COMPARTIR
  • Sony Tablet S: primeras impresiones
  • JVC GC-PX10: toma de contacto y muestras
Y EL AMOLED LLEGó A LOS TABLETS

Samsung Galaxy Tab 7.7: primeras impresiones

 
8
SEP 2011
Álvaro Méndez / Lucas Laó   |  Berlín / Barcelona

Una delgadez extrema y una pantalla de las que dejan momentáneamente ciego al encenderla en mitad de la noche para ver qué hora es. Son las cartas de presentación del Samsung Galaxy Tab 7.7, el primer tablet que cuenta con el característico plus de brillo y contraste de la tecnología AMOLED. Como ya sucedió con el primer Galaxy Tab, eso sí, se acoge al formato intermedio de 7 pulgadas y tiene cierto complejo de smartphone, ya que puede realizar llamadas telefónicas y llegará inicialmente en versiones con 3G.

Si hace justo un año Samsung presentó su primer tablet en IFA, la semana pasada eligió el mismo escenario para destapar el Galaxy Tab 7.7. El nuevo modelo refleja buena parte de la evolución vivida en el sector durante estos últimos doce meses: doble núcleo en un grosor casi de risa, una versión de Android mejor adaptada al formato, conectividad actualizada con HSPA+ y Bluetooth 3.0... y una estupenda pantalla Super AMOLED Plus de 7,7 pulgadas como colofón.

Samsung Galaxy Tab 7.7
Samsung Galaxy Tab 7.7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Claro que el equipo también ha sido noticia por desaparecer completamente y sin previo aviso del estand de la firma surcoreana en el evento berlinés el pasado sábado 3 de septiembre. Algo que posteriormente Bloomberg confirmó que se debía al conflicto judicial sobre patentes que mantienen Apple y Samsung, y que ha acabado con una prohibición cautelar tanto de la venta como de la promoción de este Galaxy Tab 7.7 en Alemania.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Antes de que Samsung retirase de su estand de IFA todas las unidades del Galaxy Tab 7.7, en éstas ya podía leerse tanto por delante como detrás el rótulo "Prohibida la venta en Alemania" en el idioma germano).

Por fortuna, el día antes del suceso tuvimos tiempo de ponerle las manos encima al dispositivo, así que vamos a dejar para otro momento las rabietas entre fabricantes y centrarnos en contar qué impresión deja este nuevo tablet, que es lo que realmente importa.

Estilizado en todos los sentidos

Por tamaño, prestaciones y filosofía de uso (llamadas de voz sobre la red telefónica incluidas) estamos ante un heredero directo del Galaxy Tab P1000. ¿Qué cambios hay respecto a dicho dispositivo? Pues antes incluso que la propia pantalla, lo que más nos ha llamado la atención es lo sorprendentemente fino y ligero que resulta entre las manos.

Samsung Galaxy Tab 7.7
Samsung Galaxy Tab 7.7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Tab 7.7
Samsung Galaxy Tab 7.7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque el también nuevo Toshiba AT200 sea casi imperceptiblemente más delgado que este Galaxy Tab 7.7 (cuyas dimensiones completas son de 196,7 x 133 x 7,89 milímetros), su irrisorio grosor no deja de sorprender a primera vista. El peso también ha menguado un poco hasta los 335 gramos, y quienes tengan prejuicios contra las carcasas de plástico apreciarán el aluminio sutilmente veteado de la parte trasera.

Samsung Galaxy Tab 7.7
Samsung Galaxy Tab 7.7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Tab 7.7
Samsung Galaxy Tab 7.7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La pantalla, para empezar, ha estirado levemente su tamaño hasta las 7,7 pulgadas y su resolución hasta los 800 x 1280 píxeles (frente a las 7 pulgadas y 600 x 1024 puntos de su predecesor). Y sí: brilla que da gusto y goza de unos colores envidiablemente saturados, aunque no fuimos capaces de despistar a los responsables de Samsung para llevarnos una unidad a la calle y ver qué tal respondía bajo la luz directa del Sol.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
A pesar del leve aumento de tamaño en la pantalla, el teclado QWERTY virtual sigue siendo igual de fácil de abarcar con los dedos como destacamos el año pasado al analizar el Galaxy Tab P1000.

Por otra parte, la mejorada resolución es de agradecer en apartados como el navegador web o las aplicaciones de mapas, aunque el tamaño todavía provoca que tengamos la sensación de navegar en una cilindrada inferior a la que se estila en los tablets con panel de en torno a las 10 pulgadas.

Samsung Galaxy Tab 7.7
Samsung Galaxy Tab 7.7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Tab 7.7
Samsung Galaxy Tab 7.7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El lavado de cara de la interfaz gráfica es bastante importante, si bien Samsung sólo ha hecho un par de aportes propios al estilo visual de Android Honeycomb 3.2, presentes ya en el Samsung Galaxy Tab 10.1.

Samsung Galaxy Tab 7.7
Samsung Galaxy Tab 7.7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Empezando por las llamadas mini-apps, que son seis herramientas siempre a mano mientras otra aplicación sigue funcionando. La gracia es que esta última sigue mostrando su interfaz en multitarea, ya que estos programas apenas ocupan un tercio de la pantalla para controlar el reproductor musical, dibujar trazos en una nota o abrir el administrador de tareas.

Samsung Galaxy Tab 7.7
Samsung Galaxy Tab 7.7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También descubrimos en este Galaxy Tab 7.7 algunos "widgets" propios para correo y redes sociales, entre otros menesteres, así como algunas aportaciones de Samsung en el diseño de la caja de notificaciones.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
No falta la vista superpuesta del historial de aplicaciones, característica de Honeycomb.

La fluidez gráfica es sobresaliente gracias al mismo chip Exynos con procesador de doble núcleo a 1,4 GHz que Samsung también incluye en el nuevo Galaxy Note, junto con su correspondiente memoria RAM de 1 GB.

Una gran pantalla con necesidad de financiación

Como aún nadie ha iniciado la batalla de las resoluciones exageradas en el segmento de los tablets (a la espera de que se cumplan los rumores de un iPad con "pantalla Retina"), no se le puede negar a Samsung que su Galaxy Tab 7.7 tiene la pantalla mejor dotada en este tipo de dispositivos. Con un LCD típico, la experiencia no es mala, pero los diodos orgánicos suponen una clara subida de nivel.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Aunque sólo la cámara frontal ha mejorado su resolución (2 megapíxeles), el captor principal de 3 megapíxeles puede ahora grabar vídeo a 720p.

Claro que es una pantalla de tamaño intermedio y viene integrada en un dispositivo que, aun a falta de conocer su precio libre (los rumores apuntan a unos 700 euros como mínimo, y en el caso del primer Galaxy Tab la cosa finalmente anduvo por los 800), es de los que necesitarán financiación de las operadoras, ya incluyamos o no un servicio de voz.

No lo necesitaría tanto si tuviese de entrada versiones sólo con Wi-Fi, como sí que está haciendo Samsung con sus tablets de pantalla grande. Pero si entre la llegada a las tiendas del primer Galaxy Tab y la del Galaxy Tab Wi-Fi hubo unos seis meses de diferencia (y la historia parece que va a repetirse), será porque al fabricante surcoreano le ha funcionado bien la fórmula hasta ahora.

Samsung Galaxy Tab 7.7
Samsung Galaxy Tab 7.7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En su defensa hay que admitir que el Samsung Galaxy Tab 7.7 es uno de esos equipos que a uno no le importaría poseer en el caso de que pudiese permitírselo. Su fecha de llegada al mercado, de momento por concretar, no debería producirse más tarde de principios de 2012.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar