• Fujifilm FinePix X100: primeras muestras
  • HTC Salsa y ChaChaCha: primeras impresiones
Prueba de producto
MENOS CONVERGANCIA, MáS PULGADAS

Samsung Galaxy Tab 10.1: toma de contacto

 
18
FEB 2011
Lucas Laó   |  Barcelona

El segundo tablet de Samsung no llega como relevo del primogénito Galaxy Tab, y la firma ha querido dejarlo claro hasta en el mismo nombre. De ahí que el Galaxy Tab 10.1 pierda las funciones telefónicas mientras emplea una pantalla de 10,1 pulgadas y 1280 x 800 píxeles, además de dejar atrás la interfaz de los smartphones del fabricante y respetar el guión escrito por Google en Android 3.0. De medidas contenidas, no es en cualquier caso una receta especialmente distinta a la de otras materializaciones de Honeycomb, que al final van a acabar por blandir armas como el precio o la fidelidad de marca para atraer compradores.

Esta vez no podrán salirle a Google con eso de la fragmentación. Y es que, a diferencia de lo que pasa en el planeta smartphone, los tablets con Android 3.0 no se están permitiendo el lujo de reinterpretar la interfaz gráfica que sale de la cocina de Mountain View.

Samsung Galaxy Tab 10.1
Samsung Galaxy Tab 10.1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Tab 10.1
Samsung Galaxy Tab 10.1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La lucha está ahora mucho más en el hardware, y las diferencias (una pulgada más o menos, particularidades en la cámara, detalles del diseño...) no son todavía muy grandes, ya que por ejemplo todas las alternativas confían su rendimiento en la plataforma Nvidia Tegra 2 y sus procesadores de doble núcleo a 1 GHz.



Primer contacto con el Galaxy Tab 10.1 en Barcelona. Puedes ver el vídeo a pantalla completa y en alta definición.

En este contexto, los rasgos más distintivos del Galaxy Tab 10.1 (recién presentado por Samsung en el Mobile World Congress de Barcelona) están en su peso de 600 gramos (unos 130 gramos menos que el Motorola Xoom o el mismo iPad), su cámara principal de 8 megapíxeles con grabación de vídeo a 1080p o el acabado y las formas de su parte posterior.

Con los mayores
Matices en la denominación aparte, lo cierto es que el Galaxy Tab 10.1 deja atrás la convergencia de la que hablaba Samsung para vender su Galaxy Tab P1000. O al menos la idea ya no es converger entre el smartphone y el tablet puro y duro, sino jugar sólo la baza de este último en forma de un equipo con pantalla de 10 pulgadas, doble núcleo y 1 GB de RAM, entre otras características.

Samsung Galaxy Tab 10.1
Samsung Galaxy Tab 10.1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las unidades que podían tocarse en el stand de la compañía surcoreana tenían un comportamiento algo más estable que el de los ejemplares del LG Optimus Pad y el citado Xoom (que también hemos catado en el recinto ferial de Montjuïc), por comparar entre sí los distintos dispositivos basados en Honeycomb.

Se sigue notando no obstante que aún hay algunos puntos que depurar de aquí a su salida al mercado, y por ejemplo aplicaciones como la de YouTube tendían a quedarse petrificadas en forma de pantallazo negro al intentar abrirse.

Samsung Galaxy Tab 10.1
Samsung Galaxy Tab 10.1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Puede que esto último tenga algo que ver con el hecho de que las unidades expuestas por Samsung no disponían de una conexión a Internet muy estable, entre las cuales este nuevo tablet contará con Wi-Fi (802.11 b/g/n) y HSPA+, hoy en día la alternativa más factible en países como España al nuevo estándar 4G LTE, aunque sus velocidades no sean tan altas (unos 14 Mbps como mucho en la prática, como han apuntado últimamente varias operadoras).

Un "look" algo diferente
Aunque su grosor de 10,9 milímetros es inferior al del iPad, el Galaxy Tab 10.1 es uno de esos dispositivos que mantienen el espesor de manera uniforme por toda su carcasa. Como consecuencia, no llega a asombrar por su delgadez, si bien hay que admitir que resulta bastante liviano para el espacio que ocupa.

Samsung Galaxy Tab 10.1
Samsung Galaxy Tab 10.1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A nivel estético, le pasa un poco como al Galaxy S II, también presentado estos días en Barcelona: el plástico es el material protagonista en su construcción, aunque no deja de transmitir buenas sensaciones en la calidad de ensamblaje, además de presentar algunos elementos cuando menos llamativos.

La mayoría de ellos se encuentran en la zona trasera del dispositivo, recorrida por una trama de minúsculas burbujas que cumplen una doble función estética y de adherencia. Lo mismo sucede con su relieve circular, pensado para hacer más cómodo el agarre con ambas manos sosteniendo el equipo por los laterales traseros.

Samsung Galaxy Tab 10.1
Samsung Galaxy Tab 10.1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy Tab 10.1
Samsung Galaxy Tab 10.1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esta redonda elevación, que justo en el centro incluye un segundo círculo de acabado plateado y presidido por el logotipo de Samsung, le da al tablet un toque futurista a la vez que retro, ya que al mirarlo se nos vienen a la cabeza imágenes tanto de artilugios sacados de una película de ciencia-ficción como de diseños empleados en su día en algunas mini cadenas con lector de DVD integrado.

El objetivo de la cámara principal de 8 megapíxeles, siguiendo una moda últimamente instaurada en el sector tecnológico, se integra junto al flash LED en una franja metálica y plateada. Un acabado que se vuelve a repetir en el perímetro del dispositivo, donde además del repertorio habitual de botones encontramos una pareja de altavoces estéreo (uno a cada lado).

Siguiendo la tendencia
Al César lo que es del César. En comparación con el primer Galaxy Tab, esta nueva incursión de Samsung en el segmento de los tablets ofrece una experiencia de uso que sí que se distancia notoriamente de la de un smartphone en materias como el espacio disponible en pantalla o la forma en que se ha concebido la interfaz gráfica.

Samsung Galaxy Tab 10.1
Samsung Galaxy Tab 10.1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La contrapartida es que, al no jugar con signos de diferenciación en el formato del equipo ni el software que lleva preinstalado, este Galaxy Tab 10.1 es a grandes rasgos un "acomodado" más al estilo que marca Google en este tipo de dispositivos.

Cierto es que hay algunas diferencias técnicas entre los distintos tablets equipados con Android 3.0, pero la mayoría de ventajas que argumenta cada uno para distinguirse del resto se prestan mucho a la subjetividad, como sucede con el diseño.

Samsung Galaxy Tab 10.1
Samsung Galaxy Tab 10.1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La única que tiene algo más de rigor es la capacidad de la batería -que con 6.860 mAh es la mejor dotada de todos los tablets presentados hasta la fecha-, pero para comprobar en qué autonomía se traduce será necesario analizar el producto mucho más a fondo y durante más tiempo.

Lo que sí que repite Samsung en su estrategia es distribuir este nuevo Galaxy Tab sólo en versiones que combinen Wi-Fi y 3G -al menos inicialmente- y financiadas en exclusiva por Vodafone, volviendo a apostar por capacidades de almacenamiento integrado de 16 o 32 GB, pero esta vez sin ampliación mediante tarjeta de memoria. Las primeras unidades prometen estar disponibles en primavera, sin que el fabricante ni la operadora hayan acotado más la fecha de lanzamiento.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar