• Chema Conesa: "La función primera y más necesaria de este tipo de fotos ...
  • Paola de Grenet: "No quería drama sino una belleza pausada"
Con texto fotográfico

"Quería mostrar la problemática de los refugiados sin caer en el sensacionalismo" Sergi Cámara

19
Foto: Sergi Cámara
21
ENE 2016
Declaraciones obtenidas por Calvin Dexter

La crisis de los refugiados en Europa ha sido portada en los medios de todo el mundo y ha llenado incontables páginas y horas de información y debates. Son muchos los profesionales que han documentado de forma brillante lo que está sucediendo en Siria, el viejo continente y las rutas que siguen todas aquellas personas que huyen de la guerra. El fotógrafo catalán Sergi Cámara quería darle a esta historia un matiz personal. Con su proyecto nos ofrece una mirada sincera y nos invita a reflexionar sobre cómo estamos actuando ante esta situación.

Sergi Cámara

Hice esta foto una tarde del pasado mes de noviembre en Skala Sikamenea, en la isla griega de Lesbos. Aquel día llegaron a la playa muchas barcas de refugiados. Los ocupantes de una de ellas, contentos de haber llegado sanos y salvos, decidieron lanzar sus chalecos salvavidas al aire para celebrarlo. La arena quedó inundada de chalecos, pero también hubo otros que fueron arrastrados por el agua del mar. Un mar tranquilo que permitió la llegada con éxito de muchas personas.

Es una imagen que muestra y resume bien una realidad que hemos vivido durante 2015, sin mostrar nada demasiado duro y sin protagonistas humanos en ella. Es una fotografía que habla de los miles de refugiados muertos en el Mediterráneo, personas que tienen que huir y son obligadas a tirarse al mar por culpa de las políticas de Europa. Por tierra tienen el paso cerrado, y la única vía posible y abierta es el mar. Una vía muy peligrosa que se cobra muchas vidas. En los últimos años ha habido muchas muertes.

La situación en Siria ha empeorado y los conflictos que hay en otros países como Afganistán, Irak o Somalia han provocado que una gran masa de personas busque refugio en Europa. Habría que solucionar los problemas que hay en Siria para que las personas pudieran volver a sus casas. Es lo que la gran mayoría desea.

"Hay caídas al agua y niños llorando, por supuesto, y hay que hablar de ello, pero yo quería hacer algo distinto"

¿Por qué no son acogidos desde Turquía? ¿Por qué no les ahorramos el infierno por el que pasan y en el que muchos mueren? ¿Por qué si Europa ha decidido dar acogida a un buen número de refugiados no lo hace desde las embajadas de Jordania, Turquía o los países vecinos de Siria? Sería mucho más humano, lógico y no habría muertos en el mar.

Empecé a documentar este tema con la entrada de sirios en Melilla hace dos años. Es un lugar en el que siempre hay muchos problemas. Después, en julio de 2015, viajé hasta Kos, una isla donde también llegan muchas barcas de refugiados.

Allí descubrí la ruta que hacían después de pisar tierra y la seguí para completar un encargo para una exposición de la Generalitat [de Cataluña] y la mesa de acogida de refugiados en Cataluña que se organizará el próximo mes de febrero en el Palau Robert de Barcelona. Después se podrá ver también en otros distritos de Barcelona y en otras ciudades catalanas. Para este trabajo también he contado con la ayuda de otras publicaciones y de la oenegé Entreculturas.

Para completar el proyecto me planteé buscar algo que no hubiesen hecho otros fotógrafos. Quería mostrar la problemática sin caer en el sensacionalismo. Sí, hay caídas al agua y niños llorando, por supuesto. Y hay que hablar de ello y mostrar lo que pasa. Pero si bien la gran mayoría de fotógrafos iba buscando estas imágenes, yo quería hacer algo distinto. No quería ir allí para hacer lo que otros ya estaban haciendo.

"Tenemos la obligación como seres humanos de acoger a esta gente.Si no lo hacemos, morimos como sociedad y como personas"

También soy consciente de que en mi caso no tenía la presión de trabajar para la prensa diaria como otros compañeros. Tenía la tranquilidad de estar cubierto económicamente hablando. Tenía vía libre para hacer lo que quisiera y tomarme el tiempo necesario. No había estrés en mi trabajo diario.

El de Lesbos es un proyecto que me gustaría continuar. Se trata de una serie abierta que -mucho me temo- nunca terminará. También me gustaría mostrar las dificultades de los refugiados una vez pisan tierra y entran en Europa. Cómo es su acogida en distintos países de Europa y cómo son los centros en los que residen. También quisiera hablar de cómo son tratados por los partidos de ultraderecha y cómo tienen que cruzar varias fronteras clandestinamente para poder llegar al país que desean.

Trabajando en este proyecto, que empezó como algo personal y se convirtió en un encargo financiado, me encontré con mucha solidaridad. Hay voluntarios de todo el mundo: palestinos, israelíes, españoles, holandeses… todos trabajando por la misma causa. También quiero destacar el gran trabajo que está haciendo Proactiva Open Arms, una oenegé catalana de voluntarios socorristas que rescatan a gente del mar.

Tenemos la obligación como seres humanos de acoger a esta gente que huye de la guerra. El refugiado, como dice la propia palabra, es aquella persona que busca refugio. Tenemos que dárselo. No hay otra manera. Si no lo hacemos, morimos como sociedad y como personas.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
19
Comentarios
Cargando comentarios