Samsung K zoom
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Crónica

Samsung abarca mucho y empieza a apretar

 
12
JUN 2014
Eduardo Parra | Madrid

Si hace un par de días los representantes de Samsung explicaban durante la presentación en Madrid de la NX mini que los selfies eran algo a tener en cuenta a la hora de diseñar sus productos, ayer lo volvieron a confirmar en otro acto, esta vez para mostrar el también conocido Galaxy K zoom y anunciar su precio para el mercado español: 500 euros.

Gemelo fotográfico del Galaxy S5, se trata de una suerte de mezcla entre smartphone y cámara fotográfica que releva y adelanta al Galaxy S4 zoom no ya tanto en la parte más técnica de las especificaciones, sino especialmente en un diseño mucho más plano, ligero y sobre todo fácil de llevar en cualquier bolsillo.

Samsung K zoom
Samsung K zoom
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Celestino García, vicepresidente de la división de Telecomunicaciones de Samsung, durante el acto de ayer.

Presentado a la prensa ayer por la mañana, desde Samsung lo definían como un smartphone con capacidades fotográficas “extraordinarias”, un ejemplo más del sueño de querer tenerlo todo en un dispositivo que, hasta hace poco, tenía más de quimera que de realidad. A grandes rasgos recuerda al Galaxy S5, pero integra un procesador Exynos 5260 en lugar de un chipset Qualcomm y posee 8 GB de almacenamiento interno en lugar de 16. La memoria de sistema es de 2 GB.

Y es que aunque desde la firma no esconden en absoluto que este nuevo dispositivo es incapaz de competir con cámaras de gama alta (ni siquiera tiene RAW), confían en él como "teléfono para la gente normal" que quiere además sacar muy buenas fotos. Una fórmula que no es nueva pero que ahora empieza a ser algo menos de mentirijillas que hace un par de años.

Samsung K zoom
Samsung K zoom
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Samsung K zoom
Samsung K zoom
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Agradable al tacto y a la vista, el Galaxy K zoom encaja bien en la mano, tiene un refresco de imagen muy bueno y la pantalla Super AMOLED de 4,8 pulgadas no sufre bajo el sol. Además -y en esto hay que dar la razón a los representantes de Samsung- se ha hecho un excelente trabajo a la hora de diseñar el objetivo retráctil, que permite reducir el grosor del terminal a 16,6 milímetros (20,2 cuando está desplegado).

Samsung quiso poner el acento en el objetivo de 10 aumentos estabilizados (24-240 mm f3.1-6.3) y en explicar a los asistentes que no por tener más megapíxeles una cámara saca mejores fotos... para finalmente embutir nada menos que 20 de estos megapíxeles en un captor CMOS de 1/2.3 de pulgada.

Samsung K zoom
Samsung K zoom
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

¿No hubiera sido mucho mejor -como alguno comentaba en los corrillos posteriores a la presentación- conformarse con una decena de megapíxeles y librar de ruido a las imágenes? Seguramente, pero parece que la del marketing es una sombra muy alargada.

El Galaxy K zoom es un producto -explicaban desde Samsung- que surge de la movilidad y la conectividad, pero bebiendo de las fuentes que son las cámaras fotográficas de la marca surcoreana. Haciendo buena tal afirmación, la compañía se ha esforzado en demostrar que podemos tomar la foto y utilizarla para lo que nos apetezca (compartir en redes sociales, enviarla por correo, editarla, aplicarle decenas de filtros creativos o simplemente guardarla) sin necesidad de pasar por el ordenador.

Samsung K zoom
Samsung K zoom
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Probando la función Selfie Alarm.

Jesús Martín, responsable de tecnología de Samsung en España, realizó una demostración práctica bastante convincente de una de las novedades destacables de este nuevo terminal, la denominada Selfie Alarm: indicándole a la cámara en qué lado de la foto queremos salir, ésta nos avisa mediante pitidos de cuándo tenemos bien colocada la cabeza para, unos segundos más tarde, disparar tres fotos.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar