6 EF-S IS
Canon 18-200 mm f3.5-5.6 EF-S IS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de aprovechar el exigente CMOS de 15 megapíxeles de esta SLR, durante la prueba también incluimos el Canon 18-200 mm f3.5-5.6 EF-S IS para comprobar si estos dos zooms pueden ser una buena alternativa al modelo que la propia firma ofrece.

¿Qué hay de nuevo?
Recién llegado a los escaparates, el Sigma de 18-250 milímetros cuenta con motor de enfoque HSM y un sistema de estabilización óptica OS. Tiene 18 elementos en 14 grupos, diafragma de 7 palas y una distancia mínima de enfoque de 45 centímetros desde el plano del sensor, con una magnificación de relación de 1:3.4.

Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Su rosca frontal es para filtros de 72 milímetros, con un diámetro exterior de 79 milímetros, una longitud de 101 milímetros y un peso total de 630 gramos.

El Tamron de 18-270 milímetros incorpora -también- estabilización óptica, se compone de 18 elementos en 13 grupos y su diafragma es de 7 palas.

Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este caso, la distancia mínima de enfoque es de 49 centímetros, con un factor de ampliación de 1:3.5. La rosca es también de 72 milímetros y la longitud es de 101 milímetros, y resulta un poco más ligero que el Sigma (pesa 550 gramos).

Parecidos razonables
La lista de similitudes continúa al colocar un objetivo junto al otro. Ambos incorporan un interruptor para activar el estabilizador y otro para pasar del enfoque manual al automático. Resulta interesante también disponer de un bloqueo del zoom que evitará que -dado el peso del conjunto- la óptica no se despliegue mientras la transportamos.

Sigma 18-250 mm y Tamron 18-270 mm
Sigma 18-250 mm y Tamron 18-270 mm
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Incluso la fuerza necesaria para accionarlos es similar en ambos casos: suaves al inicio, duros en las focales medias y otra vez suaves en la zona del teleobjetivo. Es curioso que, pese a la dureza inicial del mecanismo del Tamron, unos días de uso bastaron para que su suavidad se igualara a la del modelo de Sigma.

Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a la construcción y la ergonomía, más allá de los parecidos (el Tamron en posición de tele es un centímetro más largo debido a su mayor focal), los dos aprueban con nota. Disponen de un aro de enfoque amplio y fácil de manejar, y puestos a criticar, sólo echamos en falta que lleguen acompañados de una funda de transporte. Lo que sí se incluye de serie es un parasol de pétalos.

Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ambos admiten un filtro UV que no provoca ningún tipo de viñeteo, incluso si montamos sobre éste un polarizor de tipo "slim". Los usuarios de filtros creativos también pueden estar tranquilos, porque sobre el filtro UV colocamos un Cokin de la serie P y las esquinas de la imagen seguían sin experimentar ningún tipo de problema.

Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto al precio, el Tamron puede encontrarse por unos 550 euros, mientras que el Sigma ronda los 600 euros.

Excelente estabilización
Los relativamente nuevos sistemas de estabilización óptica de Sigma y Tamron se enfrentan al reto de demostrar su valía en rangos focales tan extremos como éstos.

Tamron 18-270 mm y Sigma 18-250 mm
Tamron 18-270 mm y Sigma 18-250 mm
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tras repetir una misma secuencia de disparos a baja velocidad y en la distancia focal máxima, lo cierto es que los tres objetivos mostraron un comportamiento soberbio.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
De izquierda a derecha: recortes de muestras tomadas a pulso con el Canon, el Sigma y el Tamron en su máxima focal y con una velocidad de 1/10 de segundo.

Con el Canon de 18-200 milímetros fue posible obtener una mejora de entre 3 y 4 pasos respecto a la velocidad recomendada para la máxima focal. Es decir, obtuvimos imágenes libres de trepidación en varias ocasiones disparando a 1/15 de segundo.

Sigma 18-250 mm
Sigma 18-250 mm
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Tamron 18-270 mm
Tamron 18-270 mm
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sin embargo, tanto el Tamron como el Sigma consiguieron imponerse al modelo de Canon, pese a su mayor focal. En ambos casos, las fotografías tomadas a 1/10 de segundo aparecían libres de trepidación en la mayoría de ocasiones.

Distorsión y calidad de imagen
Como decíamos, tanto la distorsión geométrica como el rendimiento óptico en las esquinas de la imagen -más aún con el diafragma totalmente abierto- son a priori los puntos más débiles de este tipo de objetivos tan extremos.
Muestras: Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Fotografías tomadas con una Canon EOS 50D y un objetivo Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
fotografías tomadas con una canon eos 50d y un objetivo sigma 18-250 mm f3.5-6.3 dc os
fotografías tomadas con una canon eos 50d y un objetivo sigma 18-250 mm f3.5-6.3 dc os
fotografías tomadas con una canon eos 50d y un objetivo sigma 18-250 mm f3.5-6.3 dc os
fotografías tomadas con una canon eos 50d y un objetivo sigma 18-250 mm f3.5-6.3 dc os
fotografías tomadas con una canon eos 50d y un objetivo sigma 18-250 mm f3.5-6.3 dc os
Tras probar el comportamiento de los tres utilizando las focales de 18 y 35 milímetros y las más largas, salta a la vista que tanto el Canon como el Tamron padecen una pronunciada distorsión de barrilete que resulta algo más moderada en el Sigma.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
De arriba a abajo: muestras tomadas con el Canon, el Sigma y el Tamron a 18 y 35 milímetros y en la máxima focal.

Sin embargo, tanto a 35 milímetros (equivalente aproximadamente a 50 milímetros en paso universal) como en sus focales más largas es el objetivo de Tamron el que muestra una deformación de cojinete más suave.

Muestras: Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VR
Fotografías tomadas con una Canon EOS 50D y un objetivo Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VR
fotografías tomadas con una canon eos 50d y un objetivo tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
fotografías tomadas con una canon eos 50d y un objetivo tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
fotografías tomadas con una canon eos 50d y un objetivo tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
fotografías tomadas con una canon eos 50d y un objetivo tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
fotografías tomadas con una canon eos 50d y un objetivo tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
fotografías tomadas con una canon eos 50d y un objetivo tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
Un recorte de la esquina superior derecha de esta misma fotografía nos permite comprobar el rendimiento de cada una de las tres ópticas en estos tres mismos rangos focales y con el diafragma totalmente abierto.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Recorte de la esquina superior derecha de la secuencia anterior.

Como ya suponíamos, no cabe esperar grandes maravillas de unos objetivos en los que la calidad está supeditada a la versatilidad y el rango focal.

Muestras: comparativa
Fotografías tomadas con una Canon EOS 50D y los objetivos Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS y Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VR
fotografías tomadas con una canon eos 50d y los objetivos sigma 18-250 mm f3.5-6.3 dc os y tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
Sigma, 18 mm
fotografías tomadas con una canon eos 50d y los objetivos sigma 18-250 mm f3.5-6.3 dc os y tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
Sigma, 50 mm
fotografías tomadas con una canon eos 50d y los objetivos sigma 18-250 mm f3.5-6.3 dc os y tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
Sigma, 250 mm
fotografías tomadas con una canon eos 50d y los objetivos sigma 18-250 mm f3.5-6.3 dc os y tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
Tamron 18 mm
fotografías tomadas con una canon eos 50d y los objetivos sigma 18-250 mm f3.5-6.3 dc os y tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
Tamron 55 mm
fotografías tomadas con una canon eos 50d y los objetivos sigma 18-250 mm f3.5-6.3 dc os y tamron 18-270 mm f3.5-6.3 di ii vr
Tamron 270mm
Aun así, queda patente que, pese al diferente comportamiento de cada uno de ellos en las diferentes focales probadas, el Canon es el que peor parado sale en las tres categorías y el Tamron es el que consigue un mejor equilibrio y -sobre todo- un resultado más que decente a 18 milímetros.
Viñeteo y macro
Demostrado ya que tanto el Sigma como el Tamron se imponen con claridad al ultrazoom canonista en casi todas las categorías, continuamos el enfrentamiento entre ambos poniendo ahora a prueba su capacidad de reproducción macro y la pérdida de luz en las esquinas.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Imágenes tomadas con la focal de 18 milímetros y la máxima abertura (f3.5). Arriba, con el objetivo Sigma, y abajo, con el Tamron.

Tal y como se puede observar en las muestras, el viñeteo es evidente en ambos modelos, tanto en las focales más cortas como en las más extremas, al menos si se recurre a los diafragmas más abiertos.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Fotografías tomadas con la focal más larga (250 y 270 milímetros) y la máxima abertura (f6.3). Arriba, el objetivo Sigma, y abajo, el Tamron.

En cuanto al macro, ha sido una sorpresa agradable ver que los fabricantes no han descuidado esta faceta en un objetivo deliberadamente multiuso. Debido a la corta distancia de enfoque que atesoran al trabajar con la máxima distancia focal, son capaces de adentrarse en esta modalidad con buen pie.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Fotografías tomadas con la focal máxima (250 y 270 milímetros), la mínima distancia de enfoque y una abertura de f14. Arriba, con el objetivo Sigma, abajo, con el Tamron.

Si bien en las especificaciones el factor de aumento que consiguen es muy similar, la verdad es que con la mínima distancia de enfoque el Sigma consigue acercar más el objeto. Obsérvese la escala graduada en centímetros a la derecha de los muñecos para tener una idea de lo que pueden llegar a ofrecer en cuanto a magnificación estos objetivos.

Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por cierto, el Sigma se sitúa en la mínima distancia de enfoque a unos 10 centímetros del sujeto, mientras que el Tamron lo hace a 18. Ambos son capaces en esas circunstancias de cerrar el diafragma a f40, otra buena noticia para los amantes del macro.

Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto al enfoque automático, el Sigma muestra un comportamiento algo más ágil y silencioso a la hora de dar con un punto de foco o de cambiar de un sujeto cercano a otro más alejado.

¿Con cuál nos quedamos?
Como nos temíamos antes de empezar la prueba, la calidad de imagen, la distorsión y el viñeteo son los puntos débiles de estos objetivos. Así que aquellos usuarios para quienes la calidad esté por delante de la comodidad, bien saben que este tipo de objetivos polivalentes no son la mejor opción.

Tamron 18-270 mm y Sigma 18-250 mm
Tamron 18-270 mm y Sigma 18-250 mm
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Tamron 18-270 mm y Sigma 18-250 mm
Tamron 18-270 mm y Sigma 18-250 mm
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Corroborado este sacrificio, la verdad es que el excelente funcionamiento de los respectivos sistemas de estabilización óptica ha sido una agradable sorpresa.

Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No deja de ser interesante descubrir también que el objetivo de Canon, pese a su rango focal más moderado, es sin lugar a dudas el menos recomendable de los tres analizados. Tanto el Sigma como el Tamron ofrecerán mayores satisfacciones a los amantes del todo en uno.

Canon 18-200 mm f3.5-5.6 EF-S IS
Canon 18-200 mm f3.5-5.6 EF-S IS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La baja luminosidad que ofrecen en su focal más extrema (f6.3) hace que resulten más recomendables para aquellos usuarios que puedan disfrutar de una de esas SLR de última generación con un buen rendimiento con sensibilidades altas. Más aún si tenemos en cuenta que la calidad de imagen gana unos puntos al diafragmar hasta f8 o f11.

Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Contar con un visor luminoso y echar mano de algún programa de edición para corregir las posibles distorsiones geométricas o del formato RAW para los halos púrpuras (de aparición moderada, aunque no preocupante) también pueden ser buenas ideas.

Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero, ¿cuál de los dos es la mejor opción de compra para acompañar a nuestra SLR? La verdad es que resulta difícil decantarse por uno u otro visto el empate general que se produce en casi todas las asignaturas y el equilibrio general al pasar revista a las puntuaciones.

Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Sigma enfoca un poco mejor, y como comentábamos, resultará muy adecuado para quienes también quieran probar suerte con la fotografía macro. El Tamron, por su parte, tiene un viñeteo algo más moderado y su rendimiento angular es bastante sorprendente.

Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Sigma 18-250 mm f3.5-6.3 DC OS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Tamron 18-270 mm f3.5-6.3 Di II VC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Analizados sus más y sus menos, queda demostrado que quienes anden en busca de un zoom polivalente encontrarán tanto en el Sigma 18-250 f3.5-6.3 DC OS como en el Tamron 18-270 f3.5-6.3 Di II VC LD dos opciones ciertamente plausibles.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar