Actualidad

Samsung pospone sine díe su primer teléfono basado en Tizen

 

El futuro de esta plataforma alternativa a Android es cada vez más nebuloso. La falta de apps fuerza un nuevo retraso y deja sin fecha de comercialización al Samsung Z

Samsung Z
Samsung Z
El lanzamiento de Samsung Z estaba previsto para el tercer trimestre de 2014.
11
JUL 2014

Basta con echar un vistazo a las ventas de teléfonos móvil para comprobar que, en efecto, tres son multitud. Uno tras otro, los estudios de mercado muestran una industria dominada una plataforma dominante (Android) secundada por una alternativa de gran volumen (iOS), y tras ambas, una multitud de pequeños sistemas operativos que luchan por salir a flote o simplemente se resignan a su inevitable desaparición.

Tizen es una de las propuestas que más ruido ha estado haciendo durante los últimos meses en su lucha contra la hegemonía de Android, pero sus perspectivas de futuro son casi igual de inciertas que hace un año ante la ausencia de dispositivos.

Samsung, que presentó a comienzos del mes pasado su primer teléfono basado en Tizen y llegó a situar su lanzamiento en el tercer trimestre de este año, ha dejado en el aire su despliegue comercial sin facilitar grandes detalles. Este es el segundo gran retraso experimentado por la plataforma sucesora de Bada y MeeGo.

En un principio la firma surcoreana tenía que haber dado una fecha de lanzamiento más concreta durante las jornadas para desarrolladores de Tizen que se celebraron esta semana en Moscú. Finalmente no hubo un anuncio oficial. Según publica el Wall Street Journal, la compañía se limitó a señalar que el Samsung Z saldrá a la venta "más tarde, cuando podamos ofrecer a nuestros usuarios un repertorio de aplicaciones más completo".

Una alternativa cada vez más difusa

Impulsado por Samsung sin otro ánimo que reducir su dependencia de Google, Tizen aspira a convertirse en la tercera gran plataforma de la industria de la telefonía móvil. Sus retrasos y el desinterés de los desarrolladores, sin embargo, empiezan a convertir esta tarea en una misión casi imposible.

Samsung es básicamente la única empresa que está apostando con fuerza por él después de que el operador japonés NTT DoCoMo decidiera cancelar a comienzos de año su propio terminal, dejando en manos del fabricante surcoreano el trabajo de evangelización.

Durante el pasado Mobile World Congress Samsung exhibió una versión bastante avanzada de Tizen que exhibía importantes mejoras de rendimiento con respecto al avance ofrecido en el año 2013. Las aplicaciones, sin embargo, no aparecen por ninguna parte, y sin ellas, tampoco lo harán los usuarios.

Según las estimaciones de Samsung, para que Tizen se pueda considerar un éxito deberá estar presente en el 15% de sus teléfonos. Una meta algo complicada cuando en estos momentos el sistema operativo solo está presente en sus smartwatches.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar