• Canon 100 mm f2.8 EF L IS USM Macro: análisis
  • Samsung MV800: toma de contacto
Prueba de producto
EL ANDROIDE DE REFERENCIA

Samsung Galaxy S II I9100: análisis

 
29
SEP 2011

No será un Nexus, pero si hay un smartphone que esté marcando el ritmo a seguir hoy día en el pelotón androide ése es el Galaxy S II I9100. Ya lo hizo su predecesor, y Samsung ha efectuado el relevo con una fórmula continuista pero avasalladora en las especificaciones: pantalla Super AMOLED Plus de 4,3 pulgadas, el diseño más delgado y liviano de entre los de su clase y el chip de doble núcleo más potente que se puede encontrar hoy día en el panorama smartphone. Pero no todo son parabienes en este Galaxy: la interfaz TouchWiz no termina de rematar del todo la faena y la autonomía vuelve a convertirse en talón de Aquiles.

No era fácil renovar un terminal tan exitoso como el Galaxy S I9000, un modelo del que se vendieron 10 millones de unidades sólo en 2010. Pero a Samsung le está yendo incluso mejor con este Galaxy S II I9100, hasta el punto de que es ya habitual verlo por la calle en manos de transeúntes, comensales de terraza y usuarios del transporte público. A él o al más modesto Galaxy Ace, que cubre el frente de la gama media.

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sea como fuere, Samsung ha culminado un ascenso vertiginoso en esto de los smartphones, hasta el punto de ser ya el líder del segmento. Y lo cierto es que no nos extraña viendo ejemplares como el Galaxy S II. Único por su pantalla y de diseño grande pero estilizado al máximo, transmite de entrada la sensación de ser un modelo más que decente de la gama media-alta como el LG Optimus Black, pero no se conforma con eso y le añade a la mezcla doble núcleo y una cámara de 8 megapíxeles con una calidad aceptable y vídeo a 1080p.

Quizás no presente la interfaz más completa y elaborada de las que hasta ahora han personalizado el aspecto de Android 2.3, pero su mayor problema sigue siendo la regularidad con la que necesita ser amamantado por el cargador. Por otro lado, el sistema operativo de Google aún debe corregir por otra parte esos pequeños momentos de ralentización en plan "Windows quemado". Pero, como siempre, empezaremos fijándonos en qué sensaciones transmite el equipo a la vista.

Peso pluma

Dejando a un lado debates estériles sobre delgadez, no se le puede negar a Samsung que hay más bien pocos smartphones capaces de transmitir la misma sorpresa inicial que el Galaxy S II: uno lo mira por primera vez y puede prejuzgarlo como un ladrillo, pero luego resulta que ni de lejos. Sus 116 gramos de peso, en la línea del de smartphones tan ligeros como el Sony Ericsson Xperia Arc, lo dicen todo.

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es por eso que, como ya dijimos al acercarnos por primera vez al Galaxy S II en el Mobile World Congress de Barcelona, éste puede transmitir cierta sensación de teléfono de juguete que hay que tratar con suavidad, al menos en los momentos iniciales. Pero en última instancia su reducido grosor (sus dimensiones completas son de 125,3 x 66,1 x 8,5 milímetros) acaba jugando a su favor a nivel estético.

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pasa lo mismo que con otros dispositivos de Samsung como el Galaxy Tab 7.7, que si bien es cierto que poseen sensacionales pantallas, casi que llaman más la atención por lo finos que resultan a la vista y livianos entre las manos. Y si el panel está apagado, se crea un efecto de espejo -tecnología protectora Gorilla Glass incluida- que le suma elegancia al terminal cuando reposa. Lástima que nos vuelva a faltar un indicador LED para tener constancia de las llamadas perdidas y otras notificaciones.

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sigue ocupando un espacio considerable en el bolsillo del pantalón y el plástico repite como material predominante en la carcasa, pero Samsung lo ha hecho algo más compacto. Así, la tapa trasera de plástico rígido que prácticamente cortaba por la mitad el perfil del primer Galaxy S ha sido sustituida por una sutil lámina flexible que sólo ocupa dos terceras partes del reverso de este Galaxy S II, ya que el "culo" que protege la antena va aparte.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Los 13,28 GB de almacenamiento integrado del Galaxy S II (divididos en 1,78 GB de "memoria de dispositivo" y 11,5 GB de "almacenamiento USB", según informa el propio terminal en sus menus internos) se pueden ampliar como siempre mediante tarjetas de moria microSD.

Su propio volumen le impide lógicamente ser un teléfono a prueba de caídas e impactos, pero al menos este sistema de acople debería minimizar el número de veces en que la tapa sale disparada al caer el terminal al suelo. Para evitar que se nos escurra, por cierto, la susodicha tapa tiene un acabado en trama y de tacto adherente, el mismo que Samsung también ha empleado en el Galaxy Note.

AMOLED en estado puro

Aún queda un largo camino por recorrer en lo que respecta a la visibilidad en exteriores soleados de las pantallas a color, pero mientras tanto el panel Super AMOLED Plus del Galaxy S II es el que mejor solventa esta papeleta. En interiores y ambientes con iluminación media, el brillo y el contraste de los colores llegan a impresionar. Y los 480 x 800 píxeles de resolución logran mantener una excelente nitidez en todo momento, ya que no en vano nos movemos con una densidad de más de 200 píxeles por pulgada.

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y no hay que olvidar por supuesto sus generosas 4,3 pulgadas de tamaño, que proporcionan una gran comodidad de lectura en páginas web, mapas o aplicaciones de redes sociales, amén de un teclado QWERTY virtual practicable como pocos (por supuesto, también se puede recurrir a los trazos inteligentes de sucesiones de letras del sistema de introducción de texto Swype).

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ninguna queja sobre la sensibilidad al tacto de la pantalla, donde como curiosidad Samsung ha habilitado una forma alternativa de regular el zoom en el navegador web o las fotos: además de haciendo el clásico gesto de la pinza, también podemos alejar o acercar el punto de vista pulsando la pantalla con dos dedos al mismo e tiempo e inclinando el terminal hacia atrás o adelante.

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto a los cada vez más habituales chips de doble núcleo, Samsung juega su propia baza con un Exynos 4210 compuesto por dos procesadores ARM Cortex A-9 a 1,2 GHz, una unidad gráfica Mali-400MP y 1 GB de RAM (que se queda en realidad en 833 MB). Dejando a un lado los casi siempre contradictorios resultados que arrojan los "benchmarks" y tests de rendimiento gráfico habituales en el sector, en la práctica el Galaxy S II es uno de los smartphones que más de cerca siguen al iPhone no ya en fluidez, donde ya hay un puñado de teléfonos que le hablan de tú a tú al teléfono de Apple, sino en la estabilidad de comportamiento de la interfaz gráfica.

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hablando claro, esto significa que todo va a las mil maravillas durante el 90% del tiempo en que nos movemos por la pantalla del equipo, dando cuenta el pequeño porcentaje restante de esos ocasionales momentos de inestabilidad que aún parecen ser inevitables en Android: widgets que no terminan de actualizar el contenido que muestran, un segundo más de la cuenta para cargar algún menú o aplicación... Samsung ha recortado ya muchas distancias, pero en Cupertino siguen teniendo el modelo de comportamiento más satisfactorio en este sentido.

TouchWiz de guarnición

Como hacen ya prácticamente todos los fabricantes de smartphones con Android, Samsung no sólo emplea una interfaz propia sobre Gingerbread (versión 2.3 del sistema operativo de Google), sino que también aprovecha la ocasión para añadir servicios propios centrados en la música, los videojuegos, los e-book y revistas electrónicas y las redes sociales.

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Llamados Hubs, no dejan de ser añadidos al producto que tampoco molestan en exceso si a uno no le interesa usarlos, y de hecho Samsung incluso las ha desaprovechado un poco en el caso de Social Hub. Se comporta como cualquier otro agregador de feeds de distintas redes sociales, pero lo raro es que no viene acompañado del clásico widget con scroll vertical para verlos por orden cronológico en el escritorio principal.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Aunque Social Hub sí que da cuenta de la actividad de nuestros contactos en redes sociales, la única forma para poder verlas en los escritorios principales está en widgets como el de Facebook.

Dejando esto aparte, la selección inicial de widgets es variada y lógica, aunque éstos a veces resultan más simplones que los de las interfaces propias de firmas como HTC, LG o Sony Ericsson. Desde casos tontos (el reloj de escritorio, por ejemplo, no da acceso a su configuración ni a aplicaciones relacionadas como la alarma) hasta otros algo más reprochables (el widget de información meteorológica no busca nuestra localización para mostrar las condiciones climáticas del sitio en el que estemos, sino que va enseñando en secuencia aquellas localidades que hayamos elegido).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El administrador de tareas (imagen superior izquierda) y las portadas de Music Hub, Readers Hub y Game Hub.

Al menos, no han faltado a la cita ni el sencillo panel informativo con acceso al administrador de tareas ni la posibilidad de redimensionar los widgets en el mismo escritorio principal, como ya vimos en el LG Optimus 3D. En general, y si bien aún tiene que mejorar en algunos aspectos, Samsung progresa adecuadamente con su interfaz TouchWiz.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Uno de los añadidos que más nos ha sorprendido -positivamente hablando, se entiende- es la sincronización inalámbrica a través de Kies Air. Si conectamos el equipo a una red Wi-Fi y activamos la aplicación, ésta nos facilitará una dirección IP para introducirla en el navegador web de cualquier ordenador perteneciente a la misma red, ya esté también conectado por Wi-Fi o por Ethernet.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
La sencilla interfaz de Kies Air en la pantalla del Galaxy S II (imágenes superiores) y cómo dicha aplicación se encarga de mostrar los contenidos de éste en el navegador web de un PC.

Hecho esto y tras pulsar la tecla Intro, sólo hay que tocar una vez más la pantalla del teléfono para dar autorización (basta con hacerlo una vez por equipo, por supuesto) y en unos segundos todo su contenido se cargará en el navegador web del ordenador, separado por bloques repartidos en distintas zonas de la pantalla: fotos, vídeos, música, mensajería, contactos... para gestionar desde ahí mismo la sincronización entre el Galaxy S II y el ordenador.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Las 4,3 pulgadas de diagonal de la pantalla se notan para bien en apartados como el navegador web (con soporte Flash y HTML5) o los mapas (donde Google proporciona una navegación A-GPS completísima y gratuita, excluyendo el necesario plan de datos).

El equipo aprovecha al máximo sus virtudes inalámbricas, pues también dispone de Bluetooth 3.0, HSPA+ y Wi-Fi Direct. Pero volviendo a la interfaz, la última novedad destacable la encontramos al abrir Android Market y ver su recientemente renovado diseño.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Es cierto que recuerda un poco a la interfaz Metro de Windows Phone 7 porque combina el "scroll" vertical con el horizontal para explorar categorías y clases de aplicaciones, pero no deja de ser un sistema que brinda bastante comodidad para ir saltando de un apartado a otros sabiendo siempre dónde estamos y cómo volver atrás.

Muy completo en lo multimedia

Como pasa casi siempre, las fotos tomadas con la cámara de 8 megapíxeles del Galaxy S II se ven estupendas en la pantalla del terminal pero bajan notoriamente su calidad cuando las vemos en un panel más grande (y más aún si hacemos zoom para observar el detallismo de las imágenes). Con todo, y sin llegar a ser el referente fotográfico del sector, está algo por encima de la media habitual en materia de nitidez y gradación del color.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La cámara de 8 megapíxeles del Samsung Galaxy S II dispone de autoenfoque y un flash de tipo LED.

No falta el captor secundario frontal (con 2 megapíxeles de resolución) ni la grabación de vídeo en alta definición, concretamente a 1920 x 1080 píxeles y 30 fotogramas por segundo.

Muestras: 8 MP
Las capturas se han realizado con un Samsung Galaxy S II
las capturas se han realizado con un samsung galaxy s ii
las capturas se han realizado con un samsung galaxy s ii
las capturas se han realizado con un samsung galaxy s ii

Respecto a estos últimos, y aunque en semejantes condiciones el ruido en la imagen sea notorio, nos ha sorprendido la capacidad del Galaxy S II para grabar unos vídeos nocturnos bastante decentes. Aunque para sacarle todo su partido, por supuesto, hay que esperar a que haga buen día, aprovechar las horas de luz solar y, si es posible, apoyar el terminal en alguna plataforma para evitar vibraciones.

En el apartado de reproducción, una vez más Samsung vuelve a dar la cara con los vídeos en DivX y MKV, cuando muchos otros androides tienen que recurrir a reproductores de terceros para aceptar estos formatos. Y si bien es cierto que no hay salida HDMI, también lo es que el puerto micro-USB está abonado al estándar MHL, por lo que si ya tenemos un cable HDMI en casa sólo hay que conseguir un adaptador que se vende aparte (los hay por unos 15 euros, según leemos en HTCmania).

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El potencial del equipo con videojuegos es de ésos que supera lo que suelen dar de sí los títulos disponibles en Android Market, incluso incluyendo los de pago. Firmas como Gameloft están haciendo un esfuerzo importante en este sentido, pero Android aún no capta la misma atención del resto de desarrolladores de juegos que sí que consigue iOS. La brecha se va achicando, pero sigue estando ahí.

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El dispositivo también cuenta con sintonizador de radio FM y un altavoz monoaural integrado, algo limitado para reproducir música pero bastante decente para recibir llamadas en modo manos libres. Nuestro interlocutor, por cierto, nos escuchará con un pequeño plus de nitidez gracias al sistema de cancelación de ruido del Galaxy S II, que evita en la medida de lo posible que el sonido ambiente se meta en la conversación (aunque tampoco hace milagros si, por ejemplo, el viento sopla muy fuerte a nuestro alrededor).

Algunos parches para la autonomía

Al Galaxy S II le pasa lo mismo que a su predecesor: si uno lo somete a un uso intensivo, manteniendo siempre el brillo máximo de pantalla y las conexiones Wi-Fi y 3G activas para tener actualizadas en todo momento la bandeja de entrada del correo electrónico y las aplicaciones para redes sociales, la batería 1.650 mAh del terminal dice basta a las 14 o 15 horas.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Es una marca discreta que, en definitiva, obliga a ser menos exigente con el teléfono. La novedad es que Samsung ha creado para la ocasión un modo de ahorro de energía con varios perfiles que, como refleja la captura superior, expresan mediante porcentajes el teórico ahorro. En todos los casos, por cierto, la mayor renuncia está en el brillo de la pantalla, que puede verse mermado hasta quedarse en sólo un 10% al recurrir a estas herramientas de gestión de consumo.

Al menos, este parche a la situación puede resultar a priori más práctico que las baterías de alta capacidad que Samsung vende en algunos mercados, ya que éstas implican ponerle al terminal una nueva tapa trasera que hace aumentar su grosor.

El Android del momento

Su enorme y sensacional pantalla tiene algunas contrapartidas a la hora de llevarlo en el bolsillo. Quienes hayan catado interfaces como HTC Sense chasquearán la lengua de vez en cuando al usar TouchWiz. Y para hacer que sobreviva durante más de 24 horas lejos del cargador hay que realizar más sacrificios que en otros smartphones de gama alta. Pero, aun así, el Samsung Galaxy S II es uno de los teléfonos más deseados del año.

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La mejor prueba de ello -aparte de su ritmo de ventas, claro- es que no le ha costado apenas tiempo aterrizar en el catálogo de todas las grandes operadoras, aunque sólo en su versión de 16 GB (la cual puede adquirirse libre por unos 600 euros). La de 32 GB no ha se ha dejado ver de forma oficial en países como España, pero sí que está empezando a hacerlo la edición de color blanco recientemente anunciada.

Y como decíamos al principio, este éxito se cimenta sobre la clásica fórmula del "más de lo mismo, pero mejor": pantalla más grande y brillante, doble núcleo, el doble de RAM, más resolución en la cámara... como si Samsung intentase decirles a quienes no sucumbieron a los encantos del primer Galaxy S que esta vez no tienen excusa.

Samsung Galaxy S II
Samsung Galaxy S II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Quienes ya tengan el citado Galaxy S I9000 pueden vivir perfectamente sin hacerse con su sucesor, la verdad. Pero si de lo que se trata es de señalar al smartphone más completo del momento, el Galaxy S II quizás sea el modelo que mejores argumentos presenta hoy en día. Siempre y cuando uno sea tolerante en aspectos como la portabilidad o la autonomía, claro.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar