• Guillem Valle: "Me fijé en su cara, en la dureza de sus facciones, en su ...
  • Emilio Morenatti: "En Palestina un niño con un arma de plástico puede ...
Con texto fotográfico

"Mubarak conminó a los egipcios a detener por la fuerza a los periodistas extranjeros" Samuel Aranda

 
Foto: Samuel Aranda (Corbis)
24
FEB 2011
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

A sus poco más de 30 años de edad, Samuel Aranda es ya un curtido fotógrafo en zonas de conflicto. Fue testigo del alzamiento popular en Túnez y viajó luego a Egipto, donde asistió a los enfrentamientos entre detractores y defensores del régimen dictatorial de Hosni Mubarak. Y ahora prepara las maletas para viajar a Libia. El fotoperiodista catalán, que ya nos obsequió en estas páginas con un retrato de la Camorra, está acostumbrado a trabajar en el ojo del huracán.

Samuel Aranda

A finales de enero me encontraba en Túnez cubriendo para Corbis las revueltas populares. Cuando éstas se extendieron a Egipto, me llamaron de la agencia y me propusieron ir a El Cairo. La noche del 31 de enero aterrizaba en la capital egipcia. Estuve dos semanas y media fotografiando casi en exclusiva para Corbis lo que ocurría, aunque también hice algún [trabajo] multimedia para La Vanguardia.

Al principio la situación para los periodistas y enviados extranjeros cambiaba a diario. Pero al quinto día de estar allí Hosni Mubarak apareció en la televisión oficial culpando a todos los extranjeros, incluida la prensa, de la situación y de querer desestabilizar el país. Declaró incluso que 'todo ciudadano egipcio tiene el derecho y la obligación de detener por la fuerza a cualquier periodista extranjero'.

Así las cosas, se formaron grupos de ciudadanos armados con barras de hierro que en algunos casos construyeron incluso barricadas que servían de 'checkpoint' por toda la ciudad. El problema residía en que era muy difícil saber si se trataba de grupos anti o pro Mubarak. En cualquier conflicto te encuentras con un ejército o una guerrilla con uniforme. Aquí la única pista la tenías porque había barrios que estaban en contra del presidente y otros a favor. Algunos compañeros fotoperiodistas tuvieron mala suerte al toparse con escuadrones pro Mubarak y fueron agredidos.

El día de esas desafortunadas declaraciones se desataron los primeros enfrentamientos entre detractores y seguidores de Mubarak. Esta fotografía también la tomé entonces. Se trata de un manifestante anti Mubarak que había recibido una pedrada por parte de los defensores del régimen, y en ese momento lo encontré unos 20 metros por detrás de la primera línea de enfrentamientos en la plaza Tahrir. Pese a estar herido, no quiso ayuda, y fue por su propio pie hasta el hospital, no sé muy bien si por locura u orgullo.

Le fotografié a f2 para focalizar la atención en su cara. La imagen resume muy bien lo que estaba ocurriendo: una revolución civil y sin armas. Por eso el tanque queda detrás y fuera de foco. Han sido confrontaciones en las que, pese a la violencia entre los pro y los anti Mubarak, el ejército no ha disparado ni un solo tiro y la población civil se ha rebelado contra una dictadura militar que hacía ya 30 años que duraba.

La clave del éxito en la revolución egipcia hay que buscarla en Túnez, y más concretamente en el general tunecino Rashid Amar, que se negó a obedecer la orden del ex dictador Ben Alí de abrir fuego contra la población civil. Él y todo el ejército se posicionaron con el pueblo y han sido los detonantes del efecto dominó en todos los países árabes.

Creo que de no haber sido por esta decisión, las protestas populares no se habrían propagado al resto de países árabes que ahora están en situaciones similares. De hecho, al día siguiente de que, en Egipto, Mubarak declarase que no iba a abandonar el poder, fue el ejército quien le presionó para que dimitiese.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar