• 10 accesorios para grabar mejores vídeos con nuestra cámara de fotos
  • Las 10 claves de la Canon EOS M
Nueve más uno
10 CURIOSIDADES DEL SAMSUNG GALAXY S III

10 curiosidades del Samsung Galaxy S III

 
18
MAY 2012
Lucas Laó   |  Barcelona

Se acerca el 29 de mayo, fecha elegida por Samsung para iniciar el aterrizaje comercial del esperado Galaxy S III. Tras echarle por primera vez el guante durante su multitudinaria presentación en Londres a principios de mes, QUESABESDE.COM ha podido realizar un segundo acercamiento durante un encuentro organizado por la firma surcoreana esta misma semana en Barcelona. Así, y para calentar motores de cara a un futuro análisis más exhaustivo, sirva como adelanto esta lista de diez curiosidades que rodean a un terminal llamado a convertirse en un referente de los smartphones con Android y plantarle cara al próximo iPhone de Apple.

S Voice no se limita a una sola aplicación

Decir "siguiente" para cambiar la canción que está sonando en el reproductor musical. O "patata" para tomar una foto mientras está activa la cámara. Son algunas de las acciones posibles si uno decide configurar S Voice como sistema de control para otras aplicaciones. Si bien es cierto que su interfaz principal está claramente inspirada en la de Siri, el asistente virtual del iPhone 4S, también lo es que sirve para algo más que para buscar información, fijar citas en el calendario o dictar mensajes de texto. Para el reconocimiento de voz, por cierto, Samsung da a elegir entre su propio sistema (Vlingo) o el que Google incluye de forma genérica en todos los Android.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El icono con forma de rostro parlante de la parte superior de la pantalla indica que está activado el contol por voz dentro de las aplicaciones (en este caso, en la cámara).

Y sí, funciona en castellano (de hecho su nombre aparece traducido como "Voz S" en los menús del terminal) y lo hace medianamente bien, aunque con algún problema para entender a la primera acentos como el andaluz. Más adelante habrá tiempo para comprobar si el sistema es capaz de aprender progresivamente para adaptarse a las peculiar dicción de según qué usuario.

Le gusta el movimiento

Samsung ya introdujo hace un tiempo en algunos equipos varios sistemas de control que implican realizar movimientos, como regular el zoom presionando la pantalla con dos dedos e inclinando el dispositivo. El Galaxy S III también los incluye, además de otros que también habíamos visto en modelos de HTC, como poner el teléfono boca abajo para silenciar una llamada entrante. Ahora, eso sí, se ha profundizado más en la materia. Deslizar sobre la pantalla de derecha a izquierda el canto de la mano, por ejemplo, sirve para realizar una captura de la interfaz gráfica. Y si se hace una pulsación prolongada sobre la pantalla de bloqueo mientras se coloca el equipo en apaisado, por citar otra posibilidad, se abre directamente la aplicación de la cámara.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No es fácil de engañar

Uno de estos controles por movimiento, denominado Direct Call, permite hacer directamente una llamada a un contacto determinado cuando el usuario le está escribiendo un mensaje o mirando su ficha de la agenda: sólo hay que llevarse el teléfono a la oreja. ¿Se puede engañar al sistema para que inicie la llamada sin realizar exactamente dicho gesto? Sí, pero no es sencillo, pues no basta con colocar la mano sobre el sensor de proximidad para iniciar la llamada: también hay que desplazar el teléfono hacia arriba, colocarlo en vertical y pegárselo a la cara.

Tras cuatro intentos intentando inútilmente engañar al giroscopio terminando dicho movimiento en la palma de la mano opuesta (colocada a la altura del hombro), conseguimos hacer que la llamada se iniciase. Luego probamos un par de veces más y no dio resultado. Parece un índice de aciertos más que suficiente (a no ser que se ponga de moda dar palmadas con el teléfono en la mano y moviendo los brazos dibujando círculos en el aire, claro).

Te mira a los ojos... si quieres

Una de las novedades más llamativas del Galaxy S III es Smart Stay, que evita un fenómeno bastante molesto: que el brillo de la pantalla se atenúe o ésta incluso se apague mientras el usuario está leyendo algún texto. Ahora bien: teniendo en cuenta que dicha función hace uso de la cámara frontal y del software de reconocimiento facial para fijarse en los ojos del usuario, ¿no provocará esto un consumo excesivo de batería? A este respecto hay que decir que no parece que esta especie de "escaneo" ocular sea constante e ininterrumpido. Parece más bien entrar en acción cada siete u ocho segundos, que es el intervalo de tiempo con el que va apareciendo en la barra superior de notificaciones un icono con forma de ojo. Y en cualquier caso, basta con entrar al menú de ajustes para desactivar la función.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La función Smart Stay aparece nombrada en los menús en castellano del Galaxy S III como "Estancia inteligente".

En este sentido, desde Samsung recuerdan que habrá ocasiones en las que Smart Stay sirva precisamente para ahorrar batería, pues la pantalla no se quedará encendida por descuido. De todas formas, ya nos fijaremos más a fondo en el tema de la autonomía cuando podamos convivir durante más tiempo con el terminal. Por el momento, la firma surcoreana sostiene que la batería de 2.100 mAh del Galaxy S III es capaz de aguantar 490 minutos de reproducción de vídeo con el brillo de pantalla al máximo. Algo más que el mismo iPhone 4S, según rezaba una de las diapositivas que se pasaron como apoyo gráfico durante el encuentro.

La cámara se sofistica

Esta vez Samsung no ha usado el reclamo de aumentar la resolución del sensor de la cámara (que repite los 8 megapíxeles del Galaxy S II) y ha preferido centrarse en aumentar las posibilidades de lo que con ella se puede hacer. Por ejemplo, y como vimos hace poco en el HTC One X, durante la grabación de vídeo se pueden seguir capturando fotografías en alta resolución. También puede resultar interesante la posibilidad de realizar ráfagas de hasta 20 imágenes seguidas con una velocidad bastante decente. O que sean sólo ocho y el sistema elija la que a priori puede ser la mejor, aunque uno siempre puede cambiar optar por otra para guardarla en la galería de imágenes.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Le saca partido al Wi-Fi Direct

Emparejar entre sí dos ejemplares de Galaxy S III para que cuando uno tome una foto ésta aparezca en la pantalla del otro. O para que uno le traspase al otro un vídeo HD en un santiamén y con un sencillo toque aprovechando la conexión NFC a través del sistema S Beam. Y todo ello no ya sin ayuda de cables, sino sin que sea necesaria siquiera una conexión de datos o Wi-Fi. Son dos de las formas con las que Samsung le saca partido a un estándar joven pero prometedor como el Wi-Fi Direct. Lógicamente, eso sí, dichas interacciones sólo son de momento posibles entre unidades del Galaxy S III. Pero por algo se empieza y seguramente modelos venideros también podrán usar este tipo de funciones.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Al acercar dos Galaxy S III por su parte trasera, la conexión NFC sirve como "gatillo" para iniciar la transferencia de archivos por Wi-Fi Direct.

Con 16 GB para empezar

Aunque Samsung suele anunciar varias versiones de sus smartphones con distintas capacidades de almacenamiento, también es bastante habitual que al menos durante su fase inicial sólo esté disponible una en concreto. El Galaxy S III, con memorias previstas de 16 y 32 GB (además de una hipotética futura entrega de 64 GB), no es la excepción. El ejemplar que desde el próximo 29 de mayo podrá comprarse en tiendas (con un precio oficioso por encima de los 600 euros) y a través de operadoras (Orange ha sido la primera en confirmar su disponibilidad en España) será el de 16 GB. Más adelante ya se verá si llegan capacidades más altas, aunque de entrada el almacenamiento podrá ampliarse mediante tarjetas microSD.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Además de una ranura para tarjetas microSD, conviene señalar que el Galaxy S III emplea también el estándar micro-SIM.

Dropbox pone otros 50 GB

Tampoco hay que olvidarse de la nube, y en esta materia Samsung se ha aliado con la que es sin duda la alternativa más popular en este tipo de servicios: Dropbox. Así, quienes compren un Galaxy S III y accedan desde él a su cuenta de Dropbox obtendrán 50 GB de espacio gratuito. Como sucede con los 25 GB que proporciona HTC en modelos como el citado One X, eso sí, dicho espacio extra sólo se podrá disfrutar durante dos años.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algunos accesorios están en camino

La llamada funda "Flip Cover", que al igual que la del Galaxy Note sustituye a la tapa trasera del equipo y le añade al conjunto una lámina de protección delantera, también estará disponible desde el momento en que lo esté el terminal. Otros complementos como el cargador inalámbrico por inducción o su lápiz capacitivo, eso sí, aún no tienen una fecha de llegada definitiva.

Viene en una caja sencilla

Durante el encuentro tuvimos ocasión de ver la caja en la que vendrá el Galaxy S III, bastante sencilla y sin mucho alarde estético. Vendrá además con los accesorios básicos: su cargador de pared, su cable USB y sus auriculares (de tipo "in-ear", por cierto).
Artículos relacionados (3)
Prueba de producto
31 / OCT 2012
Prueba de producto
20 / JUN 2012
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar