Crónica

Samsung aspira a acercar la realidad virtual al gran público con su Gear VR

1

El fabricante surcoreano lanza en España su casco de realidad virtual de bajo coste. Funciona junto al Galaxy Note 4 y cuesta 250 euros

Samsung Gear VR
Samsung Gear VR
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
16
FEB 2015
Alberto Ballestín / Eduardo Parra   |  Madrid

Popularizada por las películas de ciencia ficción de los años 80 y 90, la realidad virtual ha sido relegada a ámbitos puramente científicos y académicos debido a la dificultad para recrear entornos inmersivos y de una capacidad de interacción módicamente realista por parte del usuario. Los últimos avances tecnológicos, sin embargo, comienzan a abrir senda a una nueva generación de dispositivos de realidad virtual más sofisticados y económicos. Entre ellos destaca el nuevo Gear VR, presentado a finales de la semana pasada por Samsung en Madrid.

Pensado como una alternativa de bajo coste a plataformas completas como Oculus Rift, Gear VR es un casco de realidad virtual que depende del teléfono móvil del usuario para ejecutar aplicaciones inmersivas usando la pantalla del propio smartphone, en este caso el panel Super AMOLED de 5,7 pulgadas y con resolución QHD del Galaxy Note 4. La sincronización de contenidos es automática, por lo que una vez conectadas las gafas al teléfono, aparecen todos los menús relevantes sin necesidad de interacción alguna por parte del usuario.

Samsung Gear VR
Samsung Gear VR
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Samsung Gear VR
Samsung Gear VR
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Utilizando los sensores incluidos en el casco, el Gear VR es capaz de capturar los movimientos de la cabeza del usuario para simular su inmersión en entornos tridimensionales de alta calidad. Estos mundos virtuales pueden difrutarse gracias a su buena velocidad de refresco y elevada nitidez, necesarias para hacer uso con plenitud de los 96 grados de visión brindados por el dispositivo.

Pese a ello, con un peso de 379 gramos (sin contar la correa) no se trata de un accesorio especialmente cómodo. Su tamaño y significativo peso (a pesar de utilizar un simple teléfono móvil como unidad de procesamiento) hacen del Gear VR un aparato poco adecuado para disfrutar de películas. No así de fotografías o videojuegos, que pueden llegar a generar sensaciones de vértigo dado el realismo conseguido.

También es destacable la sensación de inmersión durante la reproducción de los vídeos incluidos con el aparato, que puede simular con un grado de realismo sorprendente la experiencia de estar en la primera línea de un espectáculo del Circo del Sol o un concierto de Coldplay usando los videoclips incluidos de muestra.

Samsung Gear VR
Samsung Gear VR
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Un punto potencialmente flaco del Gear VR es su batería. El aparato puede funcionar durante tres horas de forma continuada, lo que si bien es apropiado para disfrutar de películas (si se tiene el aguante para ello) y largas sesiones de juego, forzará su carga continua para garantizar un uso improvisado. A su favor, utilizar el teléfono móvil como cerebro le permite funcionar de forma totalmente autónoma, sin necesidad de molestos cables de alimentación.

Samsung, que ofrecerá su Gear VR en España a partir del 20 de febrero, ha querido orientar este dispositivo más como un producto para desarrolladores y usuarios avanzados que para el común de los consumidores. En estos momentos no hay muchas aplicaciones para sacar jugo a tan singular periférico, pero junto al casco de realidad virtual se ofrecen varias herramientas interesantes, como visores de vídeo y fotos. El precio de Gear VR en España será de 250 euros.

Productos relacionados (1)
1
Comentarios
Cargando comentarios