Actualidad

El fotógrafo Joan Guerrero y la asociación Gramenet Imatge Solidària salen en defensa de Samuel Aranda

 
9
ABR 2013

Las críticas vertidas en un artículo de opinión contra Samuel Aranda por licenciar el uso de su fotografía galardonada con un primer premio World Press Photo para la portada de un disco siguen suscitando muestras de apoyo al fotógrafo catalán. Así, la asociación Gramenet Imatge Solidària -formada por fotógrafos y ciudadanos de la localidad barcelonesa de Santa Coloma de Gramenet, de donde es natural Aranda- ha emitido un comunicado en su defensa.

Fue el conocido fotógrafo Joan Guerrero quien, tras leer el artículo de opinión firmado por Iker Morán y publicado en este medio sobre las críticas recibidas por Aranda, se puso en contacto con QUESABESDE.COM para reivindicar la faceta más solidaria de este reportero.

Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Guerrero (a la izquierda) con el fotoperiodista David Airob, durante la fiesta del décimo aniversario de QUESABESDE.COM, en diciembre de 2011.

En un comunicado distribuido por la citada asociación que preside Guerrero se destaca "el comportamiento, ético y solidario [de Aranda], en sus actividades personales y profesionales". En este sentido, se enfatiza que el fotoperiodista ha colaborado de forma desinteresada en diferentes exposiciones. "El dinero de alguna de estas actividades ha servido para ayudar a una familia desahuciada de Terrassa en estado desesperado", explican.

La polémica viene suscitada por un artículo que firmó Madeleine Corcoran en el blog Duckrabbit, donde señala el uso comercial de la conocida instantánea de Aranda en la portada de un disco del grupo Crystal Castles y en camisetas de promoción del mismo. Una decisión que, como el propio fotógrafo ha explicado, fue tomada con la autorización de los protagonistas de la foto tomada en el Yemen y motivada por el tono de reivindicación política que prevalece en dicho álbum.

La foto de Aranda transformada en la imagen del disco y la camiseta promocional del álbum de Crystal Castles.

De poco han servido las explicaciones dadas posteriormente por Corcoran, quien en su cuenta de Twitter puntualiza: "Por lo que parece no le ha quedado claro a la gente, o sea que ahí vamos: no estoy acusando a Aranda de codicia. Acuso a la industria del fotoperiodismo."

Precisamente en el mismo artículo que generó la polémica, Aranda y un usuario que firma en nombre del blog se intercambian puntos de vista. Desde el blog sostienen que el fotoperiodista reconoce en una entrevista que licenció los derechos de la imagen sin consultarlo previamente con la familia. Aranda lo niega y les tilda de demagogos.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar