Actualidad

Los centros barceloneses de Sanyo y Sharp se suman a la ola de despidos

 
15
ENE 2009

110 trabajadores del centro de producción de Sharp y otros 44 empleados dedicados a la distribución y comercialización de productos de Sanyo, ambos de centros situados en las inmediaciones de Barcelona, se han sumado a la lista de expedientes de regulación de empleo que amenazan el sector tecnológico. La omnipresente crisis económica y la disminución de las ventas vuelven a ser los argumentos esgrimidos por las compañías.

Aunque fue Sony la primera en anunciar un plan de reestructuración que incluía el despido de 275 trabajadores de su planta de Viladecavalls, parece que el resto de compañías tampoco permanecen inmunes a los supuestos efectos que la crisis económica está teniendo sobre las ventas y sus cuentas de beneficios.

El centro de montaje de televisores LCD que Sharp mantiene en el área de Barcelona y las oficinas de Sanyo ya han pasado a formar parte de esta funesta lista.

Según informa el rotativo catalán El Periódico, el departamento de trabajo de la Generalitat de Catalunya ha dado luz verde al expediente de regulación de empleo presentado por Sharp, que contempla la destrucción de 110 puestos de trabajo en su fábrica de Sant Cugat del Vallès.

La medida afecta a trabajadores fijos discontinuos a los que la compañía recurría ante el aumento de la demanda de televisores.

En las explicaciones oficiales dadas por los portavoces de Sharp se habla de una previsión en el descenso de la producción en los próximos meses ante la "normalización" del mercado tras un tiempo de mucho auge.

Curiosamente, tal y como indica el citado diario, la planta de Sharp en Polonia ha aumentado recientemente su plantilla con 800 nuevos trabajadores.

Del mismo modo, la firma ha inaugurado una nueva fábrica de paneles LCD en Sakai, Japón, que según estas mismas fuentes, permitirá ampliar hasta 15 veces la producción total y dedicará parte de sus esfuerzos en nuevos modelos de tecnología LED.

También Sanyo
En esta misma línea se mueve el expediente que Sanyo acaba de presentar y que todavía tendrá que ser negociado con los sindicatos (y en todo caso, aprobado por la Generalitat).

A diferencia de Sharp, no se trata de un centro de producción, sino de 44 trabajadores de las oficinas que el departamento de distribución y comercialización de la compañía tiene en Barberà del Vallès, también en la provincia de Barcelona.

De llevarse a cabo, la medida implicaría casi la desaparición de esta delegación de la firma, integrada por unos 60 trabajadores en este momento. Ya en 2006 -recuerda La Vanguardia-, Sanyo cerró su fábrica de Tudela, en Navarra, y acabó con el centro de investigación y desarrollo de Barcelona.

Pese a que la medida se engloba en este mismo plan de reestructuración y vuelve a tener en las "causas económicas" y la "drástica caída de las ventas" su telón de fondo, tampoco pasa inadvertida la reciente compra de la multinacional por parte de Panasonic. Una medida que ya ha abierto especulaciones sobre el futuro papel que jugará Sanyo dentro de este gigante nipón.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar