Actualidad

Samsung fija el precio del Gear S2 en 350 euros

 

Mucho más cómodo de usar y más elegante gracias a su pantalla circular, soluciona muchos de los problemas exhibidos por la primera generación del reloj

Samsung Gear S2
Samsung Gear S2
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
4
SEP 2015
Texto: Alberto Ballestín  |  Fotos: Iker Morán   |  Berlín

Anunciados en la antesala de IFA 2015, Samsung ha utilizado la feria berlinesa como escenario para que prensa y consumidores puedan tener una primera toma de contacto con sus nuevos relojes inteligentes Gear S2. Disponibles en versión clásica y Sport, estos dispositivos se caracterizan por abandonar el antiguo diseño rectangular en favor de una auténtica esfera fabricada con la tecnología Super AMOLED.

Basados en Tizen, una plataforma abierta con la que Samsung aspira a ofrecer una mayor capacidad de personalización y diversidad de funciones frente a la de Google (que no puede ser alterada por los fabricantes), los nuevos Gear S2 evidencian la labor de análisis y corrección realizada por la firma surcoreana. Son mucho más cómodos en la muñeca que la generación anterior, que contaba con un cuerpo excesivamente grande, mientras que el sistema de control ha sido totalmente revisado.

Si el anterior Galaxy Gear S utilizaba un confuso y escasamente rápido sistema de gestos para navegar por los menús, la nueva generación del reloj inteligente de Samsung cuenta con un curioso sistema de manejo que combina un aro exterior giratorio para desplazarse entre las diversas opciones principales y dos botones laterales.

Samsung Gear S2
Samsung Gear S2
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un giro a la izquierda muestra las notificaciones, mientras que rotando el aro a la derecha se accede a los widgets. El resultado es una navegación más rápida e intuitiva que no obliga a preguntarse hacia dónde es necesario deslizar el dedo para acceder a un menú fuera de pantalla.

Durante la toma de contacto, curiosamente, la versión Sport ha resultado ser la más cómoda y agradable de todas. En parte porque no intenta ser más de lo que es, y es que el Gear S2 convencional, con su cuerpo metálico y correa de cuero, todavía transmite esa sensación de querer ser más de lo que es: un reloj que en el fondo será de la máxima utilidad para los aficionados a los deportes gracias a sus funciones de cuantificación y a una construcción más resistente al sudor.

Compatibles con cualquier teléfono Android

Curiosamente, una de las mejoras más importantes introducidas en el Gear S2 no es detectable a primera vista: el reloj es ahora compatible con cualquier teléfono basado en Android 4.4 o superior y con 1,5 GB de RAM o más. Esto supone un cambio casi revolucionario en la breve historia del modelo, puesto que el primer Gear S solo podía funcionar correctamente con un pequeño número de dispositivos fabricados por Samsung.

La idea del fabricante era claramente estimular las ventas de sus teléfonos más caros, pero a la postre terminó limitando la base de usuarios de sus relojes. Este no es el caso del Gear S2, que podrá conectarse sin problemas a la práctica totalidad de los últimos smartphones de gama media y alta. Una buena noticia para aquellos consumidores interesados en comprar un smartwatch de Samsung, pero no uno de sus teléfonos.

Los Samsung Gear S2 Classic y Gear S2 Sport estarán disponibles a partir del mes de octubre a precios de 380 y 350 euros, respectivamente.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar