Actualidad

Samsung vuelve a ser el mayor fabricante de smartphones pese al desplome de sus beneficios

 

Trimestre agridulce para el gigante surcoreano, que recuperó el liderazgo del mercado al tiempo que vio caer su beneficio neto un 38,8%

Samsung Galaxy S6 Edge
Samsung Galaxy S6 Edge
El Galaxy S6 (que en esta imagen aparece en su versión Edge) marcará las ventas del próximo trimestre. Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
29
ABR 2015

Tras un cuarto trimestre de 2014 que disparó las alarmas en Seúl, Samsung ha logrado ganar la última ronda al juego de las sillas, según Strategy Analytics. La firma de estudios de mercado ha dado a la firma surcoreana el primer puesto en la lista de fabricantes de smartphones durante el primer trimestre de 2015, cuando el pasado ejercicio fue testigo de un empate de facto entre Samsung y Apple.

De acuerdo con las cifras cotejadas por Strategy Analytics, Samsung movió durante los tres primeros meses del año un total de 83,2 millones de teléfonos inteligentes frente a los 61,2 millones distribuidos por Apple, en un ejercicio que demuestra que el conglomerado surcoreano "se ha estabilizado lo suficientemente bien". Estos resultados no incluyen las ventas del Galaxy S6, que salió a la venta hace escasas semanas.

Apple, por su parte, debe la mayoría de sus ventas a la popularidad de los nuevos iPhone 6 y iPhone 6 Plus en China, que como el resto del mundo han acogido de buen grado sus mayores dimensiones.

Samsung posee el 24% del mercado de los teléfonos inteligentes, lo que a pesar del incremento en sus ventas supone una acusada caída frente al 31% registrado el año pasado. Apple ha elevado su cuota hasta el 17,7% desde el 15,3% del primer trimestre de 2014. Les siguen Lenovo-Motorola, con un 5,4% de los teléfonos distribuidos a nivel global, y Huawei, acreedora del 5%.

Buena posición global, malos resultados

La victoria de Samsung durante este pasado trimestre se puede considerar pírrica, puesto que el incremento trimestral en sus ventas refleja una caída interanual en las mismas, así como un importante descenso en sus ingresos.

Según ha comunicado la compañía en su último informe financiero, durante el último trimestre se registraron unos ingresos de 47,12 billones de wones (aproximadamente 40.300 millones de euros). De este monto se extrajo un beneficio neto de 4,63 billones de wones o 3.960 millones de euros. Aunque las cifras evidencian el poderío económico de la compañía, también reflejan una importante merma en los beneficios del grupo, que de un año a otro ha visto reducir sus ingresos y beneficios netos en un 12,2% y 38,8%, respectivamente.

Productos con un gran margen de beneficios como el Galaxy S6 podrían ayudar a enmendar esta situación, aunque difícilmente evitarán que sus rivales chinos sigan incrementando sus cuotas en las partes inferiores y media del mercado.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar