Actualidad

El controvertido caso de los fotógrafos que se negaron a trabajar en una boda gay

88

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha desestimado revisar la condena contra los fotógrafos que en 2006 rehusaron trabajar en un enlace homosexual

La pareja de fotógrafos demandados. Foto: Bruce Ellefson (Alliance Defending Freedom)
8
ABR 2014

¿Pueden unos fotógrafos negarse a trabajar en una boda al descubrir que el futuro matrimonio es de una pareja homosexual? Eso es lo que ocurrió en 2006 en Albuquerque (Nuevo México) cuando los fotógrafos Elaine y Jonathan Huguenin rechazaron trabajar para Vanessa Willock y Misti Collinsworth, dos mujeres, el día de su boda argumentando en una respuesta por correo electrónico que tan sólo fotografiaban enlaces tradicionales.

La pareja decidió entonces denunciar a estos fotógrafos, matrimonio propietario del estudio Elane Photography, ante la Comisión de Derechos Humanos del estado de Nuevo México alegando que se trataba de un claro caso de discriminación.

En sucesivas sentencias, tanto esta comisión como el Tribunal Supremo de Nuevo México han dado la razón a la pareja, apoyándose en las leyes antidiscriminatorias del mencionado estado – vigentes también en otros 20 estados del país- y que prohíben a los negocios ofrecer un trato diferente a los clientes en razón de su orientación sexual. En 2012, la mencionada comisión dictaminaba que los fotógrafos demandados debían pagar más de 6.600 dólares para sufragar los costes del juicio.

“Creen que si tuvieran que comunicar un mensaje contrario al matrimonio estarían desobedeciendo a dios”, argumentan los abogados defensores

El último episodio de este largo caso que ha causado un notable revuelo mediático ha sido la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos de no aceptar la apelación de los fotógrafos, que elevaron a esta corte la sentencia de Nuevo México. Los abogados de los Huguenin intentaron acogerse al derecho a la libertad de expresión de los fotógrafos y sus creencias religiosas -se autodeclaran cristianos-, que aseguran son contrarias a este tipo de uniones.

“Creen que si tuvieran que comunicar un mensaje contrario al matrimonio –por ejemplo fotografiando una boda polígama- estarían desobedeciendo a dios”, argumentan los abogados defensores según recoge el diario USA Today.

La aprobación del matrimonio gay en diferentes estados norteamericanos ya ha provocado casos similares, como pasteleros en Colorado y Oregon y floristas en el estado de Washington que se han negado a prestar sus servicios en uniones de personas del mismo sexo.

En este sentido, los jueces no han dudado en esgrimir las leyes antidiscriminación para oponerse a esta suerte de objeción de conciencia basada en sentimientos religiosos alegando que tampoco es aceptable que -por ejemplo- un bar prohíba la entrada a personas de raza negra.

Fuentes y más información
88
Comentarios
Cargando comentarios