• "Sin empatía no hay buenas fotografías, y esto no lo enseñan en ninguna ...
  • "Nos casamos y se nos ocurrió una idea: dar la vuelta al mundo en tándem ...
Entrevista
SAMUEL ARANDA, FOTOPERIODISTA

"Si el ejército israelí tiene que bombardear una zona, no se preocupa de si hay periodistas allí"

 
12
NOV 2006

Intercambiar impresiones con Samuel Aranda es una buena forma de conocer el ajetreado mundo del fotoperiodismo de agencia. Este joven barcelonés de 27 años comenzó su andadura profesional colaborando con diarios como El País, y hasta hace poco, justo antes de volver a su rutina de free-lance, era uno de los jóvenes valores más prometedores en la Agence France Presse. QUESABESDE.COM estuvo hablando recientemente con él sobre el método de trabajo en la agencia y las vicisitudes de trabajar en zonas conflictivas.

De colaborador con periódicos a fotógrafo de AFP. ¿Cómo diste este paso?

Trabajaba como free-lance y vendía fotos a El País, El Periódico y 20 Minutos. Colaboré mucho con estos últimos, y comencé a trabajar con ellos habitualmente y a hacer contactos. Por aquel entonces, hacía mucha fotografía de okupas, manifestaciones, etcétera. Así, ahorraba un poco de dinero para hacer mis propios viajes y luego intentar vender las fotos.

Luego estuve una temporada en Jerusalén con la Agencia EFE, y después viajé por Asia por libre, colaborando con diferentes revistas. Al acabar la relación laboral con EFE, volví a Barcelona y me disponía a hacer el proyecto sobre la inmigración en Canarias por mi cuenta, pero entonces Christophe Simon, que era el jefe de AFP en España y ya me conocía, me dio la oportunidad de hacerlo con ellos.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Aranda, fotografiado en la exposición de su trabajo sobre la inmigración subsahariana en las Islas Canarias que se realizó el pasado mes de septiembre en Visa pour l'Image 2006, en Perpiñán.

Precisamente este proyecto sobre la inmigración, que se ha podido ver en Visa pour l'Image 2006, te llevó mucho tiempo.

Sí, fueron casi dos años de trabajo. Yo tenía la base en las Islas Canarias, pero al mismo tiempo cubría la zona de Marruecos, Argelia y el Sahara Occidental, y siempre asuntos relacionados con la inmigración.

Fue entonces cuando se dio el caso de saltos masivos de inmigrantes en la verja de Melilla. Surgió a raíz de una noticia de Médicos sin Fronteras, que aseguraba que se abandonaba a los inmigrantes en el desierto cuando eran expulsados por las autoridades españoles. Al final, la noticia resultó cierta: encontré aproximadamente unas 2.000 personas allí abandonadas.

Foto: Samuel Aranda (AFP)

¿Cómo funciona una gran agencia a nivel logístico? ¿Tenéis los fotógrafos que prepararos el terreno vosotros mismos?

Depende mucho de la zona donde trabajes. No tiene nada que ver trabajar en el Líbano o, por ejemplo, en Marruecos. Depende de si es una zona habitual de trabajo, de si ya hay montada infraestructura o no, de si es una cosa que pasa rápido... No tenemos un patrón de trabajo establecido, y la logística depende mucho del lugar.

Foto: Samuel Aranda (AFP)

Cuando trabajas, ¿lo haces pensando en un reportaje o en fotografía para prensa diaria?

A nivel de trabajo, con la agencia se envían a diario unas diez fotografías. Luego son los periódicos que tienen contratado un servicio de tarifa plana quienes deciden qué fotografías publican. En relación al reportaje, AFP tiene un servicio de revista con unos comerciales que se dedican a vender los reportajes que hemos ido cubriendo los fotógrafos día a día.

Foto: Samuel Aranda (AFP)

En Jerusalén, en un conflicto que por desgracia parece eterno, ¿cómo se cubre el día a día?

Yo viví en Gaza, donde el trabajo es muy fácil porque siempre pasa algo. Lo único que cambia es el número de muertos, pero siempre hay un ataque aéreo israelí o de tanques del ejército hebreo. Así que el "caption", que es la información que se añade a la fotografía y proporciona detalles sobre la localización y la relación con lo sucedido, era siempre el mismo: tantos muertos por tanque o por avión...

Foto: Samuel Aranda (AFP)

A veces, los fotoperiodistas sois en las guerras objetivos militares. En el caso del conflicto palestino, ¿el ejército israelí va con cuidado con los medios?

Bueno, yo no diría tanto. Hace poco recibí una llamada de un colega comentándome que habían bombardeado un coche de Reuters indiscriminadamente. Lo que sí es cierto es que es un ejército que tiene una forma de funcionar más estricta, y que es más fácil trabajar con ellos que con el ejercito iraquí, argelino o incluso con el estadounidense. Pero lo que está claro es que si [el ejército israelí] tiene que bombardear una zona, no se preocupa de si hay o no periodistas allí.

Foto: Samuel Aranda (AFP)
Foto: Samuel Aranda (AFP)

¿Se disfruta de ciertos privilegios o facilidades al trabajar para una agencia? Facilidades de acceso, reconocimiento a nivel internacional...

Lo que realmente hay es mucho presupuesto. Por ejemplo: al llegar al Líbano, había que coger un taxi en Beirut para desplazarse a la ciudad de Tij, donde me destinaron, y costaba 800 dólares. Yo tenía un taxi esperándome, pero un compañero que era free-lance no podía pagárselo. Es a nivel de presupuesto donde realmente tienes privilegios al trabajar para una agencia.

Foto: Samuel Aranda (AFP)

¿Qué posición adopta la agencia AFP a la hora de cubrir temas tan complejos como el conflicto de Palestina, en el que el gobierno hebreo puede controlar la información y donde también hay un conflicto religioso?

En las últimas guerras se han incrementado muchísimo las medidas de seguridad para los fotógrafos. En diciembre, por ejemplo, cuando cubrí las elecciones en Iraq, trabajaba con un coche blindado y guardaespaldas.

A nivel político, cada agencia es una historia diferente. Hay agencias un poco más proisraelíes, porque sus jefes son judíos. AFP creo que es de las más neutrales; de hecho, se nota. Hay ciertas preferencias, que no tratos de favor, hacia otras agencias. Se nota, por ejemplo, a la hora de hacer un "pool" [cobertura gráfica que hace un solo medio, que luego distribuye las imágenes gratuitamente a todos los medios que lo soliciten].

Foto: Samuel Aranda (AFP)
Foto: Samuel Aranda (AFP)

En cambio, en zonas de África como Costa de Marfil, o incluso en Marruecos, donde trabajé en el Sahara Occidental, AFP tiene ciertas facilidades. Al haber buenas relaciones políticas con este país, resulta más fácil para AFP criticar alguna acción del gobierno marroquí que otra del gobierno hebreo.

Lo que no ocurre nunca es la censura. Jamás me ha pasado, trabajando en agencia, que me hayan prohibido pasar una fotografía porque es muy fuerte o por cualquier otro tema. Yo mismo me censuro a la hora de fotografiar, sobre todo si hay niños heridos o muertos, pues intentas que no se les vea desnudos o que la sangre no sea muy evidente. Pero eso sí: cuando el fotógrafo decide poner una fotografía en la línea, ésta entra, sin ningún tipo de censura política.

¿Cómo funciona el tráfico de fotografías en AFP?

Gracias a Internet, ahora es muy fácil pasar las imágenes. Toda la red de fotógrafos de AFP en el mundo está dividida en zonas, para las que hay cinco oficinas centrales. Washington en Norte y Centroamérica; Montevideo en Suramérica; París para Europa y África; Chipre para Oriente Medio, y Hong Kong, que se encarga del resto de Asia.

Así, por ejemplo, si estás en Iraq cubriendo las elecciones, cuando tienes las fotografías las pasas a la oficina de Chipre. Ellos, si tienen que añadir alguna información de última hora en el "caption", lo hacen y luego la pasan a la línea.

Foto: Samuel Aranda (AFP)
Foto: Samuel Aranda (AFP)

Después, cada central coloca las fotografías por FTP [protocolo muy extendido de transmisión de datos a través de Internet], y mediante un buscador los clientes pueden descargar las fotografías que necesitan.

La producción varía mucho dependiendo de la actualidad mundial. Así, por ejemplo, durante la Copa del Mundo se bajó mucho la producción para dar cabida a todas la imágenes de fútbol que entraban, ya que es un tema de mucho interés para todos los diarios.

¿Y el tema del retoque digital? ¿Cómo se lleva en una agencia como AFP?

Evidentemente, está prohibido. Lo que sí se hace es tocar colores o niveles. Existe, por ejemplo, un código en el que indicas que no toquen el color. Yo lo he usado siempre, porque me gusta controlar el color.

Foto: Samuel Aranda (AFP)

Pero en temas muy importantes y urgentes, donde tienes unos "deadlines" [tiempos de entrega] muy apretados, envías las fotografías sin ajustar.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar