Actualidad

Acusan a Samsung de aprovecharse de la explotación de mano de obra infantil

 

China Labor Watch asegura que la firma mira hacia otro lado mientras al menos uno de sus proveedores emplea menores de 16 años en condiciones precarias

Empleadas menores de edad trabajando en la cadena de Shinyang Electronics, China. Foto: China Labor Watch
10
JUL 2014

Los proveedores de Samsung utilizan mano de obra infantil en la fabricación de sus dispositivos y las auditorias laborales de la compañía son papel mojado sin otro propósito que satisfacer a sus accionistas. Así de bruscamente se despacha la oenegé China Labor Watch en su último informe sobre la cadena de producción de la firma surcoreana y los abusos que se cometen en ella, pocos días después de que la propia Samsung reconociera problemas en sus proveedores pero negara haber encontrado casos de explotación infantil.

Afincada en Nueva York, China Labor Watch es una organización no gubernamental que se dio a conocer hace algunos años cuando reveló los abusos de Apple. Está dirigida por el activista chino Li Qiang, y sus investigaciones encubiertas se realizan utilizando la complicidad de simpatizantes locales y sindicatos utilizando cámaras ocultas y entrevistas anónimas.

Según China Labor Watch, menores de 16 años trabajan hasta 11 horas al día, 30 días al mes, sin formación ni seguridad

De acuerdo con las investigaciones realizadas en un proveedor de la provincia de Gongguan llamado Shinyang Electronics, varios de los productos de Samsung son fabricados por menores de edad en condiciones que violan la legislación laboral china.

A pesar de que Samsung ha instaurado una serie de normas para proteger a los empleados que fabrican sus dispositivos, las firmas a cargo de la producción hacen frente a la demanda propia de los nuevos lanzamientos realizando contrataciones en masa y haciendo la vista gorda a la hora de seguir leyes y recomendaciones.

Durante su investigación China Labor Watch detecto la presencia de cinco menores durante su tercer día en las instalaciones de Shinyang Electronics. La organización encontró posteriormente pruebas de la contratación de más empleados de menos de 16 años, que es la edad legal para trabajar en China.

Durante el transcurso de la investigación se detectaron 15 infracciones en las cadenas de la compañía, donde menores de edad trabajan en turnos de hasta 11 horas al día durante 30 días al mes sin recibir una compensación económica adecuada, sin seguridad social, sin formación para prevenir accidentes laborales y con material deficiente en el manejo de productos químicos peligrosos.

El informe, de una extensión de 17 páginas, ilustra con fotografías las condiciones en las que trabajan estos menores, principalmente niñas. Según China Labor Watch, sus contratos son hojas en blanco y se exponen a castigos siguiendo una serie de normas internas diseñadas tan nebulosas que es difícil conocer qué comportamientos pueden resultar en una penalización.

Adicionalmente, la compañía no permite la creación de sindicatos y un empleado no puede dimitir sin la autorización de su supervisor. Las condiciones de vida tampoco son las adecuadas, con un número de empleados excesivo en los dormitorios comunales y ausencia de agua caliente.

Samsung ha respondido a estas acusaciones reafirmando su compromiso para evitar la explotación infantil en su cadena de suministro, y ha prometido que investigará las condiciones laborales en Shinyang Electronics. Según la compañía, el proveedor fue auditado en agosto de 2013 y en junio de 2014 sin que se encontraran indicios de explotación infantil, pero China Labor Watch alega que Shinyang Electronics hace lo posible para evitar que estas inspecciones detecten comportamientos inadecuados.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar