• Nokia Lumia 1020: análisis fotográfico
  • Sony Xperia Z1: análisis
Prueba de producto
Samsung NX300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Samsung NX300: análisis

33
21
NOV 2013
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Pequeña, resultona y con todo lo que se espera de una cámara de gama media. Así es la Samsung NX300, que si bien es cierto que no convence a todos por diseño, sí lo hace en cuanto a precio -puede encontrarse por menos de 600 euros- y especificaciones. Pese a los buenos resultados y su incuestionable competitividad, la imagen que se tiene del sistema NX más como la eterna promesa que como una realidad seria y con un futuro definitivo pasa factura a una cámara que aspira a caer en manos de usuarios que buscan algo más que un modelo aislado sin un completo sistema que lo respalde.

Que estemos en noviembre probando una cámara que vio la luz a principios de año es, de entrada, un síntoma claro de que nos encontramos ante un sistema que funciona con sus propios ritmos en el mercado fotográfico. Pero no ser la más popular ni la más buscada del escaparate tras tantos meses transcurridos también tiene sus ventajas: la moderación en el precio respecto a las cifras iniciales –ahora puede encontrarse por 550 euros con el zoom básico- hace que la Samsung NX300 sea ahora más apetecible que nunca.

Samsung NX300
Samsung NX300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La NX300 con el Samsung NX 18-55 mm f3.5-5.6 OIS, el zoom con el que forma el kit básico.

Pero con una gama media de modelos sin espejo tan poblada –si es que a estas alturas a alguien le sigue interesando que las cámaras tengan o no espejo- no es fácil conseguir que alguien se fije en una NX300. Por si acaso, esta Samsung presume de ser la más rápida de su clase con casi 9 fotogramas por segundo, y sus 20 megapíxeles también la sitúan por encima de sus competidoras en resolución.

¿Suficiente para conseguir llamar la atención frente a las Sony NEX-5T o la Panasonic Lumix DMC-GF6, por ejemplo? ¿O para luchar contra la más reciente y barata NX2000 de su propio catálogo? Ésas son las preguntas que habrá que tratar de responder.

¿Clásica?

Aunque está disponible en otros acabados, la versión de color marrón con ese frontal de imitación piel es posiblemente la que mejor representa esa especie de guiño retro de la NX300. Y esto es algo que ciertamente no acaba de convencer a todo el mundo, porque el clasicismo va más allá de ese símil de piel en el frontal y pasa, por ejemplo, por colocar un dial en condiciones.

samsung nx300samsung nx300samsung nx300samsung nx300
Retro

La NX300 se mantiene fiel a las líneas clásicas de esta saga

samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ese frontal de imitación piel representa esa especie de guiño retro de la NX300. Pero el clasicismo va más allá de ese detalle y pasa por colocar un dial en condiciones

Un papel que la rueda de la zona superior –demasiado pequeña y situada en un lugar poco cómodo- no consigue desempeñar. Y es que, pese a que los cambios son evidentes y muy positivos en lo que respecta a construcción, acabados y ergonomía respecto a la anterior NX200, hay detalles que siguen sin estar del todo cuidados. Al menos para quienes vean esta NX como un modelo ambicioso.

Si el diseño es discutible y posiblemente generará opiniones enfrentadas, hay aspectos que admiten menos debate. Nos gusta el dial de modos, pero si no queremos perder unos preciosos segundos leyendo la explicación en pantalla de cada modo al girarlo, mejor desactivarlo en las opciones del menú. Ésta es, por cierto, una de las novedades introducidas con el firmware 1.2 de la cámara.

Pulsando el botón “Fn” accedemos a un menú rápido en pantalla en el que podemos ajustar la exposición. Todo ello con unos gráficos muy intuitivos y bien conseguidos

samsung nx300
Samsung NX300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco nos convence el botón de vídeo, demasiado pequeño pero perfecto para pulsarlo sin querer. En este caso no hemos sido capaces de desactivarlo o asignarle otra función.

De todos modos, es cierto que la NX300 no va mal servida de accesos directos. Además de los cuatro situados en la cruceta posterior, mención especial merece el botón “iFn” incluido en muchas ópticas de la firma y que se convierte en uno de lo mandos más prácticos y útiles de la cámara. Combinando este botón con el anillo de enfoque mecánico o el dial de la cámara, no necesitamos mucho más para controlar los ajustes de la toma.

samsung nx300
Samsung NX300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Buena nota también para el control táctil a través de su pantalla de 3,3 pulgadas, con tecnología OLED –ojo con el contraste algo exagerado al revisar las fotos- y abatible.

Además de elegir el punto de enfoque en la escena, pulsando el botón “Fn” de la parte posterior accedemos a un menú rápido en pantalla en el que, mediante los mandos o de forma táctil, podemos ajustar la exposición. Todo ello con unos gráficos muy intuitivos y bien conseguidos, por cierto.

Mención especial merece el botón “iFn” incluido en muchas ópticas de la firma y que se convierte en uno de lo mandos más prácticos de la cámara. Combinando este botón con el anillo de enfoque mecánico o el dial, no necesitamos mucho más para controlar los ajustes

samsung nx300
Samsung NX300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Muy rápida (incluso demasiado)

Con una ráfaga de casi 9 fotogramas por segundo (8,6, para ser más exactos), la NX300 pasa por ser la más rápida de su clase. Una velocidad realmente alta que, eso sí, choca contra un buffer incapaz de seguir este ritmo.

samsung nx300samsung nx300
Enfoque veloz

El mecanismo híbrido de autofoco integrado es sin duda uno de los más ágiles del momento dentro de esta categoría de cámaras. Tanto en modo sencillo como continuo, la NX300 responde de forma rápida y muy segura

samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)

De hecho, en este modo de alta velocidad apenas es posible llegar a una docena de disparos consecutivos en JPEG o media docena en RAW. Dicho de otro modo, la ráfaga se ralentiza antes de que nos demos casi cuenta de que estamos apretando el disparador.

Podemos optar por una velocidad más moderada (5 fotogramas por segundo), pero la duración de la ráfaga tampoco mejora mucho. Sin duda un punto a mejorar en una cámara de gama media que compite con modelos con menos prisas pero más constantes.

samsung nx300
Samsung NX300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Una de las novedades de la NX300 respecto a la generación anterior es su CMOS de 20 megapíxeles, que aunque conserva la resolución del modelo predecesor, integra células dedicadas al enfoque automático para ofrecer un mecanismo híbrido.

Algo que se traduce en un sistema realmente rápido que sin duda situaríamos entre los más ágiles del momento dentro de esta categoría de cámaras. Tanto en modo sencillo como en enfoque continuo, la cámara responde de forma rápida y muy segura.

samsung nx300samsung nx300samsung nx300samsung nx300
Zoom y pancake

La NX300 con dos objetivos muy distintos: el 18-55 mm f3.5-5.6 OIS y el 20 mm f2.8

samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Destaca sobre todo la suavidad del enfoque continuo en el cambio de planos, algo que resultará de gran ayuda a la hora de enfrentarse a tomas de vídeo. Eso sí, como era de esperar en las ráfagas de alta velocidad, el enfoque queda fijo en el primer fotograma, por lo que habría que descartar las escenas de acción en las que pretendamos hacer un seguimiento aprovechando esa cadencia de casi 9 disparos por segundo.

20 megapíxeles

La NX300 incorpora un sensor de tamaño APS-C y 20,3 megapíxeles que mantiene la resolución y las dimensiones del de la NX200. Además de los cambios relacionados con el enfoque, el procesador de imagen también ha sido renovado para, al menos sobre el papel, mejorar los resultados de este captor.

Muestras: 20 MP
Fotografías realizadas con una Samsung NX300 y objetivos Samsung NX 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8

¿Y en la práctica? Pues la verdad es que, revisando las muestras recopiladas con esta cámara, salta a la vista que la calidad de imagen no es aquí un problema, aunque como suele ocurrir las mejoras entre generación y generación son bastante sutiles.

Muestras: 20 MP
Fotografías realizadas con una Samsung NX300 y objetivos Samsung NX 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8
fotografías realizadas con una samsung nx300 y objetivos samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8

Salta a la vista que la calidad de imagen no es aquí un problema, aunque como suele ocurrir las mejoras respecto a la NX200 son bastante sutiles

El control del ruido gana algún punto, con resultados más que aceptables incluso más allá de 3.200 ISO. El rango dinámico en las luces altas no nos convence tanto, así que activar el modo Smart+ para optimizar este valor -o mejor aún, para trabajar en RAW- será una gran idea si se quiere comprobar de lo que es capaz la cámara.

Lupa en mano, detectamos algo de exceso de procesamiento en los archivos JPEG y curiosamente también echamos en falta algo más de nitidez en las tomas. En cualquier caso, no es nada grave o que no pueda ser corregido mediante los ajustes que ofrece la cámara.

Muestras: sensibilidad
fotografías realizadas con una Samsung NX300 y un objetivo Samsung NX 18-55 mm f3.5-5.6 OIS.
fotografías realizadas con una samsung nx300 y un objetivo samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 ois.
100 ISO
fotografías realizadas con una samsung nx300 y un objetivo samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 ois.
200 ISO
fotografías realizadas con una samsung nx300 y un objetivo samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 ois.
400 ISO
fotografías realizadas con una samsung nx300 y un objetivo samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 ois.
800 ISO
fotografías realizadas con una samsung nx300 y un objetivo samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 ois.
1.600 ISO
fotografías realizadas con una samsung nx300 y un objetivo samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 ois.
3.200 ISO
fotografías realizadas con una samsung nx300 y un objetivo samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 ois.
6.400 ISO
fotografías realizadas con una samsung nx300 y un objetivo samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 ois.
12.800 ISO
fotografías realizadas con una samsung nx300 y un objetivo samsung nx 18-55 mm f3.5-5.6 ois.
24.600 ISO

Para esta prueba hemos usado el zoom 18-55 mm f3.5-5.6 OIS que acompaña de serie a la cámara y el más pequeño 20 mm f2.8. Si el presupuesto llega, no es mala idea añadir a la bolsa este pequeño objetivo o el 30 mm f2, ambos por debajo de los 200 euros y capaces de convertir la NX300 en una cámara realmente fácil de llevar siempre encima.

Muestras: RAW
Fotografías realizadas con una Samsung NX300 y objetivos Samsung NX 18-55 mm f3.5-5.6 y 20 mm f2.8

No nos olvidamos tampoco del extraño 45 mm f1.8 3D, que en combinación con esta cámara es capaz de crear instantáneas y vídeos en 3D. Pero, no nos engañemos: ¿es que a estas alturas a alguien le sigue interesando el 3D?

Wi-Fi y NFC

Pero más allá de las prestaciones clásicas, la NX300 llega con una hoja de especificaciones en la que cuesta echar algo en falta. Empezando por la conexión Wi-Fi, que llega acompañada de tecnología NFC para facilitar su configuración. Y pese a que esto suena ahora más normal, a principios de año –cuando esta cámara vio la luz- era una idea bastante innovadora.

samsung nx300samsung nx300samsung nx300samsung nx300
Wi-Fi y NFC

La conexión inalámbrica funciona perfectamente y nos permite transferir las fotos a otros dispositivos o controlar la cámara desde un smartphone o tablet

samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)
samsung nx300
Samsung NX300
Álvaro Méndez (Quesabesde)

La conexión inalámbrica cuenta con un modo específico en el dial y un botón de acceso rápido que permite ir directamente a una de las cinco funciones que se ofrecen. Perfecto para quien quiera entretenerse indagando en todas sus posibilidades, pero a la hora de la verdad lo que realmente importa –transferir las fotos a otros dispositivos y poder controlar la cámara desde un smartphone o tablet- está ahí y funciona perfectamente.

Tampoco decepciona en lo que respecta a modos automáticos y filtros, un terreno en el que hay que reconocer que Samsung se mueve muy a gusto y en el que su experiencia con teléfonos móviles se nota. Dicho de otro modo: si queremos olvidarnos de todo, basta con activar el modo Smart, elegir una escena y dejar que la cámara se luzca.

La NX300 puede grabar clips de 1920 x 1080 píxeles a 60, 30 y 24 fotogramas por segundo. Cuenta con controles manuales, pero carece de conexión directa para micrófonos externos

samsung nx300
Samsung NX300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el terreno del vídeo la NX300 ofrece clips Full HD (1920 x 1080 píxeles) a 60, 30 y 24 fotogramas por segundo. Cuenta con controles manuales, pero carece de conexión directa para micrófonos externos.

Tampoco dispone de flash integrado –se suministra uno de serie- ni es posible acoplarle un visor electrónico. Algo que es posible que ahuyente a algunos de los potenciales interesados en esta cámara. Respecto a la autonomía, sin abusar del vídeo hemos conseguido llegar a los 300 disparos con una sola carga.

Cámara o sistema

¿Es la Samsung NX300 una buena cámara? Sin duda, se trata de una excelente opción tanto por calidad de imagen como por prestaciones. Los meses transcurridos desde su presentación hacen que el precio se haya ajustado y que ya sea posible hacerse con ella junto al zoom de 18-55 milímetros por unos 550 euros.

Nos parece un buen negocio y una de las cámaras más competitivas en su segmento. De hecho sólo la NEX-5T de Sony podría plantarle cara: tiene un precio muy similar y unas prestaciones en la misma línea (aunque también es cierto que detrás hay una marca con una trayectoria fotográfica más consistente).

samsung nx300
Samsung NX300
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La NX300 es una excelente opción tanto por calidad de imagen como por prestaciones, pero los vaivenes de la familia NX le pueden pasar factura

Y es que, si bien a estas alturas no tiene sentido ningunear a Samsung su faceta fotográfica, es cierto que la NX300 se asoma ya a una categoría en la que algunos usuarios buscan algo más que un modelo aislado y piensan en clave de sistema.

Es ahí donde los vaivenes de la familia NX y la falta de una hoja de ruta clara y definida –o menos clara y definida que otras compañías, que ya es decir- pueden pasar factura a esta NX300. Ya se sabe que la familia a veces da muchos problemas, por muy buenos que -por separado- sean sus miembros.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y Quesabesde.

Productos relacionados (2)
33
Comentarios
Cargando comentarios