• New Xbox Experience: a examen
  • Olympus E-30: primeras muestras y comparativa con la E-3
Prueba de producto
SAMSUNG LE32A457 VERSUS SONY BRAVIA KDL-32V4500: TELEVISORES PARA BOLSILLOS CAUTOS

Samsung LE32A457 versus Sony Bravia KDL-32V4500: cara a cara

 
19
DIC 2008

Calidad de imagen aceptable, buen sonido, diseño actual y, por encima de todo, un precio por el que no tenga uno que hipotecar casa, coche y mascota de compañía. Éstos son algunos de los requisitos que muchos usuarios buscarán durante los próximos días. En QUESABESDE.COM hemos dado con dos LCD que aglutinan estas características y más. Hablamos del Samsung LE32A457 y del Sony Bravia KDL-32V4500, ambos con precios que rondan los 500 euros.

Todo parece indicar que durante las próximas Navidades la mayoría de los mortales vamos a tener que apretarnos el cinturón. Pero eso no nos quita el apetito por un nuevo LCD o plasma con el que disfrutar de películas, series y videojuegos en alta definición.

En QUESABESDE.COM hemos dado con dos de los televisores que hermanan con notable eficacia esa relación que a todos nos gusta, la de la calidad y el precio. Uno de los elegidos ha sido el LE32A457, un LCD de 32 pulgadas de Samsung; el otro, el Bravia KDL-32V4500, también un LCD de 32 pulgadas, pero de Sony.

Sony Bravia KDL-32V4500 y Samsung LE32A457
Sony Bravia KDL-32V4500 y Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Ambos cuentan con resolución HD Ready y ninguno de ellos supera la barrera de los 550 euros. Aunque sus precios oficiales son más elevados, a decir verdad el LE32A457 de Samsung lo podemos conseguir en Internet por algo más de 400 euros y el KDL-32V4500 de Sony por unos 500.

Quizás sean televisores que empequeñecen junto a las dimensiones que se barajan hoy en día. Hace unos años, una diagonal de 32 pulgadas era un tamaño respetable; hoy parece lo más normal del mundo e incluso se nos antoja pequeña.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Sin duda, tanto el LCD de Samsung como el de Sony se alejan de los "monstruos" de 50 o más pulgadas, cuyo precio también es monstruoso al lado del de los televisores que aquí analizamos.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

No estamos ante dos dispositivos revolucionarios, vaya eso por delante. No obstante, sus buenas opciones de calibración, su notable reproducción de imágenes y un sonido aceptable los convierten en productos a tener en cuenta, más si nos fijamos en sus precios.

Además, en el caso del LCD de Sony, disponemos de sintonizador para la TDT en alta definición.

Diseño
Nada de florituras ni adornos innecesarios. Tanto el LE32A457 como el KDL-32V4500 cuentan con lo mínimo para funcionar. Quizás el más austero de los dos sea el LCD de Samsung, que adolece de una simplicidad exagerada.

Cierto es que existe un modelo en color blanco que le otorga otro aire al dispositivo, pero a excepción de este añadido, el televisor de la firma coreana no es de los que veríamos en un desfile de nuevas tendencias de cristal líquido.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

El producto de Sony exhibe una parte transparente que embellece su contorno, y la ubicación de los altavoces, separados del televisor, le confiere un aire más sofisticado y elegante.

Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

En lo que se refiere a botones de control y conexiones, la misma canción de siempre: el LCD de Samsung coloca los primeros y algunas de estas últimas en los laterales, mientras que el grueso de ellas está en la parte posterior del mismo.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

El LCD de Sony presenta algunas de sus conexiones en el lateral izquierdo y el resto en la parte superior del dispositivo. Los botones de control básico, así como el de encendido, se encuentran también en esta última ubicación.

Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Si colocamos el televisor en una posición baja, sobre un mueble, por ejemplo, es fácil acceder a los botones; si por el contrario se nos ocurre colgarlo en una pared y en una posición elevada, es casi imposible ver qué botón pulsamos a no ser que nos ganemos la vida jugando al baloncesto.

Los altavoces del LCD de Samsung están ocultos en la base del dispositivo y pasan totalmente desapercibidos.

En cuanto a los controles remotos, no hay mucho que destacar en ninguno de los dos casos. De dimensiones parecidas, ambos mandos cuentan con botones grandes y bien ubicados.

Sony Bravia KDL-32V4500 y Samsung LE32A457, controles remotos
Sony Bravia KDL-32V4500 y Samsung LE32A457, controles remotos
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Es más cómodo pulsar los botones del de Sony, pero la forma curvada del de Samsung hace muy cómoda su sujeción.

Sony Bravia KDL-32V4500, control remoto
Sony Bravia KDL-32V4500, control remoto
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Samsung LE32A457, control remoto
Samsung LE32A457, control remoto
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Desde los dos mandos es posible controlar otros dispositivos como un reproductor DVD o Blu-ray de la misma marca.

Conexiones y sistemas de menús
En el terreno de las conexiones, ambos televisores están casi empatados en cuanto a número y tipo de puertos. El Bravia aventaja al LCD de Samsung en un aspecto, y es que incluye un puerto USB al que se le pueden conectar dispositivos de almacenamiento con archivos fotográficos que luego reproducimos en pantalla.

También es posible conectar una cámara de fotos al LCD de Samsung a través del cable de vídeo, igual que sucede con el resto de los televisores, pero un puerto USB siempre da mayor comodidad, y no atiborramos el entorno de la tele con cables y más cables.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

En lo que concierne al resto de las conexiones, los dos LCD cuentan, respectivamente, con tres puertos HDMI, dos euroconectores y entrada de vídeo por componentes, así como una salida óptica de audio digital, entre otras.

Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

En cuanto al sistema de menús, Sony vuelve a estar un paso por delante de Samsung: el KDL-32V4500 integra el cada vez más habitual Xross Media Bar (XMB), que guste o no, es práctico, intuitivo y accesible.

El LCD de Sony también dispone de pequeños menús directos -sin tener que pasar por el XMB- para acceder a las opciones de configuración del formato de pantalla, los modos de imagen y sonido y otras pequeñas calibraciones que pueden contribuir a mejorar la experiencia de visionado.

Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

El LE32A457 es menos atractivo en lo que respecta al diseño del sistema de menús: hay un menú rápido desde el que podemos llevar a cabo pequeños ajustes de los modos de imagen y sonido y también está el menú principal, desde el que podemos calibrar el televisor de forma más elaborada.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Si bien resulta igual de efectivo que el del televisor de Sony, la verdad es que el sistema de menús del de Samsung no es tan llamativo. No obstante, suple esta elegancia con una interfaz muy simple y comprensible: navegar por sus menús no representa ningún quebradero de cabeza.

Imagen
A primera vista y puestos uno al lado del otro, el Bravia de Sony parece ofrecer colores más vivos y nítidos que el LCD de Samsung. Ahora bien, con una buena calibración ambos televisores se equiparan por lo que respecta a reproducción de imágenes tanto en definición estándar como en alta definición.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

El LE32A457 presenta un contraste y un brillo más que aceptables, aunque también muy mejorables, algo que se puede conseguir ajustando bien los parámetros de configuración de vídeo. Incluye tres modos de imagen ("película", "estándar" y "dinámico") que calibran el televisor conforme a la sala en que vayamos a utilizarlo.

De todas maneras, podemos personalizar cualquiera de estos modos a nuestro antojo, y esto es algo que recomendamos encarecidamente.

Para empezar, debemos elegir un modo de imagen e ir al menú principal para cambiar el parámetro de luz de fondo. Bajamos esta opción hasta casi el mínimo al tiempo que subimos el contraste a casi el máximo.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

El brillo lo podemos situar en un valor medio, y después hemos de desactivar las opciones de ajuste de negro y contraste dinámico, dentro del submenú de configuración detallada. El resto de los valores podemos dejarlos intactos o ajustarlos ligeramente, acorde con la cantidad de luz que haya en la sala y según cómo veamos la imagen nosotros mismos.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

En caso de tener el televisor en una sala muy iluminada -los ajustes antes mencionados se han efectuado en una oscura-, la configuración varía levemente, y hay que aumentar la luz de la pantalla.

Por defecto, el LE32A457 ofrece una calidad de imagen que podríamos tildar de aceptable, pero una vez llevado a cabo un buen ajuste, las imágenes proyectadas ganan varios enteros, aunque también dependerá de la fuente que utilicemos.

Las imágenes procedentes de la televisión digital terrestre presentan -como suele suceder- cierta pixelación, al igual que las de un DVD, que incluso adolecen del temido efecto fantasma. Sin embargo, al utilizar una fuente en alta definición como un reproductor de discos Blu-ray, el asunto cambia radicalmente: no hay casi rastro del efecto fantasma y la reproducción de colores y nitidez es notable.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Otra recomendación -tanto para el LCD de Samsung como para el de Sony- es que desactivemos la función de reducción de ruido para evitar perder detalles en las texturas de las imágenes.

En el televisor de la firma surcoreana también podemos hacer lo propio con la función de mejora del borde si usamos contenido en alta definición, pero es recomendable activarla si el vídeo reproducido es en definición estándar.

Foto: Joan Piella (Quesabesde)
NOTA: calibración orientativa para mejorar el rendimiento de la imagen del televisor en una sala oscura y según las pruebas efectuadas por QUESABESDE.COM.

En cuanto al KDL-32V4500, éste también requiere de cierta calibración antes de mostrar todas sus armas. No obstante, por defecto, los modos de imagen preestablecidos ofrecen mejores resultados en el televisor de Sony que en el LCD de Samsung, al tiempo que el brillo luce más.

Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

El contraste es mejorable y según la fuente de vídeo que utilicemos, TDT o DVD, la imagen aparece muy granulada. No es así si usamos un reproductor de discos Blu-ray; entonces, sucede lo mismo que con el LE32A457: la imagen es nítida y con pocos artefactos.

El efecto fantasma, que casi desaparece por completo en el televisor de Samsung después de realizar varios ajustes de imagen, está más presente en el Bravia de Sony.

Incluso después de ajustar la pantalla para usarla en una sala oscura, percibimos artefactos y rastros de imagen, como si el LCD no tuviera la suficiente fuerza para lidiar con las 1080 líneas progresivas que le lanza constantemente el disco Blu-ray.

Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

La calibración que hay que llevar a cabo con el KDL-32V4500 es parecida a la del LCD de Samsung. Para empezar, bajamos la luz de fondo hasta valores de entre 1 y 3, subimos el contraste hasta 95 y situamos el brillo en un valor de entre 45 y 55. La temperatura de color la dejamos en la opción de "neutro", y disminuimos la nitidez hasta 1.

Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Por lo que atañe a tecnologías de imagen, podemos desactivar tranquilamente las opciones de reductor de ruidos y reductor de ruido MPEG cuando utilicemos fuentes de vídeo en alta definición. Si por el contrario usamos el televisor con material en definición estándar, conviene activarlas para evitar algo de grano, pero siendo conscientes de que perdemos detalle por el camino.

Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Una vez ajustados correctamente, tanto el LE32A457 como el KDL-32V4500 ofrecen resultados muy similares. La mejora de calidad es más evidente en el LCD de Samsung, ya que por defecto no ofrece la buena imagen que sí apreciamos en el Bravia de Sony. Sin embargo, el televisor de la firma nipona no responde tan bien a la hora de eliminar el efecto fantasma, habitual en los LCD.

Foto: Joan Piella (Quesabesde)
NOTA: calibración orientativa para mejorar el rendimiento de la imagen del televisor en una sala oscura y según las pruebas efectuadas por QUESABESDE.COM.

Ambos televisores cuentan con un buen número de opciones de calibración, de modo que con un poco de paciencia, podemos mejorar en gran medida la calidad de las imágenes que se visualizan en pantalla.

Sonido
Una vez más, el apartado acústico es el talón de Aquiles de cada uno de los dos LCD. Si bien tanto el LE32A457 como el KDL-32V4500 incorporan tecnologías para pulir y ajustar el sonido, éstas no consiguen equipararse, ni de lejos, a un receptor de audio de lo más vulgar y corriente.

Como es habitual, encontramos varios modos de sonido -"estándar", "música", "película", "diálogo"- y distintas tecnologías en los dos televisores. En el caso de Samsung, su LCD incluye el sistema de sonido SRS TS XT, y en el de Sony nos encontramos con el Dolby Virtual y el BBE ViVA.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Activar o no estos sistemas dependerá en gran medida del contenido que queramos reproducir en el televisor, puesto que en ocasiones mejoran el audio pero en otras lo empeoran.

A modo de ejemplo, si vemos una película en el LCD de Samsung podemos activar el sistema SRS TS XT para obtener mayor contundencia en el sonido, pero al mismo tiempo tendremos que desactivar la opción de dar nitidez a los diálogos, ya que de otra manera perdemos gran parte del sonido ambiente y sólo oímos las voces de los actores.

Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Algo parecido pasa con el televisor de Sony: si bien el sistema Dolby Virtual proporciona potencia a los efectos de sonido, con esta tecnología activada perdemos claridad en los diálogos de una película, por ejemplo.

Ambos LCD incluyen un ecualizador para modificar algunos parámetros, pero en el caso del televisor de Samsung hay más opciones disponibles, ya que podemos calibrar varios tipos de frecuencias; en el LCD de Sony sólo los agudos, graves y el balance.

Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Ahora bien, el KDL-32V45000 ofrece un apartado acústico ligeramente superior al televisor de Samsung y requiere muy poco ajuste para obtener buenos resultados.

Empate técnico
Cuesta una barbaridad afirmar rotundamente que un televisor es mejor que el otro en esta particular contienda, ya que probablemente no sería cierto y hay demasiados factores a tener en cuenta.

Sony Bravia KDL-32V4500 y Samsung LE32A457
Sony Bravia KDL-32V4500 y Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

En aspectos como la calibración de la imagen y el sonido, el LE32A457 presenta más opciones, mientras que el KDL-32V4500 ofrece mejor imagen y sonido nada más sacarlo de la caja, y al ajustarlo el incremento de calidad no es tan notorio.

En lo que respecta al diseño, el Bravia de Sony le gana la partida al LCD de la serie 4 de Samsung: es más elegante y presenta un aire más moderno, aunque también es un tanto más grueso.

Sony Bravia KDL-32V4500
Sony Bravia KDL-32V4500
Foto: Joan Piella (Quesabesde)
Samsung LE32A457
Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

En cuanto al precio, Samsung vuelve a estar por delante de Sony: el LE32A457 tiene un precio de unos 430 euros y el KDL-32V4500 se puede encontrar por una cifra que ronda los 520. Dada la situación actual, éste es un factor a tener en cuenta.

Sony Bravia KDL-32V4500 y Samsung LE32A457
Sony Bravia KDL-32V4500 y Samsung LE32A457
Foto: Joan Piella (Quesabesde)

Así las cosas, decantarse por un televisor u otro depende de qué factores pesan más en la balanza personal de cada uno: para unos el diseño es primordial, mientras que para otros lo que importa de verdad es la calidad de imagen.

Tanto el Samsung LE32A457 como el Sony Bravia KDL-32V4500 son buenos televisores a un precio más que atractivo. Tienen sus limitaciones, por supuesto, pero por lo que cuestan rinden con una actitud casi espartana.

Etiquetas
Productos relacionados (2)
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar