• "Creo estos gadgets multi-inútiles para dar vida a cosas que se han estropeado"
  • "Los fotógrafos prefieren un enfoque preciso antes que simplemente más ...
Entrevista
CHRISTOPHE ROCCA, SANDISK

"A veces la culpa no es de la cámara, sino de utilizar una tarjeta de memoria demasiado lenta"

 
9
OCT 2009

Con el reciente lanzamiento de las nuevas Extreme Pro como telón de fondo, Christophe Rocca -uno de los responsables de SanDisk para el sur de Europa- charló con QUESABESDE.COM sobre un mercado tan desconocido como el de las tarjetas de memoria. La resistencia, velocidad y capacidad de esta nueva saga de hasta 64 GB centran el discurso de Rocca, que remarca el importante papel que juega la tarjeta de memoria a la hora de exprimir todo el potencial de una cámara.

Las nuevas CompactFlash Extreme Pro de SanDisk duplican la capacidad y velocidad de la gama anterior de la firma. ¿A qué se debe este salto tan contundente?

Lo cierto es que, pese a que ahora estamos poniendo el acento en la gama Extreme Pro, paralelamente también lanzamos una nueva gama que, en lugar de 90 MB por segundo, se quedará en 60 MB por segundo. Hemos querido marcar así un punto intermedio, una gama un poco por debajo de la nueva saga Extreme Pro.

¿Veremos este tipo de avances también en las SD Card?

Es una cuestión de espacio físico. En las CompactFlash, evidentemente, entran más componentes, y eso nos ha permitido llegar a estas velocidades y capacidades. Ahora mismo no habrá Extreme Pro en SD Card, sino sólo Extreme con esa velocidad de 60 MB por segundo.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Christophe Rocca durante la presentación de las nuevas SanDisk Extreme Pro, hace unas semanas en Valencia.

Para superar los límites físicos de capacidad de las CompactFlash se han unido -por decirlo de forma sencilla y resumida- los componentes de dos tarjetas. ¿No habrá en este formato algún nuevo estándar como las SD Card XC, capaces de pasar la barrera de los 32 GB?

No tengo esa información, pero entiendo que todos los fabricantes estamos centrando nuestros esfuerzos en la miniaturización de los componentes, por lo que seguro que algún día se podrá unir los componentes de tres tarjetas para aumentar así sus prestaciones.

Dado que los precios de esta gama profesional asustan un poco -unos 800 euros el modelo de 64 GB y algo más de 400 euros la de 32 GB- y el rápido descenso que suelen experimentar, ¿no es lógico pensar que los fotógrafos esperarán unos meses a que se moderen los precios?

Puede que sea cierto, pero no es un problema. Hay que verlo desde una doble perspectiva. Somos una marca comercial que vende productos, pero también somos una compañía industrial, líder en el segmento de las memorias flash. Somos pioneros de muchos formatos, entre ellos las CompactFlash, así que este lanzamiento también sirve para reafirmar nuestra posición.

Respecto a los precios, ocurre lo mismo que con todos los productos de alta tecnología. Claro que bajan con bastante velocidad, pero también hay un mercado de profesionales que quieren lo mejor y lo último. Y ahora mismo las Extreme Pro son las tarjetas más rápidas, de mayor capacidad y las más fiables del mercado.

¿Los márgenes entre el coste fabricación y el de venta son tan brutales como nos podemos imaginar?

No tanto. Claro que hay márgenes buenos; esto es un negocio. Pero modelos como las Extreme Pro tienen detrás un desarrollo tecnológico muy fuerte y componentes que no son nada baratos.

SanDisk Extreme Pro
SanDisk Extreme Pro

Así que, pese a la competencia y la guerra de precios, éste sigue siendo un mercado rentable, ¿verdad?

Para SanDisk, claro que sigue siendo rentable el negocio de la memoria flash. Efectivamente, hay mucha competencia, sobre todo en España, donde las marcas blancas representan casi un 25% del escaparate.

Es cierto que no es tan rentable como hace unos años. Entonces, el precio de una tarjeta de memoria era bastante alto. Ahora no hace falta pensárselo tanto para hacerse con una tarjeta de 4 GB. El precio medio ha bajado, pero vendemos más.

Hablando de este mercado, Samsung acaba de retirar su oferta de compra sobre SanDisk.

Es muy lógico que Samsung estuviera interesada en hacerse con SanDisk. Como decía, somos industriales, vendemos muchos componentes y, teniendo en cuenta lo que Samsung tiene que pagarnos en concepto de "royalties" tecnológicos, esta operación podía ser muy rentable para ellos.

Una de las preguntas clásicas de quien se acerca a una tienda a comprar una tarjeta de memoria es cómo es posible que haya tanta diferencia en el precio entre unos y otros modelos de la misma capacidad.

Exactamente. Pero hay muchísima diferencia entre los modelos de primer precio y lo que, por ejemplo, nosotros ofrecemos. Hay un gran trabajo por hacer en este terreno para explicar al cliente lo que puede conseguir con una tarjeta de gama alta. Y no hablo sólo de los modelos de SanDisk.

Es necesario que se les conceda a las tarjetas de memoria la importancia que realmente tienen en el flujo de trabajo y a la hora de exprimir todo el potencial de una cámara. Con una tarjeta que no tenga la velocidad suficiente, el fotógrafo se perderá muchas imágenes.

Ya estamos montando unos talleres digitales en colaboración con una conocida marca. A ellos también les interesa porque a veces culpamos a la cámara de ir muy lenta cuando en realidad la tarjeta es la única responsable de esa falta de agilidad.

Y en otros cursos animamos a los fotógrafos a que vengan con su cámara para que puedan hacer pruebas allí mismo y comprobar la diferencia que existe entre usar una tarjeta de memoria y otra. Creo que la gente empieza a entenderlo.

Más allá de las marcas blancas, ¿son las falsificaciones un problema para SanDisk?

Muchísimo. Es un problema y a la vez un orgullo: si nos copian, por algo será. Bromas al margen, tenemos un equipo completo que se encarga de buscar y detectar estas falsificaciones de nuestros productos por Internet.

Nos lo tomamos muy en serio, no ya porque nos reste mercado, sino porque ataca a nuestra credibilidad. Si alguien se compra una SanDisk falsa y -lógicamente- queda decepcionado con ella, no se llevará una buena imagen de nuestra firma.

¿Hay futuro para las CompactFlash, o las tarjetas SD Card acabarán adueñándose de todo el mercado?

A día de hoy, hay una clara diferencia entre el mercado de consumo, en el que las tarjetas SD Card son la inmensa mayoría, y el segmento más profesional, en el que las CompactFlash siguen teniendo su terreno.

No sé lo que pasará dentro de un tiempo, pero hoy por hoy ya no es sólo una cuestión de velocidad, sino que la resistencia que ofrecen las CompactFlash todavía no ha llegado a las SD Card.

La innovación en este segmento parece un poco encorsetada. Más capacidad, más velocidad... y ya está. Curiosamente, hay otras firmas, como Eye-Fi, que han apostado por incluir prestaciones muy interesantes en las cámaras a través de las tarjetas de memoria

SanDisk es un fabricante de tarjetas de memoria, y tal vez ha llegado el momento de reinventarse un poco para abrirse a esas nuevas posibilidades y mercados. La propuesta de Eye-Fi [unas tarjetas que pemiten transmitir las imágenes de forma inalámbrica] es muy interesante, pero por lo que yo sé, ahora mismo SanDisk no está investigando en esta línea.

Puesto que los componentes cada vez se miniaturizan más, hay cada vez más espacio para añadir en esta tarjeta SD Card nuevas funciones. Ya veremos lo que ocurre.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar