• Asus Eee Pad Transformer: análisis
  • Nikon V1: toma de contacto y primeras muestras
Prueba de producto
JAMóN A PRECIO DE CHóPED

Samyang 35 mm f1.4 AS UMC: análisis

2
20
SEP 2011

Una construcción muy cuidada y robusta es la carta de presentación del Samyang 35 mm f1.4 AS UMC, uno de los objetivos "low-cost" más apetecibles del momento. Aunque su manejo es un poco complejo -no tanto con los modelos nikonistas, con los que sí ofrece confirmación de foco-, quienes puedan sobrevivir sin enfoque automático hallarán en él una excelente alternativa a las elitistas ópticas fijas y luminosas de otras firmas. Su buen rendimiento óptico y la incontestable relación calidad-precio que ofrece lo convierten en un nuevo referente para presupuestos ajustados.

Aunque no son las más populares del barrio, hace ya años que las ópticas Samyang son bastante conocidas entre los aficionados a la fotografía. Piezas como el ojo de pez de 8 milímetros o el 85 mm f1.4 sirvieron para consolidar esta firma surcoreana en el escaparate fotográfico, con objetivos de enfoque manual de precio muy ajustado y resultados más que decentes.

Exactamente eso es lo que ocurre con una de sus piezas más recientes: el Samyang 35 mm f1.4 AS UMC. Esa apertura de diafragma unida a su más que moderado precio (en torno a los 400 euros) lo convierten en un modelo de obligada consideración para quienes anden buscando un objetivo fijo y muy luminoso.

Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Disponible en versiones con bayoneta para todos los sistemas réflex (Nikon, Canon, Sony Alpha, Pentax K y Cuatro Tercios) y también para las Samsung NX, en QUESABESDE.COM hemos podido probar la versión canonista montada en una EOS 5D Mark II.

Como los de antes

Con un peso de 660 gramos y unas dimensiones de 111 x 83 milímetros, este Samyang destaca por ser uno de los objetivos más contundentes de su clase. También impresiona el tamaño de su elemento frontal, con sus generosos 77 milímetros de diámetro.

Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque no cabe esperar grandes lujos en cuanto al embalaje, al sacarlo de la caja no decepciona. Construido íntegramente en metal, bayoneta incluida, dispone de una práctica -si bien algo imprecisa- escala de distancia impresa en el anillo de enfoque y de otra escala de profundidad de campo para poder enfocar directamente sin tener que usar el visor.

Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Justo en la parte inferior del objetivo, encima de la bayoneta metálica, se encuentra el anillo de diafragmado, de accionamiento manual. Con un abanico de valores que va desde f1.4 hasta f22, este mecanismo se mueve con pequeños clics, primero de un paso completo y a partir de f2 con saltos de medio diafragma.

Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El objetivo dispone de una distancia de enfoque mínima de 30 centímetros y de un diseño óptico de gran complejidad, con 12 elementos organizados en 10 grupos, entre los cuales se cuentan una pieza asférica y dos lentes de alta refracción. El diafragma, por su parte, está formado por ocho palas no redondeadas.

Con y sin contactos electrónicos

Aprovechando las amplias dimensiones de la óptica, se ha optado por un incluir un anillo de enfoque manual de tamaño proporcional. De aspecto y tacto rugoso, su giro es suave y preciso, lo que unido a sus grandes dimensiones hace que su manejo sea muy cómodo (al menos para los que prefieren trabajar con un equipo de cierta contundencia).

Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de una funda blanda no especialmente atractiva, la óptica viene acompañada de un parasol de pétalos y un pequeño manual de instrucciones.

Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la versión con montura para Nikon el objetivo dispone de contactos electrónicos, lo que permite diafragmar a través del dial de la cámara y guardar los datos EXIF de cada toma. En el caso de Canon, además de no contar con confirmación de enfoque (un problema intrínseco de la montura), no existe ningún tipo de contacto electrónico, con lo cual no quedan registrados los metadatos EXIF.

Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si esto supone un gran problema, una posible alternativa sería hacerse con el Samyang nikonista y usarlo luego con un adaptador para Canon con confirmación de enfoque. Otra opción algo más compleja pero que gustará a los más manitas es instalar en la montura del objetivo un chip electrónico específico que puede encontrarse con bastante facilidad en Internet.

En cualquier caso, siempre queda la esperanza de que, en un futuro, los objetivos con montura Canon dispongan de contactos electrónicos, tal como sucede con los objetivos Zeiss o Voigtländer fabricados por Cosina.

Excelente rendimiento

Si a la construcción hay pocas pegas que ponerle, algo parecido nos ocurre con el rendimiento óptico y los resultados que ofrece este objetivo. Al menos siempre y cuando tengamos muy presente su precio.

Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tal y como se puede apreciar con claridad en las muestras, el viñeteo en las esquinas es realmente pronunciado al trabajar con la máxima apertura. Si bien se trata de un mal endémico de todas las ópticas para formato completo (incluidas algunas mucho más caras), también es cierto que en este caso tendremos que cerrar unos cuantos diafragmas para conseguir que desaparezca este efecto. Concretamente, a f4 el oscurecimiento ya parece estar perfectamente controlado.

Foto: Sergi Monsegur (Quesabesde)
Evolución del viñeteo y la distorsión geométrica a lo largo de la escala de diafragmas de la óptica. Fotografías realizadas con un Samyang 35 mm f1.4 AS UMC montado en una Canon EOS 5D Mark II. Haz clic en la imagen para ver el cuadro comparativo a mayor tamaño.

Pero, exceptuando este problema, incluso con la máxima apertura se aprecia el buen trabajo realizado por el fabricante en el apartado óptico. Así, a f1.4 las fotografías ya muestran una buena nitidez, si bien es cierto que los resultados mejoran según vamos cerrando el diafragma, ligeramente en el centro de la imagen y notablemente en las esquinas.

Foto: Sergi Monsegur (Quesabesde)
Foto: Sergi Monsegur (Quesabesde)
Recortes de diferentes fotografías realizadas con un Samyang 35 mm f1.4 AS UMC montado en una Canon EOS 5D Mark II con diferentes aperturas de diafragma. Haz clic en la imagen para ver el cuadro comparativo a mayor tamaño.

Por tanto, podemos hablar de unos resultados óptimos desde f4 hasta f11. A partir de este punto y hasta f22 se empiezan a notar los efectos de la difracción y la calidad de la imagen se va deteriorando.

Quienes lo utilicen en una cámara con sensor APS-C notarán unos resultados más homogéneos en todo el recorrido de diafragmas, puesto que, como hemos visto, son las esquinas de la imagen las más afectadas por el viñeteo y la pérdida de nitidez como consecuencia de usar la máxima apertura.

Muestras: Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Las fotografías se han realizado con un objetivo Samyang 35 mm f1.4 AS UMC montado en una Canon EOS 5D Mark II. Imágenes tomadas en formato RAW y procesadas con Adobe Lightroom.
las fotografías se han realizado con un objetivo samyang 35 mm f1.4 as umc montado en una canon eos 5d mark ii. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom.
las fotografías se han realizado con un objetivo samyang 35 mm f1.4 as umc montado en una canon eos 5d mark ii. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom.
las fotografías se han realizado con un objetivo samyang 35 mm f1.4 as umc montado en una canon eos 5d mark ii. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom.
las fotografías se han realizado con un objetivo samyang 35 mm f1.4 as umc montado en una canon eos 5d mark ii. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom.
las fotografías se han realizado con un objetivo samyang 35 mm f1.4 as umc montado en una canon eos 5d mark ii. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom.
las fotografías se han realizado con un objetivo samyang 35 mm f1.4 as umc montado en una canon eos 5d mark ii. imágenes tomadas en formato raw y procesadas con adobe lightroom.

En este caso, obtendremos una interesante focal equivalente a 52 milímetros (56 milímetros en el caso de Canon). Es en las cámaras Cuatro Tercios donde esta óptica puede quedar un poco en tierra de nadie, con una focal resultante de 70 milímetros.

Muestras: Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Las fotografías se han realizado con un objetivo Samyang 35 mm f1.4 AS UMC montado en una Canon EOS 5D Mark II.
las fotografías se han realizado con un objetivo samyang 35 mm f1.4 as umc montado en una canon eos 5d mark ii.
las fotografías se han realizado con un objetivo samyang 35 mm f1.4 as umc montado en una canon eos 5d mark ii.
las fotografías se han realizado con un objetivo samyang 35 mm f1.4 as umc montado en una canon eos 5d mark ii.

La distorsión geométrica nada tiene que ver con la del Samyang de 14 milímetros. En este aspecto, este objetivo muestra unos valores perfectamente asumibles que tal vez preocupen únicamente a aquellos que realizan fotografía de arquitectura, sanamente obsesionados por que las líneas salgan siempre perfectamente rectas. A estos fotógrafos no les quedará otra opción que corregir dicho contratiempo mediante software.

Calidad-precio sin competencia

Cumpliendo con las previsiones, el Samyang 35 mm f1.4 AS UMC se muestra imbatible en lo que a su relación calidad-precio se refiere. Y es que, con un presupuesto similar, poca o ninguna otra alternativa para formato completo vamos a encontrar que le pueda hacer sombra. El Nikon 35 mm f1.4 G AF-S fácilmente triplica su precio, y más de lo mismo sucede con el Canon 35 mm f1.4 EF L.

Es cierto que en ambos casos se trata de objetivos que disfrutan de un reputado y excelente sistema de enfoque automático, además de un cuerpo sellado. Su rendimiento óptico también es brillante, pero en ese punto las diferencias sustanciales con este Samyang quedan bastante más diluidas.

Existen otras opciones, como el reciente Carl Zeiss Distagon T* 35 mm f1.4, pero también esta pieza queda bastante lejos de los bolsillos más ajustados.

Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Samyang 35 mm f1.4 AS UMC
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así que, si el presupuesto es limitado y el enfoque automático no es una prioridad para nosotros, este Samyang 35 mm f1.4 es una opción más que recomendable. Además, los euros que nos ahorremos con su compra nos pueden servir ampliar nuestro arsenal de ópticas fijas con alguna otra adquisición.

Puede que no sea el mejor jabugo pata negra de la tienda, pero nadie le hace ascos a una ración de buen jamón. Sobre todo si el precio es de chóped.

Productos relacionados (1)
2
Comentarios
Cargando comentarios